¿Está siendo influenciado o manipulado?

Aprende en qué signos buscan.

¿Está siendo influenciado o manipulado?

Más de 50,000 líderes se mantienen al día con el futuro de los negocios.

Reportes radicalmente breves que ahorran 2,000+ horas de investigación

Estás aprendiendo en buena compañía

logo amazon
logo salesforce
logo mercadolibre
logo google
logo femsa
logo aeromexico

Hay una línea delgada que separa la influencia de la manipulación. Y si bien la diferencia puede tener matices, lo mejor para ti es entender estas sutilezas desde las primeras etapas de tu carrera.

  • La influencia es un término neutral que indica la capacidad de una persona de tener un efecto en otra persona. En pocas palabras, la influencia es lo que puede mover o llevar a alguien a una acción deseada. La influencia por sí sola no es negativa ni positiva. No está diseñado para forzar u obligar a la otra persona a seguirlo.
  • La manipulación tiene muchas connotaciones negativas, incluida la realización de conductas tortuosas diseñadas para explotar y controlar a los demás. Por lo general, se trata de usar tácticas emocionales y psicológicas para cambiar o alterar la percepción o el comportamiento de una persona de una manera deshonesta, engañosa o incluso abusiva.
  • Los manipuladores usan varias tácticas para cambiar sus percepciones sobre ellos o para que haga cosas que tal vez no sean lo mejor para usted. Es posible que te regañen o critiquen abiertamente con el fin de dudar de ti mismo. Es posible que usen elogios y cumplidos para que aceptes responsabilidades más allá de tu rol. Algunos pueden hacerte sentir inadecuado y te empujan a hacer las cosas a su manera al compararte constantemente con un tipo «ideal».
  • Para protegerse de los manipuladores, observe deliberadamente los patrones de comportamiento que lo hacen sentir incómodo. Cuando te sientas confundido o molesto por el comportamiento de alguien, toma como una señal emocional que debes parar, deliberar y repensar tu relación con esa persona.

Considere este escenario: recientemente se unió a una nueva organización. Un día, después de asistir a una reunión de lluvia de ideas con algunos colegas de alto nivel, recibes un correo electrónico de tu jefe pidiéndote que vayas a su oficina. La conversación comienza:

Jefe: Estoy decepcionado de ti. Compartiste algunas buenas ideas en la reunión de nuestro equipo esta mañana, pero no consultaste conmigo de antemano. No me gustó no saberlo. Su predecesor era muy bueno en la gestión de stakeholder, y siempre se aseguraba de ponerse en contacto conmigo antes de compartir sus ideas para que pudiéramos perfeccionarlas. Me hiciste quedar mal delante de todo el equipo. Me sorprendieron tanto sus propuestas como a ellas. 

Tú: Lo entiendo. Compartí mis pensamientos porque era una reunión de lluvia de ideas y pensé que el propósito era que todos idearan y compartieran nuevas ideas. Pensé que era mi responsabilidad hablar y ayudar a resolver el problema urgente que estábamos discutiendo.

Jefe: Eres muy nuevo. Aún no entiendes los motivos de tus colegas. La gente puede ser muy sensible con respecto a sus territorios, y sus acciones de esta mañana pueden haber causado daños graves. Solo créeme cuando digo que no está bien que compartas ideas sin consultarlo primero conmigo. Estoy intentando protegerte aquí. Sé que quieres crecer en esta organización, así que te recomiendo que confíes en mí y me escuches.

¿Qué crees que pasa aquí?

Si crees que tu jefe está siendo un buen mentor o está ejerciendo su influencia a través de comentarios críticos, entonces te equivocas. En realidad, este es un ejemplo de manipulación.

Como psicóloga y profesora que se especializa en negociación y liderazgo, una parte de mi trabajo consiste en enseñar a otros cómo dominar el arte de la influencia. La capacidad de persuadir a las personas es esencial para crecer en cualquier carrera, ya que es necesaria para negociar con éxito, para obtener el apoyo de las partes interesadas en su empresa y para los líderes y gerentes, para alentar a su equipo a implementar los cambios que desea ver y crear valor.

Al mismo tiempo, la línea que separa la influencia de la manipulación es delgada. De hecho, en varias ocasiones, mis alumnos han postulado si les estoy enseñando lo último. Mi primera reacción es explicar que hay una diferencia entre las dos habilidades y, si bien puede tener matices, es fundamental comprender estas sutilezas desde las primeras etapas de sus carreras. Si no quieres ser víctima de la manipulación, también es lo mejor para ti.

¿Qué es la influencia?

La palabra «influencia» es un término neutral que indica la capacidad de una persona de tener un efecto en otra persona. En pocas palabras, la influencia es lo que puede mover o llevar a alguien a una acción deseada. Influencia por sí solo no es ni negativo ni positivo. Puede influir en los demás por buenas causas, como influir en su familia y amigos para que adopten la equidad, la justicia y la honestidad al mostrar esos comportamientos usted mismo. Del mismo modo, la forma en que tu jefe da crédito cuando se debe puede influir en que trates a los miembros de tu equipo con el mismo respeto.

Tenga en cuenta que hay una libertad de elección involucrada aquí. Cuando influyes en los demás, ellos elegir seguir su ejemplo por respeto, admiración o la lógica y la evidencia que proporciona. La influencia, como esfuerzo neutral para persuadir y lograr un cambio, no tiene el elemento de «coerción». No está diseñado para «forzar» u «obligar» al otro a seguir.

¿Qué es la manipulación?

La palabra manipulación se usó por primera vez en 1827 para significar «acción hábil a mano» que implicaba operar, mover, alterar, agitar, guiar y editar cosas en su entorno. Con el tiempo, ha llegado a significar manejar y manejar una situación hábilmente para cumplir con sus propios objetivos.

La manipulación tiene muchas connotaciones negativas, incluida la realización de conductas tortuosas diseñadas para explotar y controlar a los demás. Piense en ello como el control mental: usar tácticas emocionales y psicológicas para cambiar o alterar la percepción o el comportamiento de una persona de una manera deshonesta, engañosa o incluso abusiva. Por lo general, las personas no saben que están siendo manipuladas porque se hace de una manera que oculta la intención del manipulador. Se trata de utilizar la influencia para una mala causa, para obtener una ventaja personal a expensas de otra persona.

No es necesario que toda influencia sea manipulación.

¿Quién es probable que lo manipule?

Es muy probable que, en algún momento de tu carrera, trabajes con alguien que manipula a los demás para que hagan las cosas. En el lugar de trabajo, los manipuladores pueden existir en cualquier nivel (subordinados, colegas o jefes).

Los estudios han demostrado que diferentes rasgos de personalidad adoptar diferentes estrategias para influir o manipular. Por ejemplo, aquellos que están muy extrovertidos (sociables, sociables) y tienen una mayor necesidad de monitorear su apariencia pública, tienden a usar más variados influencia tácticas. Por otro lado, las personas que están alto nivel de inteligencia emocional (que son capaces de leer la sala en términos de las necesidades y emociones de los demás) y, al mismo tiempo, tienen un sentido elevado y grandioso de sí mismos (creencias narcisistas y egoístas) son más propensos a usar manipulador estrategias.

¿Qué tácticas usan los manipuladores?

Para ayudarlo a identificar la manipulación, eche un vistazo a algunas tácticas conocidas que los manipuladores usan para cambiar su percepción de ellos o para hacer que haga cosas que pueden no ser lo mejor para usted.

Fundición de dudas

Su gerente lo molesta abiertamente, lo critica o lo abusa verbalmente por no hacer algo. (¿Por qué nunca puedes hacer las cosas bien?) También puede adoptar la forma de iluminación de gas, donde te hacen cuestionar tus propias creencias sobre ti mismo de manera negativa. También puede manifestarse como agresividad pasiva, microagresiones o tratamiento silencioso (ignorarlo y evitarlo) dirigido a hacer que se sienta culpable y a arrojar dudas sobre sus habilidades para que haga las cosas de manera diferente. (¿De verdad crees que tomaste una decisión que nos interesaba, Jen?)

A menudo, esta táctica se usa para hacer que dejes de hacer algo. Regrese al ejemplo al principio de este artículo y podrá ver cómo el jefe cuestiona las acciones, muestra su decepción y hace que sus subordinados duden de sus habilidades. 

Encanto superficial

Tu gerente puede usar elogios, cumplidos, pequeños favores y un reconocimiento público excesivo para que aceptes responsabilidades más allá de tu función. A menudo, las solicitudes para hacer trabajo adicional pueden seguir el elogio y la gloria del público. ( Wan ejemplificó el liderazgo con su trabajo en el proyecto XYZ, y espero que hagan que el proyecto ABC sea tan exitoso al asumirlo). Esto puede llevarlo a sentirse obligado a corresponder con un «sí», incluso si decir que sí no favorece el equilibrio entre el trabajo y la vida personal o la salud mental. 

Comparaciones sociales

Es posible que tu gerente hable constantemente sobre las fortalezas de los demás que están frente a ti ( Deberías ser el modelo a seguir de Dave. Realmente sabe cómo conseguir que sus ideas se aprueben) o hablar sobre alguna forma de empleado ideal ( Los grandes jugadores del equipo revisan su ego en la puerta) para indicarle el modelo a seguir que debe emular. Este enfoque sutil está diseñado para que te sientas inadecuado y te empuje a hacer las cosas a su manera. 

Desinformación

Esto es cuando su gerente lo alimenta con información errónea sobre otras personas en su lugar de trabajo para que desarrolle percepciones negativas de ellos. Pueden criticar a los demás ( Las ideas de Ira nunca valen la pena de acción) y le proporcionará repetidamente datos alternativos de maneras que no puede verificar. ( Creo que Ji-Woo puede haber presentado la idea como suya porque los créditos no estaban en ningún orden en particular.) Cuanto más repiten la información errónea, más auténtica se siente esa información para usted. Esta es una forma en que el manipulador puede generar confianza con usted y hacer que se sienta afortunado de estar trabajando para ellos y no para las otras personas de las que le hablan. 

Minimice su vulnerabilidad a la manipulación.

Lo que es lamentable es que la manipulación es más probable que ocurra en relaciones en las que la persona te conoce bien. Investigación demuestra que las relaciones cercanas son más susceptibles a la manipulación porque las partes involucradas conocen las vulnerabilidades, los deseos, las necesidades y las debilidades de los demás. Pero sería un mundo solitario si nos distanciáramos de todos porque temíamos ser manipulados.

Entonces, ¿a qué te dedicas? La mejor idea es aprender algunas técnicas para reducir su susceptibilidad y aumentar su inmunidad cognitiva a la manipulación.

Empieza por hacerte algunas preguntas:

  • ¿Tienes una gran necesidad de complacer a los demás? ¿A menudo te preocupa no molestar a la gente? ¿Haces cosas para evitar que esta persona se enfade o se enfade?
  • ¿Siempre te preocupa cómo piensa y siente esa persona acerca de ti? ¿Busca su aprobación y aceptación más que otros?
  • ¿Le resulta difícil decir que no? ¿O te encuentras diciendo que sí incluso cuando quieres decir que no?
  • ¿Te encuentras justificando los motivos y dando un giro positivo a las acciones de esta persona? Cuando otros señalan los defectos de esta persona, ¿te encuentras negando sus malos motivos y dándoles el beneficio de la duda al encontrar una razón lógica para sus comportamientos manipuladores?
  • ¿Sientes que no tienes otra opción que permanecer en tus relaciones actuales? ¿Necesita mantener y proteger las relaciones incluso cuando le están haciendo daño?

Si respondiste afirmativamente a la mayoría de las preguntas, estás muy susceptible a la manipulación.

El siguiente paso es hacer algo al respecto. Para salir de relaciones manipuladoras y protegerse de manipulaciones futuras, comience por hacer lo siguiente:

1) Reunir pruebas.

A veces vivimos en relaciones manipuladoras porque no nos detenemos a darnos cuenta de lo que está sucediendo. Tómate el tiempo para observar tu comportamiento y el de la otra persona.Si estás confundido acerca de tus observaciones, pide ayuda. Si bien la respuesta a si estás siendo manipulado nunca puede provenir únicamente de las observaciones de otra persona, es posible que noten cosas que inconscientemente niegas o pasas por alto. Estas discusiones también pueden ayudarlo a crear contrafactuales para lo que observa. Evalúe la confiabilidad (¿Qué tan consistente es esta información? ¿Cuántos otros creen lo mismo?) y validez (¿Su historia se basa en opiniones y creencias o en experiencias y hechos?) de los datos que utiliza para emitir juicios sobre los demás.

2) Confía en tus instintos.

A menudo, las víctimas de la manipulación saben en lo profundo de sus mentes que algo está mal, pero dejan de lado ese sentimiento cuando surge porque están motivados para mantener la relación (ya sea porque les gusta esta persona o sienten que no tienen opciones alternativas) o temen que abordarlo pueda molestar a la otra persona (es decir, no quiere entrar en un conflicto/desacuerdo).

Cuando esté confundido o molesto por la persona en cuestión, tómelo como una señal emocional de que debe detenerse y deliberar. Incluso si confías fácilmente y ves lo positivo en los demás, no hay razón para que asumas que todos son confiables y alegres cuando toda la evidencia habla en contra de ello. Por ejemplo, si tu jefe te elogia y luego lo sigue con una tediosa petición para la que no tienes tiempo, pregúntale si alguien más del equipo puede hacerlo mientras tú supervisas. Si te dicen que los buenos empleados nunca miran sus relojes, pregúntate: «¿Un buen jefe ignoraría mi ética y mis creencias sobre el equilibrio entre el trabajo y la vida personal?»

Nos guste o no, las personas manipuladoras están en todas partes y, eventualmente, alguien intentará que hagas lo que quiere usando las tácticas descritas anteriormente. Ahora sabes que tienes el poder de hacer algo al respecto. Todos nos regimos por nuestras experiencias y suposiciones, pero si sigue siendo curioso, si cuestiona su incumplimiento, puede proteger su bienestar y a usted mismo.



  • Ruchi Sinha, PhD is an Associate Professor of Organizational Behaviour at the University of South Australia Business School, Adelaide, Australia. Her research explores how voice, conflict, and power dynamics influence work relationships and performance outcomes.