¿Es adecuado un trabajo sin fines de lucro para ti?

¿Deberías trabajar para una organización sin fines de lucro? Aquí hay algunas cosas a tener en cuenta antes de tomar su decisión. Necesitas algo más que pasión por una causa. Ya sea que tenga la tarea de realizar encuestas, trabajar directamente con la comunidad o escribir un documento de política, necesita desarrollar las habilidades duras y blandas para el trabajo. Trabajar sobre el terreno no es la única manera de hacer un impacto. También hay trabajos de oficina como un experto en dominio, activista, recaudador de fondos, jefe de promoción e investigador, trabajos que apoyan la planificación y organización de programas sociales. Un título en ciencias sociales no es imprescindible para conseguir un papel en una organización sin fines de lucro. Sin embargo, es fundamental desarrollar habilidades transferibles (comunicación clara, negociación e inteligencia emocional) para ayudarle a relacionarse con diversos grupos de interesados. Los salarios sin fines de lucro son más bajos que los salarios corporativos, otro factor que en última instancia puede afectar su decisión. Por último, sepan que resolver un problema en una organización sin fines de lucro puede llevar años implementar y mostrar resultados. Necesitas tener paciencia y resiliencia.

Hace diez años, un amigo me presentó a alguien que buscaba ocupar un papel en su organización sin fines de lucro. Se trata de una organización mundial de derechos humanos que puso en marcha su primera oficina en la India. En ese momento, yo dirigía mi propia firma de consultoría y tenía experiencia previa en el mundo corporativo, pero este era un territorio desconocido.

Tuve una opción: Manténgase en mi puesto actual o renuncie para unirse a una empresa completamente nueva. Dos preguntas me ayudaron a obtener claridad en torno a qué camino tomar:

1) ¿Estoy entusiasmado con resolver los problemas que esta organización sin fines de lucro está tratando de abordar?

2) ¿Creo que puedo agregar valor a su misión usando mi ¿habilidades?

Tal vez, fue mi espíritu emprendedor lo que me empujó a aceptar la oferta. A lo largo de los años, me había empujado a nunca rechazar un desafío y me entusiasmó la perspectiva de ayudar a salvar las brechas socioeconómicas en la India rural.

Mi trabajo era apoyar sus iniciativas de gestión de fondos. Las finanzas eran mi fuerte y confiaba en mi capacidad para ofrecer resultados. Pero una vez que empecé a trabajar, me pareció que no iba a ser fácil. Mis ideas iniciales fueron etiquetadas como «demasiado agresivas». Mis colegas sabían mucho más sobre el trabajo que yo, y mi confianza se disolvió tan rápido como había llegado.

Me llevó unos meses entender cómo la recaudación de fondos y las asociaciones funcionan en el sector sin fines de lucro, pero me quedé con él, y eventualmente, las cosas cayeron en su lugar. Ahora trabajo con filantropías a nivel mundial y he dedicado la última década de mi vida a implementar programas sociales que ayuden a las personas a combatir la pobreza. También habilito inversiones en startups sin fines de lucro. Para mí, ha sido un viaje satisfactorio.

Si estás en la cerca de probarlo por ti mismo, aquí hay algunas realidades a considerar antes de tomar tu decisión.

Las organizaciones sin fines de lucro y las corporaciones no son tan diferentes como crees.

Primero, permítanme abordar un mito común: la gente a menudo piensa que el mundo corporativo y el mundo sin fines de lucro existen en oposición entre sí. Más específicamente, el mito es que las organizaciones sin fines de lucro son impulsadas por individuos apasionados que se unen para luchar por una causa colectiva mientras que las corporaciones son impulsadas por individuos hambrientos de dinero que compiten para satisfacer las necesidades de los consumidores.

La verdad es mucho más matizada que eso.

Sí, las filosofías que guían cada sector son diferentes, pero como empleado, te enfocas en cosas similares en ambos mundos: desarrollar habilidades transferibles, resolver problemas de maneras únicas, hacer un impacto y encontrar las vías adecuadas para hacer crecer tu carrera. Del mismo modo, una causa es para una organización sin fines de lucro es lo que un cliente es para una corporación: el stakeholder más importante. En ambos sectores, cada decisión se toma teniendo en cuenta la causa o el cliente.

Necesitas más que pasión, necesitas habilidades.

Un joven solicitante recientemente me hizo una muy buena pregunta:¿Qué pasa si no me importa profundamente? uno ¿causa particular?» 

Tener una variedad de intereses es algo bueno en el mundo sin fines de lucro, como en cualquier otro lugar. Cualquier carrera es un viaje de descubrimiento, sobre ti mismo y sobre el mundo. Es posible que necesites trabajar en algunas organizaciones diferentes antes de encontrar tu ritmo, pero con el tiempo, encontrarás un trabajo que resuena profundamente y te inspira a sobresalir a largo plazo.

Aun así, tu pasión por sí sola no será suficiente para tener éxito. También necesita desarrollar las habilidades para apoyar la causa que le importa. Esto requerirá trabajo duro, paciencia y voluntad de crecer.

Dependiendo de su función, esas habilidades pueden incluir realizar encuestas en una parte remota (o urbana) del país para obtener retroalimentación de las personas necesitadas, movilizar a miembros de la comunidad para que se reúnan, diseñar programas o productos que apoyen la misión de su organización, aprender sobre modelos de cambio o asegurar fondos para diseñar una solución al problema que está tratando de resolver.

Independientemente de la causa que elija, es probable que esté involucrado en al menos uno de estos procesos.

Hay muchas maneras de hacer un impacto.

En términos generales, los roles en una organización sin fines de lucro se pueden dividir en dos categorías:

Funciones de aplicación sobre el terreno

El trabajo sin fines de lucro a menudo implica una gran cantidad de construcción de relaciones, y en estas posiciones, obtendrá una oportunidad de trabajar directamente con comunidades o individuos (conocidos como «beneficiarios»). Por ejemplo, supongamos que trabajas en una organización sin fines de lucro cuya misión es mejorar las escuelas en áreas de bajos ingresos. En este ejemplo, estarías estableciendo relaciones con estudiantes, profesores, el gobierno local y la administración escolar. Es posible que se le solicite que realice encuestas cuantitativas o cualitativas, revise los programas educativos existentes en la zona o ayude a desarrollar un plan de acción. En general, estos tipos de roles requieren fuertes habilidades de ejecución y un enfoque práctico.

En el sector social, algunos de los empleos más comunes en esta categoría incluyen:

  • Topógrafo: Alguien que realiza encuestas e investigaciones en el área beneficiaria asignada.
  • Oficial sobre el terreno: Alguien que trabaja uno a uno con los beneficiarios.
  • Entrenador: Profesores, entrenadores, educadores, instructores u otras personas que trabajan directamente con los beneficiarios.
  • Moderador: Alguien que actúa como enlace entre los beneficiarios y otras partes interesadas, como la sede sin fines de lucro, los gobiernos locales,.

Funciones de habilitador

En estos puestos, es probable que trabaje con uno de los siguientes grupos: corporaciones, organizaciones filantrópicas, individuos de alto valor neto (HNWI), influencers, campañas de defensa pública o funcionarios gubernamentales. Sus responsabilidades podrían incluir la recaudación de fondos, el desarrollo de asociaciones con las partes interesadas, la difusión de la conciencia a través de comunicaciones estratégicas o la lluvia de ideas sobre cómo las personas sobre el terreno pueden tomar medidas colectivas.

Algunas de las funciones de trabajo de habilitador más comunes incluyen:

  • Experto en dominios: expertos en temas que guían proyectos específicos en una organización; en una organización de derechos humanos, puede haber una experta en salud de la mujer, una experta en sostenibilidad, un experto en derechos del niño,.
  • Analista: Alguien que analiza políticas, datos, sistemas o modelos de trabajo para mejorar la toma de decisiones.
  • Investigador: Alguien que utiliza datos de campo, pruebas de casos, investigaciones secundarias y experimentos para generar conocimientos procesables sobre una causa o beneficiario.
  • Experto en políticas públicas: Alguien que proporciona orientación sobre asuntos públicos, administración pública y formulación de políticas teniendo en cuenta las perspectivas locales, nacionales y globales.
  • Liderado de promoción: Alguien que crea visibilidad para una organización a través de campañas publicitarias.
  • Especialista en comunicaciones: Alguien que formule estrategias y desarrolle materiales de comunicación para diversas partes interesadas como donantes, medios de comunicación, compañeros de la industria y el público en general
  • Gerente de campaña: Alguien que formula y ejecuta campañas de marketing para causas, servicios o eventos para generar soporte para la organización.
  • Gerente de programa o producto: Alguien que lidera la gestión integral de una iniciativa o proyecto organizacional, colaborando con los beneficiarios y apoyando a la organización, sus grupos de interés y sus unidades de marketing.
  • Recaudación de fondos: Alguien que recauda fondos y cree asociaciones con otras organizaciones o donantes.

Comprender qué puestos de trabajo están disponibles para usted es el primer paso para encontrar el ajuste adecuado. La buena noticia es que estos roles son multifuncionales. Las personas, tanto en el terreno como en puestos de facilitador, deben trabajar juntas para lograr sus objetivos colectivos y apoyar la misión de su organización, lo que significa que ningún trabajo es más importante que otro.

Un título en ciencias sociales no es imprescindible para prosperar.

Usted no necesita haber estudiado ciencias sociales, estudios de desarrollo o políticas públicas para trabajar en organizaciones sin fines de lucro. Estos son agradables, pero su ausencia no te pondrá en desventaja. Lo que necesita, en su lugar, son habilidades transferibles, que incluyen tanto «habilidades blandas» como «habilidades duras».

Habilidades blandas

Las habilidades de las personas le ayudarán a sobresalir en cualquier industria. Estas llamadas «habilidades blandas» incluyen ser un comunicador fuerte, un solucionador creativo de problemas y un compañero de equipo empático ( entre otros). Estos son especialmente importantes para cultivar en el sector sin fines de lucro, como la construcción de relaciones probablemente sea una gran parte de su trabajo ya sea que esté trabajando sobre el terreno o en una posición de habilitador. 

A menudo, se le pedirá que trabaje con un conjunto diverso de partes interesadas para lograr sus objetivos: financiadores, socios gubernamentales, comunidades de base, líderes de pensamiento, influencers y el público en general. Trabajar con personas en los límites de la sociedad — en cualquiera de los extremos del espectro cuando se trata de riqueza, poder y privilegios — requiere empatía y resistencia. Tendrás que ser adaptable para superar las limitaciones culturales, los cuellos de botella burocráticos y la resistencia social.

El sector sin fines de lucro puede ser difícil de navegar, especialmente al principio. Usted puede experimentar una gama de emociones e incluso cuestionar a la humanidad misma. (¿Por qué es tan difícil conseguir que la gente dé dinero a un tema que es tan claramente merecedor para usted?) Ser capaz de reflexionar, procesar sus emociones y lidiar con la situación de una manera saludable son habilidades que necesita estar dispuesto a construir.

Habilidades duras

Las «habilidades duras» son conocimientos técnicos más específicos que usted obtiene a través de la educación y la experiencia práctica. Estas habilidades le ayudarán a reducir los roles en los que puede prosperar e incluyen capacidades como análisis de datos, redacción de textos, finanzas, diseño o redes sociales.

Para aprovechar sus habilidades duras, primero necesita averiguar cuáles son. Por ejemplo, ¿eres bueno en la investigación, el crujido numérico o escribiendo una copia atractiva? Pida a sus compañeros de clase, compañeros de trabajo o compañeros sus comentarios para ayudarle a identificar sus puntos fuertes. Luego, busque los roles que se alineen estrechamente con ellos.

Las organizaciones sin fines de lucro (como su nombre indica) no existen para obtener beneficios.

La amarga verdad es que los salarios sin fines de lucro son más bajos que los salarios corporativos. Estas organizaciones trabajan para el público, no para un individuo o grupo de personas. Con ese fin, las donaciones y subvenciones que recauda una organización sin fines de lucro se desvían hacia los programas de la organización, y no su cheque de pago. No digo que las organizaciones no lucrativas no estén dispuestas a invertir en un buen talento. Pero, en términos relativamente, no es probable que ganes tanto como un amigo que trabaja a un nivel similar en una empresa con fines de lucro.

Si va a pasar de un trabajo corporativo al sector sin fines de lucro, prepárese para recibir un éxito en la compensación. Antes de dar el salto, pregúntese: «¿Qué tan crítico es el dinero para mí en este momento de la vida?» Su respuesta puede ser un factor decisivo.

Dicho esto, más recientemente, muchas organizaciones sin fines de lucro han estado haciendo una esfuerzo consciente para pagar mejor a las personas, incluidos sus pasantes, y crear culturas laborales que garanticen el bienestar y la participación de los empleados. El sector sin fines de lucro también se está dando cuenta de que a menos que se atraiga y retenga a grandes talentos, no se pueden producir cambios disruptivo.

El cambio social a escala es un maratón, no un sprint.

Cuando empecé a trabajar en una organización sin fines de lucro, una de mis primeras visitas de campo incluyó un viaje a una aldea remota en Jharkhand que estaba lidiando con la pobreza extrema. Cuando llegué por primera vez al pueblo, no entendía el idioma ni la geografía. Fui engañado direccionalmente por los lugareños, que temían que yo fuera parte de un grupo de traficantes de seres humanos, y seguido por una cohorte armada durante la mayoría de mis viajes. Los lugareños tardaron 19 días en finalmente hablar conmigo y empezar a confiar en mis intenciones.

Esta experiencia me enseñó que ningún cambio ocurre de la noche a la mañana, y esto se aplica a los programas y productos en los que estará involucrado, así como a las relaciones que formará a través de su trabajo. En una organización sin fines de lucro, a menudo está tratando de resolver un problema, y la solución puede tardar años en implementarse, e incluso más para hacer un impacto visible.

Necesitarás paciencia y resiliencia.

Por último, me gustaría que sepas que cada reto que enfrentarás trabajando en una organización sin fines de lucro te deja a ti (y a la sociedad) más fuertes. Cada pequeño éxito es una señal de que usted está un paso más cerca de construir un mundo inclusivo, una comunidad y una economía que funcione para todos y no sólo para unos pocos.

Por lo tanto, si estás buscando una carrera donde el dinero se encuentre con significado, entonces este sector podría ser el adecuado para ti.

Posts Relacionados
Por qué las herramientas de comentarios de clientes son vitales para organizaciones sin ánimo de lucro

Por qué las herramientas de comentarios de clientes son vitales para organizaciones sin ánimo de lucro

Una encuesta reciente de Stanford Social Innovation Review confirmó un hecho sorprendente: en una era en la que los comentarios de los clientes son omnipresentes en el mundo con fines de lucro, muy pocas organizaciones sin fines de lucro (o sus donantes) recopilan, analizan y utilizan sistemáticamente los comentarios de sus destinatarios. Afortunadamente, se están poniendo a disposición nuevas herramientas que pueden ayudar a las organizaciones sin fines de lucro a recopilar comentarios de los beneficiarios a bajo costo. El análisis reciente de una de estas herramientas, llamada Listen for Good, ha demostrado que no sólo puede aportar ayuda para dar forma a los programas y mejorar los servicios, sino que el proceso de recopilar los comentarios tiene beneficios positivos para ayudar a los clientes a sentirse escuchados e incluidos y ayudar al personal a hacer mejor su trabajo.

Leer más
Si tienes tiempo libre en este momento

Si tienes tiempo libre en este momento, gastalo ayudando a otros

A medida que el trabajo de los clientes se ha ralentizado o incluso se ha detenido, decenas de miles de asesores empresariales han abierto calendarios inesperadamente. Volver a estar ocupado llevará meses. Muchos de estos profesionales están llenando el vacío poniéndose al día en la lectura del trabajo, haciendo ejercicio y pasando tiempo con sus familias. Pero, ¿por qué no también giran hacia afuera y aplican sus conocimientos y habilidades a las necesidades creadas directa o indirectamente por la crisis Covid-19? Proporcionar apoyo para la respuesta a la pandemia, asesorar a las pequeñas empresas y organizaciones sin fines de lucro, ayudar a las personas y organizaciones a gestionar el impacto humano de la crisis y ofrecer coaching y tutoría.

Leer más

Los accionistas presionan para que se divulgue el riesgo climático. Eso es bueno para todos.

¿El activismo de los accionistas induce a las empresas a revelar voluntariamente los riesgos del cambio climático? ¿Y cómo responden los mercados a estas revelaciones? Nuevas investigaciones concluyen que el alcance de la divulgación del riesgo climático aumenta aproximadamente un 4,6% para cada propuesta relacionada con el medio ambiente que se presente, y que el efecto se eleva al 6,8% cuando el activismo ambiental de accionistas es más efectivo es iniciado por accionistas institucionales con participación a largo plazo horizonte. También constató que el mercado de valores responde favorablemente a tales revelaciones, y el precio de las acciones de una empresa divulgante aumentó un 1,21% en promedio en los días siguientes a la divulgación. Esto sugiere que los inversores valoran una mayor transparencia con respecto a los riesgos del cambio climático y que la divulgación tiende a beneficiar a las empresas informantes.

Leer más
Por qué los empresarios sociales están tan quemados

Por qué los empresarios sociales están tan quemados

Se espera cada vez más que las empresas privadas ayuden a resolver los problemas sociales más difíciles de nuestro tiempo —la salud, la pobreza y la promoción del desarrollo sostenible— en ausencia de medidas gubernamentales o conjuntamente con ellas. Pero, ¿qué le hace esto a los empleados que tienen la tarea de convertir estos planes en realidad? Las investigaciones sobre empresarios dentro de las empresas muestran que quienes están más interesados y dispuestos a ayudar a la sociedad también tienen más probabilidades de sobrecargarse con demasiadas responsabilidades y, en consecuencia, agotar sus recursos personales. El costo del agotamiento de los recursos puede incluir la reducción del tiempo con la familia y la mala calidad del sueño, lo que en última instancia conduce al agotamiento.

Leer más
Servir a los accionistas no significa poner el beneficio por encima de todo

Servir a los accionistas no significa poner el beneficio por encima de todo

¿Es la única responsabilidad del negocio para maximizar los beneficios, como argumentó Milton Friedman en 1970? Nuestro punto de partida es que a los accionistas les importa algo más que el dinero. Muchos accionistas pagan más por el café de comercio justo, o compran coches eléctricos en lugar de tragadores de gas más baratos, porque, utilizando la jerga económica actual, son prosocial. Se preocupan, al menos en cierta medida, por la salud de la sociedad en general. ¿Por qué no quieren que las empresas en las que invierten se comporten de manera similar? Para un observador ocasional, la diferencia entre el bienestar del accionista y el valor del accionista puede parecer pequeña. Sin embargo, es sobre la base del principio del valor de los accionistas que los consejos de administración de sociedades y los tribunales de justicia rechazan la capacidad de los accionistas para influir en la política empresarial en cuestiones sociales que les preocupan a los accionistas.

Leer más
Estamos entrando en la era de la justicia social corporativa

Estamos entrando en la era de la justicia social corporativa

El asesinato de George Floyd por un oficial de policía blanco en Minneapolis ha impulsado uno de los movimientos de protesta más grandes en la memoria reciente, y las reacciones generalizadas a la guía estándar de RSE sugieren que las mejores prácticas pueden dejar de funcionar. El autor describe un nuevo modelo — Justicia Social Corporativa — que imagina una relación más sana y mutuamente beneficiosa entre las empresas y las comunidades con las que interactúan. Es impulsado por el creciente deseo de los consumidores y empleados socialmente conscientes que las empresas para hacer mejor. Para que las empresas puedan hacer frente a este desafío, deben comenzar con una meta o visión de una sociedad más justa. Entonces deberían situar cuidadosamente su empresa dentro del ecosistema más amplio que rodea ese objetivo. También necesitan crear grupos de trabajo sólidos y representativos que conecten a la empresa con sus grupos de interés. Y no pueden tener miedo de tomar una postura.

Leer más
Los jóvenes están liderando el camino en materia de cambio climático

Los jóvenes están liderando el camino en materia de cambio climático, y las empresas necesitan prestar atención

Los jóvenes están haciendo sonar cada vez más la alarma por el cambio climático. De hecho, 1,6 millones de estudiantes en 300 ciudades marcharon en un solo día en protesta en marzo de 2019. ¿Terminará este movimiento climático tan significativo como los movimientos contra la guerra, los derechos civiles y los derechos de los homosexuales? Es difícil de predecir. Pero es cada vez más claro es que la sociedad en medio de un gran realineamiento de los valores alrededor del clima. Ahora es inaceptable para los jóvenes activistas, y los millones de personas que inspiran, abrazar la negación del clima o jugar la carta de «vamos despacio». No les gusta que les entreguen una película de desastre para que vivan entre 70 y 80 años. La pregunta sigue siendo: ¿Las empresas intensificarán y presionarán agresivamente sobre cuestiones climáticas? Si no es así, pueden correr el riesgo de salir de paso con toda una generación de empleados y clientes.

Leer más
Total
0
Share