Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Empoderar a la próxima generación para ser más equitativa

Los estudios muestran que el sesgo tiene un impacto a largo plazo y es difícil de cambiar en la edad adulta. Si bien debemos seguir invirtiendo en reducirlo, podemos tener un mayor impacto interviniendo en la infancia antes de que el sesgo tenga la oportunidad de entrar. La forma en que criamos colectivamente a los niños, junto con los modelos a seguir que les mostramos, marcará una diferencia en el futuro que creen, y lo más importante, en los valores que mantienen a medida que ocupan su lugar en la sociedad. El modelado de roles desde la infancia podría ser una manera efectiva de cultivar actitudes más igualitarias que duran toda la vida.
Empoderar a la próxima generación para ser más equitativa
Empoderar a la próxima generación para ser más equitativa

Queremos que nuestros hijos sean felices, alcancen su potencial y vivan una vida plena. Cada vez más, y especialmente en la conciencia actual de la desigualdad, también aspiramos a que formen parte de una sociedad justa e igualitaria. Como entrenador ejecutivo, asesor de diversidad y padre que trabaja, estoy fascinado por cómo el sesgo se desarrolla temprano en la vida.

Aproximadamente Se gastan 8 mil millones de dólares al año en capacitación para reducir el sesgo inconsciente en el lugar de trabajo solo en Estados Unidos, y sin embargo el sesgo persiste. Iris Bohnet observó en Qué Funciona que «dessesgar» el sesgo inconsciente es particularmente difícil de lograr. Citó un estudio de 30 años de empresas medianas en Estados Unidos, que mostró que las inversiones significativas en entrenamiento de prejuicios inconscientes no habían dado lugar a mayores niveles de diversidad. Esto sugiere que el sesgo tiene un impacto a largo plazo y es difícil de cambiar en la edad adulta, y si bien debemos seguir invirtiendo en reducirlo, podemos tener un mayor impacto interviniendo durante la infancia antes de que el sesgo tenga la oportunidad de establecerse.

La forma en que criamos colectivamente a los niños, junto con los modelos a seguir que les mostramos, marcará una diferencia en el futuro que creen, y lo más importante, en los valores que mantienen a medida que ocupan su lugar en la sociedad.

El impacto de los modelos a seguir

Estimaciones actuales sugieren que es probable que la igualdad entre los géneros tome 108 años en lograrse, a menos que cambiemos nuestro enfoque. Una oportunidad importante radica en nuestra capacidad de influir en las actitudes de los niños, que aún son más probables de estar en posiciones de poder cuando crezcan. UNA estudio reciente que abarcaba 29 países, demostró que para los niños los modelos a seguir en el hogar pueden influir en gran medida en las actitudes igualitarias como adultos.

El estudio encontró además que el impacto de la madre como modelo a seguir tenía un impacto diferente en los niños y en las niñas. En el caso de las niñas, los modelos a seguir femeninos desempeñaban un papel importante en el aumento de la participación y los logros profesionales, pero, sobre todo, fueron capaces de obtener esa influencia de una variedad de modelos a seguir femeninos, no siempre necesariamente de sus propias madres. Los varones influyeron más en el rendimiento profesional por los modelos masculinos, pero adquirieron actitudes más igualitarias como resultado de las madres trabajadoras. Los niños criados por madres trabajadoras tienen más probabilidades de apreciar los logros de las mujeres y casarse con mujeres que trabajan. Curiosamente, los niños no están fuertemente influenciados por modelos femeninos que no sean sus propias madres.

Otro estudio se centró en los «mensajes indirectos» de la conducta de los padres, que, según se determinó, tenían un impacto significativo en las expectativas de los niños acerca de sus ambiciones y logros, así como en sus percepciones de lo que otros podían lograr. Cuando se trata de actitudes igualitarias, no es lo suficientemente bueno decir a los niños «hagan lo que digo, no lo que hago». Entonces, ¿qué podemos hacer? Aquí hay tres maneras de influir en actitudes más igualitarias en nuestros hijos:

1. Evite perpetuar los estereotipos de género en el hogar

En 2019, la Organización Internacional del Trabajo encontró que las mujeres de 75 países reciben más de las tres cuartas partes de los cuidados no remunerados. Esta desigualdad se agrava en la pandemia, con informes desalentadores de que una cantidad desproporcionada de tareas domésticas y de escolarización en el hogar parecen estar afectando a las mujeres.

Un enfoque considerado crea un entorno donde los niños pueden ver el modelado igualitario de roles. Este es un buen momento para ser intencional y discutir abiertamente la división del trabajo doméstico y del cuidado de los niños. Es fácil asumir las actitudes de ambos socios, pero a veces la conversación puede ser sorprendente. Esto puede ser un tema emocionalmente cargado, especialmente porque puede haber diferentes percepciones de cuánto trabajo está haciendo cada pareja. Por ejemplo, el New York Times señaló que los hombres perciben que están haciendo el 45% de la escolarización en el hogar durante la pandemia, mientras que sus cónyuges percibieron que los mismos hombres estaban haciendo sólo el 3%. Así que abra la conversación en un tono neutro, haciendo que no solo sobre el cuidado de los niños, sino también sobre actividades más tradicionalmente «masculinas», como deportes infantiles, trabajos en el patio o fallos tecnológicos en casa.

Esto también se aplica a las tareas de los niños. ¿Sacan los chicos la basura y las chicas cargan el lavavajillas? ¿Eso refleja los roles de género de los padres?

También es un buen momento para cuestionar qué «lo suficientemente bueno» será en el hogar. Hay mucha presión social sobre las mujeres para que mantengan una casa «limpia» y a menudo son juzgadas por ello, mientras que los hombres no lo son. Con pocos visitantes durante una pandemia, este es un buen momento para comprobar si nosotros, especialmente las mujeres, necesitamos valorarnos a nosotros mismos de esta manera y decidir conscientemente que un trabajo simplemente no necesita hacerse tan bien o con la misma frecuencia.

Por último, considere los juguetes y libros en su casa. ¿Los libros que lees muestran personajes masculinos y femeninos? ¿Todos los dinosaurios son hombres y todos los ponis femeninos? ¿Son todos los personajes «fuertes» masculinos? ¿Solo los personajes femeninos expresan emoción?

2. Hable con sus hijos sobre jerarquías de género en las escuelas

La igualdad en el entorno familiar también puede equilibrarse con la desigualdad en el entorno escolar. En los Estados Unidos, más o menos tres cuartas partes de los maestros son mujeres según la Asociación Nacional de Educación. Pero sólo la mitad de los directores de escuelas primarias son mujeres, y este porcentaje se reduce a sólo un tercio en la escuela secundaria, lo que refleja el techo de cristal en la educación. No es sólo en los Estados Unidos:  en casi todos los países de la OCDE, encontramos que los maestros de primaria, que reciben una remuneración inferior, tienen más probabilidades de ser mujeres que profesores de secundaria mejor remunerados, y las maestras representan menos del 50% en la educación terciaria. Se educa a los niños en un entorno en el que la mayoría de los maestros son mujeres, pero la mayoría de los que desempeñan funciones de liderazgo y que desempeñan funciones más bien remuneradas son hombres.

3. Fomentar asignaturas «no tradicionales» para todos los niños

La estrecha participación de los padres en la educación en el hogar en este momento crea una oportunidad para fomentar el interés de los niños en diferentes temas. Algunas ideas incluyen: encontrar videos de YouTube sobre temas relevantes (como experimentos científicos) para ver juntos, preguntar más sobre el trabajo escolar sobre esos temas; investigar modelos a seguir de ambos sexos en línea; y elogiar conscientemente los logros en esos temas más que en otros.

Un estudio de 2019 en el Reino Unido mostraron que el doble de niños que niñas han tenido una carrera en tecnología sugerida para ellos; que el doble de niños citan STEM como su mejor asignatura; y el 70% de los trabajos en riesgo de automatización son realizados por mujeres.

El mismo estudio señaló que el 78% de los adolescentes mayores y adultos jóvenes no podían nombrar a una mujer famosa que trabajaba en tecnología. La creación de una mayor conciencia de los modelos a seguir en nuestra sociedad repercute en las aspiraciones de las niñas y en las actitudes de los niños hacia la igualdad y el logro de la mujer.

Las madres pueden inspirar a sus hijas a lograr y las madres tienen una influencia única en las actitudes de sus hijos hacia la igualdad de género. Tomar medidas para ser modelos a seguir igualitarios, reducir y renegociar el trabajo doméstico, y tener en cuenta los prejuicios de género en los libros y juguetes infantiles pueden marcar la diferencia. Si bien puede resultar difícil sumar a los ya dramáticos cambios que muchos de nosotros hemos experimentado durante la pandemia, cualquier pequeño paso que tomemos para apoyar una mayor igualdad en la próxima generación ayudará a crear una sociedad mejor, más productiva y más justa.


CH
Carol Hagh is a board advisor and executive coach with expertise in diversity and leadership. She is currently writing a book on how to develop the talent pipeline of the next generation of women. She was previously with executive search firm Spencer Stuart, where she placed key executive and non-executive directors; worked with boards on leadership succession; and published on leadership and talent management. Carol lives in London and is a working parent with two children


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.