Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


El sorprendente poder de preguntar simplemente a los compañeros de trabajo cómo les va

Construye la conexión y nos ayuda a todos sentir menos solos.
El sorprendente poder de preguntar simplemente a los compañeros de trabajo cómo les va
Resumen.

Una encuesta reciente de EY reveló que más del 40% de los encuestados estadounidenses informaron sentirse aislados física y emocionalmente en el lugar de trabajo. Este grupo abarca generaciones, géneros y etnias. La gente quiere más conexión con las personas con las que trabaja. Entonces, ¿cómo pueden las empresas conectarse más eficazmente con los empleados y ayudarles a sentirse pertenecientes a la comunidad de su lugar de trabajo? La encuesta apunta a una solución sencilla: establecer más oportunidades para que los colegas se pongan en contacto entre sí. El 39% de los encuestados siente el mayor sentido de pertenencia cuando sus colegas se ponen en contacto con ellos, tanto personal como profesionalmente. Al llegar y reconocer a sus empleados a nivel personal, las empresas y los líderes pueden mejorar significativamente la experiencia de los empleados haciendo que sus empleados se sientan valorados y conectados.


Los seres humanos tenemos una necesidad innata de pertenecer: unos a otros, a nuestros amigos y familiares, a nuestra cultura y a nuestro país. Lo mismo ocurre cuando estamos en el trabajo. Cuando las personas sienten que pertenecen al trabajo, son más productivas, motivadas, comprometidas y 3,5 veces más propensas a contribuir a su máximo potencial, según nuestra investigación en el Centro de Innovación del Talento.

Para comprender mejor el impacto emocional de la pertenencia —y su sentido inverso, sentirse excluido— lanzamos el Barómetro de pertenencia EY , que encuestó a 1.000 adultos estadounidenses empleados.

Nuestro estudio corroboró la existencia evidencia que la exclusión es un problema creciente. Descubrimos que más del 40% de los encuestados se sienten aislados física y emocionalmente en el lugar de trabajo. Este grupo abarcó generaciones, géneros y etnias.

De hecho, la mayoría de las personas miran primero a sus hogares (62%), antes que a sus lugares de trabajo (34%) cuando se trata de dónde sienten el mayor sentido de pertenencia. Si bien el lugar de trabajo supera a las comunidades vecinales (19%) y a los lugares de culto (17%), muchas personas pasan la mayor parte de su tiempo en el trabajo, y crear comunidades laborales en las que las personas sientan que pertenecen es imprescindible.

Esto nos dice que muchas personas quieren más conexión con las personas con las que trabajan. Entonces, ¿cómo pueden las empresas conectarse más eficazmente con los empleados y ayudarles a sentirse pertenecientes a la comunidad de su lugar de trabajo? Los resultados de nuestra encuesta apuntaban a una solución sencilla: establecer más oportunidades para que los colegas se paguen entre sí.

Descubrimos que el 39% de los encuestados siente el mayor sentido de pertenencia cuando sus colegas se ponen en contacto con ellos, tanto personal como profesionalmente. Esto era cierto en todos los géneros y grupos de edad, siendo la verificación la táctica más popular para establecer un sentido de pertenencia entre todas las generaciones. Al llegar y reconocer a sus empleados a nivel personal, las empresas y los líderes pueden mejorar significativamente la experiencia de los empleados haciendo que sus empleados se sientan valorados y conectados.

¿Qué no parecía importar tanto para pertenecer? Tiempo cara a cara con la alta dirección que no fue personal. Ser invitado a eventos o presentaciones grandes o externos por parte de líderes sénior, así como ser copiados en sus correos electrónicos, era simplemente menos significativo para los empleados cuando se trataba de sentir un sentido de pertenencia.

El arte del check-in

En EY, hemos dedicado mucho tiempo a considerar la importancia de las consultas con nuestra gente, como una forma de entablar relaciones regularmente, así como de brindar apoyo después de noticias o eventos importantes. Por supuesto, las personas tienen preferencias diferentes sobre cómo se conectan entre sí en el trabajo. Si bien algunas personas pueden querer sentarse y hablar, algunas prefieren un chat digital y otras pueden no estar dispuestas a participar en absoluto. Aprender a relacionarse con los empleados de forma que se sientan cómodos es clave para crear un sentido de comunidad. Estos son algunos consejos que debe tener en cuenta para encontrar la manera correcta de consultar con sus colegas:

Aproveche las pequeñas oportunidades para conectarse: Intenta establecer conexiones con tus colegas que les comuniquen que los valoras, los entiendes y te preocupas por ellos. Esté presente, tenga curiosidad y aproveche las pequeñas oportunidades diarias para conectarse auténticamente. Por ejemplo, un sencillo «¿Cómo te va? ¿Cómo puedo apoyarte?» podría ser muy útil en casi todos los entornos.

Compruebe el sesgo en la puerta: Los registros son un momento para escuchar las perspectivas de otra persona, no para debatir o persuadir. Si alguien comparte algo que no entiendes o con lo que no estás de acuerdo, podrías considerar reconocer su punto de vista o pedirle que te cuente más. Puede que te sorprenda gratamente su respuesta. Por ejemplo, “ Cuéntame más al respecto» o «Nunca lo pensé desde esa perspectiva, pero me doy cuenta de que podemos experimentar la misma situación de diferentes maneras, así que agradezco que me lo expliques».

Asumir intención positiva: Inicia cualquier conversación con tus colegas creyendo que los que hablan o escuchan tienen buenas intenciones, especialmente cuando se trata de asuntos difíciles. A veces es posible que busque a tientas estos temas, pero asumir una intención positiva te ayudará a hacer una pausa, hacer preguntas aclaratorias y conectarte de una manera más significativa. A veces, estas pausas marcan una gran diferencia. Está bien decir:» Estoy haciendo una pausa porque no sé qué decir», o «Estoy haciendo una pausa porque quiero aprender más de ti».

Está bien ser vulnerable: Busca comentarios de tus colegas, especialmente de aquellos que son más jóvenes para ti. Demuestra tu confianza en ellos a través de la forma en que te comunicas y actúas según sus comentarios. Por ejemplo, expresar vulnerabilidad reconociendo sus puntos de vista y hablando abiertamente sobre los desafíos a los que te enfrentas humaniza la relación que tienes con tus compañeros y los informes directos.

Sea coherente y responsable: Sea transparente y modele un comportamiento coherente e inclusivo, incluso bajo presión o durante conversaciones difíciles. Esperar, reforzar y recompensar la responsabilidad de los demás. Por ejemplo, ofrezca una conversación a los miembros del equipo cuando se produzca un evento difícil y modele un comportamiento inclusivo en sus propias interacciones para dar ejemplo a otros miembros del equipo.

Estos cinco consejos pueden ayudar a guiar el camino, pero el camino hacia la verdadera inclusión no tiene fin. Es un camino continuo que requiere el compromiso del liderazgo, sobre todo a medida que más personas buscan validación, seguridad, satisfacción y felicidad en sus comunidades de trabajo.

A su vez, esto produce enormes beneficios a escala, desde empleados comprometidos hasta retención de clientes y mejores resultados financieros. Al empezar con cosas sencillas como el check-in, todos tenemos el poder de marcar la diferencia en la vida de los demás e incluso en el balance final.


Escrito por
Karyn Twaronite




Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.