El rechazo de trabajo no tiene por qué doler

El rechazo en una búsqueda trabajo no tiene por qué doler

Es natural sentirse decepcionado. He aquí cómo avanzar y posicionarte para el éxito.

Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


por Marlo Lyons

Resumen

En cuanto reciba la llamada telefónica o el correo electrónico de rechazo de la empresa de sus sueños, inmediatamente tratará de averiguar por qué. Pero la respuesta puede resultar difícil de alcanzar, especialmente si la persona del otro lado no le da mucha información para continuar. El autor presenta varias posibles razones por las que no consiguió el trabajo, además de cinco formas de aprender del rechazo para posicionarse de cara al éxito en futuras entrevistas. Primero, tómese un tiempo con antelación para pensar en preguntas profundas que le den una visión más realista de un posible empleador. En segundo lugar, reflexione sobre el trabajo que no obtuvo y si realmente se alineó con sus valores. En tercer lugar, perfeccione sus habilidades de entrevista pensando en las preguntas que le hicieron y en cómo reaccionó su homólogo ante sus respuestas. En cuarto lugar, compruebe si puede recibir comentarios de su entrevistador. Por último, para desarrollar la resiliencia, averigüe qué tipo de cuidado personal necesita para curarse después del rechazo.

• • •

Cuando solicita un trabajo en la empresa de sus sueños, espera, tal vez incluso rezando, que tenga éxito en el proceso de entrevista y reciba una oferta. Al fin y al cabo, es la empresa en la que siempre ha querido trabajar. Así que cuando no recibe una oferta, puede resultar devastadora, pero no tiene por qué. He aquí por qué se produce el rechazo y cómo puede aprender de ello para posicionarse de cara al éxito en futuras entrevistas.

Por qué ocurre el rechazo

En cuanto reciba la llamada telefónica o el correo electrónico de rechazo, inmediatamente intentará averiguar por qué. Pero la respuesta puede resultar difícil de alcanzar, especialmente si la persona del otro lado no le da mucha información para continuar. Hay algunos motivos posibles por los que no ha recibido una oferta:

Había un candidato «mejor».

Puede que esta parezca la razón más obvia, pero «mejor» no siempre significa mejor que usted. A veces solo quiere decir diferente. Una vez que se publica un trabajo y se entrevista a los candidatos, los gerentes de contratación a veces se dan cuenta de que pueden utilizar habilidades o experiencia que no sabían que necesitaban. O bien, sus habilidades y capacidades pueden estar en línea con lo que necesita el director de contratación, pero siempre hay elementos intangibles que no figuran en la lista, como querer un director de producto que haya trabajado en un producto novedoso o querer a alguien que sienta una curiosidad insaciable por el mundo que lo rodea. Si otro candidato demuestra esos intangibles durante el proceso de entrevista, puede que sea «mejor» porque puede contribuir y aportar valor de una manera diferente.

No vinculó sus habilidades y experiencia con el puesto.

Puede que tenga todas las capacidades y la experiencia necesarias, pero el director de contratación tiene que entender cómo las va a aplicar a este puesto en particular. Demasiadas personas se centran en asegurarse de hablar de sus logros, pero ignoran la descripción real del puesto. Entender realmente el puesto y articular cómo aplicaría sus habilidades y capacidades es clave para ayudar al director de contratación a visualizar cómo puede aportar valor al equipo y a la organización.

Tiene un desajuste con la cultura.

¡Esto no significa que sea una mala persona! Cada empresa tiene una cultura específica. Por ejemplo, si su éxito proviene de la toma de decisiones unilaterales, pero esta empresa toma todas las decisiones por consenso, puede que se frustre rápidamente. Lo último que quiere hacer un gerente de contratación es contratar a alguien que no encaje en la cultura del equipo o de la empresa. Si bien puede creer que puede adaptarse al entorno, el director de contratación predecirá su éxito en función de cómo describa su estilo de trabajo y sus preferencias durante el proceso de entrevista. No hay nada que pueda hacer si no creen que encajaría en el equipo o en la cultura general de la empresa.

El alcance del trabajo cambió.

Una vez que se publica un trabajo, los cambios en la empresa pueden cambiar su alcance; por ejemplo, tal vez alguien deje el equipo o se haya producido una reorganización de las funciones. Si bien una empresa debería actualizar y volver a publicar el trabajo en consecuencia, no todas lo hacen.

El trabajo estaba en pausa o cancelado.

En tiempos de incertidumbre económica, la contratación para nuevos puestos puede suspenderse o incluso cancelarse a medida que las empresas determinen sus estrategias a corto y largo plazo. Si bien es posible que el trabajo siga publicándose, es posible que una empresa no lo esté entrevistando o que detenga el proceso después de que ya lo haya entrevistado. Algunas empresas han sido anular ofertas después de hacerlos, básicamente despedir a los empleados incluso antes de que empiecen. No es personal ni un reflejo de sus habilidades y capacidades, es el propio negocio que se está reiniciando.

Aprender del rechazo

El rechazo duele y no saber por qué lo rechazaron puede hacer que participe en conversaciones internas negativas sobre sus habilidades y capacidades. Estas son algunas formas de aprender del rechazo y seguir adelante: 

Comprenda que el trabajo perfecto no siempre es perfecto.

Es normal idealizar un trabajo y una empresa en función de lo que leemos o escuchamos sobre ellos. Y parte de la función del entrevistador es convencerlo del trabajo y hacer que parezca increíble y emocionante desde el primer contacto con usted.

Si no lo seleccionaron por la razón que sea, utilice el rechazo para restablecer esa visión romántica y recuerde que ninguna empresa o trabajo es tan perfecto como se describe. Para tener una visión más realista de un posible empleador la próxima vez, tómese un tiempo con antelación para pensar en preguntas más profundas que «Hábleme de la cultura». Por ejemplo, en su próxima entrevista, pregúntele al director de contratación: «¿Puede darme un ejemplo de cómo desarrolló a un empleado?» o «¿Hay algún hilo común en tener un desempeño estelar en su equipo?» Esto le ayudará a evaluar si una empresa se tomará en serio su desarrollo y cómo la empresa evalúa y aprecia a sus empleados.

Reflexione sobre sus valores.

Cuando estamos desesperados por encontrar un trabajo, cualquier trabajo, no nos centramos en lo que es importante para nosotros y en si el puesto contribuirá a nuestro cumplimiento general. Dé un paso atrás y reflexione sobre el trabajo que no consiguió y si realmente se alineaba con sus valores. Este ejercicio ayudará a garantizar que cuando consiga un trabajo, sea satisfactorio.

Mejore sus habilidades de entrevista.

Pasar por cualquier proceso de entrevista le permite practicar sus habilidades de entrevista y mensajería para la próxima entrevista de trabajo. Cuando intentaba cambiar de profesión de abogada de entretenimiento a profesional de recursos humanos, me preguntaron por qué quería hacer el cambio. Yo diría: «Quiero ayudar a la gente». Un gerente de contratación dijo que esa no es la función de RRHH; la función es alinear las habilidades y capacidades de las personas con los objetivos empresariales. Lo sabía, pero nunca lo había dicho en una entrevista. Así que, en la siguiente, cambié mi mensaje principal y conseguí el trabajo. Piense en las preguntas que le hicieron y en cómo reaccionó su homólogo ante sus respuestas. ¿Qué respuestas llegaron y cuáles no? ¿El gerente de contratación reexpresó lo que dijo de manera más sucinta? ¿Tiene la oportunidad de hacer que su mensaje sea más nítido o cambiarlo por completo?

Incorpore los comentarios.

Si puede obtener comentarios de su entrevistador, tendrá información práctica para utilizarla en sus próximas entrevistas. Esta es la perspectiva de una parte neutral sobre cómo lo percibieron en el corto período de tiempo en el que interactuaron con usted. Incluso si no está de acuerdo con los comentarios o no tiene relación con lo que es, considere la regla del 2%: ¿y si el 2% fuera cierto? Utilice los comentarios como combustible para mejorar sus habilidades o cambiar el enfoque de la entrevista.

Desarrolle la resiliencia.

Cuanto más lo rechacen, más resiliente se volverá a medida que aprenda a recuperarse de la decepción. Cuando descubra que no ha conseguido el trabajo, averigüe qué tipo de cuidados personales necesita para curarse, por ejemplo, hacer una actividad en la que se le dé bien y que disfrute, como jugar a los bolos, dibujar o hacer ejercicio. Saber cómo se siente en ese momento y lo que se necesita para seguir adelante le dará una fórmula que puede aplicar ante cualquier fracaso.

. . .

Los gerentes de contratación pueden percibir energía negativa durante el proceso de entrevista. Hacer que el rechazo forme parte de su aprendizaje ayudará a reformularlo para que se acerque un paso más al trabajo adecuado para usted. Cuanto más rápido aprenda lo que le ayuda a seguir adelante, más fácil será considerar la próxima ronda de entrevistas como el próximo desafío a superar.

_

Marlo Lyons es una entrenadora y estratega profesional certificada, ejecutiva de RRHH y autora de Se busca una nueva carrera: El libro de jugadas definitivo para la transición a una nueva carrera o para encontrar el trabajo de tus sueños.

 


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.

Related Posts