El pensamiento crítico se trata de hacer mejores preguntas

El pensamiento crítico se trata de hacer mejores preguntas

Resumen.
El pensamiento crítico es la capacidad de analizar y desglosar eficazmente un problema para tomar una decisión o encontrar una solución. En el corazón del pensamiento crítico está la capacidad de formular preguntas profundas, diferentes y efectivas. Para que un interrogatorio sea efectivo, comience por mantener sus hipótesis a la ligera. Esté dispuesto a reconsiderar fundamentalmente sus conclusiones iniciales y hacerlo sin estar a la defensiva. En segundo lugar, escuche más de lo que habla a través de la escucha activa. En tercer lugar, deje sus consultas abiertas y evite preguntas de sí o no. En cuarto lugar, considere lo contrario a la intuición para evitar caer en el pensamiento de grupo. Quinto, tómese el tiempo para colarse en un problema, en lugar de tomar decisiones innecesariamente rápido. Por último, haga seguimientos reflexivos, incluso difíciles.

• • •

¿Se enfrenta a un problema nuevo y difícil en el trabajo? ¿Ha sido ascendido recientemente y trata de entender su nuevo papel y aportar una nueva perspectiva? ¿O es nuevo en la fuerza laboral y busca formas de contribuir de manera significativa junto con sus colegas más experimentados? Si es así, el pensamiento crítico (la capacidad de analizar y desglosar eficazmente un problema para tomar una decisión o encontrar una solución) será fundamental para su éxito. Y en el corazón del pensamiento crítico está la capacidad de formular preguntas profundas, diferentes y efectivas.

Considere esto: Clayton M. Christensen fue quizás el mejor pensador de gestión de los últimos 30 años. Su»¿Cómo medirá su vida?» es un Harvard Business Review bestseller y uno de los cinco mejores artículos sobre desarrollo personal que he leído, y sus teorías sobre innovación y disrupción cambió de negocio. Pero mi encuentro más memorable con Christensen fue una charla en la Escuela de Negocios de Harvard, donde habló sobre su propio enfoque de su época como estudiante de MBA décadas antes.

Dijo que en HBS fue donde aprendió a hacer buenas preguntas. Impresionado con sus compañeros de clase, llevaba un cuaderno a clase y anotaba las preguntas más interesantes que hacían otros alumnos. Luego se iba a casa y reflexionaba sobre cómo y por qué los estudiantes las habían formulado. Siendo curioso, Christensen sentó las bases de sus perspectivas futuras estudiando primero el proceso mediante el cual las personas formulaban sus mejores consultas.

Puede abordar la curiosidad con el mismo rigor y utilizar ese proceso para tener una mejor visión de una nueva situación o resolver algunos de sus problemas más difíciles. A continuación, le indicamos algunas formas de mejorar su capacidad para interrogar incluso los temas más difíciles:

Mantenga sus hipótesis sin apretar.

Como exanalista de McKinsey & Company, una de las primeras cosas que aprendí fue «Pensamiento basado en hipótesis». Basado en el método científico, este proceso es lo que permite a los equipos de McKinsey resolver los problemas de forma rápida y eficiente. Se trata de formular una respuesta temprana a un problema y, a continuación, indagar en los datos para intentar mejorarlos y refinarlos. Sin embargo, el núcleo de este enfoque es mantener su hipótesis a la ligera. Si está demasiado apegado a su respuesta inicial, puede negarse a dejarla ir, sin importar a dónde lleven los datos. Pero si considera su propia respuesta como un hombre de paja, manteniendo sus suposiciones a la ligera, estará dispuesto a abandonarla por completo si la situación lo requiere.

En los ejercicios de pensamiento crítico a menudo caemos rápidamente en una «respuesta» o hipótesis intuitiva y conjunta, especialmente en grupos, y hacemos preguntas que buscan demostrar en lugar de refutar nuestros pensamientos. Sin embargo, las preguntas críticas pueden obligarnos a reconsiderar fundamentalmente nuestras conclusiones iniciales y tenemos que estar dispuestos a hacerlo libremente y sin estar a la defensiva.

Escuche más de lo que habla.

Esto suena simple, pero la clave de las buenas preguntas es escuchar activamente. Escucha activa es el proceso de entender lo que dice otra persona, tanto explícita como implícitamente, al tiempo que demuestra que está comprometido e interesado. La escucha activa con éxito le permite captar completamente un argumento, lo que facilita cuestionar su lógica.

La escucha activa también ayuda a anular el «motor de predicción» de su cerebro para hacer mejores preguntas. Nuestros cerebros están conectados para generar respuestas eficientes e intuitivas, pero eso puede limitar su punto de vista. Escuchar en profundidad es una forma de anular esa función y abrirnos a una gama más amplia de respuestas. También le permite demostrar a su homólogo que le importa lo que dicen y tomarse en serio su punto de vista, lo que los mantiene comprometidos en la conversación y más abiertos a su perspectiva.

Deje sus consultas abiertas.

Cuando comience su consulta, evite hacer preguntas de sí o no. En su lugar, haga consultas que obliguen al encuestado a abrirse y pontificar extensamente. En lugar de preguntar: «¿Este negocio es estable?» pregunta: «Si este negocio fuera inestable, ¿cómo o por qué sería?» En lugar de preguntarle a alguien: «¿Es feliz en su trabajo?» pregunta: «¿Qué es lo que le encanta de su trabajo y qué podría ser mejor?» o «Hábleme de un momento en que encontró alegría en su trabajo y un momento en que se sintió desmotivado». Entonces siga el diálogo que surge con más preguntas. Preguntas abiertas fomentar el pensamiento crítico en un grupo, ofrecer a una persona que amplíe sus puntos de vista y dejar a la gente el espacio para resolver problemas activamente.

Considere lo contrario a la intuición.

Cuando resolvemos problemas, a menudo caemos rápidamente enpensamiento de grupo: El grupo converge en un camino demasiado rápido y, en lugar de asegurarse periódicamente de que van en la dirección correcta, continúan cada vez más, incluso si es el camino equivocado. Sea la persona que haga la pregunta contradictoria, la que desafíe el pensamiento convencional del grupo y reconsidere los primeros principios. Existe la posibilidad de que su pregunta esté fuera de lugar y que el grupo es en el camino correcto. Y sí, existe la posibilidad de que sus colegas que estén interesados en moverse rápidamente se molesten. Pero cada grupo tiene la obligación de considerar lo contrario a la intuición y necesita que alguien no tenga miedo de plantearlo, en caso de que necesite cambiar de rumbo.

El estofado en un problema.

En el mundo vertiginoso de hoy, tratamos de tomar decisiones demasiado rápido. Pero las mejores preguntas suelen formularse después de considerarlo y de una buena noche de descanso. El sueño puede ayudar a que el cerebro asimile un problema y lo vea con más claridad. Y un proceso deliberado a menudo lleva a mejores conclusiones. Las investigaciones también muestran que cuando tomamos una decisión apresurada, a menudo nos arrepentimos incluso si terminan teniendo razón.

Lo que me encanta del enfoque de Christensen para aprender de las preguntas de sus compañeros de clase es que, en lugar de diagnosticarlas en el momento, se las llevaba a casa y se las daba vuelta cuidadosamente en la mente. Tenía un jefe que se refería a esto como «guisar» en un problema. Así como un buen guiso tarda en hervir a fuego lento, una conclusión o pregunta reflexiva puede necesitar espacio. Resista la urgencia innecesaria. Planifique un proceso que le permita resolver un problema durante varios días o más. Al principio, reflexione sobre lo que ha aprendido y lo que debería haber preguntado. Las preguntas que formula en una reflexión tranquila pueden ser más poderosas que las que se plantean en el momento.

Haga las preguntas difíciles de seguimiento.

Puede ser fácil poner nuestros cerebros en el control de crucero, aceptar respuestas fáciles o ceder a las presiones sociales que nos empujan a evitar interrogar a los demás. Pero el tipo de preguntas profundas que permiten el pensamiento crítico a menudo se formulan en cadenas de investigaciones de seguimiento cada vez más profundas. Todos los padres están familiarizados con la forma en que los niños (los más curiosos de la naturaleza) preguntan el «por qué» docenas de veces cuando se les da una respuesta. Y los padres a menudo nos quedamos atascados o reconsideramos nuestras propias respuestas al final de esta serie de preguntas.

Si bien no necesitamos hacer una letanía de «por qué» para llegar al meollo del pensamiento crítico, debemos hacer preguntas de seguimiento reflexivas, incluso difíciles. Se necesita energía para escuchar con atención y formular esos seguimientos y, a menudo, esa es la única forma de profundizar su comprensión crítica de un tema.

El pensamiento crítico es la base para resolver problemas complejos de formas nuevas y emocionantes. Desarrollar esta habilidad clave lo ayudará a afrontar nuevos roles, a establecerse en su organización o simplemente a enfrentarse a un enigma. Aprenda a formular y hacer preguntas, en lugar de simplemente responderlas.

por John Coleman

Related Posts
Qué hacen los grandes analistas de datos y por qué cada organización los necesita

Qué hacen los grandes analistas de datos y por qué cada organización los necesita

El científico de datos «pila completa» significa dominio del aprendizaje automático, las estadísticas y los análisis. La moda actual en la ciencia de datos favorece la sofisticación llamativa con un toque de ciencia ficción, haciendo que la IA y el aprendizaje automático sean los más queridos del mercado laboral. Los desafiantes alternativos para el punto alfa provienen de las estadísticas, gracias a una reputación centenaria de rigor y superioridad matemática. ¿Qué hay de los analistas? Mientras que la excelencia en las estadísticas se basa en el rigor y la excelencia en el aprendizaje automático se basa en el rendimiento, la excelencia en el análisis se basa en la velocidad. Los analistas son su mejor apuesta para inventar esas hipótesis en primer lugar. A medida que los analistas maduran, comenzarán a tener el truco de juzgar lo que es importante, además de lo que es interesante, permitiendo a los tomadores de decisiones alejarse del papel de intermediarios. De las tres razas, los analistas son los herederos más probables del trono de decisión.

Leer más
Toma mejores decisiones

Toma mejores decisiones

En los últimos años, los tomadores de decisiones en los sectores público y privado han hecho un número asombroso de llamadas deficientes. Por ejemplo, las decisiones para invadir Irak, que no cumplan con los tratados de calentamiento global, para ignorar a Darfur, es probable que se registren como injudiciales en los libros de historia. Y qué hay de las decisiones para invertir [...]
Leer más
Pathbooks

Lee un
bestseller en

10 minutos

Cada viernes, recibe un libro de negocios y carrera resumido en 10 minutos.

(puedes darte de baja cuando quieras)