El Motivar a la gente comienza con la creación de conexiones emocionales

Si quiere inspirar y motivar a otros para que alcancen altos niveles de rendimiento, aproveche el poder de la emoción.

El Motivar a la gente comienza con la creación de conexiones emocionales

por Scott Edinger

Resumen

Hace miles de años, Aristóteles identificó p athos como elemento crítico en la comunicación y la persuasión. Como sugiere la máxima, la lógica nos hace pensar, pero las emociones nos hacen actuar. En este artículo, el autor ofrece tres formas de aprovechar el poder de la emoción para motivar a su equipo:

1) Cultive la energía que emana del entusiasmo.
2) Reconozca lo que hay detrás de la ira y aprovéchelo mejor.
3) Impulse una participación más profunda centrándose en el desarrollo.

• • •

En la investigación de nuestro libro, El líder inspirador, mis coautores y yo analizamos datos de encuestas de 360 grados a 25 000 líderes. Descubrimos que los que más inspiraban (el 10% más alto del grupo) tenían algo único en común: su capacidad para establecer una fuerte conexión emocional con sus empleados.

Cuando hablo de la conexión emocional con los ejecutivos, no estoy sugiriendo demostraciones excesivas de emoción, compartir demasiado la información personal ni entrar en sesiones de terapia con mis colegas. Más bien, se trata de conectando con nuestros equipos, nuestros compañeros y nuestros jefes como humanos con emociones, no autómatas centrados en tareas. Son las emociones que usted como líder evoca en los demás las que le permiten sacar lo mejor de ellos.

Hace miles de años, Aristóteles identificado p athos como elemento crítico en la comunicación y la persuasión. Patetismo, en filosofía y retórica, es un llamamiento deliberado a la emoción para evocar sentimientos específicos en la audiencia de uno. Aristóteles entendió en aquel entonces que la conexión humana hace una gran diferencia a la hora de provocar la acción. Como sugiere la máxima, la lógica nos hace pensar, pero las emociones nos hacen actuar.

Aquí hay tres formas en las que he entrenado a ejecutivos para que aprovechen el poder de las emociones para motivar a las personas con las que trabajan y conseguir mejores resultados:

 1. Cultive la energía que fluye del entusiasmo.

La mayoría de nosotros hemos sentido un viento añadido en nuestras velas cuando nos entusiasma un proyecto o el trabajo que estamos haciendo. Como líder, puede canalizar esta energía compartiendo su pasión por los resultados que deben lograrse. Pero primero, puede que tenga que acceder usted mismo.

Trabajé con un director de datos que era fácilmente la persona con más conocimientos del negocio en lo que respecta a análisis. Yo no lo llamaría negativo, pero desde luego le falta un cargo positivo. Su enfoque en las reuniones era como el Agente Friday de Dragnet: “ solo los hechos, señora.» Reconoció la necesidad de salir de las hojas de cálculo y utilizar los datos para conectarse con otros, tanto sobre los problemas que les preocupaba mucho resolver como sobre los resultados empresariales que deseaban conseguir. Le sugerí que se centrara en tres preguntas:

  1. ¿Qué hay de esto [reunión/idea/tema] que me da motivos para ser optimista?
  2. ¿Cómo se conecta con un resultado mayor del que estamos hablando?
  3. ¿Cómo puedo compartir esto con energía positiva?

Después de seis meses de esfuerzos constantes para crear energía más productiva, sus compañeros, los reportes directos y el CEO observaron que era un mejor colaborador y que tenía una perspectiva más amplia del negocio. Lo encontraron más estratégico y motivador.

Esto no quiere sugerir una falsa positividad. La de Susan Davidinvestigación sobre la positividad tóxica ha demostrado cómo forzar una cara feliz puede ser perjudicial para su salud. Tampoco significa que deba ser el Conejo Energizer y mantener constantes niveles de entusiasmo en el medio tiempo. De hecho, ese enfoque puede resultar agotador para la gente. Lo más eficaz es establecer conexiones coherentes para su equipo entre lo mundano y su visión del futuro: un conjunto de tareas necesarias o una rutina a corto plazo pueden conducir a resultados importantes para sus clientes, pacientes, huéspedes, la empresa o el medio ambiente. Sean cuales sean los resultados, establecer una línea de visión clara con vitalidad puede crear un impulso dinámico.

2. Reconozca lo que hay detrás de la ira y aprovéchelo mejor.

La ira tiene un lugar en el liderazgo. Es una emoción poderosa e impulsa la acción, proporcionando una energía valiosa para debatir preocupaciones y temores y para transmitir urgencia. Desafortunadamente, la ira se utiliza mal a menudo y pierde su eficacia.

Expresar enfado gritando o levantando la voz, cortando a la gente y hablando agresivamente es probable que se encuentre con una fuerte actitud defensiva o un cierre de los demás. Para los líderes, la forma más eficaz de expresar la ira es expresar racionalmente la verdadera preocupación detrás de la ira. En los negocios, la ira suele ser la tapadera de la preocupación o la preocupación por lo que sucederá si algo no sale como estaba previsto. O puede estar protegiendo el miedo y la angustia por las consecuencias de un mal resultado. Con frecuencia, son las emociones detrás de la ira las que pueden ayudarlo a conectarse de una manera más significativa y a fortalecer las relaciones.

La próxima vez que se enfade, tómese un respiro y pregúntese:

  1. ¿Estoy enfadado o siento algo más?
  2. Si responde: «¡Estoy enfadado!» intente pensar en un par de opciones más. ¿Miedo? ¿Angustiado? ¿Preocupado? ¿Acerca de qué?
  3. ¿Cómo puedo expresarme de una manera compuesta para motivar la acción productiva?

Mostrar este tipo de transparencia sobre sus sentimientos puede llamarse vulnerabilidad y puede ser un catalizador para generar confianza, fomentar la colaboración e impulsar a los equipos. Pero para aquellos que no se sientan del todo cómodos con este término, concéntrese en usar su enfado de manera más eficaz. Intente bajar la presión y expresar con calma su decepción por una situación, comparta sus preocupaciones e invite abiertamente a otros a compartir sus puntos de vista. Esto abre una oportunidad para conversaciones sinceras con los miembros del equipo sobre no cumplir un estándar o una expectativa, lo que, en última instancia, puede llevar a su equipo a esforzarse más, corregir errores críticos y, finalmente, abordar problemas de larga data.

3. Impulse una participación más profunda centrándose en el desarrollo.

Entrenar y desarrollar a otros es estadísticamente entre las competencias más sólidas un líder tiene a su disposición para inspirar a la gente a alcanzar altos niveles de rendimiento. Cuando la gente me habla de los mejores líderes para los que trabajaron, esos líderes invariablemente se interesaron por su crecimiento profesional.

Las conexiones emocionales que se establecen a través de la tutoría y el coaching dan sus frutos a largo plazo, para ambas partes. Los líderes que dan prioridad al desarrollo de las personas en su equipo informan que hacerlo las hace sentir poderosas, fuertes, valiosas e importantes. Se enorgullecen de compartir su experiencia y de ver el crecimiento y el éxito de su gente. Los que son entrenados informan de que la confianza que demostró un líder en ellos al invertir tiempo y recursos en su desarrollo les hizo sentir más comprometidos con su trabajo, aumentaron su propia confianza y, en última instancia, mejoraron su rendimiento.

Comunique su compromiso y cree una visión compartida del éxito expresando lo siguiente a quienes entrena:

  1. Su crecimiento profesional es importante para mí y para nuestro equipo.
  2. Confío en sus habilidades y en su potencial.
  3. Estoy dispuesto a invertir el tiempo y los recursos necesarios para ayudarlo a alcanzar sus objetivos.

Centrarse en el desarrollo de las personas que trabajan para usted es una inversión que impulsa los resultados empresariales a largo plazo. El tiempo dedicado a ayudarlos a desempeñarse mejor es lo que impulsa la conexión emocional que conduce a la lealtad de los empleados, la motivación y un mayor éxito para el equipo. Como un jefe que me enseñó una vez compartió: «Mi entrenamiento e inversión en su desarrollo no son del todo altruistas. Sé que cuanto mejor se ponga, mejores serán nuestros resultados».

Es fácil quedar atrapado en un torbellino de todas las cosas que hay que hacer y olvidar que nuestra función principal como líderes es impulsar los resultados a través de los demás. Emplear la emoción como parte de su conjunto de herramientas de habilidades de liderazgo no requiere mucho tiempo aditivo. Requiere un compromiso para comprometerse de manera diferente. Esté dispuesto a compartir lo que siente con la intención de conectarse con los demás y tratar de entender cómo se sienten los demás también. Según mi experiencia, cuanto más trabajen los líderes en esto, mejores serán los resultados de los que lideran.

 

Te pueden interesar

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio.