Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


El mejor consejo que he recibido: Stephen A. Schwarzman, presidente y director ejecutivo de Blackstone Group

Crecí en una pequeña ciudad fuera de Filadelfia y fui a la escuela secundaria local, donde corrí un seguimiento de los cuatro años. Nuestro equipo practicó actividades al aire libre, y en el invierno, en el frío amargo, la experiencia fue bastante miserable. La escuela se colocó en una colina, y mientras corrimos alrededor del estacionamiento […]
El mejor consejo que he recibido: Stephen A. Schwarzman, presidente y director ejecutivo de Blackstone Group
Resumen.

Reimpresión: F0806H

El presidente y CEO del Grupo Blackstone reflexiona sobre el consejo de su entrenador de atletismo de secundaria, quien continuamente le recordó que la persona que está más preparada es la que gana.


Crecí en un pequeño pueblo a las afueras de Filadelfia y fui a la escuela secundaria local, donde corrí atletismo los cuatro años. Nuestro equipo practicaba al aire libre, y en invierno, en el frío intenso, la experiencia fue bastante miserable. La escuela estaba situada en una colina, y mientras corríamos alrededor del estacionamiento el viento azotaba el edificio y nos golpeaba. Teníamos que vigilar cuidadosamente nuestros pasos para no resbalarnos y caer sobre el hielo. Mientras dábamos las vueltas, el entrenador —un joven de 50 años llamado Jack Armstrong— se paraba contra una pared protegida del viento, envuelta en un enorme abrigo, gorro de lana y guantes, aplaudiendo y sonriendo alegremente. Cada vez que el paquete pasaba, gritaba: «Recuerda, ¡tienes que hacer tus depósitos antes de poder hacer un retiro!»

Esta era una escuela pública sin instalaciones especiales, y el equipo estaba formado por atletas promedio con diferentes niveles de inteligencia y motivación. Pero nunca perdimos ni un solo encuentro. Y debido a ese éxito, y tal vez por la forma en que se dio el consejo en sí —lo recuerdo cuando la gente me grita— las palabras del entrenador Armstrong resonaron. He pensado en ellos un millón de veces a lo largo de mi carrera en finanzas, y también han guiado a esta firma.

El entrenador Armstrong me vino a la mente en una de mis primeras semanas en Wall Street, hace 35 años. Me había quedado despierto toda la noche construyendo una hoja de cálculo enorme para estar lista para una reunión matutina. Eran los días previos a Excel, y era una gran hazaña para alguien tan malo en materia estadística como yo hacer todo esto a mano; estaba muy orgulloso de mí mismo. El socio en el trato, sin embargo, echó un vistazo a mi trabajo, detectó un pequeño error y se puso furioso. Mientras me sentaba allí mientras me gritaba, me di cuenta de que estaba recibiendo la versión MBA de las palabras del entrenador Armstrong. Hacer un esfuerzo y cumplir con el plazo no era suficiente. Para decirlo en los términos del entrenador Armstrong, no era suficiente hacer algunos depósitos; tenía que estar seguro de que los depósitos cubrirían cualquier retirada al 100% antes de tomar una decisión o hacer un trato. Si no hubiera hecho todo el trabajo inicial y me hubiera asegurado completamente de que mi análisis fuera correcto, no debería haber presentado nada. Un análisis inexacto produce información errónea y malas decisiones, lo que lleva a perder una enorme cantidad de dinero.

Hoy, cuando estoy bajo presión para tomar una decisión sobre una transacción pero no sé cuál es la correcta, trato desesperadamente de posponerla. Insistiré en obtener más información, en dar vueltas extra alrededor del estacionamiento intelectual, antes de comprometerme. También adopto el mismo enfoque con las personas. Por ejemplo, cuando buscábamos un gestor para poner en marcha nuestro fondo de cobertura a corto plazo, nos entrevistamos durante un año y medio. Era el momento oportuno para esa clase de activos, y si no hacías algo con él, salías perdiendo. Blackstone tardó mucho tiempo y esfuerzo, pero encontramos a un joven gestor de dinero con el que nos sentíamos cómodos y se ha convertido en un activo enorme.

Cada año hablo con nuestros nuevos asociados y les doy este consejo, aunque en mis propias palabras. Esto no es como la escuela, les digo, donde quieres levantar la mano y dar una respuesta rápidamente. La única nota aquí es 100. Los plazos son importantes, pero en Blackstone siempre puedes obtener ayuda para cumplirlos. Como empresa, siempre podemos averiguar cómo dar otra vuelta por el estacionamiento. Porque lo que es cierto cuando el atletismo es cierto cuando se hacen tratos: la persona que esté más preparada para el día del partido será la que gane.


Escrito por
Daisy Dowling




Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.