El futuro de Israel: capacidad intelectual, alta tecnología y paz

“Lo único que los gerentes occidentales escuchan sobre Israel”, dijo Gideon Levitt, gerente de productos del nuevo Centro de Tecnología de Materiales aplicados en Tel Aviv, “está en la noticia. Asentamientos de Cisjordania, Misiles, Rehenes. Y perciben que el gobierno está demasiado involucrado en nuestra vida económica. No es de extrañar que se sientan inhibidos sobre la inversión aquí “. Su exasperación capturó […]
El futuro de Israel: capacidad intelectual, alta tecnología y paz

«Lo único que oyen los gerentes occidentales sobre Israel», dijo Gideon Levitt, gerente de producto del nuevo centro tecnológico de Applied Materials en Tel Aviv, «está en las noticias. Asentamientos de Cisjordania, misiles, rehenes. Y perciben que el gobierno está demasiado involucrado en nuestra vida económica. No es de extrañar que se sientan inhibidos por invertir aquí». Su exasperación capturó la mezcla de economía y política que ha sido la parte del cambio global de Israel. La presencia de su empresa en el país sugiere las formas en que el cambio podría ser ahora más esperanzador sin embargo.

Había venido a Israel durante el verano de 1991 para participar con directivos israelíes en una conferencia sobre globalización, patrocinada por IBM-Israel. El ambiente era serio. Al igual que muchos otros países de la periferia del Primer Mundo, Israel está luchando por encontrar su lugar en la nueva economía global. Pero para los gerentes israelíes, existe un sentido único de urgencia impulsado por la inmigración.

Alrededor de 200.000 inmigrantes han llegado de la Unión Soviética durante el año pasado y, dependiendo de los acontecimientos que se produzca allí, pueden llegar otros 200.000 este año. El Banco de Israel dice que el país necesitará algunos$ 50 mil millones a$ 60 000 millones de capital de inversión en los próximos cinco años. Podría llevar tanto como$ 100.000 para alojar y emplear a cada inmigrante. Un economista estima que Israel tendrá que generar 160.000 nuevos puestos de trabajo para el próximo verano.

En respuesta, Israel está movilizando todos sus ahorros, la judería mundial y el Congreso estadounidense, pero incluso si el Presidente Bush no hubiera pedido retrasar$ 10 mil millones en garantías de préstamos, Israel seguiría esperando caer$ Cortan 20 mil millones.1 Apenas alcanza la inversión extranjera directa neta$ 200 millones en 1990. Con el desempleo a los 12% y la inflación al 20%%, los israelíes ya están sintiendo el pellizco.

Cómo lata la economía crece a un ritmo similar al necesario para asentarse con tanta gente? Hay dos escuelas de pensamiento, cada una a medias, cada una reconocible para los visitantes estadounidenses experimentados en los debates sobre la «política industrial».

La más convencional —llámala escuela del trabajo porque su versión no adulterada se originó en el antiguo Partido Laborista— es común entre los gerentes de las empresas israelíes más establecidas, muchos de ellos en el formidable pero cada vez más insolvente sector público del país o vinculado a él. Estas personas respaldan la política tradicional del estado de ofrecer incentivos inusuales a las operaciones de fabricación. Solo la fabricación intensiva en mano de obra, según su lógica, emplea a personas en número suficiente para ayudar con la crisis migratoria. Y solo los incentivos gubernamentales permiten que la industria compita, dadas las desventajas estratégicas de Israel: salarios comparativamente altos, un siclo israelí demasiado fuerte, ausencia de un puente terrestre hacia los mercados occidentales y guerras.

En realidad, el sector más dinámico de Israel no han sido sus antiguas empresas manufactureras (textiles, electrodomésticos, alimentos procesados) sino las empresas de electrónica avanzada y tecnología de la información. Las exportaciones de alta tecnología han crecido un 20%% por año desde 1985. Los líderes de la escuela laboral, incluidos políticos como Shimon Peres, celebran este crecimiento pero no están seguros de sus implicaciones para el empleo. Teva Pharmaceuticals, por ejemplo, emplea a unas 2.800 personas en aproximadamente$ 250 millones en ventas, mientras que Scitex, líder mundial en autoedición y la estrella de alta tecnología más reciente de Israel, emplea la mitad de esa cifra en igual cantidad de ingresos.

Por lo tanto, la escuela laboral espera que el gobierno israelí amplíe el repertorio de sus subvenciones, préstamos garantizados y exenciones fiscales a los empresarios, extranjeros y nacionales, que pueden demostrar que fabricarán para la exportación o sustituirán a las importaciones. Si se necesita otra empresa conjunta con el gobierno para empezar algo realmente importante, que así sea. Muchos directivos de la conferencia hablaron con aprobación sobre la propuesta de Atari (que posteriormente fracasó) de montar una fábrica de ensamblaje de computadoras personales en el Negev. La fábrica debía haber fabricado 60.000 unidades al año y emplear a unas 1.500 personas. Se había pedido al gobierno que pusiera$ 100 millones y construye una planta de circuitos impresos.

Nada de esto tiene sentido para la escuela de las minorías —llámala escuela del Likud, ya que sus puntos de vista entraron en la política israelí principalmente a través del ala del Partido Liberal del Partido Likud— que sostiene que el propio gobierno es el problema. La escuela del Likud quiere que el gobierno israelí privatice todas las corporaciones públicas, reduzca los impuestos y se salga del camino. Las personas más sofisticadas del Likud han estado siguiendo las tendencias de la globalización (la velocidad de las decisiones, la brevedad de los ciclos de productos) y han llegado a la conclusión que habían apreciado en primer lugar: las decisiones de inversión están más allá de la competencia de la burocracia gubernamental. En su opinión, un capitalismo menos complicado, presumiblemente liberaría la riqueza social de los empresarios israelíes sintonizados con los consumidores y turistas occidentales.

«En lugar de liberar nuestra economía de sus grilletes», escribió el think-tanker de Tel Aviv Daniel Doron el año pasado en el Jerusalem Post, «parece que creemos que otro plan económico más, más subsidios e interferencias —todo lo cual fracasó tan miserablemente en el pasado— nos salvará de repente». ¿La alternativa de Doron? Fuerzas del mercado. Estos han facilitado «hazañas asombrosas de crecimiento», explica, y, como en Hong Kong y Singapur, han absorbido a los inmigrantes «en un número mucho mayor que Israel nunca».

Ahora, hay un escepticismo justificable en ambos lados de este debate. El trabajo tiene razón en que las empresas israelíes sufren desventajas estratégicas que una mano invisible no puede evocarse. De todos modos, el Partido Likud ha estado en el poder desde 1977 y el sector privado apenas ha florecido. El Likud, por su parte, tiene razón al dudar de la solución laborista —más subsidios gubernamentales o propiedad pública— y tiene toda la razón de que Israel ha tenido uno de los sectores públicos más grandes y politizados del mundo democrático, que queda gran parte de él y que gran parte de lo que queda es un lastre para los israelíes crecimiento.

Pero directivos como Levitt, personas que realmente trabajan en mercados globales de alta tecnología, saben que ninguna escuela entiende lo que realmente necesita hacer ahora, que es abrir el país a muchos más empleos como el que ocupa. No tiene sentido empantanarse en una discusión sobre los medios, el «gobierno», cuando los fines no son rectos. Y cuando se trata de fines, la escuela del Likud tiene un punto ciego en común con el laborista, resultado de la dominación cultural del antiguo sionismo laborista en los años de formación de Israel, lo que tiende a obligar al Likud a dudar sobre los empleos de la I+D.

Las polémicas obreras sionistas clásicas enseñaban que los judíos se ganarían la vida y serían autosuficientes con sus manos, no con su ingenio; todos los israelíes mayores de 40 años recuerdan cómo, en las décadas de 1950 y 1960, el estado y la Federación del Trabajo (la Histadrut) puso en marcha enormes fábricas que pusieron a trabajar a un millón de inmigrantes. Por lo tanto, aunque los israelíes aprecian vagamente que la tecnología está transformando la economía mundial y que Israel tiene cierto potencial como centro de investigación y desarrollo de alta tecnología, no consideran que la I+D sea particularmente relevante para la cuestión del empleo. Incluso el pueblo del Likud da por sentado la presunción de los laboristas de que el país necesita mucha más manufactura intensiva en mano de obra, de la misma manera que los abuelos de todos dieron por sentado la agricultura. La gente del Likud duda de que el gobierno debería intentar elegir a los ganadores o asumir un interés mayoritario en nuevas empresas, pero no están en desacuerdo sobre el objetivo.

Además, cuando se trata de nuevos inmigrantes, los compuntos de casi todos sobre la interferencia del gobierno caen en eclipse. El individualismo y el gradualismo del capitalismo industrial occidental —ciertamente la confianza de Doron en el mercado— parecen demasiado distantes para la mayoría de los israelíes. Intuitivamente, esperan una acción colectiva. La escuela del Likud se traga una contradicción única en este contexto, ya que ha hecho causa común con los nacionalistas y fanáticos que quieren que los asentamientos de inmigrantes extiendan la soberanía judía sobre toda la tierra de Israel y que siempre se han sentido bastante cómodos con el poder, si no con la idea, del sector público. Cuando el primer ministro Yitzchak Shamir anuncia nuevos asentamientos en Cisjordania, presupone algo así como una economía de mando.

El sector público en quiebra

¿Por qué, según los puristas del Likud, demasiados gobiernos inhiben el crecimiento? Considere la escala del sector público y cómo se gestiona. Aunque la gente del Likud tiende a pasar por alto esto, la mayor fuga del sector público con diferencia son las Fuerzas de Defensa de Israel. Los israelíes gastan 20 centavos de cada dólar en armamento y preparación, al menos cuatro veces lo que gasta Estados Unidos. Muchas empresas estatales son, en efecto, las proveedoras cautivas de las FDI. Estrictamente desde el punto de vista de un economista, gran parte de esta enorme inversión en capital y mano de obra se desperdicia.

Pero si las FDI son el precio que la economía civil debe pagar para que Israel se encuentre donde está, ¿cómo le va a esa economía? De las seis empresas más grandes de Israel, con aproximadamente$ 3500 millones en ventas, cuatro —la Corporación Eléctrica de Israel, Israel Aircraft Industries, Oil Refineries Ltd., y Dead Sea Works Ltd. (un productor mundial de fosfatos) — son propiedad del Estado. El gobierno mantiene una participación mayoritaria en otras compañías, entre ellas El Al, la aerolínea nacional, Bezek, la multimillonaria compañía telefónica y de telecomunicaciones, y Electra, fabricante de equipos electrónicos.

Las otras dos grandes empresas, Tadiran, el gigante de la electrónica de consumo, y Tnuvah, la antigua cooperativa de marketing agrícola que invierte fuertemente en el procesamiento de alimentos, son propiedad de Koor, el conglomerado propiedad de Histadrut, que también tiene una participación importante en las cementeras Nesher, Makhteshim Chemical Works, y Telecomunicaciones Telrad. La Histadrut sigue controlando también Kupat Holim, el enorme sistema de clínicas y hospitales de salud, y Egged, la cooperativa nacional de autobuses y transporte.

Las estructuras de gestión de estas corporaciones públicas llevan mucho tiempo descentralizadas; el Estado y la Histadrut no han sido aliados desde que el Likud llegó al poder, y los gerentes del sector público no se someten a nada parecido a un plan coordinado. Tanto Bezek como las principales empresas químicas están privatizando a través de la bolsa de valores israelí y buscando socios extranjeros. Sin embargo, las corporaciones del sector público han sido objeto de una considerable interferencia política y apoyo gubernamental a lo largo de los años, y han sufrido por ello.

Un problema evidente es la incompetencia. Apenas el verano pasado, un comité de la Knesset censuró al ministro de comunicaciones, que debe su posición en el gabinete al Partido ultraortodoxo Shas, por nombrar a Akiva Atoun para la presidencia de Bezek. Atoun tiene 37 años y no tiene formación académica ni administrativa en telecomunicaciones. Resulta que es hijo de un miembro del Consejo de Sages de la Torá de Shas. Los trabajos de alta dirección en Koor siempre han sido una ciruela para las personas que han hecho carreras al servicio de Histadrut. Los generales jubilados, no los gerentes profesionales, tienden a tomar el relevo en las industrias de defensa.

Al mismo tiempo, las empresas de propiedad estatal han sido apoyadas por un sistema politizado de subsidios gubernamentales (fondos para inversiones de capital o préstamos de emergencia en tiempos de crisis) que en el pasado equivalía a proteger sus ineficiencias. Dada la frecuencia con la que el dinero se materializaba cuando los gerentes de empresas manufactureras apoyadas por el Estado peregrinaban a Jerusalén, no han tenido ningún incentivo para reestructurarse ni para explorar cómo pueden ser competitivos en términos globales.

Nada de esto significa que las empresas del sector público deban ser mal administradas. El gobierno les ha notificado que tendrán que ser rentables o cerrar; los subsidios operativos violarían los acuerdos de libre comercio de Israel con la comunidad europea.

Y ha habido reestructuración en las industrias de defensa. Rafael, la empresa de investigación de las FDI, ha despedido a 1.500 personas. Cuando Estados Unidos insistió en que Israel cancelara el programa de caza a reacción Lavi, Israel Aircraft Industries se dio cuenta de que su supervivencia dependía de ser más disciplinado en los mercados globales. La dirección recortó a 6.000 de sus 22.000 empleados de la nómina y convirtió a ingenieros cualificados en vendedores. Desarrolló una estrategia para encontrar aplicaciones civiles para su tecnología de aviónica y comunicaciones y mercados en el reacondicionamiento y reacondicionamiento de aviones para las aerolíneas de otros países. La empresa creció casi un 19%% en 1989 y aumentaron las exportaciones en casi un tercio.

Pero el cambio de rumbo del IAI no tiene precedentes. De hecho, las ineficiencias del sector público quedaron al descubierto brutalmente después de 1977, cuando los gobiernos del Likud cortaron el apoyo a muchas empresas de Histadrut. Ata, el conglomerado textil y de confección, fracasó y Solel Boneh, otrora la mayor constructora de Oriente Medio, está al borde de la quiebra. A pesar de todos sus recursos de alta tecnología, la propia Tadiran está ahora al borde del abismo.

Subsidios, inflación, incentivos

¿Es motivo de empleo suficiente, como insiste la Escuela Laboral, para subvencionar la fundación de más grandes empresas manufactureras? Tal vez. Pero los subsidios para empresas poco competitivas también implican déficits presupuestarios crecientes e inmanejables, que a su vez crean presiones inflacionistas ruinosas. La alta inflación desalienta las nuevas inversiones e induce a los políticos a sobrevalorar el shekel israelí, lo que desalienta la inversión extranjera, o corre el riesgo de enajenar a los votantes israelíes, que aún deben importar la mayoría de las cosas buenas de la vida. ¿Cómo, pues, fomentar nuevas inversiones extranjeras? Nuevos incentivos.

El círculo es vicioso. Tampoco es hipotético. Consideremos el historial del gobierno desde 1974, después de que la guerra de Yom Kippur golpeara la economía. El Likud había prometido desencadenar las fuerzas del mercado; hizo fungible la moneda israelí y redujo los aranceles de todo tipo de bienes de consumo importados: televisores, VCR, automóviles. Pero aumentó los subsidios de vivienda y alimentos para complacer a su bloque más ferviente de votantes, los inmigrantes norteafricanos más pobres que habían rechazado a los laboristas, y subvencionó al siclo. Ha defraudado a las empresas laboristas y a los colectivos agrícolas, pero ha invertido subsidios en las empresas estatales de las ciudades en desarrollo y ha ofrecido préstamos irresistibles para iniciar nuevos negocios.

El resultado fue predecible. Los israelíes entraron en la economía mundial, frenéticamente como consumidores, desastrosamente como productores. La inflación subió hasta el punto en que los argentinos se sonrojan, llegando a 1.000% en 1984. La inversión se detuvo. Entre 1977 y 1985, la economía del país simplemente no creció. Solo después de que una coalición Likud-Labor impusiera controles salariales y de precios de emergencia en 1985, la economía empezó a crecer de nuevo, un modesto 3% un año entre 1986 y 1989.

Israel ha recorrido un largo camino desde entonces. Con la inmigración rusa, el crecimiento se sitúa actualmente en 7%. Sin embargo, la mayoría de los nuevos negocios siguen subvencionados, no como las viejas corporaciones gubernamentales, sino con subvenciones más favorables y exenciones fiscales que engendran muchos negocios condenados al fracaso junto con otros saludables.

Para tener una idea de cómo funciona este nuevo sistema de incentivos, y por qué no, considere cómo un empresario israelí aborda la creación de una empresa. Por lo general, no irá a un banco. El gobierno israelí autoriza al Banco de Israel a prestar dinero a los bancos minoristas dentro de los términos de programas de inversión específicos. Los bancos, a su vez, prestan préstamos a personas «calificadas» para pedir préstamos a tipos de interés subsidiados, y el gobierno garantiza que los préstamos se devolverán.

¿Cómo califica uno? El Ministerio de Industria y Comercio tiene categorías específicas o «vías de autorización». Una podría ser esta: una empresa industrial que exportará una parte de su producto e invertirá fuera del centro de Israel, es decir, el Gran Tel Aviv. Una vez aprobada, la nueva empresa recibirá subvenciones gubernamentales que van desde 20% hasta 38% del total de las garantías de inversión y/o préstamo de hasta dos tercios de la inversión y/o una exención fiscal, hasta diez años en algunos casos. Incluso las empresas de Tel Aviv pueden obtener importantes garantías de préstamos y exenciones fiscales. Se ofrecen incentivos similares para proyectos de construcción hotelera y turismo.

Sin duda, el ministerio no carece de una estrategia de gobierno. Los posibles empresarios califican si, para citar el folleto del ministerio, participan en «actividades de alta tecnología o desarrollo de infraestructura». Las empresas califican si están en un «proyecto de desarrollo de software» o pueden «interrumpir y reducir los costos del proceso de construcción sin comprometer la calidad de la construcción». Obviamente, las personas que escribieron estas directrices quieren demostrar que están ansiosas por no proteger a las empresas poco competitivas.

En la práctica, sin embargo, se tardaría una formación talmúdica para interpretar qué empresarios no calificar. Un amigo mío calificó para un préstamo para una empresa muy cuestionable para fabricar botellas de plástico para el mercado local, a pesar de que podría haber recaudado capital dentro de su familia. (Le pregunté por qué había ido al gobierno. Me preguntó si había nacido ayer).

En cuanto a los fabricantes globales establecidos, digamos Ford o Philips, estaría bien si ellos vino a Israel para establecer operaciones de montaje a gran escala. Pero, ¿por qué deberían hacerlo, incluso con incentivos para startups? Las grandes inversiones en manufactura suponen una gran exposición. Sin embargo, los factores de producción van en contra de la manufactura: el mercado local es pequeño, los costos de mano de obra no calificada cuatro veces los de Malasia y dos veces los de Singapur, y los costos de transporte a los principales mercados son relativamente altos.

Ziv Bialik, CEO de Ar-El, una empresa controladora de tres millones de dólares, que se separó de la fábrica textil Argaman, de propiedad pública y en quiebra, lo expresó de esta manera: «Aparte de los gastos de envío, los clientes europeos y estadounidenses no quieren saber que el servicio llega desde Israel. Si un competidor está dentro de 40% de mi precio y calidad, los clientes prefieren al competidor. Están pensando: ‘¿Qué pasa si un Scud te cae encima?’»

Israel no puede esperar convertirse en un centro industrial regional para Oriente Medio, aunque haya una paz perfecta. Si las plantas israelíes no ofrecen ventajas especiales a las empresas que exportan a Bruselas, ¿por qué deberían conferir ventajas repentinamente en El Cairo? Además, las empresas globales fabrican y personalizan dónde se encuentran sus clientes. Los gustos israelíes son diferentes a los de los egipcios o saudíes.

Por lo tanto, los incentivos para startups, como los subsidios operativos, no pueden funcionar cuando no existen ventajas competitivas. Rara vez son necesarias cuando existen ventajas. Con el tiempo, obligarán al gobierno a absorber cada vez más fondos disponibles y a adelantarse a la evolución de los mercados de capitales normales. Tampoco se trata de un punto hipotético. En 1985, las cosas empeorecieron tanto que el gobierno absorbió más que todos los ahorros de la economía, gravando al sector empresarial varios cientos de millones de dólares más que el año anterior. Las cosas han mejorado. Con tipos de interés más bajos, las empresas emitieron sobre$ 750 millones de nuevas deudas el año pasado.2 Pero el presupuesto israelí ha provocado una alta inflación antes y ha deprimido las perspectivas de negocio. La inflación no solo ha significado más desempleo, sino que también ha reducido las fuentes de ingresos gubernamentales esenciales.

¿Quién, entonces, garantiza a las instituciones financieras mundiales que el Banco de Israel honrará su deudas? Esto plantea un punto crucial. Así como el apoyo del gobierno israelí ha enmascarado lo poco competitiva que es la fabricación israelí, el apoyo del gobierno estadounidense ha enmascarado lo ineficiente que es la política del gobierno israelí. A partir de 1978, el Congreso ha bombeado aproximadamente$ 3.000 millones al año en la economía israelí.

La mitad de la ayuda se ha destinado a la aprovisionamiento de material militar estadounidense. Pero la otra mitad, sobre$ 20 000 millones en 13 años, han sido destinados a apoyar los ingresos generales del gobierno o al servicio de su deuda internacional, lo que equivale a apoyar directamente a la economía civil de Israel. El gobierno estadounidense también ha firmado un acuerdo de libre comercio con Israel, que equivale a un regalo para los exportadores israelíes y para las filiales israelíes de empresas estadounidenses que exportan a Europa. El IRS sigue permitiendo a los estadounidenses cancelar las contribuciones caritativas a los proyectos de desarrollo del gobierno israelí, y hace un guiño a los refugios fiscales en los bancos israelíes.

La deuda neta de Israel en la actualidad está disminuyendo ligeramente:$ 16.300 millones en 1990, mientras que su PNB está creciendo hasta casi$ 50 billones. El subsidio estadounidense representó una vez casi un tercio del PNB israelí, nada más. Sin embargo, sin Washington, la economía de Israel podría haberse derrumbado. Con él, Israel simplemente se desenreda.

La promesa de la capacidad intelectual

No hay forma de evitarlo. Lo que ha funcionado suficientemente bien desde 1985 no será suficiente para la crisis que se avecina en la década de 1990. Los israelíes ahora necesitan averiguar cómo servir a los negocios globales, no cómo apoyar la fabricación nacional o seguir una política de sustitución de importaciones. Esto significa especializarse en industrias proveedoras aptas para los recursos de Israel, lo que añade valor a una división internacional del trabajo que los funcionarios gubernamentales pueden hacer poco por controlar.

¿Qué recursos? Poder intelectual. Los israelíes tienen más científicos y técnicos per cápita y las tasas más altas de alfabetización y matemáticas de cualquier nación del planeta. Leen la mayoría de los libros y periódicos. Unos 30% de la población tiene al menos 13 años de educación y 20% posee títulos académicos. Casi una cuarta parte de la fuerza laboral se dedica a profesiones científicas, académicas o técnicas; otra cuarta parte, a ocupaciones industriales calificadas. Israel publica más artículos técnicos y científicos per cápita que cualquier otro país, quizás diez veces más que el segundo lugar, Estados Unidos.

Israel tiene un sistema escolar público sólido, atención sanitaria universal y guardería, cinco universidades importantes, incluida la prestigiosa Universidad Hebrea de Jerusalén, dos institutos de ciencia y tecnología de renombre, los institutos Technion y Weizmann, muchos hospitales docentes, un centro educativo altamente desarrollado una red de televisión y una infraestructura de telecomunicaciones cada vez más sofisticada. El ejército israelí entrena a algunos de los mejores programadores informáticos del mundo que se especializan en la integración de sistemas de gran envergadura. Las fuerzas terrestres de las FDI son una escuela de telecomunicaciones: tecnología y comunicaciones celulares, software, logística.

Y los nuevos inmigrantes rusos tienen niveles aún más altos de educación técnica. Entre los inmigrantes hay 12 veces más personas tituladas en ciencias naturales, 13 veces más ingenieros y arquitectos, 4 veces más técnicos y casi 6 veces más médicos que el resto de la población de Israel. Cerca de 40% han tenido 13 a 15 años de escolaridad, 16%, más de 16 años. Quizás 4.000 están calificados para enseñar en universidades, un gran número de ellos son matemáticos.3 Michael Bruno, ex gobernador del Banco de Israel, afirma que absorber con éxito a un millón de inmigrantes rusos significaría duplicar el valor del capital humano de Israel.

Por lo tanto, si Israel carece de ventajas en la fabricación intensiva en mano de obra, compensa en trabajadores del conocimiento. La productividad en alta tecnología se ha duplicado desde aproximadamente$ 45.000 en ventas por empleado en 1985 a$ 90.000 hoy. Según el Instituto de Exportación de Israel, el valor añadido en las industrias electrónicas israelíes ronda el 70%%, en comparación con unos 40% en todas las demás industrias.

Dov Fruman, CEO de la creciente operación israelí de Intel, cree que la productividad de los tecnólogos israelíes es aún más atractiva que su coste. «Los israelíes son improvisores y trabajadores de redes. El país es pequeño y la gente se conoce. La cultura enseña el inconformismo y, sin embargo, la experiencia del ejército enseña la devoción mutua en condiciones agotadoras». Todo esto equivale a que los equipos de I+D sean aún más vigorosos que los que Fruman ha conocido en Silicon Valley.

Tanto Motorola como Intel han ampliado sus instalaciones en Israel. Motorola ha abierto una nueva planta de ensamblaje integrada por ordenador en la ciudad sureña de Arad. Elisha Yanay, gerente de Motorola Communications Israel Ltd., me dijo que su empresa ahora exporta 100.000 radios al año. Con la exención fiscal de siete años de la empresa y otros subsidios de capital, la fabricación en Israel es tan rentable como en Singapur. También hay subvenciones para I+D, lo que hace que un ingeniero israelí tenga unos 60% tan caros como los ingenieros occidentales. Intel ha aumentado su inversión en su centro de fabricación y diseño de Jerusalén a aproximadamente$ 280 millones, unos$ 80 millones provenientes de una subvención del gobierno.

Pero sería erróneo concluir, como han hecho algunas personas de la Escuela Laboral, que los incentivos del gobierno han sido críticos aquí. La verdadera lección es que las operaciones de fabricación tienen sentido para Motorola e Intel porque el contenido laboral de sus productos finales es trivial en comparación con el contenido científico. Motorola ha llevado a cabo algunas de sus investigaciones más ingeniosas sobre comunicaciones celulares en Israel, cuya escasez de espectro disponible para las telecomunicaciones es aún más aguda que la de la ciudad de Nueva York.% de las ventas de Motorola-Israel es el fruto de la I+D local. Intel, por su parte, realizó algunos de sus trabajos más importantes en el microprocesador 386 de su planta de Jerusalén.

De hecho, Motorola e Intel obtuvieron subsidios para construir plantas que probablemente tenían buenas razones económicas para construir de todos modos, teniendo en cuenta los beneficios de la fabricación junto a sus centros de diseño. National Semiconductor desarrolló su chip «pez espada», capaz de implementar 100 millones de instrucciones por segundo, en su centro de diseño de Herzliyah, y fabrica el chip en su fábrica de Migdal Ha’Emek, a una hora en coche.

La misma lógica (poca mano de obra, alta ciencia) se aplica a las empresas israelíes. Los centros de mecanizado de precisión de Iscar Ltd., una empresa privada, exportaron algunos$ 120 millones en piezas terminadas a Estados Unidos y Europa en 1989. En Iscar Ltd., al igual que en la planta de Arad de Motorola, la mayor parte del valor añadido está en la configuración y gestión del sistema de producción avanzado.

¿Trabajos de alta tecnología?

Por lo tanto, las empresas más rentables de Israel serían las más puras empresas de alta tecnología: boutiques de software, empresas especializadas en chips, actores especializados en biotecnología, diseñadores de equipos médicos, consultores de fabricación integrados por ordenador. Los siguientes serían los fabricantes de alta tecnología como Intel e Iscar. Sin embargo, no está claro qué otro tipo de empresas israelíes podrían ser mínimamente competitivas en la economía global. Si subvencionar las manufacturas que requieren más mano de obra no es el camino correcto, ¿puede Israel esperar crecer?

La escuela laboral tiene motivos para el pesimismo. Si bien las ventas de alta tecnología han crecido$ 2 mil millones a$ 3 000 millones entre 1985 y 1989, el número de empleados en electrónica de alta tecnología ha disminuido, de un máximo de 38.000 en 1984 a poco más de 33.000 en la actualidad. La proporción de trabajadores de alta tecnología que no son científicos ni técnicos sigue bajando, a menos de 50% en 1989. Esta tendencia ha suscitado dudas comprensibles sobre si la alta tecnología empleará alguna vez a suficientes personas para gestionar la inmigración soviética.

Además, las ventas han sólo crecido hasta$ 3.000 millones, un rendimiento no muy sólido. El PNB de Israel en 1989 fue$ 44 mil millones, lo que significa que solo unos 7% de la economía se centra en los mercados en crecimiento y se especializa en productos de vanguardia y altamente compensados. Y solo cuatro empresas israelíes representan gran parte del crecimiento de alta tecnología de Israel: Israel Aircraft Industries con aproximadamente$ 1.300 millones de dólares en ventas, Tadiran con aproximadamente$ 800 millones, el grupo de electrónica Elron con aproximadamente$ 550 millones y Scitex.

Sin embargo, las preocupaciones laborales son exageradas. No hay ninguna razón por la que la alta tecnología no pueda crecer para emplear a un gran número de israelíes. Muchas pequeñas empresas pueden emplear a tantas personas como a unas cuantas grandes. Aproximadamente 350.000 empresas estadounidenses, que emplean a menos de 500 empleados, son responsables de unos 50% del valor añadido de los productos fabricados en Estados Unidos. En Massachusetts, un estado con un perfil demográfico y educativo similar al de Israel, unas 300.000 personas trabajan en la economía de alta tecnología: en software, consultoría, educación y fabricación de hardware.

Incluso los kibbutzim reflejan esta tendencia. Los que no sobreviven con el subsistir se han diversificado en actividades de alto valor agregado y cualificación. Por ejemplo, IBM aprobó recientemente el cable «token ring» libre de halógenos del Kibbutz Teldor para su uso con computadoras IBM, la tercera empresa del mundo en ganar esta distinción. El desafío para otros emprendedores israelíes es encontrar un nicho en la cadena de suministro global.

Y el trabajo del conocimiento puede dar sus frutos, incluso para personas no calificadas para trabajar en empresas de alta tecnología. Los ingenieros privados ganan hasta el doble de lo que ganan sus colegas de una universidad o de una empresa pública. Los salarios más altos estimularían el sector de servicios israelí, los restaurantes y tiendas donde trabajan personas menos educadas. Y un sector de servicios israelí desarrollado sería mejor para la industria turística, que sigue siendo pequeña a pesar de las notables antigüedades y kilómetros de playas de Israel.

El marketing lo es todo

Así que la teoría del crecimiento laborista es un anacronismo. Esto no reivindica la fe del Likud en el laissez-faire. La competencia es buena; también es donde empiezan los problemas reales. Después de todo, la libre empresa significa que las empresas mejor posicionadas, procedentes prácticamente de cualquier lugar, son libres de vencer a los israelíes hasta el final. Incluso en alta tecnología, los israelíes tienen una desventaja particular que debe abordarse.

Con pocas excepciones —los escáneres CAT de Elcint me vendrán a la mente— las empresas israelíes de alta tecnología no fabricarán productos de hardware que los consumidores extranjeros puedan ver jamás. En la nueva economía global, miles de pequeñas empresas de alta tecnología, en sí mismas empresas globales, apoyan a relativamente pocos fabricantes de productos de consumo. La competencia en bienes de consumo se lleva a cabo a una escala que ninguna empresa israelí puede esperar igualar.

Las empresas de consumo globales como Sony, Volkswagen o Xerox tienen enormes recursos para gastar en el diseño y la personalización de sus productos. Más importante aún, tienen músculo en los canales de distribución. Ninguna empresa israelí tiene este tipo de ventaja de marketing, por muy ingenioso que sea su producto final. Incluso si un producto es realmente brillante, un nuevo periférico para un PC, por ejemplo, ¿cuánto tiempo pasaría antes de que una empresa coreana lo derribe? Sin duda, el kibutz Teldor no espera un monopolio de los cables informáticos libres de halógenos.

Los clientes de las exportaciones israelíes serán otras empresas más grandes. La oportunidad para los empresarios israelíes de alta tecnología es absorberse en los programas de I+D de los fabricantes mundiales: en la innovación de componentes de alta tecnología, en el diseño de sistemas de información, controles y software, en la investigación biológica o en la fabricación de piezas o subconjuntos integrados por computadora.

Esta no es una oportunidad pequeña. El comercio internacional de alta tecnología está aumentando mucho más rápido en componentes que en productos terminados. Entre 1985 y 1989, las importaciones estadounidenses de productos electrónicos de consumo aumentaron alrededor de un 15%%, de aproximadamente $ 14.400 millones a$ 16,7 millardos. Pero las importaciones de componentes electrónicos aumentaron casi un 70%.%, de $ 5,8 mil millones a$ 8,3 billones. Y las importaciones de piezas de estado sólido se duplicaron con creces hasta$ 12,3 billones. Los componentes representan una parte cada vez mayor del comercio dentro de las empresas globales. También tienen en cuenta las relaciones comerciales entre proveedores y fabricantes de equipos originales.

En este momento, solo unos 14% de las ventas israelíes en alta tecnología y 14% de exportaciones está en componentes. Esto debe cambiar. Pero los empresarios israelíes no conocerán los planes de sus clientes potenciales solo leyendo Al revés revista o volando a San José. Tienen que ser capaces de aprender de primera mano qué tipo de software podría necesitar IBM, qué chip especializado podría necesitar Siemens, qué especificaciones de rendimiento podría necesitar General Electric para una pala de motor a reacción en particular o qué medicamentos especiales Bayer podría considerar marketing.

Y más allá del conocimiento de los clientes, está la cuestión de la confianza. El CEO de IBM-Israel, Yehoshua Maor, lo expresó de esta manera: «IBM no dará negocios a extraños». Llegar con una oferta baja no es suficiente para garantizar el inicio de una relación de suministro. Los gerentes necesitan una introducción adecuada; los responsables de aprovisionamiento de las empresas globales deben creer que hay una base para trabajar juntos a largo plazo.

Un paso importante que podría dar el gobierno israelí sería reclutar el apoyo de los miles de israelíes que trabajan actualmente en la alta tecnología estadounidense. A Shmuel Halevi, vicepresidente del Grupo de Investigación Tecnológica con sede en Boston, le gustaría que el gobierno iniciara una empresa de consultoría de inversiones en los Estados Unidos. Lamenta el hecho de que los mismos viejos prejuicios sionistas que incitan a los funcionarios israelíes a «asentar a los inmigrantes» tienden a ponerlos en contra de los israelíes que han abandonado el país.

El gobierno también debería mejorar las telecomunicaciones. Gideon Levitt explicó que su empresa ha buscado a Bezek para servicios de datos multiplex de alta velocidad para que Applied Materials pueda comunicarse más fácilmente con Santa Clara. En su forma actual, los servicios de telecomunicaciones israelíes que facilitan la conmutación directa de paquetes y la transferencia digital son demasiado caros para utilizarlos de forma rutinaria.

En cualquier caso, el gobierno ha concentrado sus esfuerzos en fomentar las joint venture entre empresas globales y programas de enlace industrial en las principales instituciones educativas. Yeda, la oficina de programas corporativos del Instituto Weizmann, trabaja con inversores potenciales para reunir el talento científico del instituto para empresas prometedoras. Hay un programa similar en la Universidad Hebrea llamado Yissum, otro en la Universidad de Tel Aviv llamado Ramot y otro en el Technion. Y muchas de estas empresas pueden ser sembradas por la Binational United States-Israel Industrial Research and Development Foundation, una$ Fondo de dotación de 100 millones creado conjuntamente por los gobiernos israelí y estadounidense para patrocinar investigaciones conjuntas. Sus proyectos han generado cerca de mil millones de dólares en ventas en los últimos diez años.

No es un mal enfoque. Cuando las empresas globales aportan su conocimiento del mercado y su poder de distribución a una asociación tecnológica, los resultados pueden ser espectaculares. Quizás la empresa reciente más exitosa de este tipo sea Interpharm, un$ 25 millones de empresas farmacéuticas con 250 empleados, 45 de los cuales son doctorados y 90 científicos bien capacitados, que fabrican una forma de interferón y medicamentos para la fertilidad. La fuerza motriz detrás de la empresa fue el grupo Ares-Serona, un$ 800 millones de empresas farmacéuticas suizo-italianas con un amplio conocimiento del entorno normativo europeo. Ares-Serona posee alrededor de 76% de las acciones de la nueva compañía; el resto cotiza en bolsa en NASDAQ.

Además, el gobierno ha abierto una Oficina del Científico Jefe en el Ministerio de Comercio e Industria, le dio aproximadamente$ 200 millones el año pasado, y le autorizó a participar en hasta 50% de la capitalización de las empresas de I+D que prometen fabricar en Israel. En cierto modo, el sistema de incentivos de Israel ha creado así un fondo de capital riesgo. Las startups pueden llegar hasta$ 150.000. Incluso empresas como la división de comunicaciones de Motorola han ganado un$ 25.000 por subsidio de ingeniero para determinadas empresas.

Pero el gobierno también ha impuesto restricciones a las empresas de I+D que son un retroceso al pasado. Yoram Karmon, CEO de Interpharm, es inflexible: «No nos llevaríamos el dinero del científico jefe. Tienes que demostrar que vas a exportar productos manufacturados y que no estás «alienando la ciencia original israelí a los extranjeros». ¿Qué otra razón tienen que venir? El dinero está bien, pero todo forma parte de un sistema anacrónico que realmente desalienta a los emprendedores externos, a las mismas personas a las que necesitamos entrar, invertir en una asociación y enseñarnos dónde están nuestros próximos mercados».

Karmon tiene razón. Aunque Motorola e Intel han prosperado con el sistema actual, en realidad son la mejor prueba de la vigorosa actividad económica que se podría generar con solo exponer a los empresarios israelíes de I+D a los mercados mundiales. La verdadera virtud de tener muchos centros tecnológicos en Israel no está en los puestos de trabajo que crean directamente (Intel solo emplea a 2.500 personas), sino en el conocimiento del mercado y en la base de clientes que generan para los potenciales empresarios israelíes.

Moshe Stark dirigió una vez el centro de diseño Intel en Haifa. Se separó y fundó su propia empresa, i-Sight, que se especializa en tecnología de visión. Basándose en el trabajo realizado con IBM, una startup llamada FRANZ desarrolló un dispositivo de interfaz para mejorar el análisis de imágenes ecográficas de tumores cancerosos. IBM ha realizado un importante trabajo de desarrollo de software en su centro de Tel Aviv. El año pasado IBM dio a las empresas israelíes de software y diseño algunos$ 80 millones en negocios. Fruman estima que por cada centro tecnológico del país hay cuatro startups.

Y la experiencia de Karmon en la globalización de Interpharm sugiere otra razón por la que los empresarios israelíes necesitan socios extranjeros, o al menos exposición al mercado, mucho más que las rupturas gubernamentales. Las empresas israelíes tendrán sus principales clientes en Estados Unidos y Europa; es aquí donde tendrán que catalizar sus estructuras de gestión más importantes, especialmente las organizaciones de ventas y servicios. Esto significa obtener un capital importante en el extranjero para crear una filial extranjera.

Incluso las empresas de alta tecnología que han contado con el apoyo constante del gobierno israelí han tenido que acudir a los mercados de capitales estadounidenses. Uziah Galil, la fuerza motriz del grupo electrónico Elron, se ha concentrado en crear filiales colaterales en EE. UU. y Europa, y en la actualidad varias de sus principales empresas (Fibronics, Zoran, Chip Express y otras) tienen sede en Estados Unidos y son propiedad parcial de inversores estadounidenses.

Pero los «extraños» no pueden ir más a los mercados de capitales estadounidenses o europeos de lo que pueden llamar a las puertas de Xerox PARC o Eindhoven y esperar que les den la bienvenida. Galil ha tenido una conexión muy conocida con el ejército israelí. Con Interpharm, el apoyo de Ares-Serona fue crucial para el éxito de su oferta pública inicial en NASDAQ.

Los centros tecnológicos necesitan paz

Para ser justos, la gente de la escuela del Likud muestra signos de estar en esta nueva lógica. El gobierno anunció recientemente otro nuevo sistema de incentivos, esta vez para fomentar la inversión en I+D. El programa financia, entre otras cosas, 20% de gastos generales para empresas extranjeras que subcontratan trabajos de I+D para pequeñas empresas israelíes e invita a establecer asociaciones de I+D entre empresas estadounidenses y sus filiales israelíes. El científico jefe está cediendo en la exportación de propiedad intelectual.

Lamentablemente, este nuevo estímulo a la I+D palidece junto al desaliento mucho mayor para las empresas globales, que, en el pasado, al menos, la gente del Likud ha estado menos dispuesta a hacer mucho: la guerra entre israelíes y palestinos. Este no es el lugar para examinar si el gobierno israelí ha hecho todo lo posible para lograr la paz. Eso, como lamenta Gideon Levitt, está en las noticias. La cuestión es, más bien, económica: ¿cómo debería el gobierno hacer frente al imperativo sin precedentes del país de crecer en la economía global actual?

En este contexto, el paso más importante que podría dar el gobierno es seguir adelante con el proceso de paz. Ziv Bialik, que dudaba de las oportunidades de empleo de la alta tecnología, afirma que la paz «cambiaría drásticamente el escenario». Por su parte, Dov Fruman reconoció que la presión militar crea graves distracciones: los ingenieros tienen que hacer de 30 a 40 días de servicio militar al año; siempre existe el temor de que se interrumpan los proyectos de investigación crítica. «El gobierno no necesita hacer una paz final para impulsar la alta tecnología de manera significativa», dijo Fruman. «Solo tiene que demostrar que está yendo voluntariamente por el camino de las negociaciones, que es probable que haya cierta estabilidad aquí».

En realidad, habría una payoff inmediata para el tipo de proceso de paz reactivado que Fruman prevé. Es probable que los invasores más obvios del know-how israelí sean aquellas empresas globales que se dedican a la electrónica avanzada y la fabricación, están acostumbradas a trabajar con proveedores lejanos a través de redes electrónicas, pero son notoriamente ligeras en las personas que pueden realizar trabajos avanzados de integración de sistemas, software desarrollo y diseño de chips: las principales empresas japonesas, es decir, ninguna de las cuales tiene centros tecnológicos en Israel.

¿Por qué los japoneses se alejan? La razón es sencilla: el boicot árabe. Todos los estados árabes, excepto Egipto, que firmó la paz con Israel en 1978, se niegan a importar los productos de empresas a las que los israelíes tienen valor añadido. La mayoría de las empresas japonesas han aceptado discretamente los términos del boicot económico árabe desde sus inicios; han elegido a los consumidores árabes y las buenas relaciones con los productores de petróleo árabes por encima de Israel.

Es cierto que ha habido algunas fisuras en la pared. El verano pasado, Nemic-Lambda, el gigante proveedor de fuentes de alimentación y otros equipos electrónicos de Mitsubishi, anunció un$ Acuerdo de 4 millones en el que se hace cargo de una empresa de electrónica israelí para poner en marcha una filial de Lambda. Rikihiro Madarame, presidente de Lambda, dijo al Jerusalem Post, «Muchas empresas japonesas ya están en contacto con empresas israelíes debajo de la mesa». Pero, ¿qué haría que las cosas avanzaran por encima del tablero? Profesó optimismo, sin embargo admitió que muchos de sus amigos y miembros de otras empresas japonesas le habían advertido contra la medida debido al boicot.

Los otros inversores naturales en Israel serían las empresas europeas, especialmente las alemanas (Siemens, Volkswagen, Daimler-Benz y sus proveedores) que tienen un deseo especial de ver prosperar a Israel. Es plausible que las empresas europeas vean a Israel no solo como un lugar para hacer I+D sino también, dado el conocimiento lingüístico de la gente, como socio en la expansión hacia Europa del Este y como un lugar para fabricar con precisión componentes para operaciones de ensamblaje en Europa y Oriente Medio.

Las grandes empresas europeas, por su parte, no han sido intimidadas por el boicot, pero las medianas empresas, la parte más dinámica de la economía alemana, no han invertido en Israel casi tanto como cabría esperar. Quizás sea el boicot, quizá sea el miedo a quedar atrapado en una zona de guerra. Tras más de 50 años de conflicto armado, ¿cuál es la diferencia?

El gobierno israelí, como es comprensible, insiste en que hay una diferencia. Quiere que las empresas globales consideren el boicot como un acto típico de agresión árabe. Los estados árabes responden que los asentamientos israelíes en Cisjordania son una preferencia a cualquier paz concebible. Pero se pueden debatir estas cuestiones sin cesar sin mejorar la vida de nadie. Los ministros de Asuntos Exteriores de la Comunidad Europea han señalado implícitamente este punto al expresar su aborrecimiento del boicot, al tiempo que estipulan que Israel puede esperar ser considerado como miembro asociado de la CE solo si deja de asentarse en Cisjordania.

La lógica de este intercambio atrae a la comunidad empresarial israelí, independientemente de la escuela o la fiesta. El verano pasado, los estados árabes ofrecieron a Israel un acuerdo provisional: poner fin al boicot a cambio de poner fin a un mayor asentamiento del territorio ocupado. Ninguno de los directivos con los que hablé pensaba que esta oferta significaba el fin del conflicto, pero nadie la veía como una oferta que el gobierno pudiera rechazar.

Los gobiernos israelíes, tanto laboristas como del Likud, siempre han tratado de hacer realidad los intereses de Israel sin parecer traicionar las presunciones del sionismo, lo que a veces no es una hazaña insignificante. Durante una generación, la ayuda estadounidense ha hecho que parezca posible que los israelíes nunca tengan que elegir realmente.

Sin embargo, hoy Israel puede tener toda la tierra de Israel o puede tener una parte de la economía global. Puede tener otro asentamiento en Cisjordania o un centro tecnológico de Toshiba. No puede tener las dos cosas. Y la llegada de tantos inmigrantes soviéticos ha dejado muy claro que hay que tomar una decisión rápidamente. Hay niños en casa, adolescentes que educar, sostén de la familia que emplear. Lo cual es otra forma de decir, quizás, que no hay elección.

1. Haim Ben-Shachar, «Directrices de política para la absorción de la inmigración», El foro, Invierno-primavera, 1991, pág. 9.

2. Pinchas Landau, «El camino por delante», publicación del Centro de Progreso Económico de Israel, Tel Aviv, pág. 6.

3. Véase Avishai Margalit, «La gran esperanza blanca», New York Review of Books, 27 de junio de 1991, p. 19.


Escrito por
Bernard Avishai



Related Posts
Enfóquese intensamente en algunas ideas de innovación

Enfóquese intensamente en algunas ideas de innovación

Las compañías globales que son los más exitosas para lograr el crecimiento a través de la innovación (a diferencia de las adquisiciones) tienden a dedicar sus energías a una pequeña cantidad de ideas de avance. Ellos seleccionan las iniciativas con el mayor potencial de mercado y el mariscal sus recursos para desarrollarlos. Los líderes deben ser alentados por esto, ya que continúan [...]
Leer más
Cómo Toyota saca la mejora de la línea del frente

Cómo Toyota saca la mejora de la línea del frente

Toyota es famoso por su sistema de producción de Toyota, un enfoque que realiza efectivamente los trabajadores de la línea frontal para mejorar su trabajo. Como discutí en mi última publicación, "Tirar" la mejora de la primera línea es fundamental para mejorar continuamente las operaciones, y Toyota lo hace muy bien. Las empresas que "empujan" mejoras en el trabajo desde la parte superior generalmente generan tepid [...]
Leer más
Lo que el atuendo de los trabajadores minoristas comunica a los clientes

Lo que el atuendo de los trabajadores minoristas comunica a los clientes

La investigación de los autores descubrió que los compradores tenían casi el doble de probabilidades de interactuar con un empleado vestido formalmente que uno que estaba vestido informalmente, creyendo que los empleados más formalmente vestidos tenían más experiencia que sus compañeros vestidos de casualidad. Esto elevó sus expectativas de obtener un mejor servicio. A medida que los compradores regresan al comercio minorista en persona, los gerentes deben permitir flexibilidad en el código de vestimenta de sus empleados para comunicar a los compradores qué empleado es el mejor para pedir ayuda.

Leer más
Olvídese de los descuentos

Olvídese de los descuentos

Las empresas inteligentes utilizaron precios adaptativos para salir de la recesión. Ahora es el momento de reprarse por la recuperación.
Leer más
Superando los límites de la personalización

Superando los límites de la personalización

El termostato de nido recién adquirido de Google rastrea los movimientos de las personas alrededor de su casa y "aprende" lo cálido que les gusta mantener las habitaciones. Facebook ofrece una aplicación que enciende el micrófono del dispositivo de una persona y escucha los sonidos que se recoge, aparentemente para dirigirse mejor la música y las opciones de TV. El nuevo teléfono inteligente de Amazon tiene cámaras [...]
Leer más
Cómo elegir la técnica de previsión correcta

Cómo elegir la técnica de previsión correcta

En prácticamente todas las decisiones que hacen, los ejecutivos hoy consideran algún tipo de pronóstico. Las predicciones sólidas de las demandas y las tendencias ya no son artículos de lujo, sino una necesidad, si los gerentes deben hacer frente a la estacionalidad, los cambios repentinos en los niveles de demanda, las maniobras de corte de precios de la competencia, las huelgas y los grandes columpios de la economía. El pronóstico puede ayudarlos [...]
Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio