El estereotipo de la «mujer negra enojada» en el trabajo

Los investigadores exploran de dónde proviene, por qué es tan destructivo, y cómo desmantelarlo.

El estereotipo de la «mujer negra enojada» en el trabajo

Más de 50,000 líderes se mantienen al día con el futuro de los negocios.

Reportes radicalmente breves que ahorran 2,000+ horas de investigación

Estás aprendiendo en buena compañía

logo amazon
logo salesforce
logo mercadolibre
logo google
logo femsa
logo aeromexico
Resumen.

El estereotipo de la mujer negra enojada existe en muchas partes de la cultura estadounidense, incluido el lugar de trabajo. Los estudios muestran que las personas en las organizaciones creen que las mujeres negras tienen más probabilidades de tener personalidades beligerantes, polémicas y enojadas, una suposición que no se asigna tan fácilmente a otros hombres y mujeres. Estudios recientes sugieren que esta percepción negativa es un fenómeno único para las mujeres negras, y los investigadores sugieren que cuando las mujeres negras expresan su enojo en el trabajo, su liderazgo y potencial se ponen en tela de juicio.


El estereotipo de la mujer negra enojada ha penetrado en muchas partes de la cultura estadounidense, incluido el lugar de trabajo. Este estereotipo generalizado no solo caracteriza a las mujeres negras como más hostiles, agresivas, autoritarias, ilógicas, malhumoradas y amargas, sino que también puede estar impidiéndoles realizar todo su potencial en el lugar de trabajo y dar forma a sus experiencias laborales en general.

La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos dice que las mujeres negras representan casi 7% de la fuerza laboral, y aún así, están muy subrepresentados en los puestos de liderazgo, especialmente entre los directores ejecutivos de las compañías Fortune 500. Ursula Burns, exdirectora CEO de Xerox, se convirtió en la primera mujer negra CEO de Fortune 500 en 2009. A partir de 2021, CEO de Walgreens, Rosalind Brewer y la directora ejecutiva de TIAA, Tasunda Brown Duckett, son las únicas dos mujeres negras que actualmente ocupan ese cargo. En general, el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos informa que en 2020, La tasa de desempleo de las mujeres negras fue del 10,9%, en comparación con el 7,6% de las mujeres blancas.

Estas realidades llevaron a nuestro deseo de mirar más de cerca el estereotipo de la mujer negra enojada. Argumentamos que las empresas podrían perder la contribución total de las mujeres negras en sus organizaciones debido a esta imagen.

De dónde vino el estereotipo de la mujer negra enojada

Notablemente, caracterizar a las mujeres negras como ruidosas, irascibles, demasiado directas, y simplemente enojadas, no es una práctica nueva. En su libro¿No soy una mujer? : Mujeres esclavas en la plantación sur, la profesora de historia de la Universidad de Rutgers, Deborah Gray White, señala que la imagen de la mujer negra enojada está profundamente arraigada en la cultura estadounidense y se remonta a la esclavitud en los Estados Unidos.

El tropo ha sido un perfil prolífico durante décadas en política, libros, películas y, concretamente, programas de televisión populares. De hecho, muchos personajes que son bienvenidos como favoritos culturales utilizan el estereotipo de una mujer negra enojada. Hay zafiro en Amos y Andy en los años 50 y Florencia en Jeffersons en los 70. El comediante Martin Lawrence interpretó a Sheneneh en su comedia homónima de los 90, y hoy la estrella de telerrealidad Nene Leakes es una de las favoritas de los memes, irradiando desaprobación y descaro. (El famoso y expresivo rollo de ojos de Leaks es marcadamente inmortalizado en el Smithsonian Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana.) La mujer negra enojada es una imagen que se siente familiar en la cultura pop y en la vida organizacional.

Cómo afecta al lugar de trabajo

La ira es una emoción que se expresa comúnmente en el lugar de trabajo. Pero nuestra investigación ha encontrado que cuando algunas personas ven que una mujer negra se enfada, es probable que atribuyan esa ira a su personalidad, en lugar de a una situación incitante.

Esto puede explicarse por la teoría de la atribución, una teoría psicológica que analiza si las personas atribuyen las causas del comportamiento a interno o externo características. Una atribución interna ocurre cuando se percibe que el comportamiento se refiere a la persona misma. Por ejemplo, podemos pensar que una mujer negra expresa enojo porque tiene una disposición airada. Una atribución externa se produce cuando el comportamiento se atribuye a una situación frustrante o injusta. En este caso, si vemos a un empleado expresando enfado con un supervisor, podemos creer que es porque su jefe la trata injustamente, lo que lleva a suposiciones menos negativas sobre la persona.

Como investigación en el Revista de Personalidad y Psicología Social señala, los estereotipos provocan atribuciones internas.

Una mirada más profunda

Para obtener más información sobre el estereotipo de la mujer negra enojada, llevamos a cabo dos experimentos que analizaron las reacciones cuando las personas expresan enojo en el trabajo. En nuestro primer experimento, pedimos a más de 300 estudiantes universitarios de negocios que vieran uno de los ocho videos, en los que observaban a un supervisor masculino de uno de sus empleados. En cada video, había tres factores en juego: raza, género y respuesta emocional del empleado. (El empleado era negro o blanco, hombre o mujer, y estaba enojado o neutral). Cuando el empleado estaba enojado, su tono comenzó a aumentar, y finalmente gritó y gritó al supervisor.

Después de ver el video, los participantes del estudio respondieron a una serie de preguntas, incluidas preguntas sobre las atribuciones (por ejemplo, ¿la ira del empleado era interna o externa?) evaluaciones de desempeño (por ejemplo, ¿este empleado tiene un buen desempeño?) y capacidades de liderazgo (por ejemplo, ¿sería este empleado un buen líder?).

Nuestros resultados encontraron que los participantes tenían más probabilidades de atribuir la ira de las empleadas negras a las características internas o a su personalidad. Esto tuvo consecuencias negativas porque las atribuciones internas se tradujeron en calificaciones de desempeño más bajas y evaluaciones de liderazgo. Es importante tener en cuenta que la demografía de los participantes del estudio no afectó los resultados; ya sea hombre o mujer, negro o blanco (u otras razas), los participantes tenían más probabilidades de atribuir a una mujer negra que expresaba ira a su personalidad.

Más información

Realizamos un segundo experimento para ver si las expresiones de ira de las mujeres negras activaban el estereotipo de la mujer negra enojada en la mente de las personas que la observaban. Usamos una configuración similar a la del primer experimento, sin embargo, esta vez, solo observamos a las empleadas, ya que, en el primer experimento, no encontramos ningún efecto en los hombres.

En nuestro segundo experimento, la muestra incluyó a 253 adultos que trabajaban en diferentes industrias en los Estados Unidos. Se les pidió a los participantes que imaginaran que eran representantes de ventas en una empresa de marketing, y que un día en el trabajo, otro empleado de la misma empresa de marketing se acercó a su escritorio para hablar. Luego, los participantes escucharon una de las cuatro grabaciones de audio de sus compañeros de trabajo. Las grabaciones retrataban a una actriz negra o a una actriz blanca, y se expresaba enfado o no lo era. Usamos clips de audio en lugar de videoclips para evitar distracciones, como la apariencia del empleado. El empleado en el clip de audio que se acercó al escritorio tenía un nombre tradicionalmente negro, Lakeisha, o un nombre tradicionalmente blanco, Claire.

En la grabación, Claire o Lakeisha dijeron a los participantes que los había visto llegar tarde al trabajo, y cómo había mencionado muchas veces antes que su tardanza no era profesional. En las grabaciones que incluían expresiones de ira, Lakeisha o Claire expresaron un tono severo y hostil, levantaron la voz y sonaron notablemente molestas e indignadas por la tardanza de la participante. Estas afectaciones de la voz estuvieron ausentes en las demás grabaciones. Después de escuchar el video, los participantes respondieron preguntas sobre estereotipos, tales como: ¿Las mujeres negras son agresivas? También respondieron a una serie de preguntas sobre atribuciones, evaluaciones de desempeño y capacidades de liderazgo.

En el segundo experimento, los participantes tenían más probabilidades de atribuir la ira de la empleada negra a características internas (su personalidad) porque el comportamiento les recordaba el estereotipo de una mujer negra enojada. Una vez más, esta reacción tuvo consecuencias negativas para la mujer negra, lo que llevó a evaluaciones de desempeño más deficientes y una menor evaluación de sus capacidades de liderazgo, incluso cuando controlaba por el género y la raza de los participantes del estudio.

Nuestra investigación muestra que no todas las personas reciben el mismo trato cuando se trata de expresar enojo en el lugar de trabajo, y las personas reaccionan más negativamente a las mujeres negras que expresan enojo porque activan el estereotipo de una mujer negra enojada y las atribuciones internas. Sin embargo, hay poca evidencia lo que sugiere que las mujeres negras están más enojadas que las blancas.

Las organizaciones pueden tomar medidas para ayudar a sus empleados a superar el estereotipo de la mujer negra enojada en el lugar de trabajo. A continuación se ofrecen algunos consejos para ayudar a identificar, analizar y responder a esta caracterización.

Reconozca que el problema existe. Parece sencillo reconocer el problema, pero la ignorancia (ya sea intencional o no intencional) puede obstaculizar fácilmente la toma de conciencia. Una investigación de la Facultad de Derecho de la Universidad George Washington ha indicado una vez que las personas toman conciencia de los diferentes prejuicios y estereotipos, es más probable que los reconozcan cuando aparecen y son menos susceptibles de sucumbir a la influencia de sesgo.

La mayoría de la gente quiere tener una visión positiva de sí mismos (llamado sesgo de autopositividad), lo que podría impedirles ver los estereotipos que tienen. Los esfuerzos para crear conciencia (como la capacitación) pueden ayudar a frenar la discriminación.

Sé empático. Es poderoso ponerse en los zapatos de alguien. Otra forma de combatir el estereotipo de la mujer negra enojada es reflexionar sobre sí misma. Piense en cómo reaccionamos y, lo que es más importante, trate de comprender las experiencias de nuestros compañeros de trabajo durante la jornada laboral.

Si un empleado está enojado, antes de llegar a una conclusión, pregunte por qué está experimentando emociones tan fuertes. No se basen simplemente en suposiciones sobre su personalidad. En cambio, pregunte, escuche, aprenda y luego reflexione. Además, piensa en un momento en el que te enojaste en el trabajo. ¿Cómo reaccionaron las personas y cómo esperabas que respondieran a tu enfado?

Sea intencional. No tienes que dejar que el estereotipo permanezca indiscutible. Piense en sus próximos pasos para combatir el estereotipo de la mujer negra enojada. Por ejemplo, conocer a la otra persona más allá de su composición física hace una gran diferencia.

Cuando trabajen juntos en equipo, aprecie la personalidad única de cada uno creando interacciones sociales significativas, ya sea en el lugar de trabajo (preguntándoles cómo les va el día) o fuera (sugiriéndoles que tomen un café juntos). De esta manera, ya no es «solo una mujer negra». Ahora, es una colega y amiga de confianza.

En última instancia, es importante reconocer también que el estereotipo de la mujer negra enojada persiste más allá del lugar de trabajo, y debe combatirse en otros aspectos de la vida. La profesora de la Universidad Estatal de California Wendy Ashley señala que puede influir en la eficacia del tratamiento de salud mental para las mujeres negras. La el estereotipo puede llevar a los médicos a malinterpretar sus síntomas, lo que lleva a diagnóstico erróneo. Además, hay evidencia de que el estereotipo de la mujer negra enojada se refuerza a través de ciberagresión, donde las mujeres negras son blanco de mensajes viciosos y de fácil acceso en las redes sociales. Dado que este estereotipo puede producir su ira en varias facetas de la vida, personal y organizativa, la necesidad de reconocer el problema, ser empático y ser intencional es importante ahora más que nunca.