El coste de la globalización: siniestralidad laboral y accidentes industriales

Nuestro estudio revela un importante conflicto entre la seguridad de los trabajadores y la globalización: el compromiso político con el aperturismo económico puede implicar más accidentes laborales e industriales.
Pregúntese lo que el 'big data' puede hacer por sus clientes, no por usted
Pregúntese lo que el ‘big data’ puede hacer por sus clientes, no por usted

Nuestro estudio revela un importante conflicto entre la seguridad de los trabajadores y la globalización: el compromiso político con el aperturismo económico puede implicar más accidentes laborales e industriales.

Los accidentes laborales pueden resultar devastadores para las personas y comunidades afectadas. Además de la pérdida inmediata de vidas humanas, este tipo de accidentes puede dejar una huella considerable.Por ejemplo,los residentes y las víctimas del escape de gas de Bhopal (India) en1984 aún viven con los daños medioambientales provocados por la empresaUnion Carbide. Hoy, los habitantes de Bhopalse manifiestan cada añopara dejar constancia de sus esfuerzos continuos para conseguir una compensación económica por los daños además de juzgar a los culpables. Los científicosaún intentan determinarlos efectos a largo plazo del vertido de petróleo de BP en el golfo de México de 2010.

Sin embargo,pocas investigaciones han indagado de forma sistemática en las causas reales detrás de esos accidentes. En un estudio reciente,examinamosuno de los factores cruciales, aunque normalmente pasado por alto: la globalización económica.

Antes de empezar la investigación, creíamos probables que dos aspectos interrelacionados de la globalización –el aumento de los intercambios económicosy las políticasque los facilitan- fueran responsables del incremento de la probabilidad de accidentes laborales y desastres industriales.En relación con el primero, la mayor complejidad de las cadenas de suministro globales podría aumentar las probabilidades de accidentes industriales debido a factores como lasdiferencias tecnológicasentre los países de origen y los anfitriones, además de lasdiferencias culturales sobre la percepcióndel riesgo y la seguridad de los trabajadores. En cuanto al segundo elemento, lasempresas podrían buscar intencionadamente países con regulaciones de seguridad más laxas o deslocalizar industrias especialmente peligrosas, como eldesguacede barcosylaeliminación de residuostóxicos, en el extranjero, algo que se conoce como “carrera hacia el abismo“.

Para poner esta relación de factores a prueba,examinamos el posible impacto de dos medidas diferentes de la globalización–una centrada en lainteraccióneconómicay otra centrada en la política– sobre la probabilidad de accidentes industriales graves en 137 países durante 42 años (de 1971 a 2012). La variable “interacciones económicas” reflejalos intercambios económicos comerciales transfronterizos, lo que incluye el comercio (importaciones y exportaciones), la inversión extranjera directa y la inversión extranjera indirecta o de cartera. La variable “políticas económicas” se refiere a políticas de gobierno que restringen o facilitan una mayor apertura global, lo que incluye aranceles, barreras no arancelarias,impuestos sobre el comercio internacional y restricciones sobre la cuenta de capital. Tanto una variable como la otra están puntuadas en una escala de 100 puntos, en la que las cifras más altas indican un mayor flujo económico y menos restricciones. A fin de comprobar nuestra hipótesis, recopilamos losdatos sobre globalizacióndel Instituto KOF, un centro de investigación suizo especializado en economía aplicada.Nuestros datos sobre accidentes industriales reseñables comprendenlos accidentes laborales que provocaron al menos 10 muertes y/o al menos 100 heridos o personas que requirieron atención médica inmediata. Los datos se han extraído de la Base de Datos de Emergencias(EM-DAT), la cual proporciona un listado detallado de desastres naturales y provocados por el hombre desde 1971.

Los resultados estadísticos sugieren quela globalización económica aumenta la probabilidad de accidentes industriales y laborales. Loshallazgos son sólidos incluso si se controlan otros predictores importantes de la siniestralidad laboralcomo la riqueza económica, el porcentaje de grandes industrias responsables del rendimiento económico general, la calidad de la administración y la corrupción política.¿Cómo degrande es el impacto de la globalización económica sobre la incidencia de accidentes industriales? Nuestros datos ofrecen una idea de la fuerza de esa relación.Por ejemplo, la puntuación media del indicador “políticas económicas” es de 47 sobre 100 en la muestra analizada. Cuando la aumentamos por una desviación típica (de 47 a 70), la posibilidad de un accidenteindustrial subió alrededor de un 54%. Modificaciones similares en nuestra variable de “interacción económica” aumentaron la probabilidad de un accidente industrial aproximadamente un 14%.

A pesar deque estos cambios en los índices son un resultado algo abstracto, demuestran que, incluso después de tener en cuenta otros factores relevantes,la globalización tiene un gran impacto de manera independiente sobre el aumento de la probabilidades de accidentes industriales reseñables.Nuestros resultadoscorroboran varios casos de estudio que citan el papel de la globalización económica dentro de grandes accidentes. Un ejemplo esel desastre de Rana Plaza en Bangladesh, en el que murieron más de 1.000 trabajadores empleados en cinco fábricas de ropavinculadas a diferentes marcas y cadenas de suministro mundiales.En aquella ocasión, algunas personas culparon del desastrea“la avaricia y la presiónde la globalización”. Del mismo modo, uno de los principales factores subyacentes del desastre de Bhopal fue la capacidad de Union Carbideparaaprovecharse de la faltade normas y protocolosde seguridad dela India parareducir sus costes.

En cuanto a las implicaciones,nuestro estudio revela un importante conflicto entre la seguridad de los trabajadores y la globalización:elcompromiso político con el aperturismo económico puede implicar más accidentes laborales e industriales.

Los gobiernos juegan un papel clave aquí.La regulación laboral y las normas más relevantes sobre seguridad en el trabajo son competencia del estado, al igual que el obligar a las empresas al cumplimiento de otras normasmedioambientales y de construcción que presuntamente deberían reducir la posibilidad de que ocurra un accidente.Sin embargo, las agencias y organismos estatalestienen una tendencia natural de no invertir lo suficiente en la prevención de accidentes, ya que los políticos están más predispuestos a promulgar políticas conbeneficios a corto plazo, incluso cuando esosbeneficios suponen mayorescostes a largo plazo. Aunque los accidentes más graves infringen “costes políticos” para las autoridades y la administración, sobre todo cuando son las responsables del incidente, los costes potencialesse soslayanporque representan una posibilidadfutura y no unacerteza actual.

Además, es posible que la culpa de este tipo de accidentes, en caso de producirse, recaiga sobre administraciones futuras, Por tanto, ya pesar de que unainversión de este tipo podría resultar rentable, sus beneficios políticos son esquivos. Comodeclarópopularmente el antiguo congresista estadounidense Barney Frank:“Nadie será reelegido jamás por haber evitado una crisis”.

Hasta cierto punto, el dilema que descubrimos se parece a los que giran en torno a todo tipo de bienes públicos como lasinfraestructuras, la preparación frente adesastres naturalesyla protección del medioambiente. No podemos dar por hecho quela racionalidad del mercado o los intereses políticos vayan a traducirse necesariamente en una mayor seguridad de los trabajadores.Simplemente no se puede dejar en manos de las empresas y el mercado garantizar un entorno de trabajo más seguro.La globalización se enfrenta aquí a un importante desafío de gobernanza, ya que las imposiciones que imperan a corto plazo tanto sobre el mercado como la esfera política podríanreducir aún más la voluntad de los estados de tomar las medidas necesarias para reducir la probabilidad de accidentes industriales.

Reducir la incidencia de estos trágicos y, en esencia, prevenibles desastres requerirá un esfuerzo concertado a múltiples niveles, incluidos estados, empresas, organizaciones internacionales como la Organización Internacional del Trabajo, además de organizaciones sin ánimo de lucro y grupos civiles y sociales.


por
trad. Teresa Woods

Dursun Peksen es profesor adjunto de ciencias políticas de la Universidad de Memphis (EEUU).

Related Posts
Desviación positiva

La confianza y la potencia global

En HBR a menudo teorizar sobre lo que significa ser una empresa verdaderamente global. En la práctica, pocos encarnan el ideal mejor que Lenovo, el fabricante de PC con sede en Beijing y en Morrisville, Carolina del Norte (parte del triángulo de investigación del estado). Dirección de posicionamiento global de la compañía es Yang Yuanqing, presidente y CEO de Lenovo. Casi un [...]
Leer más
Maximizing Your Return on People

Lo que estamos viendo en Psicología Empresarial

Este mes estamos mirando la lisonja y adulación, instrumentos de carácter universal influencia en el lugar de trabajo. A través de las páginas siguientes, vamos a mostrar por qué no sinceras felicitaciones y chupando son eficaces y arriesgado. Con los clientes, Cualquier Piropo Will Do ... En un experimento simple pero sorprendente, los estudiantes que fueron identificados como a los posibles compradores de ropa recibieron una abiertamente favorecedor [...]
Leer más
Maximizing Your Return on People

La fina línea entre la colaboración y la conspiración

Las empresas cuyos cuatro principales ejecutivos no CEO son nombrados por el actual CEO son aproximadamente un 35% más propensos a participar en el fraude y el 20% menos probabilidades de quedar atrapado-que las empresas en las que ninguno de los cuatro fueron nombrados por el actual director general, de acuerdo un estudio dirigido por S. Vikramaditya Khanna, de la Universidad de Michigan Law [...]
Leer más