Diseñar el informe de sostenibilidad de su empresa

No hay un enfoque de un solo tamaño. Esta matriz puede ayudarlo a determinar la mejor opción para su organización.

Diseñar el informe de sostenibilidad de su empresa

Más de 50,000 líderes se mantienen al día con el futuro de los negocios.

Reportes radicalmente breves que ahorran 2,000+ horas de investigación

Estás aprendiendo en buena compañía

logo amazon
logo salesforce
logo mercadolibre
logo google
logo femsa
logo aeromexico
Resumen.

El cambio climático, la sostenibilidad y las consideraciones ESG ocupan cada vez más un lugar central en las salas de juntas corporativas de todo el mundo. Al medir y comunicar el desempeño de la sostenibilidad corporativa a través de informes o calificaciones de sostenibilidad, los ejecutivos se enfrentan a un conjunto de elecciones complejas y en rápida evolución. Como resultado, las empresas corren el riesgo de quedarse atrás o de elegir informes y calificaciones inapropiados que no impulsen el desempeño de la sostenibilidad y abran la puerta a acusaciones de lavado verde. Este artículo presenta la matriz de informes de sostenibilidad, una herramienta que ayuda a los ejecutivos y gerentes de sostenibilidad a centrarse en los estándares y calificaciones de informes de sostenibilidad que están más estrechamente alineados con sus requisitos estratégicos y las necesidades de información de sus partes interesadas.


Decidir qué métricas usar al informar sobre el desempeño de la sostenibilidad corporativa puede resultar abrumador para los ejecutivos. Algunas compañías informan solo de sus emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que otras publican informes brillantes sobre sus iniciativas de RSE (responsabilidad social corporativa) o utilizan sus calificaciones ESG (ambientales, sociales y de gobierno) como insignia de honor. Pero la mayoría de los ejecutivos no saben por qué —ni cuándo— elegir uno de estos informes en lugar de otro.

La última década ha visto un auge en las opciones de informes de sostenibilidad. La abundancia de opciones puede ser peligrosa para los ejecutivos. Con tantas opciones, las empresas pueden terminar invirtiendo en divulgaciones de sostenibilidad, sin cumplir con las expectativas de legisladores, clientes, inversores y empleados. Además, el ejercicio de divulgar información a menudo no se traduce en una acción o impacto significativo.

Dubái Ciudad sostenible desarrolló recientemente una mejor manera de navegar por este complejo conjunto de opciones. La comunidad de uso mixto de 46 hectáreas está diseñada para lograr energía neta cero, pero el brazo de conocimiento del desarrollador (el Instituto SEE) no sabía cómo informar mejor sobre los logros hacia ese objetivo. Era difícil elegir entre una amplia gama de normas de presentación de informes, cada una con una visión diferente de lo que debía abarcar la presentación de informes de sostenibilidad. Las calificaciones internacionales de sostenibilidad que revisó no se ajustaban al contexto local, mientras que las calificaciones desarrolladas localmente carecían de comparabilidad internacional.

En respuesta a estos desafíos, desarrollamos una matriz para clasificar los estándares de informes y las calificaciones. Al clasificar todas las opciones de informes y calificación disponibles en términos del alcance de los temas que cubren y su público objetivo, los ejecutivos de la Ciudad Sostenible pudieron definir un enfoque de informes de sostenibilidad que se ajustara a las necesidades de la empresa y sus partes interesadas. El ejercicio resultó en un informe anual de sostenibilidad que se centró en el desafío ambiental más crítico que la Ciudad Sostenible puede impactar: la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, medidas de acuerdo con el Protocolo de Gases de Efecto Invernadero y verificadas por una parte externa.

Debido a que no se encontró que ninguna de las calificaciones existentes fuera capaz de resumir adecuadamente el desempeño de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de una entidad, se decidió no buscar una calificación de sostenibilidad. Esta decisión permitió a la empresa centrar su comunicación en su mensaje fundamental de combatir el cambio climático y le valió múltiples premios regionales por sus informes de sostenibilidad. Comunicar información sobre las emisiones de gases de efecto invernadero a los residentes de la Ciudad Sostenible también los ayudó a reflexionar sobre cómo podrían ayudar a reducir las emisiones a través del cambio de comportamiento.

La ciudad sostenible de Dubái no es única en cuanto a las decisiones que tuvo que tomar. La matriz que desarrollamos puede ayudar a otros a encontrar el enfoque óptimo para decidir tanto sobre los informes de sostenibilidad como las calificaciones de sostenibilidad. He aquí cómo funciona.

Normas de informes de sostenibilidad

Los informes de sostenibilidad se refieren a la información que las empresas brindan sobre su desempeño al mundo exterior de manera regular y estructurada. Las calificaciones de sostenibilidad (que se analizan a continuación) proporcionan un indicador resumido del desempeño de una entidad.

Hay al menos siete marcos y estándares de informes de sostenibilidad conocidos disponibles, cada uno respaldado por organizaciones creíbles y con personas de renombre en su Junta. En orden alfabético son:

  • CDP — Proyecto de divulgación de carbono
  • CDSB — Junta de normas de divulgación climática
  • GRI — Iniciativa mundial de informes
  • IIRC — Consejo Internacional de Informes Integrados
  • SASB — Consejo de Normas de Contabilidad de Sosteni
  • TCFD — Grupo de trabajo sobre divulgaciones relacionadas con el clima
  • WEF IBC — Consejo Empresarial Internacional del Foro Económico Mundial

Cada norma aborda un ámbito de tema diferente, desde estrechos (un enfoque exclusivo en las emisiones de gases de efecto invernadero, por ejemplo) hasta otros amplios (que abarcan todos los ESG o toda la gama de Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU), y atiende a diferentes públicos de un conjunto reducido de partes interesadas (principalmente inversores) a grupos más amplios, incluidos clientes, empleados y la sociedad en general.

La primera matriz desarrollada por la Ciudad Sostenible de Dubái clasificó estas diferencias colocando el tema en un eje y la audiencia en el otro. Luego, la empresa analizó todos los principales estándares globales de informes de sostenibilidad y colocó cada uno en el cuadrante correspondiente de la matriz.

Usando esta matriz, los ejecutivos pueden ver que si quieren informar sobre los riesgos específicos que el cambio climático presenta para sus resultados financieros, pueden optar por usar CDSB (un estándar específico) o TCFD (un marco amplio). Las empresas que deseen informar sobre una amplia gama de temas (como la contribución de la empresa a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU) pueden utilizar SASB e IIRC, que ahora se han fusionado en la Iniciativa de Informes de Valor.

En la mitad superior del gráfico, el CDP se centra en el impacto de una empresa en las emisiones de gases de efecto invernadero. CDP permite a las empresas informar sobre su impacto en el clima, el agua y los bosques, y los informes sobre el clima generalmente se basan en el Protocolo de gases de efecto invernadero. Por último, las empresas que buscan informar sobre un amplio conjunto de temas ambientales y sociales pueden utilizar GRI o el IBC del WEF. GRI es el estándar de informes de sostenibilidad más utilizado en el mundo. El WEF IBC ha mapeado sus propias métricas a los estándares GRI, lo que permite cierto nivel de comparabilidad entre los dos.

Los gerentes que usan esta matriz deben decidir si enfocan la presentación de informes solo en los aspectos ambientales o si incluyen un conjunto más amplio de temas no financieros en el informe. Una segunda consideración es si las empresas informan sobre su impacto en el medio ambiente o el impacto del medio ambiente (en particular, el cambio climático) en la empresa. La primera pregunta es de interés para un amplio conjunto de partes interesadas, mientras que la segunda es relevante principalmente para la dirección de la empresa y los inversores. Aunque ambos se basan en una comprensión sólida del cambio climático y sus causas, son esencialmente preguntas separadas y utilizan diferentes estándares de presentación de informes. La matriz de estándares de informes de sostenibilidad proporciona orientación sobre qué estándares son apropiados en cada uno de los cuatro escenarios que surgen.

Calificaciones de sostenibilidad

La segunda matriz que desarrolló la Ciudad Sostenible grafica las calificaciones de sostenibilidad.

Una calificación de sostenibilidad proporciona un indicador resumido estandarizado y determinado de forma independiente del desempeño en sostenibilidad basado en un conjunto específico de criterios. Estas calificaciones suelen ser solicitadas y pagadas por la entidad que se está calificando. Las calificaciones sirven como herramientas de comunicación fáciles de entender que pueden facilitar las comparaciones de desempeño entre organizaciones y a lo largo del tiempo.

Los ejecutivos se enfrentan a una variedad aún mayor de calificaciones relacionadas con la sostenibilidad que las normas de informes. Para facilitar la toma de decisiones sobre qué calificaciones adoptar, si las hay, deben elegir primero si requieren una calificación que se centre solo en los aspectos ambientales o en un conjunto más amplio de temas, como las consideraciones ESG. Paralelamente, las empresas deben decidir si quieren una calificación dirigida solo a los inversores o a un conjunto más amplio de partes interesadas.

En la parte inferior izquierda, las empresas que buscan emitir bonos para proyectos que estén en línea con la trayectoria de emisiones de gases de efecto invernadero del Acuerdo de París pueden emitir bonos verdes. La Iniciativa de Bonos Climáticos es la principal organización que certifica los bonos verdes, generalmente sobre la base de una verificación realizada por terceros aprobados. La emisión de bonos verdes está aumentando rápidamente y ha superado un total acumulado de $1 billón en 2021.

En la parte inferior derecha, las calificaciones de ESG publicadas por las principales agencias de calificación financiera y proveedores de información a nivel mundial suelen medir la calidad de la divulgación de información por parte de una empresa a lo largo de las dimensiones ESG o el riesgo que enfrentan las empresas en asuntos relacionados con ESG. A menudo, estos dos van de la mano, ya que las empresas que divulgan información ESG de manera transparente suelen percibirse como menos riesgosas. Las calificaciones de ESG aún se están desarrollando, y un estudio reciente encontró poca correlación entre las calificaciones de ESG de cinco agencias líderes. De acuerdo con Bloomberg, para 2025, un tercio de los activos bajo gestión (equivalentes a 53 billones de dólares) tendrán un enfoque ESG, por lo que no sorprende que las empresas presten cada vez más atención a las calificaciones ESG.

En la mitad superior de la matriz hay varias calificaciones que se comunican a una amplia gama de partes interesadas. Objetivos basados en la ciencia verifica que los objetivos corporativos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero estén en línea con los objetivos del Acuerdo de París. Del mismo modo, las calificaciones para el entorno construido (como LEED y BREEAM) comunican las características de sostenibilidad de los edificios y las comunidades a una audiencia amplia. Otras calificaciones, como las calificaciones de proveedores de EcoVadis, evalúan el desempeño corporativo en un conjunto más amplio de temas, incluidos los ambientales y sociales.

Sostenibilidad y desempeño corporativo superiores

Medir, informar y gestionar el desempeño de sostenibilidad de una empresa solo va a tener un mayor impacto en el desempeño, la reputación y el riesgo corporativos. A medida que las empresas navegan hacia el cero neto, es fundamental elegir el enfoque correcto y los altos ejecutivos deben estar lo suficientemente informados para poder participar activamente en la discusión y la toma de decisiones. Los informes de sostenibilidad y las matrices de calificación pueden ser herramientas útiles para pensar en las elecciones de una empresa y ayudar a garantizar el cumplimiento normativo, la capacidad de respuesta a las necesidades de las stakeholder y, en última instancia, conducir a una sostenibilidad y un rendimiento corporativo superiores.