Diseña para la forma en que la gente aprende por Julie Dirksen

Diseña para la forma en que la gente aprende por Julie Dirksen

El diseño de cómo aprenden las personas (2015) es una guía práctica para profesores, jefes de taller y gerentes que quieran crear lecciones que enganchen e inspiren. Abarca la ciencia de cómo aprendemos y, a continuación, comparte los principios de diseño en los que se basan las lecciones de éxito, independientemente de lo que se enseñe. Sobre la autora

Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Aprovecha los principios clave del aprendizaje para permitir la retención de conocimientos

Acerca de la Autora

Julie Dirksen es diseñadora de instrucción, consultora de aprendizaje y autora. Ha diseñado soluciones innovadoras de aprendizaje electrónico para algunas de las mayores empresas del mundo, como Google, Microsoft y FedEx.

Descubre cómo diseñar tus planes de clase en función de cómo aprende la gente.

En contra de la creencia popular, la educación no termina una vez que se abandona el aula. La tecnología, la innovación y el conocimiento avanzan a un ritmo exponencial, y para seguir el ritmo y ser competitivos, todos tenemos que aprender durante toda la vida. Pero si alguna vez te has quedado dormido sobre las páginas de un tedioso libro de texto o te has encontrado desplazándote por Twitter cuando se supone que deberías estar completando un módulo online, sabrás que no todas las experiencias de aprendizaje están precisamente bien diseñadas.

Por suerte, cuando te llamen para dirigir un taller en tu oficina o te den la oportunidad de impartir un curso en tu campo, no caerás en la trampa de dar lecciones aburridas e ineficaces. ¿Por qué? Porque al final de este informe de Julie Dirksen, entenderás cómo aprenden los alumnos, cómo funciona la memoria y cómo un buen diseño de las lecciones puede convertir un curso aburrido en una experiencia de aprendizaje memorable.

Así que, que empiece la enseñanza.

En este informe, aprenderás

  • cómo motivar incluso a los alumnos más apáticos;
  • cómo conseguir que tu material penetre en la memoria a largo plazo de los alumnos; y
  • cómo diseñar lecciones y herramientas de evaluación eficaces.

Capítulo 1 – Los grandes profesores conocen a sus alumnos tan bien como su tema.

Conoce a Sven. Es jefe de diseño gráfico en una elegante empresa emergente y está a punto de dirigir a un grupo de nuevos empleados en un taller de tipografía. Se ha preparado mucho -en todo caso, Sven se ha preparado demasiado- y está entusiasmado por compartir lo que sabe. Así que cuando empieza, ni siquiera se molesta en hacer presentaciones. En su lugar, decide lanzarse directamente a lo más emocionante: la diferencia entre un tipo de letra y una fuente, los méritos de las serifas frente a las sans serifas y qué es exactamente el interletraje.

Pero ahí está el problema: Sven sabe mucho sobre tipografía. Sin embargo, no sabe nada sobre sus alumnos.

Antes de que Sven empezara a dar clases, debería haber medido cuánto sabían ya sus alumnos. De este modo, podría haber descubierto que Juanita, en la primera fila, es una empollona de la tipografía con fuertes sentimientos hacia la Helvética, y que Liam, en la parte de atrás, no sabe nada más allá de que usó la Times New Roman para sus redacciones universitarias.

Conocer a tus alumnos te permite ajustar el contenido de tu curso a sus niveles de habilidad y adaptarlo a sus motivaciones. Así que, antes de empezar a enseñar, aquí tienes unos cuantos pasos iniciales para conocer un poco mejor a tu audiencia.

En primer lugar, trata de establecer si te enfrentas a un déficit de habilidades o de conocimientos, ¡o a ambos! Digamos que tu clase es sobre el senderismo en los Apalaches. Un excursionista experimentado ya tiene las habilidades necesarias para enfrentarse al camino. Les faltan conocimientos: ¿Cuál es la mejor ruta? ¿Para qué condiciones meteorológicas deben prepararse? Pero a un excursionista novato le faltarán tanto las habilidades como los conocimientos. Tendrás que enseñarle lo más básico -como atarse las botas de montaña- antes de pasar a algo específico. Y deberás guiarles en unas cuantas excursiones cortas básicas, y luego en excursiones de varios días, antes de dejarles intentar una ruta de más de 2.000 millas.

A continuación, comprueba la motivación de los alumnos. Un alumno motivado tiene más probabilidades de sobresalir que uno desmotivado. ¿Enseñar francés a un francófilo? Ya están entusiasmados y comprometidos. ¿Pero qué pasa si le enseñas francés a alguien apasionado por el fagot? Bueno, siempre puedes dirigirles a la clase de fagot más cercana. Por otra parte, puede que tengan que aprender francés, por ejemplo, para tratar con clientes franceses en el trabajo. A veces eso es suficiente motivación, pero en caso de que no lo sea, vincular el material del curso a los intereses del alumno es una estrategia útil. Claro, puede significar que te quedes despierto toda la noche preparando una lección sobre el fagotista francés del siglo XVIII Adolphe Blaise -sí, es una persona real-, pero probablemente verás la recompensa en el aula.

La cuestión es que sigas aprendiendo sobre tus alumnos mucho después de la ronda inicial de presentaciones. En particular, procura que el flujo de información sea bidireccional a lo largo del curso. Pídeles que expliquen los conceptos y que demuestren sus habilidades; así podrás ver fácilmente quién ha comprendido el material, quién necesita más ayuda y quién ha entendido mal y necesita una corrección rápida.

Por último, haz que tus alumnos participen en el curso siempre que sea posible. Pídeles que voten sobre el ritmo o la estructura del curso: esto crea un sentimiento de propiedad. Y si tienes un abanico de expertos y principiantes, permite que los alumnos con experiencia no participen en las sesiones en las que enseñes algo que ya conocen. Los mejores profesores no son los que conocen su tema al dedillo, sino los que también conocen a sus alumnos al dedillo.

Capítulo 2 – Crear lecciones memorables es sencillo.

Hagamos una prueba. Intenta recordar todo lo que puedas de lo siguiente. ¿Preparado? BIEN.

El inventor Nikola Tesla nació en 1856, en Smiljan, Croacia. Tras trasladarse a EEUU, colaboró frecuentemente con Thomas Edison, antes de que ambos hombres se enemistaran. Entre los inventos de Tesla se encuentran la bobina de Tesla y el motor de corriente alterna o CA.

¿Lo has entendido? Muy bien, ¡es hora de hacer un examen sorpresa!

  • ¿En qué ciudad croata nació Tesla?
  • ¿Quién fue el único colaborador de Tesla?
  • Y, ¿qué significa la CA en motor de CA?

Las respuestas son Smiljan, Thomas Edison y corriente alterna.

Puede que hayas acertado alguna, o incluso todas las respuestas. ¿Pero sabrás esas respuestas dentro de una semana? La respuesta depende de lo bien que penetren en tus tres capas de memoria: sensorial, a corto plazo y a largo plazo. Nuestro cerebro no puede almacenar toda la información que aprendemos. Cada capa de la memoria actúa como un filtro, decidiendo qué información queremos conservar y durante cuánto tiempo.

En primer lugar, tu memoria sensorial filtra todas tus percepciones sensoriales y decide lo que debe pasar a tu memoria a corto plazo. A continuación, tu memoria a corto plazo almacena la información, pero sólo en función de las necesidades. Así, por ejemplo, recordará que la contraseña del Wi-Fi de una cafetería es bananamuffin666, pero sólo durante el tiempo que tardes en teclearla y conectarte. Podemos retener mucha información en nuestra memoria a corto plazo, pero no para siempre. Y, a menos que estés enseñando “Olvido de la información 101”, quieres que tus alumnos retengan el contenido del curso durante más tiempo que el que dura tu sesión. Para asegurarte de que la información penetra desde la memoria a corto plazo hasta la memoria a largo plazo, prueba una técnica llamada chunking. Una palabra divertida: una técnica muy útil.

  • He aquí un ejemplo. Aquí tienes un número y lo repites: 549.
  • No es muy difícil, ¿verdad? Prueba con este otro: 100,783,305,222.
  • Un poco más difícil. Pero ¿puedes repetir estos cuatro números 100; 783; 305; 222?

¿Es un poco más fácil? Ahora bien, se trata del mismo número que antes, pero dividido en trozos digeribles. De ahí lo de trocear. Desglosar así el material de tu curso -ya sea dividir un proceso en varias instrucciones o dividir un texto extenso con títulos y viñetas- lo hará más memorable. Quizá incluso lo suficientemente memorable como para penetrar en tu filtro de memoria a largo plazo.

Pero no siempre basta con penetrar una vez en el filtro de la memoria a largo plazo. Para conseguir que la información se fije, tienes que encontrar varias entradas.

Capítulo 3 – Aplicar la nueva información al contexto adecuado.

Piensa en tu memoria a largo plazo como en un enorme armario. Algunos estantes están perfectamente etiquetados y organizados, mientras que otros están llenos de todo tipo de piezas al azar. Como profesor, tu objetivo es asegurarte de que la información cae en uno de esos estantes bellamente etiquetados. Lo ideal sería que la misma información estuviera en varias estanterías, para que fuera aún más accesible. Pero, con tantas opciones, ¿cómo nos aseguramos de que la información va donde queremos?

Esto vuelve a ser conocer a tus alumnos. Aprovecha y trabaja con las estanterías que ya tienen. Un angloparlante que está aprendiendo español ya tiene un buen conjunto de estanterías porque las dos lenguas tienen raíces y estructuras gramaticales similares. Así que, en tus clases, ayuda a tus alumnos a hacer esas conexiones. Si enseñas finés, que tiene muy poco en común con el inglés, tendrás que construir esas estanterías desde cero. Pero la repetición ayudará a que la nueva información se fije en la memoria a largo plazo.

También es crucial para ayudar a tus alumnos a archivar la nueva información de forma eficaz. Si estás enseñando Introducción al Hip-Hop, no querrás que todo el contenido del curso caiga en una sola estantería abarrotada con la etiqueta Hip-Hop. En su lugar, repetir la misma información en diferentes contextos y con diferentes asociaciones hará que se almacene en varias estanterías. Así, pueden almacenar la carrera de Run DMC en estanterías etiquetadas como Costa Este, Def Jam, Adidas, etc. Cuantos más estantes, mejor.

Para ampliar la metáfora del armario un poco más, es importante saber que, como humanos, sólo accedemos a determinadas estanterías en determinados contextos. Un recepcionista puede saludar a todos los clientes de una empresa por su nombre cuando está sentado detrás de su escritorio, pero no los reconoce si se los encuentra en un restaurante durante el fin de semana. Intenta codificar las enseñanzas de tu curso en el entorno en el que se van a utilizar; así, si estás enseñando a los taquígrafos judiciales a escribir en taquigrafía, crea un entorno lo más parecido posible a un juicio real. Mejor aún, imparte la clase durante un juicio real.

Tan importante como el contexto ambiental es el contexto emocional. El contexto emocional tranquilo y de apoyo de una clase no suele coincidir con el contexto en el que se aplican las habilidades y los conocimientos. En este sentido, los juegos de rol que imitan las situaciones estresantes de la vida real en las que los alumnos aplicarán las nuevas habilidades pueden ser muy útiles. Si estás formando a empleados de televenta en prácticas, por ejemplo, pídeles que hagan un juego de roles para tratar con clientes acosados o irritados.

Y por si acaso todo esto no ha llegado a tu memoria a largo plazo, aquí lo tienes de nuevo en pocas palabras:

  • Divide la información nueva en trozos digeribles.
  • Ayuda a tus alumnos a archivar la información de forma precisa e intuitiva.
  • Haz coincidir el tono y el contexto de tu clase con el tono y el contexto de las situaciones en las que los alumnos aplicarán sus nuevos conocimientos.

Capítulo 4 – Un buen diseño es la base de una gran enseñanza.

La incorporación de algunos principios de un buen diseño de las lecciones atraerá a tus alumnos y elevará tu material. Así que, para ayudarte a ponerlos en práctica, este capítulo repasa cinco de las estrategias más eficaces para el diseño de lecciones. Coge un bolígrafo, ¡querrás tomar notas!

Uno: Diseña tus lecciones para que estén orientadas a la acción. Crea oportunidades para que los alumnos apliquen los nuevos conocimientos y practiquen las nuevas habilidades. Así retendrán mucho más. Por ejemplo, si impartes un curso sobre nutrición, en lugar de limitarte a decirles a los alumnos que una dieta diaria equilibrada debe comprender unas 2.000 calorías, pídeles que creen un plan de comidas que alcance ese objetivo calórico.

Dos: Diseña teniendo en cuenta la dificultad deseable. ¿Dificultad? ¿Deseable? Puede parecer un oxímoron, pero lo cierto es que no quieres que tus clases sean demasiado fáciles. El psicólogo Robert A. Bjork ha demostrado que los alumnos aprenden mejor y forman conexiones más fuertes con el material de aprendizaje cuando trabajan al límite de su capacidad. Establecer tareas desafiantes mantendrá a tus alumnos motivados. Recuerda ajustar la dificultad a medida que el curso avanza y la competencia de tus alumnos crece.

Tres: Diseña para la interactividad. En lugar de explicar un nuevo concepto, intenta guiar a tus alumnos para que descubran ese concepto por sí mismos. Este enfoque interactivo es mucho más atractivo. Por ejemplo, si diriges un taller sobre cómo triunfar en una entrevista de trabajo, puedes compartir una lista de verificación de las mejores prácticas para los posibles candidatos a un puesto de trabajo. O podrías mostrar grabaciones de entrevistas exitosas y no exitosas y pedir a tus alumnos que formulen esa lista por sí mismos. Con un poco de orientación por tu parte, tus alumnos pueden descubrir los conceptos básicos por sí mismos.

Cuatro: Diseña buenos hábitos. Cuando ponemos en práctica una habilidad, a veces utilizamos nuestra mente consciente y a veces actuamos automáticamente, y la diferencia entre un buen y un gran rendimiento puede reducirse a lo bien que se realicen esas acciones habituales. Fijémonos en la codificación informática. Cuando un programador diseña un nuevo código, se aplica conscientemente a la tarea. Pero también debería tener el hábito de realizar controles de versión regulares en los que hace un seguimiento de los cambios que realiza en el código, lo que facilita la identificación de fallos y errores, entre otras cosas. No puedes limitarte a decirles a los alumnos que tengan buenos hábitos, pero puedes hacer que participen en la formación de los mismos. Crea nuevos hábitos pidiendo a los alumnos que identifiquen un factor desencadenante: por ejemplo, realizar un control de versiones cada vez que guardes un archivo. Combinar el buen hábito -el control de versiones- con un desencadenante existente -hacer clic en guardar- ayudará a que el hábito se vuelva automático.

Cinco: Diseña el conocimiento en el entorno. Los visitantes de Boston no necesitan leer la historia de la ciudad, ni siquiera descargarse un mapa que señale sus lugares históricos significativos para disfrutar de un recorrido informativo a pie por el centro de la ciudad: una gran línea roja serpentea por la acera, conectando monumentos históricos clave. Es accesible para cualquiera y muy sencillo de utilizar. Es un gran ejemplo de cómo se puede diseñar el conocimiento en el entorno. Al fin y al cabo, no hay razón para que los alumnos tengan que almacenar toda la información que necesitan en sus cabezas cuando puedes codificarla en el entorno. Si tus alumnos están sobrecargados de información y conceptos nuevos, da un paso atrás y pregúntate si parte de esta información puede descargarse en el entorno, ya sea mediante señales, recordatorios visuales, recursos en línea o incluso un manual del lugar de trabajo.

Ten en cuenta estos cinco principios de diseño de lecciones y es probable que tus alumnos capten el contenido de tu curso con éxito. Por supuesto, sólo hay una forma de averiguar con seguridad la eficacia de tus lecciones: mediante pruebas y evaluaciones.

Capítulo 5 – Evalúa a los alumnos de forma eficaz con evaluaciones bien diseñadas.

Un estómago lleno de mariposas. Las palmas de las manos sudorosas. Una mente acelerada. Algo bastante típico de un estudiante que está a punto de hacer un gran examen. Curiosamente, diseñar una evaluación para tus alumnos puede resultar tan estresante como lo era hacer exámenes. Crear una herramienta de evaluación que valore con precisión la competencia de tus alumnos puede parecer un reto, pero no tiene por qué serlo.

El mejor consejo para diseñar una evaluación eficaz también resulta ser el más sencillo: escribe tu evaluación al principio del curso, no al final. De este modo, puedes asegurarte de que realmente estás enseñando las habilidades y los conceptos que planeas poner a prueba.

De hecho, reconsidera la idea de que las evaluaciones tienen lugar al final del curso. Ciertamente, es útil hacer un examen o una evaluación una vez que el curso haya terminado, pero es igualmente importante esparcir oportunidades de retroalimentación a lo largo del curso. Eso no significa establecer un examen formal cada semana. En lugar de ello, proporciona una retroalimentación informal sobre las tareas: puedes hacerlo en la tarea si no interrumpe el flujo de los alumnos, o al final de la lección. Fomenta la retroalimentación entre iguales pidiendo a los alumnos que se corrijan mutuamente. Y crea oportunidades de autoevaluación pidiendo a los alumnos que reflexionen sobre su progreso y rendimiento.

A la hora de establecer tareas de evaluación formal, haz pruebas de recuerdo, no de reconocimiento. He aquí un ejemplo:

Sobre la base de este informe hasta ahora, ¿cuál es una forma de que los profesores motiven a los alumnos?

  • Decirles que el material del curso es realmente muy interesante;
  • Vincular el contenido del curso a sus intereses y ambiciones; o
  • No es tarea del profesor motivar a los alumnos.

No hay premios por adivinar que la respuesta correcta es la b. Incluso sin conocimiento previo, es fácil reconocer que esta respuesta es la más plausible del grupo. Así que, para poner a prueba los conocimientos de tus alumnos, pídeles que recuerden la información en lugar de dársela.

Para una evaluación como ésta, tu pregunta debería ser más bien la siguiente

A los alumnos de tu clase les falta motivación. Escribe tres estrategias de enseñanza que puedan entusiasmarles con el material del curso.

Esto les hará pensar en los pasos reales que darían utilizando las lecciones que han aprendido a lo largo del curso.

Por último, no olvides que los comentarios son tan útiles para los profesores como para los alumnos. Establecer una encuesta breve y anónima al final de tu curso permitirá a tus alumnos compartir lo que funciona y lo que no. Pero prepárate: si has seguido los consejos sobre el diseño de las clases de este informe, es posible que te llenen de elogios efusivos los alumnos satisfechos.

Conclusión

Lo más importante que hay que sacar de todo esto es:

Si quieres diseñar experiencias de aprendizaje eficaces, emocionantes y prácticas, empieza por centrarte en tus alumnos. Comparte los nuevos conceptos de una forma fácil de recordar. Adhiérete a los principios clave del diseño educativo. Y no dejes de evaluar a tus alumnos, ni a ti mismo.

Y aquí tienes algunos consejos prácticos para empezar:

No hagas hincapié en los intervalos de atención.

En la era digital, los periodos de atención aparentemente se están reduciendo. Pero ignora las estadísticas sobre la capacidad de atención del adulto medio; después de todo, el adulto medio puede darse un atracón de Netflix durante horas. Si tu material es variado, absorbente y emocionante, no tendrás problemas para mantener la atención de la clase, incluso durante largos periodos de tiempo.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.