¿Debería informarle a un posible empleador sobre sus responsabilidades como cuidador?

Resumen.   

Las impredecibles responsabilidades de cuidado pueden ser bastante desafiantes cuando está en un trabajo, ya sabe, pero ¿qué pasa cuando está listo para hacer un cambio? Decidir si revelar las responsabilidades del cuidador durante la búsqueda de empleo es, en última instancia, una decisión con riesgos de ambas partes. Al tomar su decisión, comience por tener en cuenta sus necesidades actuales. ¿Cuáles de sus responsabilidades son fijas, flexibles o desconocidas? ¿Y el estado de la persona a la que cuida es permanente, progresiva o intermitente? Una vez que conozca sus necesidades, puede compararlas con las descripciones de los puestos que le interesan. Una vez que haya encontrado una posible pareja, infórmese sobre la cultura de la empresa. Querrá entender tanto los beneficios formales como los intangibles, como la importancia del tiempo cara a cara o el apoyo de la empresa con las necesidades familiares. Por último, querrá dejar muy claras las expectativas de su gerente, porque su jefe directo tendrá el mayor impacto en su experiencia laboral básica.

¿Debería informarle a un posible empleador sobre sus responsabilidades como cuidador?

Más de 50,000 líderes se mantienen al día con el futuro de los negocios.

Reportes radicalmente breves que ahorran 2,000+ horas de investigación

Estás aprendiendo en buena compañía

logo amazon
logo salesforce
logo mercadolibre
logo google
logo femsa
logo aeromexico

Por Amii Barnard-Bahn

Levanté mi teléfono y vi el destello de un mensaje de texto de un querido amigo. «Mamá [está] en muy buena forma», escribió mi amigo. «Ya no puede vivir sola. Estoy preparando el dormitorio de la planta baja para que se mude. Pero estoy en medio de entrevistas de trabajo, ¿qué diablos les digo, en todo caso? Tantas incógnitas. Estoy en pánico».

Mi amigo no está solo. Casi tres de cada cuatro empleados tienen algún tipo de responsabilidad de cuidar, según investigación de Joseph B. Fuller y Manjari Raman de la Escuela de Negocios de Harvard, y a la mayoría le preocupa que esto pueda descarrilar sus perspectivas profesionales.

En una transición profesional ideal, comenzamos de inmediato con un nuevo papel, con el objetivo de aclimatarnos rápidamente y ofrecer resultados. Queremos establecer la confianza y una sólida reputación profesional.

Las responsabilidades de cuidar pueden ser impredecibles. Puede que no sepa qué es lo que se le pedirá que haga por un ser querido o cuándo, por lo que es difícil anticipar el posible impacto en su trabajo. Esto ya es bastante duro cuando es feliz en su trabajo, pero aún más difícil cuando busca hacer un cambio.

Entonces, ¿debería revelar las responsabilidades de cuidar a un posible empleador? Si es así, ¿cuándo? No hay una respuesta correcta o incorrecta. Tiene que tomar la mejor decisión para usted, en función de los detalles de su situación. Basado en mi experiencia como ejecutiva de RR.HH., directora de contratación y madre trabajadora, mi consejo es que empiece por recopilar algo de información:

1. Defina sus necesidades actuales.

Trace sus responsabilidades de cuidado y si cada una es fija, flexible o desconocida. Por ejemplo, puede que tenga que asistir a citas médicas semanales fijas los lunes a las 15 h, pero puede tener más flexibilidad para programar otras citas en función de las necesidades laborales obligatorias.

También querrá considerar la situación actual: ¿el estado de salud de la persona a la que cuida es permanente, progresiva o intermitente? ¿Cuál es el pronóstico y el plazo? Un punto importante a tener en cuenta si cree que podría necesitar tomarse una licencia en algún momento para cumplir con sus obligaciones de cuidado: según la Ley de licencia médica familiar (FMLA), debe haber trabajado para su empleador durante al menos 12 meses antes de poder participar en el programa.

Una vez que haya anotado sus necesidades, puede comparar sus responsabilidades con los requisitos básicos de los puestos que le interesan para evaluar una buena coincidencia laboral. Por ejemplo, un trabajo minorista de cara al cliente con un horario fijo o un puesto que requiera viajes frecuentes puede no ser realista para sus necesidades.

2. Infórmese sobre la cultura empresarial.

Puede decir mucho acerca de la cultura por cómo se describe a sí misma una empresa, sus valores y su paquete de beneficios. Solicite y revise detenidamente estos documentos. Compruebe si la empresa ofrece cuidado de ancianos o de niños en el lugar de trabajo, como programas de referidos, cuidados de apoyo a domicilio con descuento, tiempo libre remunerado y/o grupos de apoyo para empleados.

También puede aprovechar su red para hablar con alguien que haya trabajado en la empresa durante un tiempo. Ellos le pueden decir cuánto se valora el tiempo presencial, cuánto apoya la empresa con respecto a los problemas familiares y laborales y personales y cuáles son las expectativas de estar en la oficina.

Cualquier información que pueda recopilar sobre estos temas será de gran ayuda para determinar su enfoque. En ciertas culturas, la visibilidad y el tiempo cara a cara son clave, y generará resentimiento o sufrirá un sesgo de proximidad si no se encuentra en el lugar correcto en el momento adecuado. Estos son factores importantes que hay que desenterrar y tener en cuenta en su búsqueda.

3. Comprenda las expectativas de su gerente.

Si bien la cultura de la empresa es importante, su jefe directo determinará en última instancia su experiencia laboral principal, incluidas las oportunidades de compensación y ascenso. Hacer estas preguntas durante la entrevista puede ayudar a orientar su decisión.

  • ¿Cuáles son mis requisitos laborales principales?
  • ¿Cómo mide el éxito? (Querrá escuchar las medidas basadas en los resultados en lugar de las normas vagas o subjetivas).
  • ¿El rol es remoto, híbrido o in situ? ¿Se espera algún cambio futuro en ese plan?
  • ¿El horario es fijo o el horario de trabajo es flexible? ¿Algunos miembros del equipo trabajan con horarios flexibles? (Si es así, pregunte por los detalles).
  • ¿Hay reuniones obligatorias de personal o de empresa en momentos específicos? Si me pierdo una reunión, ¿están grabadas o hay alguna forma de ponerme al día?
  • ¿Qué parte de mi función es autónoma en lugar de depender del trabajo con equipos multifuncionales y compañeros?
  • ¿Mediante qué método (p. ej., mensajería, correo electrónico, reuniones) y cuándo quiere estar al día del estado de mi trabajo?

Decidir si revelar las responsabilidades del cuidador durante su búsqueda de empleo es, en última instancia, una decisión. Hay riesgos en ambos lados. Algunos cuidadores pueden preocuparse de que su gerente los vea menos trabajadores o competentes si se dan a conocer. Por otro lado, si decide no revelarlo, podría sentirse excesivamente estresado y preocupado por su credibilidad si tiene que rechazar regularmente las invitaciones a reuniones después de aceptar el trabajo.

Si su nuevo jefe parece accesible, fomenta la autonomía laboral y se basa en los resultados en términos de sus expectativas de rendimiento, es probable que esté bien posicionado para dar a conocer y tener una conversación sincera sobre cómo elaborar su agenda. Recomiendo revelarlo después de recibir una oferta.

Si toma este camino, Erica Frank, asesora y asesora laboral con sede en California, le recomienda ser lo más específico posible en su conversación. Plantee escenarios hipotéticos, como «¿Qué pasa si me llama a las 11 de la mañana y estoy en el consultorio del médico? ¿Cómo se ve eso?» ella sugiere. También puede compartir sus planes sobre cómo equilibrará su trabajo y sus responsabilidades como cuidador.

Nadie debería tener que decidir entre el cuidado y un trabajo, pero tiene que ser lo más adecuado para todos. La verdad requiere confianza y la confianza requiere verdad. ¿Puede confiar en que su empleador confíe en que hará su trabajo cuando la vida llame? Las exigencias de los cuidados no suelen ser estáticas, aumentan y disminuyen a lo largo de nuestras vidas. Un empleador tiene mucho que ganar si adopta la perspectiva a largo plazo, es flexible durante las necesidades cíclicas de la vida y se gana la lealtad de los empleados a largo plazo.