¿Cuánto dinero le debe el mundo a China?

Un análisis encuentra que el 50% de los préstamos de China a los países en desarrollo no se ponen reportados.
¿Cuánto dinero le debe el mundo a China?
Resumen.

El creciente papel de China en las finanzas internacionales ha permanecido oscuro, sobre todo debido a la falta de datos y transparencia. La investigación de los autores, basada en un nuevo conjunto de datos exhaustivo, revela que entre 1949 y 2017, el estado y sus filiales prestaron alrededor de 1,5 billones de dólares a más de 150 países de todo el mundo, gran parte de los cuales se han ocultado a la vista del público. Descubrieron que China tiende a prestar en condiciones de mercado, es decir, a tipos de interés cercanos a los de los mercados de capitales privados, en lugar de los tipos concesionarios ofrecidos por otras entidades oficiales, como el Banco Mundial o el FMI. Y su análisis encontró que el 50% de los préstamos de China a los países en desarrollo no se declaran, lo que distorsiona las opiniones de los sectores público y privado de tres maneras materiales: 1) El trabajo de vigilancia oficial se ve obstaculizado cuando se desconocen partes de la deuda de un país. 2) Los sectores privados perderán el precio de los contratos de deuda, como como bonos soberanos, si no captan el verdadero alcance de las deudas de un gobierno, un problema que se agrava por las cláusulas de garantía de muchos préstamos oficiales chinos, lo que significa que China recibirá un trato preferencial en lo que respecta a los reembolsos. Y 3) Los pronosticadores de la actividad económica mundial carecen de un importante factor de giro que influye en la demanda global agregada.


Si bien el papel de China en el comercio mundial es muy publicitado y polarizante políticamente, su creciente influencia en las finanzas internacionales ha permanecido más oscura, principalmente debido a la falta de datos y transparencia. En las últimas dos décadas, China se ha convertido en un importante prestamista mundial, con activos pendientes que superan ahora más del 5% del PIB mundial. Casi todos estos préstamos son oficiales y provienen del gobierno y de entidades controladas por el Estado.

Nuestra investigación, basada en un nuevo conjunto de datos completo, muestra que China ha concedido muchos más préstamos a los países en desarrollo de lo que se conocía anteriormente. Esta subnotificación sistemática de los préstamos chinos ha creado una» deuda oculta», lo que significa que tanto los países deudores como las instituciones internacionales tienen una imagen incompleta de cuánto deben los países de todo el mundo a China y en qué condiciones.

En total, el estado chino y sus filiales han prestado alrededor de 1,5 billones de dólares en préstamos directos y créditos comerciales a más de 150 países de todo el mundo. Esto ha convertido a China en el mayor acreedor oficial del mundo, superando a los prestamistas oficiales tradicionales como el Banco Mundial, el FMI o todos los gobiernos acreedores de la OCDE juntos.

A pesar del gran auge de los préstamos extranjeros de China, no existen datos oficiales sobre los flujos de deuda y las existencias resultantes. China no informa sobre sus préstamos internacionales, y los préstamos chinos, literalmente, caen en las grietas de las instituciones tradicionales de recopilación de datos. Por ejemplo, las agencias de calificación crediticia, como Moody’s o Standard & Poor’s, o los proveedores de datos, como Bloomberg, se centran en los acreedores privados, pero los préstamos de China están patrocinados por el estado y, por lo tanto, están fuera de su pantalla de radar. Los propios países deudores a menudo no recopilan datos sobre la deuda de las empresas estatales, que son las principales receptoras de préstamos chinos. Además, China no es miembro del Club de París (un grupo informal de naciones acreedoras) ni de la OCDE, que recopilan datos sobre préstamos de acreedores oficiales.

Para hacer frente a esta falta de conocimiento, nos embarcamos en un esfuerzo de recopilación de datos de varios años. Recopilamos datos de cientos de fuentes primarias y secundarias, recopiladas por instituciones académicas, grupos de reflexión y agencias gubernamentales (incluida información histórica de la Agencia Central de Inteligencia). La base de datos resultante proporcionó el primer panorama completo de las existencias y flujos de deuda exterior de China en todo el mundo, incluidos cerca de 2.000 préstamos y cerca de 3.000 subvenciones de la fundación de la República Popular de 1949 a 2017. La mayoría de los préstamos chinos han ayudado a financiar inversiones a gran escala en infraestructura, energía y minería.

Lo que aprendimos sobre los préstamos en el extranjero de China

Nuestros datos muestran que casi todos los préstamos de China los realizan el gobierno y varias entidades estatales, como empresas públicas y bancos públicos. El auge de los préstamos en el extranjero de China es único en comparación con las salidas de capital de Estados Unidos o Europa, que en gran medida están impulsadas por el sector privado. También mostramos que China tiende a prestar en condiciones de mercado, es decir, a tipos de interés cercanos a los de los mercados de capitales privados. Otras entidades oficiales, como el Banco Mundial, suelen prestar a tipos de interés en condiciones favorables, inferiores a los del mercado y vencimientos más largos. Además, muchos préstamos chinos están respaldados por garantías, lo que significa que los reembolsos de la deuda están garantizados por ingresos, como los procedentes de las exportaciones de productos básicos.

La República Popular siempre ha sido un prestamista internacional activo. En las décadas de 1950 y 1960, cuando prestó dinero a otros estados comunistas, China representaba una pequeña parte del PIB mundial, por lo que los préstamos tuvieron poco o ningún impacto en el patrón de los flujos globales de capital. Hoy en día, los préstamos chinos son sustanciales en todo el mundo. El último aumento comparable de las salidas de capitales impulsadas por el Estado fue la concesión de préstamos de Estados Unidos a Europa devastada por la guerra tras la Segunda Guerra Mundial, incluidos programas como el Plan Marshall. Pero incluso entonces, alrededor del 90% de los 100 000 millones de dólares (en dólares actuales) gastados en Europa incluían subvenciones y ayudas. Muy poco llegó en términos de mercado y con condiciones vinculadas como garantías.

Por el lado de los prestatarios, la deuda se acumula rápidamente: para los 50 principales receptores de los países en desarrollo, calculamos que el monto medio de la deuda adeudada a China ha aumentado de menos del 1% del PIB de los países deudores en 2005 a más del 15% en 2017. Una docena de estos países tienen una deuda de al menos el 20% de su PIB nominal con China (Djibouti, Tonga, Maldivas, República del Congo, Kirguistán, Camboya, Níger, Laos, Zambia, Samoa, Vanuatu y Mongolia).

Quizás lo que es más importante, nuestro análisis revela que el 50% de los préstamos de China a los países en desarrollo no se declaran, lo que significa que estos saldos de deuda no aparecen en las fuentes de datos del «patrón oro» proporcionadas por el Banco Mundial, el FMI o las agencias de calificación crediticia. Los préstamos no declarados de China han crecido a más de 200.000 millones de dólares en 2016.

Deudas ocultas y riesgos ocultos

No dar cuenta de estas «deudas ocultas» con China distorsiona las opiniones de los sectores oficial y privado de tres maneras materiales. En primer lugar, el trabajo de vigilancia oficial se ve obstaculizado cuando se desconocen partes de la deuda de un país. La evaluación de las cargas de amortización y los riesgos financieros requiere un conocimiento detallado de todos los instrumentos de deuda pendientes.

En segundo lugar, el sector privado perderá el precio de los contratos de deuda, como los bonos soberanos, si no capta el verdadero alcance de las deudas que debe un gobierno. Este problema se agrava por el hecho de que muchos préstamos oficiales chinos tienen cláusulas de garantía, por lo que China puede ser tratada preferentemente en caso de problemas de reembolso. En consecuencia, los inversores privados y otros acreedores competidores pueden subestimar el riesgo de incumplimiento de sus créditos.

Y, en tercer lugar, los pronosticadores de la actividad económica mundial que desconocen los aumentos repentinos y las paradas de los préstamos chinos pasan por alto un importante factor de oscilación que influye en la demanda global agregada. Se podría considerar el aumento de los préstamos de la década de 1970, cuando los países ricos en recursos y de bajos ingresos recibieron grandes cantidades de préstamos bancarios sindicados de Estados Unidos, Europa y Japón, como precedente relevante. Ese ciclo de préstamos terminó mal una vez que los precios de las materias primas y el crecimiento económico se desplomaron, y decenas de países en desarrollo entraron en default durante la crisis que siguió.

Sin embargo, los préstamos de los países en desarrollo son solo un elemento de las actividades crediticias chinas en el extranjero. Al sumar deudas de cartera (incluido el billón de dólares de deuda del Tesoro estadounidense adquirida por el banco central de China) y créditos comerciales (para comprar bienes y servicios), los créditos agregados del gobierno chino al resto del mundo superan los 5 billones de dólares en total. En otras palabras, los países de todo el mundo debían más del 6% del PIB mundial en deuda con China a partir de 2017.

Otro elemento importante para la presencia de China en las finanzas globales es la creciente red de líneas de swap del Banco Popular de China (PBoC). Las líneas de swap de los bancos centrales pueden entenderse como líneas de crédito permanentes, en las que los bancos centrales acuerdan intercambiar sus divisas para facilitar la liquidación de operaciones y atender las necesidades de liquidez. A partir de 2018, el PBoC ha firmado acuerdos de swap con más de 40 bancos centrales (que van desde Argentina hasta Ucrania), otorgando el derecho a cambiar más de 550 000 millones de dólares de sus propias monedas por moneda china (renminbi o RMB). Como resultado, las naciones que enfrentan tensiones financieras pueden recurrir a China antes que las instituciones financieras internacionales, incluido el FMI. Desde 2013, Argentina, Mongolia, Pakistán, Rusia y Turquía han utilizado sus líneas swap de RMB en períodos de dificultades en el mercado.

¿Por qué importa esto? Los préstamos del FMI son transparentes y suelen estar condicionados a un plan para mejorar las políticas nacionales. Este no es necesariamente el caso de los préstamos chinos, lo que plantea importantes cuestiones de antigüedad de los acreedores. Por ejemplo, si una nación endeudada con China recurre al FMI, los funcionarios deben saber que cualquier fondo que el FMI desembolse puede utilizar para pagar a otro acreedor oficial, China, en lugar de utilizarlo para mitigar las tensiones del mercado.

De cara al futuro, descubrimos que las salidas de crédito de China se han desacelerado notablemente desde 2015, en paralelo a la actual desaceleración económica interna de China. También hemos documentado un reciente aumento en el número de eventos crediticios de los préstamos chinos, que no han aparecido en los informes de las agencias internacionales de calificación crediticia. Desde 2011, dos docenas de países en desarrollo han reestructurado su deuda con China. Este reciente aumento de la incidencia de las reestructuraciones de la deuda soberana de la deuda china puede tener una interpretación benigna, pero dado el crecimiento más lento y la disminución de los precios de las materias primas de los últimos años, puede ser una señal de que se están gestando problemas de liquidez y solvencia en numerosos países en desarrollo. En este contexto, se necesita mucho más trabajo para analizar las características y el impacto potencial de los préstamos chinos en todo el mundo. Si el papel de China en las finanzas internacionales continúa en las sombras, las evaluaciones de riesgos globales y el trabajo de vigilancia nacional seguirán peligrosamente incompletos.

Related Posts
El manifiesto de la generación M

El manifiesto de la generación M

Queridos ancianos que dirigen el mundo, a mi generación le gustaría romper contigo. Todos los días, veo una brecha amplia en la forma en que usted y nosotros entendemos el mundo, y lo que queremos de ella. Creo que tenemos diferencias irreconciliables. Querías un gran, gordo, perezoso "negocio". Queremos un comercio pequeño, sensible, micro a escala. [...]
Leer más
Reiniciar la prosperidad en una era de austeridad

Reiniciar la prosperidad en una era de austeridad

Bienvenido a la edad de la austeridad. La austeridad es, por supuesto, lo opuesto a la prosperidad. Es la última palabra de moda en los labios de todos. Y no se trata solo de Europa. La gran mayoría de América también ha enfrentado a la austeridad por la última década. Japón ha estado bajo la austeridad durante dos décadas. A Asia, América Latina, y, por supuesto, [...] sufriendo
Leer más
Estados Unidos de Charlie Sheen

Estados Unidos de Charlie Sheen

Perdóname, pero me gustaría hacerle una pregunta posiblemente estúpida. ¿Está Charlie Sheen, además de ser un actor favorable, una metáfora apta para la economía estadounidense? Ahora, no te asustes. Vamos a hablar esto a través. Desde una perspectiva económica, Charlie es solo un vehículo para vender anuncios, anuncios principalmente para la producción de masa [...]
Leer más
Inflación + subsidios: una mezcla explosiva

Inflación + subsidios: una mezcla explosiva

Aunque el trastorno económico global de 2008 está socavando el crecimiento del mercado emergente, la balanza de poder económico continuará cambiando a favor de los países en desarrollo, donde los éxitos económicos recientes ya han mejorado las perspectivas de casi 4 mil millones de personas. Es probable que el resultado sea una mayor demanda de productos básicos. Las corporaciones multinacionales deben ser conscientes [...]
Leer más
El valor que cada empresa necesita crear ahora

El valor que cada empresa necesita crear ahora

En la gran mayoría de las salas de juntas, he estado en este año, los tomadores de decisiones están haciendo preguntas fundamentales sobre la rentabilidad. Y no son los únicos. Aquí hay un intercambio entre Stephen L Carter, un profesor de derecho eminente y James Kwak, uno de sus estudiantes, debatiendo los méritos de Megaprofits. Su cambio refleja la primera pregunta [...]
Leer más
Escenarios: aguas inexploradas por delante

Escenarios: aguas inexploradas por delante

Está de moda para minimizar e incluso denigrar la utilidad del pronóstico económico. La razón es obvia: los pronosticadores parecen estar más a menudo mal que el derecho. Sin embargo, la mayoría de las compañías de EE.UU. continúan usando una variedad de técnicas de pronóstico porque nadie ha desarrollado una mejor manera de lidiar con la incertidumbre económica del futuro. Aún, […]
Leer más
Pathbooks

Lee un
bestseller en

10 minutos

Cada viernes, recibe un libro de negocios y carrera resumido en 10 minutos.

(puedes darte de baja cuando quieras)