Cuando Estados Unidos era el «Japón» de Canadá

Compra en América: cómo el dinero extranjero está cambiando la cara de nuestra nación, Martin y Susan Tolchin (New York: Times Books, 1988) 400 páginas, $ 19.95. ¡Yen!: El nuevo imperio financiero de Japón y su amenaza para América, Daniel Burstein (Nueva York: Simon y Schuster, 1988) 335 páginas, $ 19.95. Para los transeúntes canadienses como yo, una gran cantidad de […]
Cuando Estados Unidos era el «Japón» de Canadá

Comprar en Estados Unidos: cómo el dinero extranjero está cambiando el rostro de nuestra nación, Martin y Susan Tolchin (Nueva York: Times Books, 1988) 400 páginas,$19.95.

¡Yenes! : El nuevo imperio financiero de Japón y su amenaza para Estados Unidos, Daniel Burstein (Nueva York: Simon y Schuster, 1988) 335 páginas,$19.95.

Para los transeúntes canadienses como yo, gran parte del actual debate estadounidense sobre la inversión extranjera directa evoca una sensación de déjà vu. Durante unas dos décadas, desde mediados de la década de 1950 hasta mediados de la década de 1970, los estadounidenses desempeñaron el papel del «Japón» de Canadá, por estirar un poco más. Los inversores extranjeros compraron tres quintas partes de la industria manufacturera canadiense, así como grandes franjas de nuestros recursos naturales. Canadá se convirtió en una economía de plantas sucursales con un 80%% del sector de propiedad extranjera en manos estadounidenses.

Al principio, el público canadiense se apaciguó con garantías sobre los horizontes globales, la marcha del progreso y la mirada hacia el exterior. Los argumentos que hacían distinciones entre empresas nacionales y filiales de propiedad extranjera generalmente se descartaban por alarmistas o xenófobos.

Pero a medida que más estudios y experiencias descubrieron algunas de las deficiencias y características artificiales del sector de propiedad extranjera de la economía, la preocupación pública comenzó a aumentar. En 1973, Canadá estableció una agencia de selección de inversiones extranjeras para hacer frente a algunos de los problemas que enfrentaba el país. Los inversores extranjeros tenían que demostrar que su adquisición proporcionaría un «beneficio significativo» a la economía canadiense antes de que se le permitiera proceder. Aunque no tenemos una evaluación completa de la eficacia de la agencia de detección, este paso sí disiparon los temores del público canadiense.

El tono urgente de Comprar en Estados Unidos y Yen! me recuerda las primeras fases del debate de mi propio país. Si estos libros son emblemáticos de una ansiedad cada vez mayor entre el público estadounidense, como parecen serlo, entonces la política de temporada abierta para los inversores extranjeros podría comenzar a dar paso a medidas más nuevas y directivas.

No cabe duda de que la presencia de Japón en Estados Unidos se está expandiendo rápidamente. El sector de propiedad japonesa está creciendo cuatro veces más que el de la economía estadounidense en su conjunto. Unas 2.000 empresas japonesas están ubicadas en los Estados Unidos, y alrededor de 30 de ellas se clasificarían como compañías importantes en el Fortuna «500» si no estaban clasificadas como filiales de empresas japonesas.

Para 1987, la inversión directa japonesa fue de aproximadamente$ 10 mil millones, y se calcula que$ 15 mil millones para 1988. En la última década, los bancos japoneses han pasado de tener una presencia insignificante en Estados Unidos a controlar casi el 10%% de activos bancarios minoristas. En los últimos tres años, los inversores japoneses han comprado aproximadamente$ 18 mil millones de bienes inmuebles comerciales de primera calidad también.

Tanto los Tolchins como Daniel Burstein miran datos como este y hacen sonar la alarma: los japoneses están a la puerta, armados con enormes recursos. Algunas ya están en el patio. Los autores tocan un acorde populista y reflejan temores que son a tientas en lugar de concretos. Y en este sentido, pueden representar con exactitud el estado de la opinión pública estadounidense sobre este tema.

Para un observador externo, Japón se ha convertido en la gran prueba de Rorschach Oriental de Estados Unidos. A medida que crece una intimidad siniestra entre los dos países, los estadounidenses parecen preocupados por las extrañas formas que desfilan por su imaginación. El Japón que evocan es a la vez exótico y familiar. Las viejas virtudes americanas las confrontan con un atuendo extraño: la frugalidad de Ben Franklin, el genio innovador de Thomas Edison, la capacidad de gestión de Frederick Taylor, el avance en la producción de Henry Ford. Todos están envueltos en el misterio, la fascinación y la envidia que los estadounidenses proyectan sobre Japón. El legado estadounidense ha sido secuestrado; el mañana de ayer está en manos alienígenas.

Si bien tales reacciones pueden ser demasiado dramáticas, la realidad subyacente no puede desaparecer. A medida que avancen las absorciones, Estados Unidos va camino de convertirse en una «economía biónica». La era de la corporación multinacional es la era del trasplante económico de alta tecnología. Las empresas extranjeras superiores que ingresan a una economía local no son diferentes a las extremidades artificiales injertadas en un individuo: por muy superior que sea la tecnología, el dispositivo es artificial. Así que necesariamente se establecerá un proceso de rechazo natural. El desafío para los médicos es ver si ese proceso debe abordarse y cómo hacerlo.

Las analogías biológicas pueden ser arriesgadas, sin duda (aunque parece que tenemos muy pocos problemas con la mano invisible). Pero la artificialidad del trasplante puede servir como metáfora de las principales preocupaciones de ambos libros. El proceso de rechazo del organismo es un indicador de la aprensión y las dificultades políticas que acompañan a la inversión extranjera directa. En algún umbral, las preocupaciones políticas empiezan a multiplicarse. Y en caso de que sucumban sectores clave de la economía (fabricación avanzada, finanzas, comunicaciones, transporte, posiblemente incluso bienes raíces), seguramente surgirán demandas de políticas restrictivas o, al menos, algunas salvaguardias y controles.

¿Hasta qué punto puede avanzar la adquisición japonesa de activos estadounidenses antes de que una reacción política produzca nuevas políticas en los Estados Unidos? Como señala Burstein, el temor a una nueva caída del dólar en relación con el yen podría desencadenar fácilmente la conversión de la enorme cartera japonesa de bonos estadounidenses en inversión directa en acciones. Pero no es necesario aceptar el peor de los casos para darse cuenta de que las elevadas tarjetas financieras que poseen los japoneses les dan un margen de maniobra considerable si deciden aumentar su participación en la economía estadounidense. Mientras tanto, la política estadounidense sobre este tema se encuentra en una etapa rudimentaria de discusión y debate. ¿La economía estadounidense consistirá en una serie de trasplantes de alta tecnología que permanecen bajo control extranjero (principalmente japonés)? ¿Qué margen de decisión quedará para la toma de decisiones a nivel nacional? ¿Qué sigue siendo natural y qué es artificial en una economía tan biónica?

Martin y Susan Tolchin han escrito su libro muy legible y de actualidad con este espíritu de indagación aprensiva. El Sr. Tolchin es de la oficina de Washington del New York Times, y la Sra. Tolchin es profesora de administración pública en la Universidad George Washington. Juntos han examinado los temas de interés periodístico y su informe describe una marea creciente de adquisiciones extranjeras de instituciones manufactureras, inmobiliarias y financieras estadounidenses. El resultado es un colorido mosaico decentemente (pero no uniformemente) equilibrado entre el sí y los detractores. En cuanto a si la inversión extranjera es un caballo regalo o un caballo de Troya, los tolchins se inclinan hacia el caballo de Troya.

Desafortunadamente, como señalan los Tolchins, las estadísticas son fragmentarias y sabemos muy poco sobre los verdaderos dueños del enclave biónico de Estados Unidos. Los velos corporativos se cubrían uno sobre el otro, de modo que es imposible saber quién controla realmente estos activos. También hay grandes lagunas en la red de información sobre inversión extranjera, y tal vez hasta la mitad, creen los Tolchins, no se informa.

En este contexto, la petición de Tolchins de datos actuales y completos es indiscutible y convincente. ¿Cuánta inversión extranjera hay? ¿Dónde está y cuánto pagan los gobiernos locales y estatales para contratarlo? ¿A qué ritmo se repatrian los beneficios en lugar de invertirse localmente? Igualmente convincentes son las cuestiones políticas que plantean los autores, preguntas que también dependerán de datos aún no recopilados. ¿Los inversores extranjeros están adquiriendo deliberadamente empresas estadounidenses para obtener acceso a tecnología avanzada? ¿Las compañías subsidiadas extranjeras expulsan deliberadamente a sus rivales estadounidenses del negocio? ¿Existen industrias clave, como la aeroespacial y los chips informáticos, o recursos naturales que los estadounidenses no pueden permitirse perder?

Estas son algunas de las inquietantes preguntas que los Tolchins han puesto en la agenda nacional. Estas preguntas no son xenófobas ni imaginarias, sino que surgen de los casos descritos en el libro. El objetivo de los autores no es aplastar ni excluir la inversión extranjera, sino «seguir adelante con el trabajo de disfrutar de sus beneficios y reducir sus riesgos. Los responsables políticos deben proteger a los ciudadanos del impacto negativo de la inversión extranjera y afirmar cierto control sobre su dirección futura».

El consejo de los Tolchins es bueno por lo que respecta. Pero apenas nos encamina hacia una política adecuada en materia de inversión extranjera. Una investigación tan tentativa es en sí misma desconcertante. El problema no es nuevo y, de hecho, nadie ha sido más prominente que Estados Unidos en el patrocinio de multinacionales o en el estudio de su impacto y las políticas que adoptan los países anfitriones. Sin embargo, con toda esta experiencia, Estados Unidos se muestra curiosamente miope sobre su propia situación. Pero más sobre esto en un momento.

Daniel Burstein repasa algunos de los mismos motivos, pero pone mucho más énfasis en la organización interna de las instituciones financieras japonesas. Como sugiere el título de su libro, lo que más le preocupa es la posición dominante de Japón en los mercados financieros mundiales. Los matices apocalípticos en sus escritos no siempre son convincentes, pero sí ayudan a iluminar los temas.

Burstein es un periodista residente en Nueva York que ha estado escribiendo sobre temas de la Cuenca del Pacífico durante más de una década. Aboga por poner fin a la dependencia de Estados Unidos del capital extranjero eliminando el déficit presupuestario federal. Pero también propone un cambio de política importante del libre comercio al comercio gestionado. Esta política debe incluir una decisión sobre qué áreas deben protegerse de la adquisición extranjera y durante cuánto tiempo. El «trato nacional» para las instituciones financieras extranjeras debería ceder, argumenta, a una política de reciprocidad «que prohíba una mayor expansión en los Estados Unidos de las instituciones financieras de países cuyos mercados financieros no están suficientemente abiertos a las instituciones estadounidenses». (Para «países» lea, por supuesto, Japón).

El análisis económico del libro de Burstein es escaso; parece más que nada un ejercicio de reportaje popular. Los pros y los contras de cada tema reciben su debido debido, pero una vez más, el autor no ofrece recomendaciones políticas significativas. Ni los Tolchins ni Burstein quieren excluir por completo a los japoneses de nuevas inversiones y adquisiciones en Estados Unidos; pero tampoco quieren darles riendas para comprar lo que deseen.

Para un canadiense, la propuesta más interesante de Burstein es «un procedimiento para revisar las adquisiciones extranjeras» para detectar «aquellas que podrían convertirse en influencias negativas». La propuesta es vaga, pero parece ser el enfoque que Canadá ha utilizado durante los últimos 15 años: una agencia de selección (en nuestro caso, la Agencia de Revisión de Inversiones Extranjeras, o FIRA, que más tarde se convirtió en Investment Canada) cuyo propósito es garantizar que una adquisición propuesta beneficie al país en forma de empleo. abastecimiento local de equipos, compromiso de venta en el extranjero o medidas similares. Irónicamente, estos requisitos canadienses siempre han sido irritantes para las empresas estadounidenses. Recientemente, se diluyeron considerablemente como parte del nuevo acuerdo de libre comercio entre los dos países.

Por lo tanto, ¿en qué dirección deberían tomar los dirigentes empresariales y los responsables políticos estadounidenses? ¿Puede Estados Unidos encontrar su camino a pesar de su curioso astigmatismo respecto a su propia experiencia en el extranjero?

Hace unas dos décadas, Raymond Vernon y sus colegas comenzaron el Harvard Multinational Enterprise Study. Aparecieron muchos volúmenes excelentes, incluido el propio de Vernon La soberanía a raya (Libros básicos, 1971). Al usar el término «multinacional», Vernon tuvo cuidado al señalar que se refería a las empresas estadounidenses que operan en el extranjero. El subtítulo de su libro, de hecho, es La propagación multinacional de las empresas estadounidenses.

Los escritores posteriores no fueron tan precisos. Comenzaron a tomar la designación por su valor nominal y a considerar a la multinacional como una institución que en realidad había trascendido sus orígenes nacionales. Para muchos, llegó a representar un orden superior de organización económica global. Roy Ash, por ejemplo, el ex jefe de Litton Industries, vio a la empresa multinacional traer consigo una «unidad trascendental» ya que, como dijo, «nada puede detener una idea cuyo momento ha llegado».

El propio Vernon anticipó que estas multinacionales estadounidenses podrían evolucionar en el futuro «de una orientación nacional parroquial a una visión olímpica de sus amenazas y oportunidades». También anticipó que un organismo genuinamente internacional podría algún día supervisar estas empresas multinacionales.

Muy poco de este estado de ánimo o literatura de alto idealismo aparece en los dos libros que se discute. No hay duda de que los bancos y las empresas industriales mencionadas son japoneses (u ocasionalmente, europeos o kuwaitíes). Al parecer, las empresas extranjeras dejan de ser multinacionales cuando aterrizan en las puertas de los Estados Unidos. Tampoco hay ni una pizca de idealismo suelto en ninguna parte. No escuchamos ni una palabra sobre los que han llegado los estridentes de un orden económico global superior «cuyo momento ha llegado». Por el contrario, es como si el trabajo del estudio de Harvard no tuviera nada que decir sobre el actual dilema estadounidense. Y también prevalece cierto astigmatismo: de las 600 empresas multinacionales más importantes del mundo con ventas anuales de más de$ 1.000 millones, las multinacionales estadounidenses representan poco más de 50% del grupo. Las multinacionales japonesas tienen solo 13,6% del total.

Algunos de los comentaristas de estos libros van mucho más allá que los autores al hacer sonar alarmas nacionales. William Safire del New York Times ha calificado el libro de los Tolchins como «una visión reveladora de un peligro para la seguridad estadounidense». Nada menos que Malcolm Forbes ha dicho que «antes de que Japón compre demasiado de Estados Unidos, debemos legislar instantáneamente una Junta de Conocimientos designada por la presidencia cuya aprobación sería necesaria antes de permitir cualquier compra extranjera de cualquier importancia».

Por supuesto, estos puntos de vista no hablan por todos. Un grupo de economistas defiende enérgicamente la posición dominante, representada por Jane Sneddon Little. En la edición de julio-agosto de 1988 de la revista New England Economic Review, escribe: «En conjunto, la política estadounidense hacia la inversión extranjera directa en este país va por buen camino y requiere poco o ningún cambio. Esta política equivale a mantener las puertas abiertas y proporcionar un trato nacional no discriminatorio a los inversores una vez que llegan».

Aquí llegamos al meollo del dilema. ¿Se debe obligar al público estadounidense a elegir entre Adam Smith y Paul Revere? A juzgar por la experiencia de Canadá, la respuesta es probablemente no. Teníamos —y sí— problemas con las multinacionales estadounidenses, problemas que nuestros defensores del libre mercado no pudieron anticipar. Pero también eran problemas menos formidables de los que los opositores a la inversión extranjera habían esperado inicialmente.

El primer problema tenía que ver con la extraterritorialidad y el hecho de que las filiales estadounidenses en el extranjero están sujetas a la legislación estadounidense. En los casos en que las políticas y prácticas estadounidenses y canadienses difieren, como en áreas como la antimonopolio, la legislación sobre valores y el comercio con países restringidos, las leyes estadounidenses tienen prioridad. Por lo tanto, la soberanía de Canadá se vio comprometida en su territorio de origen.

También surgieron problemas económicos. La I+D se vio afectada porque estas actividades se centralizaron en la sede de la matriz. Los proveedores locales salieron perdiendo porque las filiales tendían a comprar equipos y suministros de las mismas empresas que servían a sus principales plantas estadounidenses y, por lo tanto, importaban más piezas manufacturadas que las empresas nacionales. El desarrollo de la capacidad de gestión de Canadá se vio inhibido porque las oficinas centrales de los Estados Unidos tendían a mantener a los gerentes locales con poca correa.

Además, si bien la experiencia de estas filiales varió mucho, muchas de ellas se convirtieron en lo que en Canadá llamamos empresas «truncadas». Estas empresas no llevan a cabo todas las funciones ordinarias necesarias para desarrollar, producir y comercializar bienes, sino que ceden algunas de ellas a la matriz. Como resultado, si bien el truncamiento es una decisión empresarial racional desde la perspectiva de los padres porque maximiza los objetivos globales, parece mucho menos favorable desde una perspectiva local. Según un informe del gobierno de 1972, Inversión extranjera directa en Canadá, señaló que, dependiendo de las actividades particulares involucradas, el truncamiento podría significar «menos producción para el mercado canadiense, menos oportunidades para la innovación y el espíritu empresarial, menos ventas de exportación [o] menos formación del personal canadiense».

Es posible que estas dificultades no se apliquen directamente a las preocupaciones que los estadounidenses tienen ahora sobre la inversión extranjera en su país, aunque estoy seguro de que les resultarán familiares a los lectores que han seguido el debate sobre el vaciamiento de la industria estadounidense. Pero un estudio sistemático que mapea los puntos problemáticos de manera específica y empírica es un primer paso crucial hacia políticas viables. Una vez identificados y analizados los problemas reales, se puede diseñar una política para establecer las reglas y expectativas básicas del país anfitrión y aliviar la preocupación. No es necesario que Paul Revere se vuelva a poner en marcha.

El avance hacia el globalismo es un poco como conducir un coche. El acelerador nos mueve hacia la aldea global, o un facsímil razonable, pero es peligroso conducir sin freno. Sospecho que es la ausencia de este freno lo que está detrás del malestar y la urgencia reflejados en estos volúmenes.

Como canadiense, las súplicas de los autores de frenos me parecen convincentes. También sugiero que sus próximos libros examinen las políticas que otros países han adoptado para tratar con las corporaciones multinacionales estadounidenses. Parte de esa información podría resultar útil en casa.


Escrito por
Abraham Rotstein



Related Posts
Sección: Riqueza y empleo: El eslabón roto

Sección: Riqueza y empleo: El eslabón roto

Durante la mayor parte del siglo XX, existía un enlace simbiótico entre la creación de valor y la creación de empleo. Cuando las empresas prosperaron, el empleo se expandió y las comunidades prosperaron. Este círculo virtuoso era bueno para los negocios y el bien para la sociedad. Pero ahora la relación entre la creación de valor y la creación de empleo es más tenue. En los Estados Unidos, por ejemplo, los [...]
Leer más
Un plan para la reconstrucción financiera

Un plan para la reconstrucción financiera

La crisis bancaria de Estados Unidos presenta elecciones tanto peligrosas como prometedoras. Peligroso, porque el hecho de no actuar inteligentemente conducirá al colapso económico más grave desde la gran depresión. Hasta el 25% del sistema bancario de EE.UU. que representa los activos de más de $ 750 mil millones, ha comenzado a publicar tales pérdidas masivas de préstamos que debe centrarse en [...]
Leer más
Comercio a medida: lidiar con el mundo tal como es

Comercio a medida: lidiar con el mundo tal como es

Los Estados Unidos se están planteando en el mercado global, incurriendo en pérdidas devastadoras en posición de mercado, ganancias, equidad y empleos. El problema real es menos con los productos de Estados Unidos de lo que es con la política comercial de Estados Unidos. Nos enfrentamos a la posibilidad de continuar la pérdida económica hasta que los líderes empresariales y políticos estadounidenses reconocen las diferencias fundamentales entre los Estados Unidos y [...]
Leer más
Responsabilidad del producto: estás más expuesto de lo que crees

Responsabilidad del producto: estás más expuesto de lo que crees

Aunque la crisis de responsabilidad del producto ha caído de las páginas frontales, el problema no se ha ido. Las bajas tasas de seguro, anticipadas por las reformas de la legislación de responsabilidad, se han materializado rara vez. Las primas de seguro de responsabilidad civil siguen siendo una carga tremenda para las empresas en muchas industrias. La legislación dirigida a limitar la responsabilidad, promulgada justo el año pasado, ha sido declarada inconstitucional. Además, algunos [...]
Leer más
¿Puede Estados Unidos negociar por la igualdad comercial?

¿Puede Estados Unidos negociar por la igualdad comercial?

Para los gerentes de EE. UU. Preocupados por la competencia internacional, el curso justo por delante está inexplorado. En casi cualquier mercado en el que los estadounidenses esperan vender sus bienes y servicios o ampliar sus empresas, existen tantas oportunidades como amenazas, y muchas de las tanto en Europa como se acerca a 1992. Una cosa es razonablemente segura: las acciones de [...]
Leer más
Competitividad: autoayuda para un problema que empeora

Competitividad: autoayuda para un problema que empeora

La competitividad de un país, como la de una empresa, no es principalmente una cuestión de ventas: es una cuestión de ingresos, y los ingresos ganados, no tomados prestados. Ser medios competitivos para aumentar los ingresos tan rápidamente como los competidores hacen y hagan las inversiones necesarias para mantenerse al día competitivamente en el futuro. Desde esta perspectiva, la competitividad de los Estados Unidos es [...]
Leer más
Dejemos de comer nuestra semilla de maíz

Dejemos de comer nuestra semilla de maíz

Debido a la penumbra prevaleciente en los titulares económicos actuales, es fácil olvidar que estos mismos titulares retrataron a 1979 como un año de rentabilidad corporativa registrada. Y una vez que se pone en marcha una recuperación, no debe tener mucho tiempo antes de que estemos envejecidos por otra inundación del optimismo. Pero el optimismo se verá fuera de lugar. Inflación [...]
Leer más
Puntos de Derecho: Desagrupar los Servicios Jurídicos Corporativos para Liberar Valor

Puntos de Derecho: Desagrupar los Servicios Jurídicos Corporativos para Liberar Valor

Tradicionalmente, las grandes empresas de abogados y los departamentos legales corporativos han disfrutado de una relación cercana, una que se basa en la confianza y la regulación. Los clientes confían en las empresas para discernir los límites legales y los riesgos asociados con los juzgarlos mal; Los abogados están bajo una obligación profesional de identificar y elevar los problemas potenciales y manejarlos de manera competente y a fondo. [...]
Leer más
Pathbooks

Lee un
bestseller en

10 minutos

Cada viernes, recibe un libro de negocios y carrera resumido en 10 minutos.

(puedes darte de baja cuando quieras)