Cuándo dejar de deliberar y simplemente tomar una decisión

Esperando demasiado tiempo solo libera a todos.
Cuándo dejar de deliberar y simplemente tomar una decisión
Resumen.

Esperar demasiado tiempo para tomar decisiones puede ralentizar a las empresas, frustrar a los empleados y significar la pérdida de oportunidades críticas. ¿Cuándo debería tomar la decisión en lugar de recopilar más datos o tomar más tiempo?

Para decidir cuándo debe hacerse su elección, considere algunos factores. Primero, considere la importancia de la decisión. Las elecciones de poca consecuencia no deberían tomar mucho tiempo. Para tomar decisiones más importantes, dedique el tiempo extra a reflejar o recopilar y analizar datos. Luego, determine con qué frecuencia se tomará la misma decisión. Si la decisión es una que se toma a menudo, puede valer la pena desarrollar un enfoque analítico. Estos enfoques pueden llevar tiempo por adelantado, pero reducirán el tiempo para tomar esas decisiones en el futuro. A continuación, busque comprar una opción, que puede acelerar el proceso y ofrecer una oportunidad de aprendizaje. Por último, ponga un reloj en su decisión asignando una fecha límite para la cual debe hacerse.


Se le han planteado ideas, ha reducido sus opciones y ha examinado los datos disponibles. Ha hecho todas las preguntas correctas para guiar su elección. Y sin embargo, por alguna razón, no puedes apretar el gatillo en una decisión. ¿Cuál es el agarre?

Ya sea que haya experimentado esta indecisión usted mismo o haya conocido a un líder o ejecutivo con el hábito, puede ser increíblemente problemático, y potencialmente dañino, tomar decisiones. Esperar demasiado tiempo para tomar decisiones puede ralentizar a las empresas, frustrar a los empleados y significar la pérdida de oportunidades críticas. ¿Cuándo debería tomar la decisión en lugar de recopilar más datos o tomar más tiempo?

Para averiguar si una decisión requiere más tiempo o simplemente debe tomarse, debe hacer un poco de «análisis de metadecisión», o para decirlo más simplemente, necesita decidir cómo decidir. Para decidir cuándo debe hacerse su elección, usted tiene que pensar en lo importante que es, qué tan urgente es y si puede usar algunos enfoques de toma de decisiones organizacionales para hacerlo más preciso y probable que sea correcto.

Considere la importancia de su decisión

El factor más crítico para determinar cuánto tiempo debe tomar una decisión es la importancia que tiene. Las decisiones de poca importancia no deberían tomar mucho tiempo. Así que el primer paso para decidir cómo decidir debe ser preguntarse a sí mismo o a otros si no confía en su propio juicio: ¿Qué diferencia hará esta decisión? Si no va a hacer una gran diferencia en su vida o negocio, simplemente tome la decisión y avance. Entonces puedes dedicar tu escaso tiempo y poder intelectual a las decisiones que realmente importan.

Para decisiones más importantes, hay dos buenas razones para extender un poco su proceso de toma de decisiones. Una es reflexionar, y la otra es recopilar datos y analizarlos. Reflexión, especialmente cuando el tomador de decisiones puede involucrar a la mente inconsciente — puede ser una buena manera de determinar qué factores son más importantes en una decisión compleja. Algunos observadores recomiendan dormir en una decisión después de revisar los factores clave alrededor de la decisión, pero hay otras maneras de involucrar a la mente inconsciente también. Descansar, jugar, meditar o incluso tomar una ducha puede hacer el truco. En cualquier caso, reflexionar sobre una decisión no requerirá mucho tiempo adicional; un día o una noche debería ser suficiente.

La otra buena razón para esperar una decisión es recopilar datos y analizarlos. No tiene mucho tiempo ha sido evidencia en muchos dominios de decisión que las decisiones basadas en datos y análisis son más precisas que las tomadas por intuición humana. Sin embargo, toma mucho tiempo recopilar datos, y algunos más analizarlos. Pero si se trata de una decisión importante y los datos existen en algún lugar, probablemente valga la pena emplear un enfoque de toma de decisiones basado en datos, especialmente si se va a hacer varias veces.

Determinar con qué frecuencia se tomará la misma decisión

El hecho de que una decisión se repita y con qué frecuencia es también un factor importante en la rapidez de la toma de decisiones. Si la decisión es una decisión que se toma a menudo (por ejemplo, precios, reordenamiento de inventario o decisiones de contratación), puede valer la pena invertir en un enfoque analítico. Las decisiones que se repiten a menudo también pueden generar datos; la captura de los insumos para la decisión y los resultados de la decisión permite producir un modelo que optimiza los resultados positivos. La primera vez que una decisión repetitiva es tratada analíticamente, requerirá mucho tiempo recopilar y analizar los datos para crear un modelo. Pero vale la pena tomar este tiempo extra por adelantado, ya que cada instancia de la decisión a partir de entonces se puede tomar mucho más rápido y con un alto grado de precisión.

Las decisiones que son importantes y raras suelen ser bastante estratégicas, como «¿Debemos cambiar nuestro modelo de negocio?» o «¿Deberíamos adquirir nuestro mayor competidor?» Puede ser posible adquirir cierta información relacionada con este tipo de decisiones, pero probablemente no suficiente para crear un modelo analítico. Tales decisiones valen la pena dedicar algún tiempo, pero después de haber sido vistas desde una variedad de perspectivas, no es probable que mejoren con el tiempo. Esperar demasiado tiempo para tomar la decisión puede significar que la oportunidad le pase.

Busque la compra de una opción

Si una decisión estratégica implica mucha incertidumbre y no se puede tomar después de alguna deliberación, un enfoque para facilitar el proceso es comprar una opción de la que aprenderás más.

Las opciones son bien conocidas en la inversión, donde comprar una opción le da al inversor el derecho de comprar un activo a un precio determinado en el futuro. En la toma de decisiones, significa dar un pequeño paso para aprender más, antes de hacer una llamada que podría afectar significativamente a su gente o a la organización. Por ejemplo, en lugar de adquirir una empresa, comprar una opción puede significar crear una sociedad o invertir una cantidad menor en la empresa que el costo requerido para una compra. Comprar una opción como enfoque de toma de decisiones puede facilitar y acelerar el proceso para tomar decisiones importantes, y puede resultar en un mejor resultado final si el tomador de decisiones aprovecha las oportunidades de aprendizaje que ofrece la opción. Tenga en cuenta, por supuesto, que comprar una opción no debería ser una excusa para evitar o retrasar las acciones sustanciales que su organización necesita tomar.

Ponga un reloj en su decisión

Finalmente, si usted se encuentra luchando para tomar una decisión, asigne una fecha límite para la cual debe hacerse. Puede evaluar rápidamente esta línea de tiempo cuando se enfrenta por primera vez a la decisión o después de haber deliberado. Este es uno de los componentes más importantes de su análisis de metadecisión, ya que la fecha de vencimiento para una decisión guiará muchos otros aspectos de su enfoque. Determina, por ejemplo, si puede emplear datos y análisis, si debe involucrar a más personas, si puede estudiar los problemas a fondo, e incluso si puede dormir en la decisión durante la noche.

Varias de las formas de mejorar el momento de las decisiones que he mencionado sugieren una proceso organizativo para la adopción de decisiones, en lugar de basarse en enfoques y caprichos individuales para cada decisión. Si bien una organización puede dejarse llevar por la burocracia de decisiones, en general es prudente no dejar las decisiones importantes totalmente a las personas, incluso al CEO. Una buena toma de decisiones sólo se realiza mediante el uso de métodos eficaces, ex post facto análisis y reflexión sobre cómo mejorar. Poner un reloj en las decisiones y supervisar cuánto tiempo toman también son acciones en las que es probable que las organizaciones sean mejores que las personas.

Sí, a veces es importante tomar esa decisión, pero no a expensas del pensamiento sistemático sobre la mejor manera de hacerlo. Al dar estos pasos y decidir estratégicamente cómo decidir, descubrirás que puedes salir de la indecisión y finalmente avanzar.


Escrito por
Thomas H. Davenport



Related Posts
Deja tu trabajo a la manera elegante

Deja tu trabajo a la manera elegante

Nunca olvidaré al Vicepresidente de Ventas que, después de solo cinco días en el trabajo, envió un correo electrónico a toda la compañía, llamando a todos sus compañeros de trabajo "completos idiotas", jurando en la alta gerencia, y declarando que estaba caminando entonces y allí. Después de ese correo, alrededor de 950 personas que apenas sabían que su nombre siempre recordaría [...]
Leer más
Tómese sus vacaciones — ¡Por favor!

Tómese sus vacaciones — ¡Por favor!

Tengo una confesión que hacer: No soy muy bueno para tomar vacaciones. Eso no significa que no los tome en absoluto, solo que es un poco de lucha. Lamentablemente no estoy solo, particularmente entre los estadounidenses. La encuesta anual de privación de vacaciones de Expedia encontró que, en 2009, el 34% de los adultos de Empleados de Empleados no tomaron [...]
Leer más
El valor del ritual en tu jornada laboral

El valor del ritual en tu jornada laboral

Recientemente vi la película el último samurai por segunda vez. Ubicado en Japón en la década de 1870, cuenta la historia de un veterano de la Guerra Civil estadounidense quien fue capturado por los luchadores de Samurai y, con el tiempo, aprendió a honrar sus formas. La primera vez que vi la película, cuando salió en 2003, [...]
Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio