Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Crea una carrera que refleje tu personaje

¿Con qué frecuencia ves tu trabajo como una vía para convertirte en tu mejor yo moral? Proponemos que a través de elaboración de trabajos—reimaginando, redefiniendo y rediseñando activamente tu propio trabajo— tu lugar de trabajo puede convertirse en un laboratorio moral para el desarrollo del carácter. Aunque casi todas las personas quieren verse a sí mismas como seres humanos buenos y morales, un estudio reciente sugiere que muchos de nosotros no priorizamos la moralidad en nuestro desarrollo personal. En primer lugar, y lo más importante, use elaboración cognitiva para cambiar fundamentalmente la forma en que aborda su trabajo, reconociendo que el trabajo es una vía para el desarrollo del carácter. En segundo lugar, participar en creación de tareas para dar forma a sus actividades diarias de una manera que evite desafíos éticos y le brinde la oportunidad de ser una influencia para el bien. Por último, emplee creación relacional para construir una sólida red de amigos, colegas y mentores en el trabajo que apoyen sus esfuerzos para estar a la altura de sus valores.
Crea una carrera que refleje tu personaje
Hiroshi Watanabe/Getty Images

¿Con qué frecuencia ves tu trabajo como una vía para convertirte en tu mejor yo moral? Proponemos que a través de elaboración de trabajos— reimaginando, redefiniendo y rediseñando activamente tu propio trabajo — tu lugar de trabajo puede convertirse en un laboratorio moral para el desarrollo del carácter. Esto es particularmente importante teniendo en cuenta las miles de horas que probablemente pasará en el trabajo, y todo comienza reformulando su enfoque al trabajo como una oportunidad para convertirse en una mejor persona, en todos los aspectos de su vida.

Aunque casi todas las personas quieren verse a sí mismas como seres humanos buenos y morales, un estudio reciente sugiere que muchos de nosotros no priorizamos la moral en nuestro desarrollo personal. Cuando se pidió a 800 estudiantes de pregrado que clasificaran los cambios de personalidad que más les gustaría ver en sus vidas, los rasgos no morales (como la sociabilidad, la productividad y la imaginación creativa) se priorizaron sobre los rasgos morales (como la compasión, la honestidad y la moral general). Si bien es posible que estos hallazgos reflejen de manera única la ansiedad social, las preocupaciones profesionales o el autoenfoque de los estudiantes universitarios, creemos que muchas personas se acercan a su propia moralidad con un exceso de confianza y autocomplacencia que, sin saberlo, obstaculiza el desarrollo de su carácter. Es por eso que instamos a la gente a desarrollar humildad moral y reconocer la necesidad de centrarse activamente en convertirse en su mejor yo moral, incluso, si no especialmente, en el trabajo.

El lugar de trabajo como laboratorio moral

Para muchas personas, las experiencias en el trabajo brindan amplias oportunidades para desarrollar la fortaleza y el autocontrol necesarios para evitar comportamientos tentadores pero poco éticos como mentir a los clientes, pagar sobornos, rellenar cuentas de gastos o manipular registros contables. Sin embargo, una persona con buen carácter no simplemente evita hacer cosas malas, sino que también persigue lo bueno. Y el lugar de trabajo sirve como un entorno único para practicar la compasión y la bondad (incluso cuando nos sentimos menos de una obligación de hacerlo, como podríamos hacer con nuestra familia y amigos). En el trabajo podríamos desarrollar aún más virtudes relacionadas con la diligencia (productividad y trabajo duro), el coraje (para hablar cuando algo está mal), o la equidad (en la forma en que tratamos a los subordinados y clientes). En resumen, los aspectos colaborativos, sociales, jerárquicos, orientados al rendimiento e incluso impulsados por los incentivos de nuestro trabajo a menudo crean un entorno adecuado para poner a prueba nuestro carácter y ayudarnos a refinar nuestras virtudes. Pero sacar el máximo partido de este laboratorio moral profesional requiere un esfuerzo concertado de nuestra parte, requiere un trabajo de elaboración.

Fabricación de trabajos para personaje

Como fue presentado originalmente por los eruditos Amy Wrzesniewski (Universidad de Yale) y Jane Dutton (Universidad de Michigan), la gente puede nave sus trabajos modificando primero la forma en que piensan sobre su trabajo (elaboración cognitiva), segundo, cambiando el alcance y el tipo de tareas en las que participan (elaboración de tareas) y, tercero, cambiando la naturaleza de sus relaciones e interacciones con los demás en el trabajo (elaboración relacional). Hasta la fecha, la mayoría de los estudiosos y practicantes han explorado la creación de empleo como un medio para hacer que el trabajo sea más significativo y satisfactorio, y potencialmente aumentar el rendimiento individual. Pero sugerimos que también puedes participar en la elaboración de trabajos para convertirte en tu mejor yo moral.

Centro de información

En primer lugar, y lo más importante, use elaboración cognitiva para cambiar fundamentalmente la forma en que aborda su trabajo, reconociendo que el trabajo es una vía para el desarrollo del carácter. Al final de cada día, pregúntese si es mejor persona que cuando se despertó esa mañana, por lo que contribuyó en el trabajo. Luego, al comienzo del día siguiente, pregúntate qué puedes hacer para convertirte en una persona aún mejor al final de ese día. ¿A quién puedo ayudar o apoyar? ¿Qué puedo contribuir en el trabajo que marcará una diferencia positiva (a los compañeros de trabajo, a los clientes, a mi organización, a la sociedad en general)?

En segundo lugar, participar en creación de tareas para dar forma a sus actividades diarias de una manera que evite desafíos éticos y le brinde la oportunidad de ser una influencia para el bien. Crea salvaguardas en tus rutinas para protegerte de las tentaciones. Identifique las tareas que cree que marcan la mayor diferencia positiva y participe en más de ellas con más frecuencia. Infunde bondad, sacrificio propio u otros fines nobles en las tareas que emprendan. Desarrolle el valor para hacer el hábito de expresar regularmente su voz en su equipo u organización (para sugerir mejoras significativas o para denunciar la injusticia, la injusticia o la discriminación).

En tercer lugar, empleo creación relacional para construir una sólida red de amigos, colegas y mentores en el trabajo que apoyen sus esfuerzos para estar a la altura de sus valores. Para ayudar a «evitar lo malo», envíe señales a sus compañeros y supervisores de que está comprometido con un comportamiento ético en el trabajo, y encuentre un mentor que esté dispuesto a guiarlo a través de desafíos éticos. Para «perseguir el bien», intente acercarse a cada interacción que tenga con otras personas como una oportunidad para construir, elevar, apoyar o alentar. Pasa más tiempo con las personas que te hacen sentir lo mejor posible, y limita la interacción con aquellos que te arrastran hacia abajo (aunque a veces esas son las mismas personas que más necesitan tu bondad, compasión y servicio).

Cuando la elaboración no es suficiente

Ciertos trabajos, organizaciones e incluso industrias no están bien alineados con sus valores morales personales. Todos estamos muy moldeados por nuestro entorno, y a pesar del poder de la creación de empleo, el contexto en el que trabajamos todavía puede obstaculizar nuestro desarrollo moral. Por lo tanto, sea proactivo para encontrar un trabajo que proporcione el derecho ajuste moral. Al evaluar un trabajo, preste atención a la misión de la organización, asegurándose de que pueda aceptar sus valores. Comprender las normas culturales de la empresa, especialmente en lo que se refiere a la ética. Hable con empleados actuales y pasados y pregúnteles cómo fueron sus experiencias diarias en sus respectivos puestos. Pregúntales qué desafíos éticos afrontaron, si los hay, y cómo el trabajo u organización les ayudó a crecer y desarrollarse como persona. Pregúntate a ti mismo si estos son los tipos de personas con los que quieres trabajar, y si son reflejo de la persona en la que te estás esforzando por llegar a ser. En resumen, trata de encontrar un trabajo que se alinea con tus valores morales personales y que te permita elaborar tu trabajo de una manera que te ayude a desarrollar el carácter moral.

Ya sea que vea su trabajo como un simple sueldo, como un escalón en la carrera, o incluso como una vocación, le animamos a que también aborde su trabajo como una vía para convertirse en una mejor persona, como un laboratorio para refinar su carácter. Hacerlo no solo ayudará convertirse en virtuoso, pero también puede ayudar a otros. La investigación en psicología sobre la elevación (la emoción moral experimentada al presenciar los actos virtuosos de los demás que conduce al deseo de convertirse en una persona mejor) sugiere que la moralidad puede ser contagiosa. Elaborar su trabajo de una manera que conduzca a comportamientos ejemplares podría dar como resultado un contagio moral que beneficia a otros miembros de su organización también. Al igual que un pequeño guijarro lanzado en un vasto estanque, su simple trabajo de elaboración puede ondularse a lo largo de todo su lugar de trabajo. Pruebe la elaboración de trabajos para hacer del mundo un lugar mejor, una vida a la vez, empezando por la suya.


Isaac H. Smith Maryam Kouchaki
Via HBR.org


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.

Related Posts