Elaboración de una estrategia empresarial para su negocio familiar

Asegurar la resiliencia y la longevidad de una empresa familiar requiere una estrategia centrada en la creciente riqueza de la familia conjunta, a menudo a través de una cartera diversificada de activos conjuntos. Pero una estrategia de amplia diversificación es difícil de ejecutar, por lo que no debe ser realizada por las familias sin la estructura y procesos apropiados. En primer lugar, las familias multigeneracionales exitosas deben crear una visión a largo plazo de los límites de la empresa. Una vez que se identifica la decisión de diversificarse, las familias que tienen éxito se dan cuenta de la necesidad de dedicar recursos significativos para identificar, evaluar y priorizar oportunidades para expandir las fronteras empresariales. Finalmente, las familias que tienen éxito deben estar dispuestas a reequilibrar sus carteras, vendiendo activos o activos de bajo rendimiento que están en el pico de su valor y asignando capital solo a áreas que tienen una perspectiva fuerte a largo plazo. Las familias con una estrategia de diversificación empresarial exitosa logran este resultado al articular claramente su estrategia y desarrollar estructuras y procesos que permitan una supervisión efectiva de la empresa diversa.

Elaboración de una estrategia empresarial para su negocio familiar

Más de 50,000 líderes se mantienen al día con el futuro de los negocios.

Reportes radicalmente breves que ahorran 2,000+ horas de investigación

Estás aprendiendo en buena compañía

logo amazon
logo salesforce
logo mercadolibre
logo google
logo femsa
logo aeromexico

por Jennifer Pendergast , Jennifer Pendergast

Resumen

Garantizar la resiliencia y la longevidad de una empresa familiar requiere una estrategia que se centre en aumentar el patrimonio familiar conjunto, a menudo a través de una cartera diversificada de activos de propiedad conjunta. Pero una estrategia de amplia diversificación es difícil de ejecutar, por lo que no deberían llevarla a cabo las familias sin la estructura y los procesos adecuados. En primer lugar, las familias multigeneracionales exitosas necesitan crear una visión a largo plazo de los límites de la empresa. Una vez que se identifica la decisión de diversificar, las familias que tienen éxito se dan cuenta de la necesidad de dedicar importantes recursos a identificar, evaluar y priorizar las oportunidades de ampliar las fronteras empresariales. Por último, las familias que tienen éxito deben estar dispuestas a reequilibrar sus carteras, vender activos con bajo rendimiento o activos que estén en su punto máximo de valor y asignar capital solo a áreas que tengan una perspectiva sólida a largo plazo. Las familias con una estrategia de diversificación empresarial exitosa logran este resultado articulando claramente su estrategia y desarrollando estructuras y procesos que permitan una supervisión eficaz de la diversa empresa.

• • •

Incluso las empresas familiares más armoniosas y mejor administradas se enfrentan a serios desafíos a la hora de desarrollar una estrategia que perdure generaciones. Uno de los mayores desafíos es proteger y hacer crecer los activos familiares para las generaciones futuras. Para hacerlo con éxito, los propietarios de empresas familiares, como cualquier inversor, necesitan una estrategia de diversificación.

Garantizar la resiliencia y la longevidad de una empresa familiar requiere centrarse a nivel empresarial, más que a nivel empresarial. Utilizo el término «empresa» en lugar de «negocio» aquí a propósito, para representar los activos generales de la familia (por ejemplo, bienes inmuebles, inversiones pasivas, inversiones minoritarias), en lugar de una sola empresa operativa. La creación de una estrategia empresarial requiere centrarse en aumentar el patrimonio total de la familia, en lugar de en hacer crecer un negocio específico. Este enfoque a menudo lleva a una estrategia que algunas investigaciones sugeriría que es ineficaz: diversificación no relacionada, es decir, inversión en negocios aparentemente no relacionados.

En el contexto de la investigación de la estrategia corporativa, a menudo se ha descartado a los conglomerados por tener un bajo rendimiento, en comparación con las empresas centradas. Según un Estudio McKinsey, la rentabilidad total media para los accionistas fue del 7,5% para los conglomerados y del 11,8% para las empresas centradas. Los autores del artículo de McKinsey afirman que «el argumento de que la diversificación beneficia a los accionistas al reducir la volatilidad nunca fue convincente», con el argumento de que los inversores individuales pueden diversificar sus inversiones por sí mismos.

Sin embargo, las empresas familiares suelen estar a favor de invertir juntas, en lugar de que los miembros individuales de la familia diversifiquen sus propias inversiones. La razón puede ser financiera (por ejemplo, ventajas fiscales o economías de escala derivadas de la puesta en común de inversiones) o no financiera (por ejemplo, la capacidad de perseguir un propósito y valores comunes o el deseo de permanecer unidos como familia). Más allá del deseo de mantenerse unidos, puede resultar difícil para los propietarios invertir de forma individual, debido a las estructuras de propiedad, como los fideicomisos o los acuerdos de accionistas, que limitan la capacidad de los propietarios individuales de salir de las inversiones de propiedad conjunta. Por estas razones, uno de los rasgos distintivos de la propiedad familiar es centrarse en la longevidad de la empresa y la estabilidad de la rentabilidad, así como en objetivos más suaves, como el apoyo a la comunidad, los empleados, los clientes y las partes interesadas.

Tomemos el caso de E Ritter & Company, el holding familiar de Ritter Communications y Ritter Agribusiness. Sus eslogan es «invertir en nuestra comunidad durante más de 130 años». Sus inversiones se destinan a negocios aparentemente no relacionados: productos y servicios de gestión agrícola y telecomunicaciones. Si bien estos negocios surgieron de inversiones familiares que se hicieron hace más de un siglo, la familia tuvo la oportunidad de cambiar su estrategia cuando vendieron una participación mayoritaria en Ritter Communications a un inversor de capital privado hace tres años. Sin embargo, en lugar de distribuir el dinero a los accionistas familiares individuales, la familia optó por mantener el dinero unido y desarrollar un tercer negocio bajo su holding, Ritter Investment Holdings. Su compromiso de permanecer juntos es un ejemplo de cómo centrarse en la diversificación para lograr una estrategia multigeneracional. También demuestra que definirse a sí mismos como una familia propietaria de un negocio en lugar de como una familia de un negocio en particular les dio la flexibilidad de pensar en términos generales sobre su futuro.

Averiguar cómo mantenerse en el negocio durante generaciones requiere una estrategia que se centre en aumentar el patrimonio familiar conjunto, a menudo a través de una cartera diversificada de activos de titularidad conjunta. Una cartera diversificada puede soportar los altibajos de factores que escapan al control de los propietarios.

Investigación ha sugerido que la relación entre la diversificación y el rendimiento sigue una curva en forma de U invertida, lo que significa que una cantidad limitada de diversificación relacionada aumenta el rendimiento, pero una vez que la diversificación se hace demasiado significativa, el rendimiento disminuye. Esta investigación sugiere que diversificarse cerca de lo que usted sabe tiene sentido, pero alejarse demasiado de una operación principal disminuirá el rendimiento.

La investigación de Michael Porter demuestra la desventaja de la diversificación no relacionada, lo que demuestra que las empresas tienden a desinvertir en adquisiciones en campos no relacionados. Yo también estaría de acuerdo con este enfoque. Sin embargo, másinvestigación reciente, así como datos anecdóticos de firmas como Alphabet, sugieren que algunas empresas pueden ofrecer una rentabilidad sólida mediante una diversificación no relacionada. De hecho, un estudio de 2018 descubrió que el efecto negativo de la diversificación no relacionada en el rendimiento ha disminuido notablemente con el tiempo, y las empresas de los 70 a los 90 demostraron un rendimiento inferior debido a la diversificación no relacionada, mientras que después del 2000, este efecto disminuyó.

Estos estudios respaldan la estrategia que las empresas familiares han adoptado sistemáticamente: la diversificación a nivel empresarial funciona. Dicho esto, una estrategia de amplia diversificación es difícil de ejecutar. Por lo tanto, las familias no deberían llevarlo a cabo sin la estructura y los procesos adecuados.

En primer lugar, las familias multigeneracionales exitosas necesitan crear una visión a largo plazo de los límites de la empresa. Tomemos el caso de Schurz Communications, Inc., que ha navegado eficazmente por una evolución desde ser propietario de periódicos, estaciones de televisión y radio hasta operaciones de banda ancha y proveedores de servicios en la nube. El compromiso de los propietarios de permanecer juntos durante esta evolución se refleja en esto podcast con el CEO de quinta generación, Todd Schurz. La salida exitosa de sus negocios heredados requería el compromiso de la familia de mantenerse unida, un enfoque de inversión investigado a fondo y un consejo de administración cuidadosamente seleccionado con experiencia para apoyar la transición.

Un área en la que muchas familias fracasan es que carecen un consejo de toma de decisiones centralizado en toda la gama de activos familiares. Cuando los activos se mantienen en diferentes entidades con sus propias estructuras de gobierno, informes y objetivos de rendimiento, no hay capacidad para desarrollar una estrategia a nivel empresarial que optimice el riesgo y la rentabilidad. La calificación de Carlson Inc., los actuales propietarios de CWT (una empresa de gestión de viajes) y Carlson Private Capital Partners («CPCC»), y antiguos propietarios de entidades hoteleras, como Radisson Hotels y los restaurantes TGI Fridays, comprendieron el valor de esta estructura cuando eligieron crear su división de inversiones bajo el paraguas de su empresa operadora CWT y bajo la supervisión de su consejo de administración.

Una vez que se identifica la decisión de diversificar, las familias que tienen éxito se dan cuenta de la necesidad de dedicar importantes recursos a identificar, evaluar y priorizar las oportunidades de ampliar las fronteras empresariales. En el caso del CPCC, esto implicaba contratar a un equipo de profesionales de inversiones con experiencia. Esta función también podría subcontratarse o crearse en asociación con otras familias inversoras.

Por último, las familias que tienen éxito deben estar dispuestas a reequilibrar sus carteras, vender activos con bajo rendimiento o activos que estén en su punto máximo de valor y asignar capital solo a áreas que tengan una perspectiva sólida a largo plazo.

En resumen, las familias con una estrategia de diversificación empresarial exitosa logran este resultado articulando claramente su estrategia y desarrollando estructuras y procesos que permitan una supervisión eficaz de la diversa empresa. Y deberían recordar la sabiduría de Michael Porter en su artículo fundamental de HBR De la ventaja competitiva a la estrategia corporativa, donde sostuvo que la estrategia corporativa debe garantizar que el todo sea más valioso que la suma de las partes. Para las familias, ese valor puede ir más allá de las devoluciones inmediatas a los accionistas y abarcar otros valores, como la estabilidad de la rentabilidad a lo largo del tiempo o el apoyo a los empleados o las comunidades. Pero, independientemente de cómo se defina el valor, la estrategia de la empresa familiar tendrá que ofrecer ese valor a las generaciones venideras.