Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Convertirse en padre trabajador

5 consejos para nuevos padres de trabajo. 5 pasos para actualizar su historia de vida en casa y en el trabajo.
Tornar-se um pai trabalhador
Tornar-se um pai trabalhador
Resumen.

Las transiciones de vida implican tres fases: la «larga despedida», en la que la persona que pasa por la transición lamenta la vida que está dejando atrás; el «medio desordenado», en el que la persona arroja ciertos hábitos, mentalidades y estilos de vida y comienza a crear otros nuevos; y el «nuevo comienzo», en el que la persona presenta su nuevo yo. Estas fases se paralelan perfectamente a los desafíos y oportunidades a los que se enfrentan los nuevos padres trabajadores.

Si bien los académicos han estudiado profundamente la transición a la maternidad laboral y se ha discutido a menudo en la cultura popular, la transición de los nuevos padres se ha ignorado lamentablemente. Pero la investigación sobre estas cuestiones se ha acelerado en los últimos años. Este artículo explora cinco consejos para que los nuevos padres hagan de la transición a la paternidad trabajadora un proceso que no solo perturba la vida, sino que también reafirma la vida.


Entre las transiciones a las que se enfrentan las personas en sus vidas, convertirse en padre puede ser la más importante. El hecho de que este cambio de vida sea esperado y alegre hace poco para reducir la agitación emocional y el ajuste personal y profesional necesarios.

Pero mientras la transición a la que se enfrentan las nuevas mamás, todo desde depresión posparto y la ansiedad profesional hacia una mayor sensación de orgullo y propósito — ha sido estudiada profundamente por académicos y a menudo discutida en la cultura popular, la transición a la que se enfrentan los nuevos padres ha sido ignorada lamentablemente por los investigadores y se ha reducido a poco más que un golpe en la cultura popular.

Sin embargo, las dos transiciones no se pueden separar. El impacto provocado por el crecimiento masivo del número de madres trabajadoras está inextricablemente enredado con el impacto de tener una nueva cultura de papás comprometidos. A medida que más y más mamás han entrado en el espacio de trabajo ( dos tercios de las madres con hijos menores de seis años trabajan fuera del hogar; para las que tienen hijos mayores de seis años, el número de globos ascienden al 77%), más papás han entrado en el espacio de crianza.

Parte de este cambio se produce por necesidad (las mamás trabajadoras, por definición, tienen menos tiempo en su día para el cuidado de los hijos y exigen cada vez más que los papás que den un paso adelante), pero mucho más del cambio se produce por elección. Resulta que los papás disfrutan más involucrados en la crianza de los hijos. Al preguntarle cómo ven su papel en la familia, tres cuartas partes de los padres dicen que su papel es «ganar dinero y cuidar a mi hijo».

Si bien este florecimiento de interés por la paternidad tiene muchas ventajas para los padres, las madres y los niños por igual, plantea una serie de complicaciones y ajustes incómodos para todos los involucrados, incluidos los empleadores y los gerentes. Y aunque la investigación sobre estas cuestiones no se remonta a décadas atrás, se ha acelerado en los últimos años.

Mi propia investigación sobre las transiciones de vida ha descubierto que implican tres fases. El primero es lo que llamo el «largo adiós», en el que la persona que pasa por la transición lamenta la vida que está dejando atrás. El segundo es el «medio desordenado», en el que la persona arroja ciertos hábitos, mentalidades y estilos de vida y comienza a crear otros nuevos. El tercero es el «nuevo comienzo», en el que la persona presenta su nuevo yo. Estas fases se paralelan perfectamente a los desafíos y oportunidades a los que se enfrentan los nuevos padres.

Aquí, basándose en este creciente conjunto de conocimientos, hay cinco consejos para que los nuevos padres hagan de la transición a la paternidad trabajadora un proceso que no solo perturba la vida, sino que también reafirma la vida.

1. Aceptarlo

La primera lección para los nuevos papás es no pasar por alto los cambios implicados. Ha pasado una fase de la vida. En cambio, acepta que convertirse en padre trae consigo muchas emociones. Estas emociones incluyen no solo las optimistas, como la alegría, la alegría y el orgullo, sino también las desanimadas, como el miedo, la ansiedad y la impotencia.

Investigadores de Australia hicieron un análisis exhaustivo de más de 500 artículos de investigación y descubrió que los trastornos de ansiedad en los futuros padres comienzan al principio del embarazo y están muy extendidos a lo largo del período perinatal. Estos sentimientos se ciñen alrededor del nacimiento, cuando los papás a menudo sucumben episodios de impotencia y soledad. Para los hombres que ya tienen antecedentes de problemas de salud mental, estos cambios pueden ser especialmente aguda.

Además de esas emociones en casa, los papás a menudo sienten una sensación de preocupación por quedarse atrás o perder el ritmo en el trabajo. Ciertas rutinas con colegas y jefes, desde reuniones sociales hasta convenciones hasta rondas de golf de fin de semana, pueden disminuir su prioridad, lo que aviva el temor de que las responsabilidades en el hogar estén socavando las oportunidades de trabajo.

El punto es que la transición a la paternidad es una experiencia emocional; tómate tiempo para identificarla y aceptarla.

2. Márcalo

Entonces, ¿cómo deben hacer frente a estos sentimientos los papás que trabajan?

La respuesta es dar a conocer los sentimientos encontrando lugares apropiados para explorarlos. Mi investigación ha descubierto que la gente utiliza una variedad de técnicas para responder a la oleada de emociones en las transiciones de la vida: Algunos escriben sobre sus sentimientos; otros se abrochan y empujan. Pero el 80% de las personas usa rituales, experiencias públicas, a menudo compartidas que indican a sí mismas y a quienes los rodean que están pasando por un momento emocional y se están preparando para lo que viene después.

Lo mismo se aplica a los padres. Para aquellos que tienen dificultades para adaptarse a las noticias a veces abstractas de la inminente paternidad, por ejemplo, se ha descubierto que el primer sonograma es un momento de galvanización. Mientras la nueva madre experimenta la transformación física, el padre a veces necesita el ritual visual.

UNA gran cantidad de investigaciones también ha demostrado que, para los padres que trabajan, compartir historias con otros miembros de un grupo de apoyo puede ayudar. Incluso grupos online trabajo. La razón por la que estos encuentros son efectivos es que reunirse con compañeros en entornos seguros permite a los nuevos padres normalizar sus preocupaciones e incluso usar el humor para ejercer cierto control sobre ellos. Se ha demostrado que expresar estos sentimientos conduce a la integridad, la madurez, el crecimiento personal y el orgullo.

El éxito de estos grupos de apoyo llevó al Boston College Center for Work & Family a recomendar que las empresas inicien grupos de afinidad de padres u ofrezcan seminarios de bolsa marrón dirigidos a los hombres como una forma de fomentar la aceptación del doble papel de los padres que trabajan.

3. Lo derramó

Si la primera fase de una transición de la vida se centra en despedirse de un pasado que no está regresando, la segunda fase, «el medio desordenado», se concentra en establecerse y adaptarse a la nueva realidad. El primer paso de ese proceso consiste en renunciar a los viejos métodos.

Para los padres que trabajan, este paso significa liberarse de las expectativas sobre su propia identidad, su relación con su pareja e incluso su trabajo. Un estudio exhaustivo realizado por dos académicos de Brasil reveló que los padres en transición deben aprender a adaptarse en cuatro áreas clave: (1) el padre consigo mismo; (2) el padre con la madre y el bebé; (3) el padre con su red de apoyo; y (4) el padre con su trabajo.

El hallazgo clave: los padres no deben depender demasiado de sus propios padres como modelos a seguir, porque las generaciones anteriores de hombres se centraban menos en la crianza de los hijos y el equilibrio entre el trabajo y la familia. En cambio, los padres nuevos deben eliminar estas expectativas anticuadas y recurrir a padres de su propia generación que están forjando un nuevo conjunto de expectativas, hábitos y prioridades.

Es más probable que su modelo a seguir como padre trabajador sea colega o amigo; busque uno.

4. Crearlo

Entonces, ¿qué quiere esta nueva generación de papás?

La respuesta a esa pregunta puede ser el aspecto más emocionante de la transición del padre trabajador. Los papás de hoy quieren una cultura, tanto en casa como en el trabajo, que abarque la paternidad práctica. Este deseo refleja mi propia investigación sobre las transiciones de la vida, cuando después de despedirme del pasado y derramar patrones anticuados, la gente en el medio desordenado recurre a actos asombrosos de creatividad.

En el caso de los padres que trabajan, eso significa crear nuevos hábitos en casa, desde vincularse con su bebé hasta coordinar con su pareja sobre qué partes del cuidado infantil tomará la delantera. También significa crear una nueva cultura en el trabajo que abarque a los padres trabajadores. No te equivoques: a la mayoría de los papás les gusta volver al trabajo. Sin embargo, las investigaciones muestran que el 98% de ellos temen perder el contacto con sus bebés.

Cómo los nuevos papás evitan ese destino es adoptando nuevos horarios y nuevas formas de trabajar. Más del 75% de los padres usan tiempo flexible cuando están disponibles, el 57% trabaja desde casa al menos parte del tiempo (un número que seguramente crecerá a medida que trabajar desde casa se vuelve aún más frecuente a raíz de la pandemia del coronavirus) y el 27% utiliza semanas de trabajo comprimidas.

Si eres un padre nuevo y un gerente, aproveche estos programas como una forma de ayudar a normalizar y rutinizar estos alojamientos y forjar una nueva cultura de paternidad para las generaciones futuras. Como lo expresaron los investigadores del Boston College: «Ofrecer a los padres (y a todos los empleados) el tiempo para atender sus necesidades personales no ofrece a los empleados permiso para «relajarse». Lo que hace es permitirles estar más concentrados y energizados cuando están trabajando».

5. Cuéntalo

La fase final de una transición de la vida es el «nuevo comienzo»; es la que llega a un momento crítico, en que ha pasado la eufemia de la nueva paternidad y se asienta la realidad de ser padre. La habilidad más importante en esta etapa: actualizar la historia de tu vida para incluir el nuevo capítulo de la paternidad.

Una transición de la vida es fundamentalmente un acontecimiento narrativo en el que revisamos y actualizamos nuestra historia de vida para dar cabida a un cambio crítico. En este caso, convertirse en un nuevo padre no es solo una transición temporal, sino permanente. Y no es uno que termina después de unos meses, sino que se repite una y otra vez, a medida que un niño entra en nuevas fases y presenta nuevas responsabilidades, a medida que llegan los futuros hijos y las rutinas fiscales que ya se han ganado duro, a medida que se acumulan nuevas responsabilidades en el trabajo y alejan a los padres de los hitos familiares, y las familias en crecimiento requieren grandes movimientos, grandes compras y grandes desafíos.

Las transiciones de vida son un deporte de por vida, y la paternidad puede ser la excusa que necesitas durante mucho tiempo para empezar a aprender a jugarlo. Pero una vez que lo hagas, descubrirás que las habilidades que dominas son aplicables a lo largo de tu vida. Pueden ayudarte a convertir tiempos que al principio parecían abrumadores en momentos llenos de afecto, asombro y descubrimiento.

Adaptado del libro de la serie HBR Working Parents Consejos para los papás que trabajan.


Escrito por
Bruce Feiler




Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.