Construir una carrera ética

Un enfoque de tres etapas para navegar por los desafíos morales en el trabajo.

Construir una carrera ética

Más de 50,000 líderes se mantienen al día con el futuro de los negocios.

Reportes radicalmente breves que ahorran 2,000+ horas de investigación

Estás aprendiendo en buena compañía

logo amazon
logo salesforce
logo mercadolibre
logo google
logo femsa
logo aeromexico
Resumen.

La mayoría de nosotros nos consideramos buenas personas. Nos propusimos ser éticos en el trabajo y esperamos que en momentos cruciales estemos a la altura de las circunstancias. Pero cuando se trata de construir una carrera ética, las buenas intenciones son insuficientes. La investigación de décadas ha identificado procesos psicológicos y sesgos que nublan el juicio moral de las personas, lo que las lleva a violar sus propios valores y, a menudo, a crear justificaciones posthoc retorcidas para su comportamiento.

¿Cómo podemos asegurarnos de que haremos siempre lo correcto en nuestra vida profesional? Los autores abogan por un cambio de mentalidad hacia lo que denominan humildad moral—el reconocimiento de que todos tenemos la capacidad de cometer transgresiones éticas si no estamos atentos. Sugieren un enfoque de tres etapas para mantenerse en línea recta y estrecha: prepararse de antemano para los desafíos morales, incluida la instauración de salvaguardias adecuadas; tomar buenas decisiones en el momento; y reflexionar y aprender de los éxitos y fracasos morales.


La mayoría de nosotros nos consideramos buenas personas. Nos propusimos ser éticos y esperamos que en momentos cruciales estemos a la altura de las circunstancias. Pero cuando se trata de construir una carrera ética, las buenas intenciones son insuficientes. La investigación de décadas ha identificado procesos y sesgos sociales y psicológicos que nublan el juicio moral de las personas, lo que las lleva a violar sus propios valores y, a menudo, a crear justificaciones posthoc retorcidas para su comportamiento. Entonces, ¿cómo puedes asegurarte de que día a día y década tras década harás lo correcto en tu vida profesional?

El primer paso requiere cambiar a una mentalidad que denominamos humildad moral—el reconocimiento de que todos tenemos la capacidad de transgredir si no estamos atentos. La humildad moral empuja a la gente a admitir que las tentaciones, las racionalizaciones y las situaciones pueden llevar incluso a los mejores a comportarnos mal, y les anima a pensar que la ética no solo evita lo malo sino también persigue lo bueno. Les ayuda a ver este tipo de desarrollo del personaje como una búsqueda para toda la vida. Llevamos más de una década investigando sobre la moral y la ética en el lugar de trabajo y, basándonos en nuestros propios hallazgos y en los de otros, sugerimos que las personas que desean desarrollar carreras éticas deben considerar un enfoque de tres etapas: (1) Prepararse con anticipación para los desafíos morales; (2) tomar buenas decisiones en el momento; y (3) reflexionar y aprender de los éxitos y fracasos morales.

Planeando ser bueno

Prepararse para los desafíos éticos es importante, porque las personas suelen ser conscientes de lo que debería hacen cuando piensan en el futuro pero tienden a centrarse en lo que quiero hacer en el presente. Esta tendencia a sobrestimar la virtuosidad de nuestro yo futuro es parte de lo que Ann Tenbrunsel de Notre Dame y sus colegas llaman el espejismo ético.

Contrarrestar este sesgo comienza con la comprensión de sus fortalezas y debilidades personales. ¿Cuáles son tus valores? ¿Cuándo es más probable que los viole? En su libro El camino al carácter, David Brooks distingue entre currículum virtudes (habilidades, habilidades y logros que puedes incluir en tu currículum, como «aumentar el retorno de la inversión en un 10% en un proyecto multimillonario») y elogio virtudes (cosas por las que la gente te elogia después de tu muerte, como ser un amigo leal, amable y trabajador). Aunque las dos categorías pueden superponerse, las virtudes del currículum suelen relacionarse con lo que has hecho por ti mismo, mientras que las virtudes de los elogios se relacionan con la persona que eres y lo que has hecho por los demás, es decir, con tu carácter.

Así que pregúntate: ¿Qué virtudes de elogio estoy tratando de desarrollar? O, como preguntó el gurú de la gestión Peter Drucker, «¿Por qué quieres que te recuerden?» y «¿Qué quieres aportar?» Enmarcar tu vida profesional como una búsqueda de contribución en lugar de logros puede cambiar radicalmente la forma en que abordas tu carrera. Y es útil considerar esas preguntas desde el principio, antes de desarrollar mentalidades, hábitos y rutinas resistentes al cambio.

El establecimiento de objetivos también puede sentar las bases para un comportamiento ético. Los profesionales fijan regularmente objetivos para muchos aspectos de su vida laboral y personal, pero pocos piensan abordar la ética de esta manera. Benjamin Franklin escribió en su autobiografía sobre tratar de dominar 13 rasgos que identificó como esenciales para una vida virtuosa (incluyendo la industria, la justicia y la humildad). Incluso creó un gráfico para hacer un seguimiento de su progreso diario. No sugerimos que todo el mundo participe en documentación igualmente rígida, pero sí sugerimos que se sienten y escriban metas de elogio y virtud que sean desafiantes pero alcanzables. Esto es similar a lo que Clayton Christensen, de Harvard Business School, abogó en su artículo de HBR. «¿Cómo vas a medir tu vida?» Después de luchar contra el cáncer, Christensen decidió que la métrica que más le importaba era «las personas individuales cuyas vidas he tocado».

Sin embargo, incluso los objetivos más cuidadosamente construidos siguen siendo buenas intenciones. Deben fortalecerse con salvaguardias personales, es decir, hábitos y tendencias que se han demostrado que sacan a relucir los mejores ángeles de las personas. Por ejemplo, los estudios sugieren que un sueño de calidad, la oración personal (para los religiosos) y la atención plena pueden ayudar a las personas a controlar y fortalecer su autocontrol y a resistir la tentación en el trabajo.

También recomendamos «planificar si entonces», lo que el psicólogo Peter Gollwitzer llama intenciones de implementación. Decenas de estudios de investigación han demostrado que esta práctica («Si ocurre X, entonces haré Y») puede ser eficaz para cambiar el comportamiento de las personas, especialmente cuando esos planes se expresan en voz alta. Pueden ser simples pero también deben ser específicos, vinculando una señal situacional (un disparador) a un comportamiento deseado. Por ejemplo: Si mi jefe me pide que haga algo potencialmente poco ético, entonces Me dirigiré a un amigo o mentor ajeno a la organización para que me aconseje antes de actuar. Si Me piden un soborno, entonces Consultaré al equipo legal de mi empresa y a las políticas formales para obtener orientación. Si Soy testigo de acoso sexual o prejuicios raciales, entonces De inmediato defenderé a la víctima. Elaborar planes para el futuro adaptados a tus fortalezas, debilidades, valores y circunstancias puede ayudarte a protegerte contra fallas en el autocontrol o la inacción cuando se requiere acción. Pero asegúrate de hacer tus planes de «si es entonces» ante te encuentras con la situación; la preparación es clave.

Los mentores también pueden ayudarte a evitar errores éticos. Al expandir tu red profesional y desarrollar relaciones con los asesores, no busques solo a aquellos que puedan acelerar tu ascenso en la escala profesional; también considera quién podría apoyarte cuando se trata de decisiones morales. Establezca conexiones con personas dentro y fuera de su organización cuyos valores son similares a los suyos y a quienes puede solicitar asesoramiento sobre ética. Ambos hemos contactado con mentores para que nos asesoren sobre cuestiones éticas, y enseñamos a nuestros estudiantes de MBA a hacer lo mismo. Tener una red de apoyo, y en particular un mentor ético de confianza, también puede brindarte oportunidades de tener un impacto positivo en tu carrera.

Una vez que te hayas comprometido a vivir una vida ética, no tengas vergüenza de dejar que la gente lo sepa. A nadie le gusta una actitud más santa que tú, pero una sutil señalización moral puede ser útil, especialmente cuando se dirige a colegas. Puedes hacerlo discutiendo abiertamente los posibles desafíos morales y cómo te gustaría reaccionar o construyendo una reputación para hacer las cosas de la manera correcta. Por ejemplo, en un estudio que una de nosotras (Maryam) realizó, era mucho menos probable que los participantes pidieran a un socio en línea que se involucrara en un comportamiento poco ético después de recibir un correo electrónico de ese socio con una cita virtuosa en la línea de firma (como «El éxito sin honor es peor que el fraude»).Construir una carrera ética Nishant Choksi

La conversación directa puede ser complicada, dado que las personas a menudo dudan en discutir temas cargados de ética. Pero si crees que es posible, te recomendamos que involucres a tus compañeros de trabajo, porque la ambigüedad es un caldo de cultivo para la racionalización egoísta. Haz preguntas aclaratorias con tacto y deja claras tus propias expectativas: por ejemplo, «Creo que es importante que no crucemos ninguna línea ética».

A todos nos moldea más nuestro entorno de lo que creemos, por lo que también es fundamental elegir un lugar de trabajo que te permita, si no animarte, a comportarte de manera ética. No es sorprendente que los empleados que sienten que sus necesidades, capacidades y valores encajan bien con su organización tienden a estar más satisfechos y motivados que sus compañeros desalineados, y tienen un mejor desempeño. Por supuesto, hay muchos factores que influyen en la elección de un trabajo, pero en general la gente tiende a hacer demasiado hincapié en las métricas tradicionales, como las oportunidades de remuneración y ascenso, y a subestimarse la importancia del derecho. moral encajar. Nuestro trabajo y la de los demás ha demostrado que el estrés ético es un fuerte indicador de fatiga de los empleados, disminución de la satisfacción laboral, menor motivación y aumento de la rotación.

Algunas industrias parecen tener normas culturales que son más o menos susceptibles a la deshonestidad. En un estudio, cuando se recordaba a los empleados de un gran banco internacional su identidad profesional, tendían a hacer más trampas, en promedio, que sus homólogos no banqueros a los que se les recordaba el mismo recordatorio. Esto no quiere decir, por supuesto, que todos los banqueros no sean éticos o que solo las personas poco éticas deban seguir carreras en el sector bancario (aunque sí pone de relieve la importancia de que los bancos prioricen la contratación de empleados moralmente honestos). Sin embargo, sugerimos que cualquier persona que empiece un nuevo trabajo debe aprender sobre la organización y la industria relevante a fin de prepararse para situaciones moralmente comprometidas. Las entrevistas de trabajo a menudo concluyen con la pregunta del candidato: «¿Tiene alguna pregunta para mí?» Una posible respuesta es: «¿Qué tipo de dilemas éticos podrían enfrentarse en este trabajo?» o «¿Qué hace esta empresa para promover prácticas comerciales éticas?»

Las investigaciones también muestran que los elementos de un entorno de trabajo pueden mejorar o disminuir el autocontrol, independientemente de las normas culturales: la alta incertidumbre, las demandas cognitivas excesivas, los días largos y las altas horas de la noche y los objetivos de estiramiento consecutivos se correlacionan con un aumento de las tasas de comportamiento poco ético. Estas presiones pueden aumentar y disminuir con el tiempo en tu lugar de trabajo, pero durante los períodos de intensidad debes estar más atento.

Tomar buenas decisiones

Incluso si has planeado una carrera ética y has establecido salvaguardias, puede ser difícil enfrentar desafíos morales en el momento. A veces las personas pasan por alto las implicaciones de sus decisiones, o encuentran formas fantasiosas de racionalizar el comportamiento inmoral y egoísta. En otros casos, se enfrentan a dilemas en los que la decisión correcta no es obvia, por ejemplo, la elección entre lealtad a los compañeros de trabajo y lealtad a un cliente, o una solución propuesta que producirá externalidades positivas y negativas, como buenos empleos pero también daños medioambientales. Hay varias formas de gestionar momentos de verdad como estos.Construir una carrera ética Nishant Choksi

En primer lugar, aléjese de los cálculos tradicionales, como el análisis de costo-beneficio y el retorno de la inversión. Desarrollar el hábito de buscar las cuestiones morales y las implicaciones éticas en juego en una decisión determinada y analizarlas utilizando múltiples perspectivas filosóficas. Por ejemplo, desde la perspectiva basada en reglas de la deontología (el estudio de la obligación moral), pregúntese qué reglas o principios son relevantes. ¿Un determinado curso de acción te llevará a violar el principio de ser honesto o de respetar a los demás? Desde la perspectiva del utilitarismo basada en las consecuencias, identifique los posibles resultados para todas las partes involucradas o afectadas, directa o indirectamente. ¿Cuál es el mayor beneficio para el mayor número de personas? Y desde la perspectiva aristotélica de la ética de la virtud, pregúntese: ¿Qué curso de acción reflejaría mejor a una persona virtuosa? Cada una de estas filosofías tiene ventajas y desventajas, pero abordar los criterios fundamentales de decisión de las tres (reglas, consecuencias y virtudes) hará que sea menos probable que pases por alto consideraciones éticas importantes.

Sin embargo, tenga en cuenta que la mente humana es hábil para justificar un comportamiento moralmente cuestionable cuando se ve tentada por sus beneficios. A menudo nos decimos cosas como «Todo el mundo hace esto», «Solo estoy siguiendo las órdenes de mi jefe», «Es por el bien común», «No es como si estuviera robando un banco» y «Es culpa suya, se lo merecen». Tres pruebas pueden ayudarle a evitar racionalizaciones autoengañosas. (1) El test publicitario. ¿Te sentirías cómodo si esta elección y tu razonamiento detrás de ella se publicaran en la portada del periódico local? (2) La prueba de generalizabilidad. ¿Te sentirías cómodo si tu decisión sirviera de precedente para todas las personas que se enfrentan a una situación similar? (3) La prueba del espejo. ¿Te gustaría que la persona que viste en el espejo después de tomar esta decisión, es esa la persona que realmente quieres ser?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es negativa, piénselo detenidamente antes de continuar.

Los estudios también muestran que es más probable que las personas actúen de manera poco ética si se sienten apresuradas. Hay que tomar muy pocas decisiones en el momento. Tomarse un tiempo para la contemplación puede ayudar a poner las cosas en perspectiva. En un experimento clásico de psicología social, los estudiantes del Seminario Teológico de Princeton tenían menos probabilidades de detenerse y ayudar a un extraño que yacía indefenso en el suelo si se apresuraban a asistir a una conferencia que estaban programados para dar; irónicamente, la parábola bíblica del Buen Samaritano, que trata sobre deteniéndose para ayudar a un extraño que yace indefenso en el suelo. Así que ten cuidado con las presiones de tiempo. Tomar en cuenta el viejo adagio «Duerme en él» a menudo puede ayudarte a tomar mejores decisiones morales. Y retrasar una decisión puede darte tiempo para consultar a tus mentores éticos. Si no están disponibles, practica una variación en el espejo y las pruebas publicitarias: imagina explicar tus acciones a esos asesores. Si eso te hace sentir incómodo, ten en cuenta.

Las investigaciones sugieren que la reflexión es fundamental para aprender de las experiencias pasadas.

Pero adoptar una postura ética a menudo requiere desafiar a los compañeros de trabajo o incluso a los superiores, lo que puede ser terriblemente difícil. Los ahora infames experimentos de Milgram (en los que los participantes del estudio administraron choques potencialmente letales a voluntarios inocentes cuando un experimentador les indicó que lo hicieran) demostraron cuán susceptibles pueden ser las personas a la presión de otros, especialmente aquellos que están en posiciones de poder. ¿Cómo puedes evitar sucumbir a la presión social? Los autores de Guía de campo de ética empresarial ofrecen algunas preguntas para hacerse en tales situaciones: ¿Tienen derecho a solicitar que lo haga? ¿Los demás miembros de la organización se sentirían de la misma manera que yo al respecto? ¿Qué intentan lograr los solicitantes? ¿Podría llevarse a cabo de otra manera? ¿Puedo negarme a cumplir de una manera que les ayude a salvar la cara? En general, ten cuidado de hacer cualquier cosa solo porque «todos los demás lo están haciendo» o tu jefe te lo ha dicho. Asume la responsabilidad de tus acciones.

Y no olvide que muchos desafíos éticos a los que se enfrentan las personas en el trabajo han sido enfrentados anteriormente por otros. Como resultado, las empresas suelen desarrollar directrices, protocolos y declaraciones de valor específicos. Si tiene dudas acerca de una determinada situación, intente consultar las políticas formales de su organización. ¿Tiene un código ético establecido? Si no es así, pídele orientación a tu mentor ético. Y si estás lidiando con algo que consideras claramente poco ético pero temes represalias por parte de un superior, comprueba si tu organización tiene un programa de ombudsman o una línea de denuncia de irregularidades.

Reflexionar después del hecho

Aprender de la experiencia es una búsqueda iterativa que dura toda la vida: se produce mucho crecimiento después de que se toman decisiones y se toman medidas. Las personas éticas no son perfectas, pero cuando cometen errores, las revisan y reflexionan sobre ellas para que puedan hacerlo mejor en el futuro. De hecho, una amplia gama de investigaciones, en campos tan diversos como la psicología, la informática, la enfermería y la educación, sugiere que la reflexión es un primer paso fundamental para aprender de experiencias personales pasadas. Reflexionar sobre los éxitos y los fracasos ayuda a las personas a evitar no solo las transgresiones repetidas sino también la «segmentación de la identidad», en la que compartimentan su vida personal y profesional y tal vez viven según un código moral muy diferente en cada una de ellas.

Pero la autorreflexión tiene limitaciones. A veces los fallos éticos son evidentes; otras veces la elección es ambigua. Es más, las personas pueden verse encerradas por sus propias perspectivas, así como por sus historias y prejuicios personales. Por eso debemos buscar el consejo de personas en las que confiamos. Puede abordar esto como lo haría con la retroalimentación sobre el desempeño laboral: haciendo preguntas específicas, evitando la actitud defensiva y expresando gratitud.

Finalmente, puedes participar en lo que Amy Wrzesniewski de Yale llama elaboración de empleo: dar forma a tus experiencias laborales adaptando de forma proactiva las tareas que realizas, tus relaciones en el lugar de trabajo e incluso cómo percibes tu trabajo, de modo que el trabajo adquiera más sentido y te ayude a desarrollar tu potencial. Puedes aplicar la creación de empleo a tu carrera ética haciendo cambios de abajo hacia arriba en tu trabajo y en la forma en que lo abordas que te ayudarán a ser más virtuoso. Por ejemplo, en algunos de los primeros estudios sobre la creación de empleo, Wrzesniewski y sus colegas descubrieron que muchas amas de llaves de hospitales veían su trabajo de una manera que les hacía sentirse sanadores, no como conserjes. No solo limpiaban las habitaciones; ayudaban a crear un ambiente de sanación pacífico. Una custodia usó su sonrisa y humor para ayudar a los pacientes de cáncer a relajarse y sentirse más cómodos. Ella buscó oportunidades para interactuar con ellos, creyendo que podría ser un punto brillante momentáneo en la oscuridad de su quimioterapia en curso. Elaboró su trabajo para ayudarla a desarrollar y cultivar virtudes de elogio como el amor, la compasión, la bondad y la lealtad.

CONCLUSIÓN

Tal vez sientas que no es tan difícil ser un profesional ético. Como te habrían dicho tus padres, haz lo correcto. Pero la evidencia sugiere que en el mundo real se hace cada vez más difícil permanecer en el terreno moral elevado. Así que toma el control de tu carrera ética cultivando la humildad moral, preparándote para situaciones difíciles, manteniendo la calma en el momento y reflexionando sobre lo bien que has estado a la altura de tus valores y aspiraciones.