Cómo trabajar con alguien que realmente no te gusta

Va a suceder tarde o temprano, aquí hay seis formas de tratar.
Como trabalhar com alguém de quem você realmente não gosta
Como trabalhar com alguém de quem você realmente não gosta

No todos en el trabajo necesitan ser tus amigos. Hay muchas investigaciones psicológicas que explican por qué algunas relaciones son más fáciles que otras. Los seres humanos son criaturas sociales complejas con nuestros propios valores y creencias incrustadas sobre cómo las personas deben comportarse, interactuar y comunicarse.

  • Todos tenemos prejuicios inconscientes que determinan cómo pensamos y sentimos sobre todo, desde el género hasta la raza. Muchos de estos sesgos tienen un impacto significativo en con quién nos llevamos bien y con quién nos resulta difícil o molesto. Pero aún podemos trabajar bien y respetar a las personas que no nos gustan.
  • Échale un vistazo a ti mismo. Podemos disgustar a alguien sin siquiera saber por qué, y luego buscar evidencia para enderezarnos. Nuestro cerebro encuentra todo tipo de formas de manipular la verdad con el pretexto de mantenernos a salvo, que es una de sus tareas principales. Por lo tanto, si quieres que esa persona en la oficina sea menos desagradable, primero debes mirarte a ti mismo.
  • Sé el adulto. No sucumbas a los comportamientos infantiles, como ponerte a la defensiva irreflexivamente e ignorar a esa persona por rencor. En lugar de excluirlos de una reunión en el futuro o enviar un correo electrónico pasivo agresivo, identifique los comportamientos que le servirán a usted (y a ellos).
  • Elige tus batallas. Algunas batallas vale la pena pelear, especialmente cuando se basan en valores. Llegar bien con personas difíciles no es lo mismo que justificar o hacer la vista gorda ante lo que es inaceptable, como el acoso escolar o la discriminación.

Para cuando eres adulto, eres un experto en cómo juzgarte a ti mismo y a los demás. Has tenido años para ganar claridad en torno al tipo de personas con las que te llevas bien, así como a las que no te llevas.

En el trabajo, todos hemos visto cómo las relaciones tensas pueden crear conflictos e impactar negativamente en el rendimiento. Dado que 70% de los empleados dicen que los amigos del trabajo son cruciales para su felicidad en el trabajo, aprender a navegar mejor estas tensiones es una buena inversión de su tiempo.

Hay muchas investigaciones psicológicas que explican por qué algunas relaciones son más fáciles que otros. Lo que pasa con los humanos es que somos criaturas sociales complejas con nuestros propios valores y creencias incrustadas sobre cómo las personas deben comportarse, interactuar y comunicarse. Todos tenemos sesgos inconscientes que determinan cómo pensamos y nos sentimos sobre todo, desde el género hasta la raza. Muchos de estos sesgos tienen un impacto significativo en con quién nos llevamos bien y con quién nos resulta difícil o molesto.

Al mismo tiempo, tenemos un deseo innato de que nos gusten y nos respeten. Cuando se produce un conflicto, nuestro primer instinto es culpar a la otra persona. Si todos fueran como yo, el mundo sería increíble.(Falso.)

El punto es… todos queremos trabajar con personas que nos gustan. Pero no todos son como nosotros. Para los nuevos gerentes en particular, lo más probable es que los pensamientos que te mantengan despierto por la noche involucren a personas en lugar de a la estrategia, especialmente aquellas con las que no te llevas bien o que no te encuentres «difícil».

Entonces, ¿qué haces cuando estás atascado trabajando con alguien que no te gusta?

Considere implementar estas estrategias probadas la próxima vez que una relación se sienta difícil.

1) Primero, échale un vistazo a ti mismo.

Curiosamente, podemos disgustarnos a alguien sin siquiera saber por qué, y luego buscar evidencia para ponernos en lo correcto. Esto se conoce como confirmación o sesgo de mi lado. Nuestro cerebro encuentra todo tipo de formas de manipular la verdad con el pretexto de mantenernos a salvo, que es uno de sus principales trabajos. Nuestro cerebro también es altamente competente en almacenar recuerdos acerca de por qué no se debe confiar en una persona en particular. Una vez que has creado un «archivo» en alguien, es difícil ajustar tu vista sobre ellos.

Pero esto es lo que los entrenadores ejecutivos sabemos con certeza. Las personas más exitosas y felices encuentran formas saludables de trabajar con personalidades que de otro modo no elegirían tener en su vida, profesional, social y dentro de su propia familia. Son muy conscientes de cómo invierten su energía en términos de relaciones. Adaptan sus estrategias para obtener los resultados que necesitan.

Por lo tanto, si quieres que esa persona en la oficina sea menos desagradable, o quieres dejar de sentirte ansioso cada vez que tengas una reunión con ella, primero debes echarle un vistazo a ti mismo. ¿Estás dispuesto a hacer el trabajo?

Imagínese lo diferente que sería la vida y lo que podría hacer con todo ese tiempo extra que pasa actualmente frustrado. Este podría ser el mejor truco de vida de todos.

2) Sé el adulto.

Aquí es donde reflexionas sobre todo lo que has aprendido inteligencia emocional y elige conscientemente el significado que le estás dando a una situación. Por ejemplo, si alguien es grosero contigo en la sala de personal o en una reunión, ¿asumes que no le gustas o te apartas de la situación y consideras que podría estar teniendo un mal día?

No sucumbas a los comportamientos infantiles, como ponerte a la defensiva irreflexivamente e ignorar a esa persona por rencor. En lugar de excluirlos de una reunión en el futuro o enviar un correo electrónico pasivo agresivo, identifique los comportamientos que le servirán a usted (y a ellos).

Estos incluyen retirarse (educadamente) de las conversaciones improductivas, confrontar a alguien de manera respetuosa y privada para discutir un problema antes de que crezca, o establecer límites más claros en torno a su tiempo y expectativas.

Si su colega tiene la costumbre de exigir plazos de entrega rápidos en los proyectos, por ejemplo, no evite trabajar con ellos. Haga una pausa, reflexione y pregunte: ¿Cuál es la forma más productiva y respetuosa de manejar este escenario? Es posible que acercarse a ellos y explicarles que necesita X cantidad de aviso en el futuro para cumplir con sus plazos mejora la relación a largo plazo.

3) Respétalos por lo que aportan a la mesa. 

Encuentre lo que pueda apreciar de la persona; después de todo, casi todos tienen fortalezas y habilidades que se pueden utilizar. Tal vez son muy buenos pensando lateralmente o tienen una atención increíble a los detalles, o quizás su fuerza sea aportar humor a la habitación cuando la gente más lo necesita.

No diluyas tu propia marca siendo nada menos que respetuoso con las personas que son diferentes a ti mismo. Los mejores empleados reconocen que la diversidad es clave para resolver problemas difíciles e innovar.

Demuestra compasión a todas las personas con las que te encuentres. Ser respetuoso significa que puedes escuchar, reflejar las necesidades de los demás, ajustar tu propio pensamiento y agregar valor a la conversación desafiando el pensamiento grupal. Significa cuidar profundamente a los demás. Estime sus ideas, opiniones y diferencias. La ventaja adicional es que al respetar los estilos de comportamiento y el pensamiento que son diferentes a los tuyos, obtienes multitud de nuevas perspectivas y puede procesar la información con más cuidado.

4) No te concentres en los aspectos negativos.

Si guardas rencor contra alguien, esperas que llegue tarde a las reuniones o que no cumpla con los plazos, es probable que encuentres la evidencia que estás buscando. Ese es tu sesgo de confirmación en juego.

Cuando alguien te molesta, en lugar de concentrarte en lo que está haciendo mal, piensa en cómo estás reaccionando. ¿Sus constantes interrupciones te vuelven loco porque te enseñaron que hablar por encima de otra persona es grosero? ¿Su «empuje» hacia la promoción te está levantando los pelos porque te han pasado por alto para avanzar en el pasado?

Piense en algunos de sus factores desencadenantes, anote a qué está reaccionando y por qué. Una vez que sepas lo que te desencadena, puedes decidir si es algo que puedes dejar de lado o si es algo que debes abordar con la persona en una conversación bien pensada, en la que expliques el impacto que está teniendo en ti. Solo asegúrate de hacerlo sobre cómo te sientes, y no qué están haciendo ng. Apuntar con los dedos nunca termina bien. Por ejemplo, en lugar de decir: «Me gustaría hablar de por qué sigues interrumpiéndome en las reuniones», di: «Cuando me interfieres en las reuniones, siento que no estás respetando mi POV. ¿Podemos hablar de ello?»

También podrías considerar acercarte a ellos individualmente y hacer una lluvia de ideas sobre cómo puedes trabajar mejor juntos. En lugar de decir: «Tú haces X, Y y Z», di: «¿Qué puedo hacer para que nuestra relación laboral sea más productiva?» La mayoría de las veces, hay cambios que se pueden hacer en ambos lados para que las cosas funcionen.

5) Intenta conectarte.

Busque lo bueno de esta persona e intente iniciar conversaciones positivas con ella sobre temas a los que ambos pueden contribuir, como los logros del proyecto y los éxitos organizacionales. Trate de diferenciar entre la persona y sus comportamientos. Al enfocarte en la persona e identificar un rasgo que ambos valoran, como la confianza, estarás menos inclinado a detenerte en el comportamiento externo que no te gusta, como su propensión a interrumpir.

Esto permitirá una relación más respetuosa y armoniosa. Una vez que establezca esta relación, puede encontrar que los estaba juzgando con bastante dureza, que no son tan «improductivos» como alguna vez pensó, y que sus «errores» son los que todos cometen de vez en cuando.

6) Sea estratégico.

Considere el resultado que necesita alcanzar y haga lo que sea necesario para lograrlo. Quizás necesites cambiar la forma en que trabajas con la persona, ya sea dedicando más tiempo a ayudarla a desarrollar una habilidad, conectándola con otras personas de la organización o dándoles comentarios significativos sobre su trabajo, incluso si no te apetece.

Concéntrese en las cosas que puede hacer para ayudarlos a tener éxito, teniendo en cuenta que su éxito es su éxito. Lo más importante debe ser la visión organizacional y lo que se necesita para lograrlo. Invierta tiempo en asegurarse de que la persona difícil conozca su función, tenga un sentido de pertenencia y tenga claro cómo es el éxito para todos.

7) Elige tus batallas.

Ciertamente hay algunas batallas que vale la pena librar, sobre todo cuando están basadas en valores. Si algo que usted valora mucho ha sido incorrecto, entonces busque constructivamente una manera de compartir su punto de vista y decir su verdad. Llegar bien con personas difíciles no es lo mismo que justificar o hacer la vista gorda ante lo que es inaceptable, como el acoso escolar o la discriminación. Pero si simplemente te están frotando de manera incorrecta, ofrecen puntos de vista que son diferentes a los tuyos o se aferran a un problema que se disipará con el tiempo, probablemente deberías dejarlo pasar.

Al final, a menudo sentimos la necesidad de estar en lo correcto. Es nuestro ego en juego. Todos tenemos uno. Queremos vernos bien y creemos que siempre es culpa de otra persona. Pero hay ocasiones en la vida, especialmente en el trabajo y en medio de una pandemia mundial, en las que mostrar compasión y flexibilidad en su propio pensamiento es mucho más importante que demostrar que sabe mejor.

La clave está en ser empático, mirar la situación desde la perspectiva de la otra persona y ser curioso en lugar de juzgar. Tómate el tiempo para considerar los sentimientos, inseguridades, ideas y experiencias de quien sea con quien estés chocando. Tal vez hacen todas esas preguntas molestas durante una reunión para demostrar que están invertidos, o tal vez chismean sobre sus colegas porque están lidiando con sus propias inseguridades. Trabaje sobre la base de que todos tengan cosas en marcha y merecen un poco de paciencia, tolerancia y comprensión.

La mayoría de la gente no viene a trabajar tratando de ser molesta. Pregúntate: ¿Qué no sé de ellos?

Por último, recuerda que no todos necesitan ser tus amigos. De hecho, podemos trabajar bien y respetar a las personas que no nos gustan. Es controvertido, lo sé.



  • Lisa Stephenson, founder of The Coach Place Global, is a globally recognised high-impact coach, consultant, keynote speaker and author. You will find her behind the scenes with C-Suite executives, entrepreneurs and high-profile individuals in fast-paced environments, where absolute trust is non-negotiable and the stakes are high.    
  • Related Posts
    Nuevas empresas para el crecimiento corporativo

    Nuevas empresas para el crecimiento corporativo

    A medida que las vías tradicionales del crecimiento corporativo se vuelven menos atractivas, muchas compañías consideran que la apelación de las nuevas estrategias de riesgo sean más difíciles de resistir. Aunque es difícil de implementar y, a menudo, lento para pagar la inversión, estas estrategias ofrecen la promesa de facilitar la entrada en nuevas áreas de negocios con productos innovadores, generalmente basados en tecnología. Y para grandes empresas con [...]
    Leer más
    Cómo las redes remodelan las organizaciones: para obtener resultados

    Cómo las redes remodelan las organizaciones: para obtener resultados

    En un mundo de creciente competencia global y un cambio implacable, muchas empresas han sido fuertes para crear visión y estrategia y débiles en la entrega de resultados. A medida que luchan por mejorar su capacidad para ejecutar, los gerentes senior utilizan palabras como la confianza, el trabajo en equipo y la cooperación sin límites para describir a las organizaciones que aspiran a construir. Recientemente un nuevo [...] nuevo
    Leer más
    Capacidad de ciclo rápido para una potencia competitiva

    Capacidad de ciclo rápido para una potencia competitiva

    Todos los gerentes aprecian, al menos intuitivamente, ese tiempo es dinero, y la mayoría invertirá para ahorrar tiempo, y el dinero que representa, si ven una oportunidad clara. El agente de viajes informále para poder confirmar al instante las reservas de los clientes. El fabricante de prendas de vestir desarrolla un proceso de producción justo a tiempo para hacer lo que desea y evitar los inevitables descuentos [...]
    Leer más

    Cómo los líderes de organizaciones sin fines de lucro pueden mantener sus organizaciones a flote

    ¿Cómo pueden las organizaciones sin fines de lucro con fondos insuficientes y con personal insuficiente seguir sirviendo a sus comunidades durante estos tiempos oscuros? En primer lugar, anticipando los desafíos. Los líderes deben hacer las preguntas difíciles, considerar los peores escenarios e intercambiar ideas sobre las diferentes acciones que pueden tomar en este momento para estar listos si Eso pasa. En segundo lugar, creando y ejecutando. Los líderes sin fines de lucro deben actuar con rapidez para innovar, ejecutar y entregar lo que la gente necesita. En tercer lugar, al nutrir a las partes interesadas; la capacidad de su organización para recuperarse estará directamente vinculada a lo bien que lo haga. Cuarto, al pivotar hacia nuevos modelos de servicio y dotación de personal; es hora de ser ágil. Por último, pidiendo a los donantes actuales y buscando a otros nuevos que aseguren los fondos que necesita para sobrevivir.

    Leer más

    Newsletter

    Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio