Cómo ser un aliado de la salud mental

Las investigaciones muestran que alguien que usted conoce (un colega, un familiar, un amigo, un cliente, un miembro de la junta o incluso usted mismo) experimentará un problema de salud mental en algún momento de su vida.
Cómo ser un aliado de la salud mental

Resumen

Reconocer esta posibilidad puede prepararse de antemano para apoyar a las personas que forman parte de su vida y contribuir a crear un lugar de trabajo solidario. Algunas de las formas más eficaces de ser un aliado de la salud mental son hablar uno a uno con colegas que tienen problemas, utilizar un lenguaje comprensivo, educarse a sí mismo y a sus colegas sobre la salud mental, fomentar la participación del grupo y crear políticas que ayuden a los empleados que lo necesitan. Las personas con problemas de salud mental, independientemente de la gravedad, pueden prosperar en el lugar de trabajo y ser miembros valiosos del equipo. Los aliados desempeñan un papel importante al ayudar a proporcionar la empatía y la compasión que necesitan para superar desafíos clave.

• • •

Es probable que experimente un problema de salud mental en algún momento de su vida. Reconocer esta posibilidad debería motivarlo a ser un aliado en el lugar de trabajo de salud mental, tratar a sus colegas que se ocupan de problemas de salud mental con la empatía que desearía en circunstancias similares.

Sin embargo, el estigma y la falta de información sobre la salud mental bloquean el camino en muchos lugares de trabajo. El mito de que las personas con problemas de salud mental no pueden hacer contribuciones significativas lleva a un sesgo consciente e inconsciente. Debemos trabajar juntos para erradicar la estigma y sus devastadores impactos. Puede que tengamos problemas de salud mental, pero podemos recuperarnos. Podemos prosperar en casa y en el trabajo y podemos ayudar a que esto sea posible el uno para el otro siendo aliados, colaborando para crear un lugar de trabajo que apoye a todos.

Ser un aliado de la salud mental en el trabajo es ayudar a quienes luchan con problemas de salud mental a sentirse valorados y necesitados. Esto puede tener resultados positivos a largo plazo beneficios, incluido un aumento del compromiso, la productividad y la lealtad de los empleados. Fortalecer y profundizar las relaciones entre colegas también puede beneficiar a la comunidad de empleados en general. Cuando nos apoyan, a menudo también estamos ansiosos por apoyar a los demás, creando un círculo virtuoso de autorefuerzo.

Algunas de las formas más eficaces de ser un aliado de la salud mental son hablar uno a uno con colegas que tienen problemas, utilizar un lenguaje comprensivo, educarse a sí mismo y a sus colegas sobre la salud mental, fomentar la participación del grupo y crear políticas que ayuden a los empleados que lo necesitan.

Hablar con un colega uno a uno

Saber cuándo y cómo interactuar con alguien que puede estar teniendo problemas de salud mental puede ser difícil. Hablando de enfermedades mentales no es fácil, sobre todo en el trabajo y sobre todo para las personas con un problema de salud mental. No querrá sacar conclusiones precipitadas sobre alguien ni parecer crítico. No querrá ofender a un colega. Y quiere respetar los límites profesionales y personales. Puede ser muy difícil hablar con las personas que tienen una enfermedad mental grave, ya que a menudo son las más estigmatizadas, lo que las hace muy reacias a hablar del tema.

Antes de hablar con alguien, escuche y esté atento a las señales de que está luchando, así como a sus posibles sensibilidades. Por ejemplo, los colegas con problemas graves y crónicos pueden revelar sus sentimientos, pero no su diagnóstico. También pueden experimentar el autoestigma o la interiorización del estigma, lo que puede amplificar el impacto de las creencias negativas de los demás. Además, las personas con enfermedades mentales pueden experimentar un estigma anticipado o la creencia de que sufrirán prejuicios, discriminación y estereotipos. Por estas razones, a menudo tienen una mayor sensibilidad al estigma y el rechazo.

Tenga en cuenta las siguientes estrategias y consideraciones para su conversación.

Prepárese.

Reflexionar y corregir su propio sesgo implícito en torno a la salud mental le ayudará a ser un aliado de sus colegas. Puede que no pretenda contribuir al estigma, pero incluso un estigma involuntario es hiriente. Piense en cualquier suposición o idea preconcebida que pueda tener sobre los problemas de salud mental y las personas que los padecen. Luego, deséchelos.

Sea abierto y accesible con su colega y considere compartir su propia vulnerabilidad o experiencia con los problemas de salud mental. Si tiene esta experiencia directamente o a través de otras relaciones, hablar de ello para abrir un diálogo puede ser muy poderoso, poner a usted y a la otra persona en pie de igualdad y demostrar que es empático y comprensivo.

Ser un aliado requiere paciencia, una persistencia amable y creatividad. No se frustre ni se desanime si sus primeros esfuerzos por consolar a un colega no tienen éxito. El objetivo de cualquier conversación debe ser ayudar a su compañero de trabajo a hablar de sus problemas, apoyarlo preguntándole si puede ayudar y cómo puede ayudar y recordarle amablemente los beneficios o recursos que ofrece su empresa o plan de atención médica.

Encuentre un buen momento.

Si nota un cambio significativo en el estado de ánimo o el comportamiento de un colega, puede que quiera iniciar una conversación. Esté atento a los problemas de concentración, el incumplimiento de plazos, la reducción de la calidad del trabajo, la menor comunicación, la apariencia «preocupada», la tardanza y las ausencias repetidas e inexplicables.

Puede que se sienta inclinado a ignorar este comportamiento como un asunto privado o como algo que debe abordar su gerente o RRHH. Pero si es cercano a la persona, podría estar en la mejor posición para identificar un problema y conectar con su colega contactando de una manera amistosa y afectuosa. El tiempo es importante; intente elegir un «buen día» en el que su compañero parezca accesible o relajado.

Algunas personas no muestran signos externos de lucha o problemas laborales, como las que sufren de ansiedad de alto funcionamiento. No siempre puede asumir que alguien no está luchando solo por su apariencia o rendimiento laboral. Crear una cultura de lugar de trabajo en la que los compañeros demuestren comprensión y empatía ayudará a que la gente se sienta más cómoda contactando o buscando apoyo cuando sea necesario. Recursos humanos y los directores deben poner los recursos, incluido un manual de salud mental, a disposición y de fácil acceso para todos.

Empiece con cuidado.

Hablar de salud mental debería ser lo más normal posible. Simplemente preguntando: «¿Cómo se encuentra hoy?» o «¿Qué tal su fin de semana?» o «¿Cómo va esa tarea?» puede crear espacio para un debate sobre salud mental. Por supuesto, querrá adoptar un tono abierto, genuino y empático. Un enfoque casual y sin enfrentamientos puede facilitar un diálogo más abierto.

Esté preparado para que su colega esté a la defensiva o intente ocultar sus desafíos. Pueden temer ser estigmatizados, tema de chismes de oficina. Así que no insista en que su colega hable con usted. En su lugar, déles un codazo suavemente diciéndoles que está disponible para escuchar cuando quieran hablar y cuando quieran.

Valide el desempeño de la persona; puede experimentar fuertes dudas sobre sí mismo, lo que puede resultar paralizante. También pueden experimentar síndrome del impostor o sentirse culpable por ser un «eslabón débil» o no «mantenerse al día» con el equipo. Recuérdeles cómo podían superar tareas desafiantes en el pasado, asegurándoles que las cosas iban a ir bien y haciendo que se sintieran valorados y necesitados. También puede ayudar a intercambiar ideas sobre otras formas de reducir su carga de trabajo si eso contribuye negativamente a su salud mental.

Utilice el enfoque correcto.

Intente llegar de diferentes maneras. Empezar con un debate cara a cara puede no ser lo ideal, ya que las personas con problemas de salud mental pueden sentirse avergonzadas o avergonzadas. Comunicarse con una llamada o un mensaje de texto puede ser más eficaz. Si habla en persona, piense si un lugar lejos de la oficina le daría más privacidad. Comience la conversación asegurándose de que lo que discuta se mantendrá privado y confidencial y, por supuesto, respete lo que dice.

Después del debate inicial, continúe la conversación si la persona está dispuesta, especialmente si ha compartido información confidencial. Muchas personas con enfermedades mentales temen que no les gusten, las abandonen o las rechacen cuando otros se enteran de su enfermedad. Así que continúe manteniendo conversaciones regulares mientras se registra suavemente. A veces la gente está más dispuesta a hablar de los factores de estrés que de un problema de salud mental, incluso si el factor de estrés llevó a sus desafíos. Por ejemplo, puede preguntar: «¿Cómo se adaptan los niños a la escuela?» en lugar de: «¿Sigue estresado por sus hijos?»

Usar un lenguaje de apoyo

Cuando hable con un colega que tenga o pueda estar teniendo problemas de salud mental, tenga siempre en cuenta lo que dice y cómo lo dice. Los siguientes son algunos ejemplos de qué decir y qué no decir. Cada persona tiene sus propios puntos de activación o vulnerabilidades, así que sea considerado y considerado.

Sea sensible

No diga: «Tengo que hablar con usted sobre su actitud [comportamiento, estado de ánimo]».
Decir: «No se ve como usted mismo últimamente. ¿Le gustaría hablar de ello? Lo entenderé si no quiere».

No diga: «Parece que se está quedando atrás en su trabajo. ¿Por qué no puede mantenerse al día?»
Decir: «Sé que el trabajo a veces puede ser desafiante. ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar?»

No diga: «No creo que esté luchando; es muy fuerte. Lo superará».
Decir: «Yo sufro de ____; Me ha costado mucho en el pasado cuando _____. No puedo imaginarme por lo que está pasando, pero me parece difícil».

No diga: «Anímate». Nunca use tópicos.
Decir: «Espero que se sienta un poco mejor mañana».

Si es gerente y habla con alguien que podría beneficiarse de una pausa laboral:

No diga: «Creo que necesita algo de tiempo libre».
Decir: «Es un miembro valioso de nuestro equipo. Lo necesitamos, pero puede tomarse un tiempo libre si le ayuda. Podemos ofrecerle trabajo a tiempo parcial, puede trabajar desde casa y mantenerse en contacto con sus colegas». Por supuesto, adapte este lenguaje a lo que permitan las políticas de su empresa.

Evite el estigma

No diga: «Es bipolar».
Decir: «Es una persona con trastorno bipolar». UN Siempre usar el idioma de primera persona, nunca diría «Usted es cáncer».

No diga: «Comprendo por lo que está pasando» a menos que tenga una enfermedad mental. Incluso si lo hace, sea sensible, ya que cada persona experimenta una enfermedad mental de manera diferente.
Decir: «No sé por lo que está pasando, pero me gustaría ayudarlo. ¿Hay alguna forma de que pueda?»

Aliente

No diga: «Parece que no está mejorando».
Decir: «Las enfermedades mentales se pueden controlar y tratar; a veces solo hay que encontrar el equipo de atención y el plan adecuados. Estaré aquí para apoyarlo. Puede contar conmigo».

No diga: «Tal vez debería probar _____ y ______». Los consejos no solicitados normalmente no son bienvenidos.
Decir: «He oído que ____ puede ser útil o me ha ayudado en el pasado. ¿Le gustaría investigarlo juntos?»

No diga: «Ya lo descubrirá. No necesita ninguna ayuda. No es débil».
Decir: «Creo que es valiente que reconozca que tiene dificultades y está dispuesto a buscar ayuda».

Coopere

No diga: «Tiene que ver a un médico».
Decir: «Me pregunto si un médico podría ayudarlo. Nuestro manual de salud mental incluye referencias o puede pedir ayuda a su compañía de seguros. O tal vez un terapeuta le pueda ser útil».

No diga: «Tiene que centrarse en mejorar».
Decir: «Podemos superarlo juntos. Estamos aquí por usted».

Educar a los empleados sobre la salud mental

La educación en temas de salud mental es la base para ayudar a las personas a ser mejores aliados. Si es un líder, fomentar o instituir una mejor educación en su empresa es una forma amplia de ser un aliado de la salud mental. Hay dos tipos generales de programas educativos: cuentas personales en un entorno de reunión o auditorio íntimo y eventos informativos en formato de taller o aula.

Cuentas personales

Los eventos que incluyen experiencias íntimas vividas y cuentas personales suelen ser los más eficaces, ya que pueden humanizar los desafíos y fomentar la empatía. Los líderes, en particular, puede compartir sus experiencias con la salud mental , que también puede afectar a la cultura y la política corporativas. Los empleados pueden compartir sus historias, que a menudo tienen el mayor impacto, ya que es más probable que se identifiquen más con otros empleados. Los oradores de estos eventos no tienen que ser personas del personal, sino personas que tienen experiencia dirigiendo este tipo de debates.

Talleres y clases

Los eventos informativos pueden proporcionar conocimientos básicos útiles a todos los empleados. Varias organizaciones ofrecen formación en el lugar de trabajo, la más popular es Curso de primeros auxilios para la salud mental ofrecido por el Consejo Nacional para el Bienestar Mental. Organizaciones sin fines de lucro de salud mental como la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales— La ciudad de Nueva York (donde estoy en el consejo) también imparte formación.

Otro recurso útil para los empleados es un manual de salud mental que incluye los conceptos básicos de salud mental, información sobre beneficios y una lista de proveedores de atención médica examinados. Asegúrese de remitir a los empleados a fuentes acreditadas, como NAMI o Mayo Clinic, para obtener más información.

Participación de los grupos de empleados

El contacto entre pares puede beneficiar a los empleados que luchan con la soledad y el aislamiento. Grupos de recursos para empleados (Los ERG) pueden proporcionar un foro para los afectados por una enfermedad mental, vivir con o apoyar a alguien con una enfermedad mental e identificar oportunidades para abordar cualquier problema en el lugar de trabajo. Todos los empleados deberían ser bienvenidos a unirse, pero se debe preservar la privacidad de los miembros. Los gerentes deben promocionar estos grupos y participar en ellos cuando sea pertinente para ayudar a normalizar estos problemas.

Además de los ERG, puede modelar el buen comportamiento en los grupos hablando abierta y públicamente de salud mental, compartiendo sus propios desafíos, presionando por una buena salud mental para todos los empleados en todos los niveles y apoyando actividades, iniciativas y eventos de salud mental.

Las actividades de autocuidado grupal en el lugar de trabajo promueven la participación entre pares. Las actividades populares incluyen clases de ejercicio y fitness, comidas saludables, meditación y programas de atención plena. Estas experiencias también fomentan más conversaciones en persona, lo que puede facilitar los debates sobre la salud mental. A veces, a las personas con problemas de salud mental les resulta reconfortante hacer cosas con colegas que no se centran directamente en la salud mental; muchos temen la pérdida de tales conexiones sociales debido a sus problemas. Las actividades extracurriculares organizadas en torno a un interés o afinidad compartidos pueden crear un espacio en el que crear conexiones con otros empleados que faciliten la participación. Estos pueden incluir la participación de los empleados en iniciativas de DEI y grupos de debate o programas de servicio comunitario. Patrocinar o fomentar la participación en eventos de salud mental sin fines de lucro, como caminatas para recaudar fondos, también ayuda a crear conciencia e invita al debate abierto de los empleados a la vez que beneficia a

Apoyar la salud mental con las políticas de la empresa

Implemente una política de salud mental de apoyo.

Implementar y mantener un sólido política contra el estigma y la promoción de la salud mental crea un entorno de trabajo y una cultura de apoyo. Proporcione a todos los empleados una visión general clara de las prestaciones de salud mental que ofrece su empresa. Comunique que cualquier estigma asociado con la salud mental se tratará de la misma manera que otras formas de discriminación, y anime a los directivos y empleados a pronunciarse en su contra. Anime también a los empleados a enfrentarse a sus colegas que defiendan todos y cada uno de los estigmas, sea intencional o no, y denuncien esa conducta a los supervisores. La política de salud mental de su empresa puede incluir un compromiso transparente de la empresa con las mejores prácticas para abordar los problemas de salud mental. Los empleados deben tener recursos claramente identificados y disponibles para informar sobre sus inquietudes y un proceso de quejas o comentarios sencillo que proporcione el anonimato.

Si trabaja en la gestión, puede crear un puesto de director de salud mental para desarrollar, aplicar y hacer cumplir la política de salud mental de su empresa. Un comité de salud mental en el lugar de trabajo que incluya a un grupo diverso de partes interesadas, especialmente los empleados que viven con una enfermedad mental, puede ayudar a dar forma, aplicar y mantener esta política.

Ofrecer espacio para oficinas.

Los aliados y los líderes deberían presionar y apoyar alojamientos en oficinas que puede beneficiar a todos los empleados al ayudar a prevenir problemas de salud mental y mitigar los factores estresantes en el lugar de trabajo que pueden empeorar la salud mental. Algunos ejemplos fáciles y económicos de adaptaciones de la Ley Estadounidense de Discapacidades incluyen la oferta de salidas tardías (muchos medicamentos psiquiátricos pueden ser sedantes), descansos para ir a las citas médicas, horario flexible, espacios de trabajo tranquilos, perros de servicio psiquiátrico en la oficina (o animales de apoyo emocional), trabajo a distancia y parte -tiempo de trabajo. Anime a todos los empleados a hablar sobre las adaptaciones para su equipo y las sugerencias sobre la mejor manera de incorporarlas.

Los gerentes deberían considerar la posibilidad de ofrecer estas adaptaciones de forma proactiva a los empleados necesitados. Asegure a los empleados que no experimentarán repercusiones si solicitan adaptaciones y que si revelan una enfermedad mental, se mantendrá estrictamente confidencial. Decirle a un empleado que una enfermedad se «mantendrá fuera del registro» puede ser reconfortante. Los empleados con enfermedades mentales tienen derecho a ajustes razonables según la ley, pero para beneficiarse deben revelar su estado. Los directores deben tener en cuenta que muchos piensan que los riesgos de divulgación superan con creces los beneficios.

Aumente el acceso a la atención.

Ofrecer acceso a buenas prestaciones de salud mental, incluido un paquete completo que otorgue paridad a la salud física y mental. Debería incluir la cobertura de una amplia gama de servicios de salud mental y medicamentos. Ofrecer políticas generosas de bajas médicas a corto y largo plazo con duraciones claramente estipuladas y posibilidades de prórrogas. Política de licencias no debería exigir la divulgación de condiciones específicas. Otra medida beneficiosa es la asistencia terapéutica de guardia (ya que las crisis de salud mental a menudo ocurren fuera del lugar de trabajo). Los programas de bienestar general también deberían estar disponibles para todos los empleados para garantizar un impacto positivo en la salud mental. Asegúrese de que los empleados conozcan estas ventajas a través de sesiones informativas y canales de comunicación de la empresa.

Por último, las comunidades anónimas de apoyo punto a punto en línea que preservan la confidencialidad pueden ser útiles. Muchas empresas utilizan aplicaciones de salud mental para ayudar a los empleados, pero su eficacia puede ser cuestionable. Según la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA), muchas aplicaciones carecen de pruebas de su eficacia; además, es posible que no sean seguras, carezcan de controles de privacidad adecuados o que vendan datos de usuarios sin la debida divulgación o autorización. La APA ha desarrollado un modelo de evaluación para evaluar los riesgos asociados y valorar las aplicaciones de salud mental. Los empleadores deberían evaluar detenidamente las aplicaciones de salud mental en busca de estos riesgos y su posible eficacia antes de promocionarlas a empleados.

. . .

Las personas con problemas de salud mental, independientemente de la gravedad, pueden prosperar en el lugar de trabajo y ser miembros valiosos del equipo. Los aliados desempeñan un papel importante al ayudar a proporcionar la empatía y la compasión que necesitan para superar desafíos clave. Nuestra voluntad colectiva, empatía y compasión pueden derribar las formidables barreras del estigma. Las iniciativas de salud mental en el lugar de trabajo pueden ayudar y ayudan. Al final, lo que más importa es llevar nuestra humanidad compartida al lugar de trabajo.

por Katherine Ponte

Related Posts

Para entrenar a los empleados jóvenes, comience con 4 conversaciones

El coaching profesional es crucial para los recién graduados universitarios y las personas que ingresan a la fuerza laboral. Aunque muchos tienen poca experiencia, están tomando decisiones que afectarán sus vidas en el futuro. Los gerentes que entrenan a sus empleados pueden ayudarles a pensar estratégicamente, trazar sus cursos y navegar por los altibajos a lo largo del camino. Los expertos reunieron registros de más de 100.000 conversaciones de coaching para descubrir el tipo de orientación que más necesitan los empleados jóvenes. Descubrieron cuatro brechas de conocimiento que surgen una y otra vez: cómo construir resiliencia, cómo influir en otros, cómo trabajar artesanía y cómo salir de una rutina mental. Aunque todas estas habilidades son vitales, cada una requiere una conversación ligeramente diferente.

Leer más
Es hora de reconocer la soledad del CEO

Es hora de reconocer la soledad del CEO

Desde los paquetes de compensación extravagantes hasta los enfrentamientos de la sala de juntas calentados a las salidas dramáticas, los oficiales ejecutivos de mal comportamiento dominaban los titulares de administración en 2011. Pocas personas se sienten particularmente lástima por los CEOs en este momento, y eso es poco probable que cambie. Los CEOs tienen poder, prestigio, influencia y riqueza, la percepción general es que lo han hecho. Así que imagino [...]
Leer más
El capitalismo cambiante, una organización a la vez

El capitalismo cambiante, una organización a la vez

Estamos encantados de anunciar los ganadores del desafío de capitalismo a largo plazo, la tercera etapa del Premio HBR / MCKINSEY M para la innovación de la administración. El capitalismo de reimaginación para una nueva era y un nuevo conjunto de desafíos es una empresa de barrido. Así que no es sorprendente que recibamos una sorprendente diversidad de entradas de todo tipo de organización y [...]
Leer más

¿Qué pasaría si los Estados Unidos dejaran de requerir informes trimestrales de ganancias?

El presidente Trump acaba de pedir a la SEC que estudie las implicaciones de pasar a un plazo semestral de presentación de informes en lugar del requisito actual de presentar 10Q trimestralmente. ¿Qué lograría tal movimiento? El Reino Unido lo intentó y por lo tanto proporciona un estudio de caso. La realidad es matizada y cae en algún lugar entre las dos narrativas extremas. Abandonarse de los informes trimestrales no puso fin al corto plazo corporativo y a la gestión de ganancias, pero tampoco destruyó toda la transparencia, dejando a los inversores en la oscuridad. Si nada más, la iniciativa del presidente Trump podría comenzar una conversación muy necesaria sobre cómo las empresas pueden ir más allá de los objetivos trimestrales simplistas del BPA hacia una discusión más profunda con sus partes interesadas sobre sus planes a largo plazo para crear valor real. Estos debates deben hacerse más comunes, independientemente de si las empresas presentan informes trimestrales o dos veces al año.

Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio