Cómo ser mentor en un lugar de trabajo remoto

Afilar estas cinco habilidades.
Cómo ser mentor en un lugar de trabajo remoto
Cómo ser mentor en un lugar de trabajo remoto

El trabajo remoto llegó para quedarse. Y con este cambio surge la necesidad de que los gerentes y líderes dominen la tutoría virtual. Muchas personas suponen incorrectamente que la proximidad física es esencial en las relaciones de desarrollo. Pero al igual que el trabajo en sí, la tutoría se define menos por el medio en el que se lleva a cabo que por los resultados obtenidos. El compromiso, la confianza, la calidad de la relación y la competencia del mentor son los ingredientes reales del crecimiento del desarrollo, todos los cuales se pueden aplicar a la tutoría virtual.

Para dominar la tutoría virtual y construir relaciones de desarrollo efectivas, los gerentes y líderes deben perfeccionar cinco habilidades. Primero, genere confianza haciendo de la relación un espacio seguro para ambas partes y cumpliendo cualquier promesa que haga. En segundo lugar, aclare las reglas de participación, incluida la decisión sobre la frecuencia de la comunicación y los medios preferidos. Tercero, sea intencional al formar la relación haciendo preguntas y descubriendo valores compartidos. En cuarto lugar, equilibrar la autenticidad con los límites. Por último, cuando sea posible, colabore.

El lugar de trabajo de nueve a cinco en la oficina no va a volver. El trabajo remoto ahora está generalizado en todo el mundo y una Encuesta de Gallup el otoño pasado reveló que trabajar desde casa, incluidos varios acuerdos híbridos, tiene una tendencia permanente. En septiembre de 2021, el 45% de los empleados estadounidenses trabajaban parcial o totalmente de forma remota, y el 91% de ellos planeaba continuar algún nivel de trabajo remoto después de la pandemia; de hecho, el 58% consideraría dejar sus trabajos actuales si el acceso a los acuerdos remotos desapareciera. Cuando se combina con evidencia demostrando que los trabajadores remotos son igual o más productivos que sus contrapartes en la oficina, está claro que el trabajo remoto llegó para quedarse.

Con este cambio surge la necesidad de que los gerentes y líderes dominen la tutoría virtual. Cuatro décadas de investigación no deja lugar a dudas de que los empleados que tienen acceso a relaciones de tutoría positivas acumulan numerosos beneficios personales y profesionales. Y cuando la tutoría es un elemento discernible de un cultura de la empresa, se mejora la retención y el avance de nuevos empleados talentosos. Pero, ¿cómo pueden los gerentes cambiar su enfoque para iniciar y fomentar estas relaciones cuando los futuros aprendices no están físicamente presentes?

Muchas personas suponen incorrectamente que la proximidad física es esencial en las relaciones de desarrollo. Pero al igual que el trabajo en sí, la tutoría se define menos por el medio en el que se lleva a cabo que por los resultados obtenidos. El compromiso, la confianza, la calidad de la relación y la competencia del mentor son los ingredientes reales del crecimiento del desarrollo, todos los cuales se pueden aplicar a la tutoría virtual.

La tutoría virtual está plagada de ventajas distintas para el nuevo entorno del trabajo remoto e híbrido. Recientes investigación en las relaciones de desarrollo virtuales indica que esta forma de tutoría puede ser más igualitaria; las señales visuales del estado que indican el estado organizacional y la estatura física se minimizan en las conversaciones basadas en video al reducir a todas las partes a una voz y una pantalla del mismo tamaño. Además, en un entorno posterior a #MeToo, donde tutoría de género cruzado puede parecer difícil, la oportunidad de participación virtual puede disminuir la ansiedad por las reuniones en persona. La tutoría virtual también elimina los obstáculos del espacio compartido y la geografía, ya que las opciones en línea permiten una mayor flexibilidad en los horarios y ubicaciones de los mentores/aprendices. La capacidad de grabar y transcribir las sesiones de tutoría puede permitir que los socios de mentores consulten y reflexionen sobre una conversación pasada y, si se comparten, permite que otros aprendan indirectamente. Por último, una amplia disponibilidad de aplicaciones de traducción y subtítulos en la mayoría de las plataformas virtuales ahora extiende el impacto de un mentor a una población global de posibles aprendices y más inclusiva de las personas con discapacidades.

Tan optimistas como somos con respecto a la tutoría virtual, reconocemos que existen algunos obstáculos potenciales. La tutoría virtual puede requerir una mayor intencionalidad que la tutoría en la oficina presencial, donde hay menos mentor del momento oportunidades en interacciones casuales en el pasillo o charlas informales. También puede requerir más esfuerzo para establecer la confianza y la relación en la relación, ya que es posible que falte toda la gama de señales no verbales y matices vocales. Como ocurre con muchas colaboraciones en línea, la tutoría virtual también puede verse afectada por el exceso de correo electrónico y la fatiga de la pantalla, lo que puede hacer que la relación esté más orientada a las tareas y a la conveniencia, en lugar de centrarse en el apoyo relacional.

Hay poco acceso a la formación formal y la educación sobre el arte y la ciencia de una tutoría virtual exitosa. (Solo sobre 30% de las empresas ofreció capacitación en tutoría virtual antes de la pandemia, pero esos esfuerzos se centraron más en el software y las políticas de la empresa que en las habilidades tácticas interpersonales y sociales para el éxito de las relaciones virtuales). Afortunadamente, hay habilidades que los líderes pueden aprender para tener éxito. Para empezar, sugerimos perfeccionar estas cinco estrategias de tutoría virtual.

Genere confianza.

Establecimiento la confianza es fundamental a cualquier relación de desarrollo y puede requerir una intencionalidad aún mayor en los medios virtuales. Dichas habilidades incluyen tomar la iniciativa de comunicarse, demostrar su compromiso y confiabilidad en las reuniones y mostrar un cuidado, preocupación y compasión genuinos por la situación laboral y de la vida de un aprendiz. Escuche activamente, sienta curiosidad y evite suposiciones sobre las aspiraciones o preocupaciones de un aprendiz. Hable sobre cómo hacer que la relación virtual sea un espacio seguro para ambas partes (esto incluye un acuerdo sobre la confidencialidad en términos de lo que se registrará o compartirá y no) y cumpla cualquier promesa que haga. Su aprendiz no puede pasar por su oficina para recordarle acerca de una presentación que prometió hacer, así que gánese su confianza al seguirla sin que se lo pidan.

Aclarar las reglas de participación.

En contraste con la naturaleza más informal de los arreglos de reuniones en persona, la tutoría virtual requiere una mayor atención para establecer expectativas en torno a la logística de la comunicación. Además de decidir la frecuencia de la comunicación, analice los medios preferidos para la comunicación, incluidos los sincrónicos (por ejemplo, plataformas basadas en video que funcionan para ambas partes, sistemas de tutoría internos y llamadas telefónicas) y asíncronos (por ejemplo, plataformas de correo electrónico, mensajería y redes sociales como LinkedIn) opciones. ¿Qué se siente cómodo para ambas partes y qué límites en torno a los tiempos de comunicación deben respetarse? Además, cuando usted o su aprendiz trabajen de forma remota, sea flexible en cuanto a los horarios de las reuniones y esté en sintonía con las demandas de la prestación de cuidados, la educación en el hogar, los compromisos personales y otras realidades del trabajo desde casa.

Sea intencional al formar la relación.

Investigación sobre la construcción de una relación y la superación de los sesgos y suposiciones en las tutorías interculturales indica que trabajar para establecer similitud profunda es importante. Por ejemplo, considere el uso de la construcción de relaciones herramientas en la fase inicial de la tutoría virtual para comprender mejor los valores, la personalidad y la vocación profesional de su aprendiz. Preguntar preguntas que profundizan progresivamente en las experiencias, sentimientos y sueños de vida o carrera tanto del aprendiz como del mentor, para que pueda sentir un nivel de cercanía y similitud. Sea intencional al compartir y reflexionar sobre sus similitudes, metas profesionales y objetivos de relación para desarrollar una sólida alianza de trabajo. El esfuerzo reflexivo al desarrollar la relación y descubrir valores compartidos es la mejor manera de mitigar los sesgos implícitos. Estos incluyen homofilia en las relaciones en línea (la preferencia por la interacción con personas demográficamente similares) y el incumplimiento de los estereotipos en torno a la raza o el género.

Equilibre la autenticidad con los límites.

En cierto sentido, la tutoría virtual puede prestarse a una mayor formalidad orientada a las tareas en torno a las parejas mentor-aprendiz, la programación y los temas de discusión. Sin embargo, con mucha tutoría virtual que se lleva a cabo dentro de nuestros hogares, habrá inevitables destellos en la vida personal de ambas partes, incluidas intrusiones no escritas por parte de parejas, niños y mascotas.

Por un lado, los grandes mentores deben bienvenido estos momentos , incluidas las revelaciones honestas de los aprendices sobre los desafíos de la integración entre el trabajo y la vida personal, como oportunidades para empatizar, profundizar la comprensión y la conexión, y normalizar estas experiencias para un aprendiz al compartir los propios desafíos en esta área. Alternativamente, los mentores deben recordar preservar algunos límites relacionales. Esto puede incluir evitar divulgaciones que puedan resultar incómodas para los aprendices, ser consciente de cómo se viste uno, relacionarse respetuosamente con los miembros de la familia (la suya y la de sus aprendices) y verificar el nivel de comodidad de cada uno antes de compartir información personal.

Como titulares de poder relativo en la tutoría, los mentores deben encontrar un equilibrio entre mantenerlo real y una familiaridad indebida o peor, volverse espeluznante.

Cuando sea posible, colabore.

La tutoría en la oficina ha brindado tradicionalmente muchas oportunidades para trabajar juntos en proyectos como investigación, desarrollo de productos o presentaciones para clientes que benefician al aprendiz, al mentor y a la organización. Dicha colaboración puede convertirse en una plataforma para la enseñanza, el entrenamiento y la creación de redes con su alumno. No pase por alto también el potencial de colaboración en las relaciones virtuales.

Por ejemplo, una de las organizaciones de clientes de atención médica de Ellen alentó a las parejas de mentores virtuales a presentar un proyecto después de un año de asociación oficial. Una pareja creó una presentación en conferencia sobre la investigación del cáncer de mama, mientras que otra estableció una clínica móvil de un día para exámenes de mamografía. La colaboración deliberada promueve habilidades transferibles como la gestión de proyectos, la entrega de presentaciones, la redacción, la investigación y el dar y recibir comentarios.

Al igual que las nuevas habilidades de gestión para el trabajo remoto, hay nuevas habilidades para la tutoría virtual. Con la preparación intencional y el desarrollo de habilidades, la tutoría virtual puede ser bastante efectiva. No importa el medio para su próxima relación de mentoría virtual, esperamos que al desarrollar estas habilidades esté bien preparado para una relación virtual de alto impacto.

Ellen A. Ensher, David G. Smith Ellen A. Ensher, W. Brad Johnson, David G. Smith
Related Posts
Un nuevo océano azul

Un nuevo océano azul

Hace diez años, W. Chan Kim y Renée Mauborgne escribieron uno de los artículos de revisión de negocios de Harvard más influyentes de todos los tiempos: "Estrategia de Ocean Blue Ocean". La pieza mostró cómo las empresas pueden obtener una ventaja competitiva, no desafiando a sus rivales, sino al encontrar los mercados de "Ocean Ocean Azul" incontestados para conquistar en su lugar. Esa frase entró en el [...]
Leer más
3 maneras de humanizar la experiencia virtual del cuidado de la salud

3 maneras de humanizar la experiencia virtual del cuidado de la salud

Para que la telesalud siga siendo una fuerza significativa en la atención de la salud después de que la pandemia disminuya, las herramientas digitales tendrán que tener en cuenta las emociones humanas en la forma en que apoyan a los pacientes y a los proveedores de atención. Una creciente variedad de ofertas están haciendo precisamente eso. Su objetivo es ayudar a ambas partes a construir relaciones de confianza.

Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio