Cómo recuperarse de un trabajo tóxico

Cómo recuperarse de un trabajo tóxico

Las experiencias laborales traumáticas pueden quedarse contigo. He aquí cómo encontrar un cierre y seguir adelante con confianza.

Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


por Melody Wilding

Resumen

Tomó la valiente decisión de despedirse de un lugar de trabajo tóxico. Ahora se merece recuperar su confianza y dejar atrás el bagaje de un entorno negativo. En este artículo, el autor ofrece estrategias que le ayudarán a recuperarse, seguir adelante y tener éxito en su nueva función:

  1. encontrar un cierre,
  2. tomar el control de lo que pueda,
  3. planificar los factores desencadenantes y
  4. disfrutar de los momentos positivos.

Con paciencia y autocompasión, puede superar y ser más resiliente que nunca.

•••

No es ningún secreto que los profesionales actuales buscan entornos en los que puedan prosperar mental y emocionalmente. Los trabajadores ahora son menos tolerantes con el trato hostil, la mala comunicación y el drama de la oficina. De hecho, un estudio reciente realizado por la Escuela de Administración Sloan del MIT, descubrió que una cultura laboral tóxica es la principal razón por la que las personas dejan sus trabajos y tiene 10,4 veces más probabilidades de contribuir al desgaste que a la compensación.

Escapar de la avalancha de estrés que provoca trabajar en una situación disfuncional puede ser una bendición para su bienestar. Pero dejar de lado por completo los efectos de un lugar de trabajo tóxico puede ser difícil. En mi trabajo como entrenador ejecutivo, he sido testigo de cómo innumerables profesionales inteligentes y capaces luchan por recuperarse de lo impredecible, alarmante e incluso del acoso que sufrieron. A veces llevan la hipervigilancia y la reactividad a su siguiente función, lo que afecta a su rendimiento y disfrute.

Tomemos a Gerald, que llevaba tres meses en su nuevo puesto de director de proyectos en una empresa de software. Según todos los puntos de vista, sus primeros 90 días habían sido un éxito. Había implementado procedimientos nuevos y muy necesarios y había establecido relaciones positivas con las principales partes interesadas. A pesar de estos resultados, Gerald no pudo evitar la inquietud con su nuevo entrenador. Me dijo: «Mi último papel me deja cicatriz. Tuve que tener mucho cuidado con mis palabras para evitar que mi jefe las tergiversara y las usara en mi contra. Nunca podría sacar a colación temas difíciles sin que explotara».

Estaba claro que la experiencia pasada de Gerald con un lugar de trabajo tóxico había dejado su huella. Y no está solo. Trauma laboral es un verdadero y un tema poco discutido, uno que es más importante de abordar dados los altos índices de agotamiento y rotación de los empleados. Puede surgir de cualquier número de comportamientos dañinos, desde el acoso verbal o el aislamiento social hasta el racismo y la inseguridad laboral. Un estratega de tecnología resumido la experiencia diaria de vivir bien con un trauma en el lugar de trabajo al decir: «¿Alguien ha tenido alguna vez un TEPT tóxico en el lugar de trabajo? O sea, el sonido de un correo electrónico entrante evoca su respuesta de «lucha, huida o congelación». ¿Solo yo?»

Ya ha hecho la parte más difícil: tomar la valiente decisión de despedirse de un lugar de trabajo tóxico. Ahora se merece recuperar su confianza y dejar atrás el bagaje de un entorno negativo. He aquí cómo curarse, seguir adelante y tener éxito en su nueva función.

Encuentre el cierre.

Puede que sienta resentimiento hacia quienes lo maltrataron. O tal vez repita situaciones y conversaciones una y otra vez en su cabeza, preguntándose qué podría haber hecho o dicho de otra manera. Este tipo de reflexión es común y comprensible. El cerebro odia la ambigüedad e intentará buscar respuestas a las fechorías, aunque no nos beneficie.

Los necesidad de cierre cognitivo es poderoso y puede ayudarnos a encontrar una aceptación que nos permita pasar de lo que está terminado a algo nuevo. Por ejemplo, Gerald seguía enfadado con su antiguo jefe por no ser apreciado y por atacar a Gerald cuando intentaba ayudar. Gerald se dio cuenta de que nunca recibiría una disculpa de su jefe ni la necesitaría. En cambio, necesitaba perdonar y expresar su aprecio porél mismo. Le pedí a Gerald que escribiera una carta a su yo anterior, reconociendo que lo hizo mejor con las herramientas, los conocimientos y la experiencia que tenía en esa época, lo que resultó ser un poderoso ejercicio de autocuración.

Dejar un trabajo, tóxico o no, es una pérdida, así que dese espacio para llorar. Considere un ritual de publicación, como escribir una carta de despedida (que no envíe), archivar o eliminar sus archivos de trabajo o destruir documentos antiguos.

Tome el control de lo que pueda.

Nadie merece que lo traten injustamente, lo acosen o lo maltraten, pero culparse a sí mismo es una respuesta común al trauma. Puede que se sienta preocupado por las situaciones hipotéticas (¿y si hubiera hablado antes?) o se siente avergonzado por el tratamiento que recibió. La autocompasión contribuye en gran medida a reconstruir su confianza, al igual que recuperar su poder a través de acciones constructivas que fortalecen el sentido de sí mismo.

Digamos que se esperaba que respondiera las 24 horas del día en su último papel. No es productivo para se dio una paliza por ser un «pusilánime». Al fin y al cabo, su anterior empleador es responsable de perpetuar un entorno «siempre activo» y de asignar una carga de trabajo abrumadora. Es mucho más útil canalizar su energía hacia la mejora de sus habilidades de asertividad para que pueda alzar la voz cuando sienta que un proyecto no es alcanzable o sostenible en su nueva función. Aproveche lo que aprendió en su último papel comunicando claramente sus límites y expectativas.

Planifique los factores desencadenantes.

Preste atención a las situaciones de su nuevo trabajo que le resulten familiares porque le devuelven a las antiguas reacciones al estrés. Identificar situaciones específicas que puedan desencadenar emocionalmente puede darle el poder de elaborar un plan para abordarlas. Los desencadenantes más comunes incluyen la exclusión, la sensación de impotencia o la percepción de rechazo.

El historial de Gerald con un jefe acosador significaba que estaba especialmente nervioso por delante del uno a uno con su nuevo entrenador. Conectar esos puntos permitió a Gerald calmar su sistema nervioso con unas cuantas respiraciones profundas por adelantado. También desarrolló el hábito de observar las historias que se contaba a sí mismo. Al principio, si su jefe no le daba comentarios positivos, pensaba: «Aquí vamos otra vez. Este es igual que mi último trabajo. Mi gerente no me aprecia». Gerald aprendió a reconocer esa inútil conversación interna y a juzgar su relación por sus propios méritos, sin proyectar el pasado.

Disfrute de los momentos positivos.

El cerebro siempre está atento al peligro potencial, pero estoespecialmente cierto tras un trauma. Por eso puede estar en sintonía con los posibles desaires, críticas y amenazas incluso una vez que haya empezado un nuevo puesto en un entorno más seguro. Puede reconfigurar esta tendencia a través de saboreando, una técnica psicológica que implica convertir momentos positivos y fugaces en experiencias y creencias positivas. Se ha demostrado que saborear aumenta los sentimientos de felicidad, satisfacción y autoeficacia.

He aquí algunas prácticas que puede probar:

  • Recuerdo positivo. Dedicar 10 minutos al día a reflexionar sobre los pensamientos y las emociones relacionados con un momento agradable.
  • Tres cosas buenas. Apuntar tres hechos positivos cada día y reflexionar sobre por qué ocurrieron.
  • Compartir con otros. Crear una práctica diaria de relacionar los «máximos diarios» con un colega o un ser querido.
  • Autofelicitación. Disfrutar de los momentos de fortaleza y de los momentos a lo largo del día en los que ejercitó sus puntos fuertes.
  • Imaginación positiva. Pensando en el día siguiente e imaginándose con detalle todas las cosas buenas que podrían pasar.

Por último, considere la posibilidad de abrirse a los demás una vez que haya establecido confianza en su nuevo trabajo. Todo el mundo tendrá diferentes niveles de comodidad en torno a la revelación, pero hablar de sus experiencias pasadas puede ser un paso importante en la curación para algunos.

Por encima de todo, cuídese. Adaptarse a un nuevo trabajo puede ser estresante en el mejor de los casos, y mucho menos cuando se está recuperando de los efectos de un entorno laboral tóxico. Con paciencia y autocompasión, puede superar y ser más resiliente que nunca.

•••

Melody Wilding, LMSW, es coach ejecutiva y autora de Confía en ti misma: Deja de pensar en exceso y canaliza tus emociones para tener éxito en el trabajo. Consigue una copia gratuita del primer capítulo aquí.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.

Related Posts