Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Cómo obtener comentarios como freelancer

AUG15_18_2739891

Si trabajas como freelance o consultor independiente, no siempre es fácil obtener los comentarios que necesitas para seguir siendo competitivo. Pero, es una parte crucial de dirigir tu propio negocio. El boca a boca y las referencias de clientes son constantemente clasificado por profesionales independientes como sus fuentes más importantes de nuevos negocios. Sin comentarios honestos de su trabajo, es difícil saber si los clientes están realmente contentos y, por lo tanto, es probable que contraten sus servicios de nuevo o le remitan nuevos negocios.

La autoevaluación nunca es fácil. La mayoría de las personas no son capaces de ver completamente sus debilidades, especialmente desde el punto de vista de un cliente. Pero las revisiones veraces de su trabajo pueden proporcionar una manera de identificar tanto sus debilidades como sus fortalezas, creando nuevos caminos potenciales para ser más competitivos en su campo. Por ejemplo, comencé a realizar consultas en el espacio de las pequeñas empresas porque un cliente de una empresa de tecnología que proporcionaba productos para pequeñas empresas sugirió que tenía las habilidades adecuadas para este campo. Sin ese consejo, podría haber perdido fácilmente la oportunidad.

Pero los clientes no son la única buena fuente de información a la que acceder. Los mentores y otros autónomos son en muchos casos una mejor fuente de críticas constructivas. Esto se debe en parte a que los clientes a menudo no quieren ofender a un profesional independiente. A veces es más fácil dar elogios falsos y/o no recibir comentarios en absoluto, y simplemente no contratar a alguien de nuevo, de lo que es dar comentarios negativos. Es una buena práctica desarrollar relaciones de tutoría con algunos asesores de confianza. Trate de incluir una mezcla de otros freelancers y personas que contratan freelancers, para obtener múltiples puntos de vista. Este tipo de «gabinete de cocina» puede proporcionar consejos inestimables sobre la gestión de un negocio exitoso.

Sin embargo, no hay suficientes autónomos que solicitan retroalimentación de esta manera, y pocos tienen procesos o métodos para recopilar sistemáticamente revisiones de su trabajo. Debido a esto, la mayoría de los comentarios que reciben los freelancers son iniciados por el cliente y/o informales.

Usted y su equipo

¿Por qué no piden más freelancers evaluaciones de su trabajo? Principalmente porque están demasiado avergonzados para preguntar, o están preocupados de que las evaluaciones sean negativas. Esta es la naturaleza humana. A la mayoría de la gente no le gusta ser calificada o abrirse a potenciales críticas. Sin embargo, los autónomos exitosos entienden la importancia de superar estos miedos y sentimientos, y ponen métodos sistemáticos en su lugar para buscar retroalimentación.

Durante la última década, mis colegas y yo en Emergent Research hemos entrevistado a más de 1.500 trabajadores independientes/independientes, tanto individuales como en grupos focales, durante los cuales a menudo discutimos el papel que la retroalimentación desempeña para ellos, principalmente en lo que respecta al desarrollo de un nuevo negocio. Estas son algunas de las prácticas recomendadas que hemos observado:

Prepárate para recibir comentarios positivos asegurándote de que tú y tu cliente están de acuerdo sobre el plan del proyecto y las entregas desde el principio. Los problemas que surgen a menudo se deben a la falta de claridad en torno a los objetivos, calendarios y/o entregables de esa asignación. Una reunión inicial es fundamental para asegurarse de que todos estén de acuerdo sobre el alcance y los términos. Haga preguntas de sondeo durante la reunión y obtenga la firma de los resultados principales para asegurarse de que los problemas no se repitan más tarde.

Crear «revisiones de proyectos» o reuniones de «check-in» en el plan del proyecto. Esto puede ser en persona o virtual. El número y el calendario varían según el tipo de trabajo, pero generalmente se debe celebrar una primera reunión de check-in después de que el proyecto esté bien en marcha, pero lo suficientemente temprano para corregir si hay problemas. Una buena regla de los pulgares es programar la primera reunión de check-in para cuando el proyecto esté completado del 25 al 30%.

Por lo general, una segunda reunión de check-in se lleva a cabo cuando el proyecto está completado entre el 50 y el 75%. Estas reuniones no necesitan ser largas ni formales. El objetivo es averiguar si el cliente piensa que el proyecto y los entregables están en buen camino, si el proceso y los métodos utilizados para administrar el proyecto y hacer el trabajo son efectivos, y averiguar si el cliente tiene algún problema o preocupación.

También se debería celebrar una reunión formal de retroalimentación una vez que el proyecto esté terminado. El objetivo de esta reunión es asegurar que se han cumplido los requisitos del proyecto y comprender cualquier problema que el cliente haya tenido con el proceso o entregables. También es una oportunidad para discutir posibles ideas de seguimiento que agregan valor a su cliente y amplían la relación.

Asegúrese de ir a las sesiones formales de retroalimentación preparadas. Antes de la reunión, elabore una lista de preguntas que le gustaría haber respondido. No entreviste formalmente a tu cliente, pero trabaja estas preguntas en la conversación. Una buena sesión de comentarios se parece mucho a una actuación de jazz, una combinación de partes con guión e improvisación. Piense en lo que su cliente puede preguntar, los problemas que ella pueda señalar, o los problemas que se puedan plantear. «Juego de guerra» la reunión antes de tiempo, por lo que puede anticipar lo que el cliente podría decir y preparar sus respuestas antes de tiempo.

Después de cualquier sesión formal de comentarios, revise los puntos clave para obtener información valiosa. Asegúrese de enviar un correo electrónico a su cliente agradeciéndole y resumiendo cualquier elemento de acción o cambio de proyecto decidido en las reuniones, para mostrar que escuchó y que está tomando medidas.

Y no te olvides de recopilar comentarios más informales a lo largo del camino. Esto se puede hacer a través de una combinación de escucha y ocasionalmente haciendo preguntas abiertas como «¿Cómo se ve esto?» o «¿Cómo lo estamos haciendo hasta ahora?» o «¿Tiene alguna preocupación? Las preguntas abiertas dan al cliente más espacio para la interpretación y, por lo general, dan más información que las preguntas cerradas. Una advertencia importante es no pedir comentarios informales con demasiada frecuencia, o corre el riesgo de que su cliente lo vea como una plaga. Cada situación es diferente, por lo que no hay reglas duras y rápidas sobre la frecuencia, pero comprobar de manera informal varias veces durante un proyecto no es mucho.

La escucha activa es otra fuente poco apreciada de retroalimentación informal. En términos generales, si realmente estás escuchando lo que dice tu cliente, sabes si él o ella está contento con tu trabajo. El reto es permanecer en contacto y escuchar de verdad.

Obtener retroalimentación debe ser visto como una oportunidad para aprender y crecer. Entra en estas sesiones con una actitud positiva, incluso si esperas malas noticias. Es importante no volverse defensivo o frustrado por la crítica. Resiste la necesidad de defender tu trabajo. En su lugar, concéntrese en la retroalimentación en sí y en cómo se puede utilizar para mejorar. Haga preguntas de sondeo para obtener más información y agradecer a sus clientes por compartir sus pensamientos.

Si recibas críticas, dale las gracias al cliente y toma medidas. Realice las mejoras necesarias y, si es posible, solucione los problemas planteados. La acción rápida y el seguimiento muestran que ha escuchado las preocupaciones del cliente y está trabajando para realizar los cambios necesarios. Solucionando problemas de inmediato, puede convertir una mala situación en una buena que apoye los negocios futuros.

Si la retroalimentación es positiva, también debe agradecer al cliente, pero investigue un poco más para asegurarse de que es genuina. Una vez más, la mayoría de las personas no hacen elogios generales, porque simplemente no son buenos para entregar críticas negativas.

Una vez completado un proyecto, es importante permanecer en la pantalla del radar del cliente. Esto se puede hacer con correos electrónicos, publicaciones en redes sociales y llamadas telefónicas ocasionales. Es importante hacer este seguimiento porque los clientes están ocupados y pueden olvidarse fácilmente de ti, incluso si les encanta tu trabajo. No seas una plaga, pero mantente conectado. Y siempre que esté en contacto con su cliente, escuche activamente nuevas formas de agregar valor a su trabajo. En particular, escuche los problemas de su cliente. Este es quizás el tipo de comentarios más valioso, porque te avisa de nuevas oportunidades: el alma vital de tu carrera independiente.


Steve King
Via HBR.org


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.