Cómo manejar los chismes de la oficina... cuando se trata de usted

Cómo manejar los chismes de la oficina… cuando se trata de usted

Resumen.    Los chismes vienen en diferentes formas que tienen diferentes propósitos. Cuando se usa como una forma indirecta de salir a la superficie o participar en relaciones interpersonales  conflictos, puede incitar al drama en el lugar de trabajo. Entonces, ¿qué debe hacer si descubre que un colega ha estado chismeando sobre usted? Primero, dígale al mensajero del chisme que lo discutirá con el colega chismoso. Puede perder el acceso a cierta información. Pero si su ejemplo influye positivamente en los demás, puede conseguir un lugar de trabajo más saludable. Segundo, cuando se enfrente a la persona que cotillea, concéntrese primero en el contenido de sus chismes y no en su método. Si las preocupaciones de la persona tienen mérito, se beneficia de las opiniones y también demuestra una apertura a las opiniones y una voluntad de responsabilizar a los demás de una manera que pueda animarlos a tomar una mejor decisión la próxima vez que tengan dudas. Por último, pídales un compromiso que, en el futuro, escuche la queja antes que los demás, y prométales lo mismo.

Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Por Joseph Grenny

Imagine que una colega suya, «Beth», se le acerca un día y le dice que «Gareth», un miembro relativamente nuevo de su equipo, le hizo comentarios despectivos sobre usted, refiriéndose a usted como una «ligera que no estaría en el trabajo si no fuera por ser contratado antes de que la empresa pudiera atraer a los que tienen credenciales».

Beth informa de esto en voz baja y luego añade: «No puede saber dónde lo oyó, ¿de acuerdo?» ¿Qué debe hacer ahora?

Como he escrito antes, los chismes vienen en diferentes formas que tienen diferentes propósitos:

  1. Puede ser una fuente de información para quienes desconfían de los canales formales.
  2. Puede servir como una liberación emocional para la ira o la frustración.
  3. Se puede utilizar como una forma indirecta de salir a la superficie o participar en conflictos interpersonales

Es esta última forma la que incita mucho drama en el lugar de trabajo. Este tipo de chismes son comunicación menos responsabilidad. Es una falsificación colusiva para la solución de problemas. En el ejemplo anterior, alguien le dice que le han cotilleado y están utilizando los chismes como vehículo para hacerlo. Transmiten información bajo condición de anonimato.

El momento más crucial para abordar chismes como este no es después lo oye, pero cuando lo oye. En un mundo ideal, Beth habría informado a Gareth en el momento en que tendría que compartir la información con usted, a menos que él estuviera dispuesto a hacerlo él mismo. Pero dado que eso no sucedió, usted como sujeto debe decidir si continúa con los chismes o si invita a una comunicación responsable.

Cuando acepta tácita o explícitamente participar en chismes para poder tener acceso a chismes sobre usted, se convierte en parte del problema. También se impide tomar el único tipo de acción que podría llevar a una resolución: un diálogo sincero y respetuoso que produzca el entendimiento mutuo. La forma en que maneja este momento, en el que se le envía una invitación para participar en chismes, se vuelve crucial. Aquí hay tres cosas que hacer cuando alguien más cotillea sobre usted.

No escuche si no puede actuar.

Adopté una ética hace años que siempre utilizo para establecer un límite con quienes quieren transmitir información sobre otra persona. Cuando puedo ver que la conversación va en dirección a los chismes, detengo cortésmente a la persona y le hago saber que es probable que actúe según la información que me den. Esto les ayuda a entender que hablar implica responsabilidad y les da una «salida» para decidir guardarse la información para sí mismos.

En la situación anterior, Beth ya ha compartido información importante. En este momento, podría decir: «Gracias por hacerme saber que Gareth tiene preocupaciones por mí. Lo discutiré con él. No necesito compartir su nombre, pero puede que adivine que usted lo compartió». Si eso la pone nerviosa, aún debe mantener sus límites. Podría decir, por ejemplo: «Voy a abordar esto con Gareth de una forma u otra. Si quiere un día o algo así para hacerle saber que lo compartió conmigo, puede tomarse ese tiempo». Si ella decide no hacerlo, es libre de seguir adelante.

Por supuesto, el riesgo de este enfoque es que la gente se lo piense dos veces antes de compartir chismes con usted. Puede perder el acceso a cierta información. Pero si su ejemplo influye positivamente en los demás, puede conseguir un lugar de trabajo más saludable.

Aborde primero el tema correcto.

La siguiente es la conversación con Gareth. Un episodio de chismes como este implica dos conversaciones: una sobre el proceso y otra sobre el contenido.

El primer instinto de la mayoría de la gente es abordar la proceso problema, es decir, el hecho de que Gareth hable negativamente a sus espaldas. Asume que la contenido de los chismes es sin mérito y movimiento para enfrentarse de inmediato a lo que más le molesta: la forma inapropiada en que está vendiendo sus «invenciones». Una mejor manera de proceder es centrarse primero en el contenido problema: la aparente preocupación de Gareth por su competencia, y no por la cuestión de «hablar a mis espaldas».

Sea humilde. No enmarque la conversación (ni siquiera implícitamente) como «Qué vergüenza por hablar a mis espaldas», sino como «Si le he fallado de alguna manera, tengo muchas ganas de entenderlo. O si mis habilidades se quedan cortas, necesito su opinión». Este enfoque ayuda de varias maneras. En primer lugar, si las preocupaciones de la persona tienen mérito, se beneficiará de los comentarios. En segundo lugar, trasciende las reacciones ojo por ojo de una manera que podría evitar que esto se convierta en un futuro conflicto personal. Y tercero, demuestra tanto apertura a las opiniones como voluntad de hacer que los demás rindan cuentas de una manera que pueda animarlos a tomar una mejor decisión la próxima vez que tengan dudas.

No se desanime si la persona empieza alegando un malentendido o minimizando sus declaraciones. Reitere su deseo de recibir comentarios e instarles a que sean sinceros ante cualquier inquietud.

Discuta el problema del proceso.

Solo después de que haya explorado las preocupaciones de la otra persona podrá responsabilizarla de manera productiva por la forma indirecta en que le llegaron sus comentarios. Pida un compromiso que, en el futuro, escuche la queja antes que los demás y prometa lo mismo. Si ha solicitado humildemente comentarios en el paso anterior, tendrá la autoridad moral y la seguridad necesarias para responsabilizarlos por su mal comportamiento.

No hay garantía de que abordar los chismes de esta manera los elimine. Pero sí garantiza que se convierta en parte de la solución en lugar de perpetuar el problema.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.