Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Cómo los padres que trabajan pueden priorizar estratégicamente su tiempo

Comience por preguntarse qué es usted, y solo usted, puede hacer.
Como os pais que trabalham podem priorizar estrategicamente seu tempo
Como os pais que trabalham podem priorizar estrategicamente seu tempo
Resumen.

Con las muchas exigencias en el hogar y en el trabajo, los padres que trabajan deben priorizar estratégicamente sus responsabilidades, de modo que dediquen su tiempo a lo que importa. Deben preguntarse, ¿qué debo hacer yo, como padre, que sea único? ¿Qué aporta más valor a la vida de mis hijos? ¿Y qué pueden hacer otras personas?

Cada padre que trabaja responderá a estas preguntas de manera diferente. Pero, en general, podemos dividir la paternidad en cuatro tipos diferentes de trabajo. En primer lugar, la pastoral o el compromiso intelectual y emocional con sus hijos. En segundo lugar, la toma de decisiones, que incluye decidir qué es lo mejor para sus hijos, resolver problemas y navegar por las compensaciones. En tercer lugar, logística o transporte de niños, pedirles que hagan sus deberes, seguimiento de la toma de decisiones y organización de actividades. Por último, el apoyo doméstico: todas las tareas necesarias para el funcionamiento del hogar, como cocinar, limpiar, lavar la ropa y hacer recados. Priorizar la atención pastoral y la toma de decisiones puede tener el mayor impacto positivo en los niños, mientras que gran parte de estos dos últimos se pueden delegar a otros en tu ecosistema de crianza.


A menudo hablamos del «acto de equilibrio» de administrar el trabajo y la crianza de los hijos, que supone que la solución es una combinación de compromiso, multitarea y elección de un empleador comprensivo. Sin embargo, el compromiso tiene límites y la multitarea es agotadora. Y no todos tenemos la buena fortuna ni la oportunidad de elegir un empleador flexible y comprensivo. Incluso si lo hacemos, esta elección puede verse socavada por las exigencias inherentes del trabajo o las realidades de quién es ascendido, cuyo papel se desprende y quién recibe aumentos salariales.

Un enfoque alternativo es pensar en la crianza de los hijos de manera más estratégica y priorizar las demandas de manera más rigurosa: ¿Qué debo hacer yo, como padre, que sea único? ¿Qué aporta más valor a la vida de mis hijos y cómo se convertirán en adultos felices y bien adaptados? ¿Qué pueden hacer otras personas, con un impacto mínimo, si no estoy involucrado?

Cada padre que trabaja responderá a estas preguntas de manera diferente. Pero, en general, podemos dividir la paternidad en cuatro tipos diferentes de trabajo, según lo estratégico que sea el trabajo y cuánto requiera la participación directa de los padres:

  1. Atención pastoral: el compromiso intelectual y emocional con tus hijos
  2. Toma de decisiones: decidir qué es lo mejor para sus hijos, resolver problemas y navegar por las compensaciones
  3. Logística: transportar a los niños, pedirles que hagan sus deberes, dar seguimiento a la toma de decisiones y organizar actividades
  4. Apoyo a los hogares: todas las tareas necesarias para el funcionamiento del hogar, como cocinar, limpiar, lavar la ropa y hacer recados

La mayoría de los estudios y principios de una paternidad efectiva sugiere que los dos últimos necesitan una participación paterna significativamente menos directa, y que pueden dejarse con seguridad en manos de amigos, niñeras u otro tipo de apoyo sin culpa. Priorizar la atención pastoral y la toma de decisiones puede tener el mayor impacto positivo en los niños y requerir mucho menos tiempo: unas seis horas a la semana. Sin embargo, dedicar una cantidad desproporcionada de tiempo a la logística y las tareas domésticas puede dejar a los padres sin el tiempo y la energía necesarios para centrarse en los aspectos más estratégicos de la crianza de los hijos y para avanzar en sus carreras.

Pero puedes reajustar tus prioridades, para que puedas estar seguro de que el tiempo que pasas en casa está marcando la mayor diferencia. He aquí cómo.

Atención pastoral

El consenso de estudios sobre una crianza buena y eficaz incluyen conceptos como mostrar amor, comunicar, apoyar, enseñar valores y establecer límites. Si bien el vocabulario puede diferir de un experto en crianza o de un estudio a otro, estos conceptos pueden denominarse colectivamente «cuidado pastoral». La atención pastoral requiere que los padres que tengan la energía emocional y el espacio de cabeza para conectarse con sus hijos y, según numerosos estudios, tiene la máxima prioridad en términos de participación de los padres.

Para asegurarte de que estás priorizando la atención pastoral, busca al menos media hora de concentración y calma todos los días para pasar con tus hijos sin una agenda específica. Puede ser durante el desayuno, antes o después de la cena, siempre que sea posible reservar un tiempo de inactividad de forma regular. Es difícil proporcionar atención pastoral si un padre está atascado en tareas múltiples, recados y tareas domésticas, así que despeja tu horario durante esos 30 minutos y solo concéntrate en tus hijos. La atención pastoral se vuelve aún más importante a medida que los niños crecen, así que para los niños mayores, considere elegir un momento después de que los más pequeños ya se hayan acostado.

Durante este tiempo juntos, hagan preguntas abiertas. Sé curioso e interesado. Hágales preguntas como: ¿Qué tal tu día? ¿Qué ha pasado hoy con un evento deportivo? ¿Puedo ayudarte en algo? ¿Qué te pareció el nuevo profesor? Y muestra afecto; elogios, abrazos o palabras de apoyo pueden marcar una gran diferencia. Incluso los adolescentes lo aprecian en momentos más tranquilos (aunque a menudo no lo demuestran).

Toma de decisiones

La toma de decisiones puede crear un gran peso de responsabilidad. Algunas decisiones requieren investigación sobre temas previamente desconocidos, como cuestiones médicas u opciones de financiamiento universitario; otras implican compensaciones difíciles con consecuencias impredecibles. ¿Qué temas y actividades debería animarse a mis hijos a seguir? Si hay un incidente en la escuela, ¿cuál es la mejor manera de resolverlo? ¿Necesito contratar a un tutor para que ayude a mi hijo? ¿Cuándo es el momento adecuado para que mi hijo pueda hacer cosas de forma independiente con sus amigos fuera de casa?

Dependiendo de la naturaleza de sus decisiones, el nivel requerido de participación de los padres puede variar. Cuando el problema involucra atención pastoral o cuestiones médicas, es evidente que hay una mayor necesidad de participación de los padres. Pero en otros casos, como elegir en qué actividades extracurriculares participar o si pueden ir a esa fiesta de pijamas, es posible que puedas delegar. Designe a otro adulto, tal vez un cónyuge o pareja, amigo de la familia, padrino o familia extendida disponible a través de Zoom (alguien de su «ecosistema de crianza») para que le ayude con las decisiones menos críticas. Además de la ayuda que esto proporciona a los padres, estudios han descubierto que involucrar a otro adulto en un ecosistema de crianza también es beneficioso para el bienestar emocional de los niños, especialmente cuando llegan a la adolescencia. Asegúrese de consultar con estas personas regularmente para asegurarse de que está alineado. Y a medida que tus hijos crecen, asegúrate de que tomen mayor responsabilidad también estas decisiones.

Además, enseñe a sus hijos habilidades para resolver problemas: cómo mantener la calma, evaluar las opciones y considerar las posibles consecuencias. Esto puede ayudarles a tomar decisiones seguras que sean apropiadas para su edad, sin que usted participe en cada una de ellas. Por ejemplo, un niño de 10 años puede comprobar el clima y decidir si es una buena idea usar un abrigo para ir a la escuela sin que tengas que elegir por él.

Logística

La logística incluye toda la planificación, el transporte y los horarios que implica llevar a sus hijos a la escuela, las actividades y los eventos sociales, así como sus propios compromisos como adulto trabajador. También incluye gran parte de los aspectos operativos que surgen de la toma de decisiones. Si un niño se une al equipo de natación, por ejemplo, alguien debe comprar los suministros necesarios, administrar el horario, pagar las facturas y transportar a los niños de ida y vuelta.

En general se reconoce que sobrecargar a los niños con actividades puede ser contraproducente, mientras que organizar todas esas actividades adicionales aumentará la carga de trabajo de los padres. Para combatirlo, prioriza las actividades que sean más importantes y agradables para tus hijos, y no te preocupes por si se están perdiendo el resto. Además, obtenga todo el apoyo logístico posible: familiares, amigos, viajes compartidos y servicios de autobús. Al hacer estos arreglos, priorice aquellos aspectos de la logística que pueden tener un elemento de atención pastoral. Por ejemplo, muchos padres descubren que si hay un viaje lo suficientemente largo hasta una actividad extraescolar, puede ser una buena idea hacerlo ellos mismos, para que puedan hablar con sus hijos sobre lo que está pasando en sus vidas. Pero un viaje de 10 minutos entre la clase de arte y la práctica de fútbol puede ser algo que puedas delegar a un amigo, especialmente si su hijo también participa en esas actividades.

Apoyo a los hogares

Este es el aspecto menos estratégico de la crianza de los hijos, pero que puede llevar mucho tiempo. El New York Times recientemente estima que los padres dedican 6,5 horas al día a las tareas domésticas. Es muy importante reducir los aspectos menos valiosos de esto, para liberar energía y tiempo para la pastoral, o para convertir parte de este esfuerzo en algo que se pueda compartir con los niños. Después de todo, los niños que hacen las tareas del hogar aprenden responsabilidad y, en general, disfruta de un mayor éxito en la vida.

Descarga esto tanto como sea posible. La subcontratación puede incluir obtener ayuda de familiares y amigos o contratar ayuda. Además, decida conscientemente qué trabajo simplemente no necesita hacerse tan bien o con tanta frecuencia. Para esta parte, tendrás que resistirte a la idea de ser juzgado. Existe mucha presión social para mantener una casa «limpia» para sentirse exitosa como madre, especialmente, pero muy pocos niños experimentarán traumas por dejar los platos sucios fuera de la noche a la mañana.

Convierta las tareas domésticas en algo que todos hacen juntos y desafíe su forma de pensar sobre las capacidades de sus hijos. Cree un entorno disciplinado en el que se pida a los niños que asuman la responsabilidad de las tareas domésticas en un horario fijo. Como un amigo mío le dice a sus hijos: «Las tareas no son limpiar lo que haces por ti mismo, sino lo que haces por el hogar». Un niño pequeño puede sacar comida para mascotas a diario. Un preadolescente puede poner las toallas de todos en la lavadora una vez a la semana. Un conductor adolescente puede hacer el viaje regular a la tienda en busca de leche y otros artículos de primera necesidad.

Con el fin de crear espacio para lo que es importante, los padres necesitan una priorización rigurosa de cómo deben dirigirse su tiempo y atención. Es mucho más difícil involucrar a un niño en una conversación tranquila sobre un mal día en la escuela o centrarse en una presentación importante en el trabajo cuando un padre está cansado de cocinar y hacer las tareas domésticas. Por mucho que a todos nos guste la idea de las comidas caseras y las casas limpias, una noche de entrega de pizza y una sala de estar desordenada pueden crear un mejor ambiente para que se lleve a cabo una crianza de calidad.


Escrito por
Carol Hagh




Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.