Cómo la próxima generación se está acercando a los mayores problemas de la sociedad

Cómo la próxima generación se está acercando a los mayores problemas de la sociedad
Cómo la próxima generación se está acercando a los mayores problemas de la sociedad

Aunque los gobiernos de todo el mundo han organizado campañas masivas para abordar la pobreza, la atención médica costosa (y deficiente), la delincuencia y la educación ineficaz, siguen existiendo desafíos enormes. Afortunadamente, estamos presenciando tres cambios fundamentales que ofrecen esperanza.

En primer lugar, los ciudadanos privados, en particular los jóvenes, están eligiendo diferentes tipos de trayectorias profesionales. El viejo modelo — conseguir un trabajo, ganar dinero, pagar — está siendo reemplazado por un compromiso anterior de cambiar. Wendy Kopp, quien fundó Teach For America, y Linda Rottenberg, que fundó Endeavor son sólo dos ejemplos bien conocidos. En segundo lugar, los cambios en la tecnología han reducido drásticamente el costo de la experimentación y han creado una transparencia sin precedentes en los problemas, las soluciones y los resultados. Por último, la innovación en los mercados financieros está financiando nuevos enfoques para abordar estos problemas.

Tome la historia de Salman Khan y el mismo nombre Academia Khan. Kahn, 38 años, se graduó en el MIT en 1998 y Harvard Business School en 2003. Poco después, cuando Khan comenzó a enseñar a su sobrina en matemáticas mientras trabajaba en un fondo de cobertura, se golpeó con la idea de desarrollar tutoriales en vídeo cortos en YouTube. Cada video mostraba a Khan escribiendo en una tableta gráfica mientras hablaba del tema. Su sobrina, y muchos otros, disfrutaron de los videos y pudieron dominar el contenido con el que lucharon en la escuela. En 2006, Khan lanzó Khan Academy para ofrecer «una educación gratuita y de clase mundial para cualquier persona, en cualquier lugar». En 2014, la academia contaba con más de 3.000 vídeos sobre temas de matemáticas a historia del arte. Aproximadamente 10 millones de personas participan con ese contenido cada mes.

Cuando Khan comenzó a dar clases a su sobrina, no se imaginó que dedicaría su vida a la educación; simplemente trataba de ser útil. En el proceso descubrió un problema fundamental en la educación estadounidense K-12 — que el enfoque tradicional de la educación pública masiva de todos los que toman los mismos cursos a la misma edad en la misma secuencia, no funcionó para millones de niños. El modelo autodidacta de Khan cambió el paradigma. Individuos o incluso escuelas enteras pudieron cambiar la estructura típica del aula: hacer que los estudiantes vean videos de Khan por la noche y hagan los deberes con el apoyo de los maestros durante el día. Creó herramientas para ayudar a maestros, estudiantes y padres a seguir el progreso. Los estudiantes que dominaban los materiales más rápidamente podrían ayudar a los estudiantes que necesitaban más tiempo o podían pasar por materiales más avanzados.

¿Cómo financió Sal Khan su empresa? Los donantes privados han invertido más de 40 millones de dólares desde el lanzamiento oficial de Khan Academy en 2009. Los filántropos también han apoyado los esfuerzos para traducir el contenido para uso local. Khan ha sido capaz de atraer a algunos de los mejores programadores informáticos y expertos en contenido educativo en el país a pesar de que no tiene beneficios que compartir ni opciones de acciones para otorgar. Sus patrocinadores creen que invertir en Khan Academy representa uno de los mayores beneficios en la mejora de la educación en todo el mundo (ver este caso HBS para obtener más información sobre cómo los financiadores decidieron involucrarse).

La historia de Khan Academy ilustra bien esos tres cambios que estamos presenciando. Primero, Sal Khan podría haber continuado en finanzas y ganar mucho más dinero que en una organización sin fines de lucro. Lo mismo ocurre con todos los miembros de su equipo. Pero, en cambio, quieren hacer del mundo un lugar mejor. Segundo, la tecnología hizo posible Khan Academy. El costo de ejecutar el experimento inicial —conectar una tableta gráfica y un micrófono a una computadora personal— fue trivial. La distribución de contenido a través de Internet también es económica, al tiempo que llega a una audiencia potencial de miles de millones. Khan ha creado fácilmente herramientas para medir el dominio y el progreso para individuos e instituciones, comparando la efectividad de su modelo de aula con el tradicional. Su sobrina, que podría haber sido asignada a la clase de matemáticas «lenta», se acercó a la cima de la clase. Khan Academy no sustituye a la educación pública, aunque podría ser en otros países; complementa o complementa lo que es posible para todos los ciudadanos.

Finalmente, los filántropos de riesgo están dispuestos a invertir en proyectos como el de Khan que pueden llegar a millones de personas con una modesta cantidad de dinero. En este caso, un selecto grupo de filántropos privados ha financiado la organización. Eso es genial, pero las sumas involucradas son modestas en comparación con los 200 billones de dólares en activos financieros globales. ¿Qué pasaría si parte de ese capital pudiera ser desplegado para atacar los desafíos sociales? Un instrumento relativamente nuevo llamado vínculo de impacto social es un poderoso ejemplo de cómo se podría hacer esto.

Hace varios años, uno de nosotros (Sir Ronald Cohen) y un grupo de personas de ideas afines en Inglaterra se topó con la idea de utilizar capital privado para financiar esfuerzos encaminados a reducir la reincidencia en las cárceles. Cuando los presos son puestos en libertad sin un sistema de apoyo efectivo, es muy probable que acaben de nuevo en la cárcel, lo que es devastador para ellos y sus familias y costoso para el gobierno. Sin embargo, las empresas sociales privadas han sido eficaces para reducir las tasas de reincidencia. Cohen y sus colegas crearon un bono, respaldado por inversores privados. Si la empresa social cumple la promesa de reducir la tasa de reincidencia en relación con las mejores prácticas actuales, los inversores reciben su capital de vuelta y una tasa de rendimiento limitada pero atractiva. De lo contrario, los inversores reciben un rendimiento menor y corren el riesgo de perder su capital. El gobierno se beneficia ahorrando dinero.

Uno puede imaginar muchas esferas similares en las que hay costos y resultados mensurables que podrían beneficiarse de este enfoque. Cada vez más los gobiernos publican datos sobre los costos y consecuencias de cuestiones como la reincidencia, el abandono escolar o el tratamiento de ciertas enfermedades. Estos datos proporcionan un punto de referencia para elaborar un instrumento financiero.

Por ejemplo, incluso se han realizado esfuerzos para utilizar técnicas de titulización para apoyar la búsqueda y la entrega de mejores terapias o curaciones en determinadas zonas de enfermedades. El profesor Andrew Lo y colegas del MIT han señalado que los esfuerzos individuales de las empresas para encontrar nuevas terapias para el cáncer o el Alzheimer son arriesgados y no son capaces de atraer financiación de la deuda. Sin embargo, si hubiera una forma de invertir en un conjunto de esfuerzos de ese tipo, el riesgo agregado de la cartera sería mucho menor. Algunos inversores con una tolerancia modesta al riesgo podrían invertir en bonos garantizados por la investigación conjunta y la propiedad intelectual. Otros inversores podrían comprar tramos de acciones que tienen una mayor probabilidad de rendimientos bajos, pero el potencial de rendimientos fuera de escala.

Estos son exactamente los tipos de nuevas soluciones que necesitamos para tener éxito cuando los anteriores intentos monolíticos de abordar los problemas de la sociedad han fracasado. Pero estos esfuerzos no marcarán la diferencia si la gente continúa protegiendo el status quo y bloqueando estas nuevas ideas. En cambio, debemos alentar las tendencias que estamos presenciando —el compromiso continuo del capital humano y financiero y el uso de la tecnología de formas nuevas e innovadoras— si queremos ayudar a las generaciones futuras a crear una sociedad asequible y equitativa.


William A. Sahlman Sir Ronald Cohen
Via HBR.org

Related Posts

¿Es adecuado un trabajo sin fines de lucro para ti?

¿Deberías trabajar para una organización sin fines de lucro? Aquí hay algunas cosas a tener en cuenta antes de tomar su decisión.

  • Necesitas algo más que pasión por una causa. Ya sea que tenga la tarea de realizar encuestas, trabajar directamente con la comunidad o escribir un documento de política, necesita desarrollar las habilidades duras y blandas para el trabajo.
  • Trabajar sobre el terreno no es la única manera de hacer un impacto. También hay trabajos de oficina como un experto en dominio, activista, recaudador de fondos, jefe de promoción e investigador, trabajos que apoyan la planificación y organización de programas sociales.
  • Un título en ciencias sociales no es imprescindible para conseguir un papel en una organización sin fines de lucro. Sin embargo, es fundamental desarrollar habilidades transferibles (comunicación clara, negociación e inteligencia emocional) para ayudarle a relacionarse con diversos grupos de interesados.
  • Los salarios sin fines de lucro son más bajos que los salarios corporativos, otro factor que en última instancia puede afectar su decisión.
  • Por último, sepan que resolver un problema en una organización sin fines de lucro puede llevar años implementar y mostrar resultados. Necesitas tener paciencia y resiliencia.
Leer más
Maximizing Your Return on People

Si quieres hacer algo realmente grande

Pocos piensan los estadounidenses sobre la polio en estos días; Para muchos ha seguido el camino de la locomotora de vapor y la televisión en blanco y negro. Pero esta enfermedad viral paralizante todavía amenaza los niños en zonas de África y Asia. Veinticinco años atrás, mi organización, Rotary International, se unió a la Organización Mundial de la Salud, el UNICEF y los Centros de Estados Unidos para la enfermedad [...]
Leer más