Cómo hacer que el idioma de su organización sea más inclusivo

Cómo hacer que el idioma de su organización sea más inclusivo

Cuatro prácticas para asegurarse de que está enviando el mensaje correcto.

Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Usar un lenguaje excluyente no se trata solo de ofender a los demás; las investigaciones han dejado en claro sus efectos nocivos. Para crear una cultura verdaderamente inclusiva, es fundamental que analices detenidamente cómo las personas de todas las áreas de tu empresa utilizan el idioma. Los autores presentan cuatro formas en que usted, como líder, puede fomentar el uso de un lenguaje inclusivo en su empresa. En primer lugar, asegúrese de que sus reclutadores y gerentes de contratación disminuyan la velocidad y presten atención al lenguaje que usan al redactar ofertas de trabajo, con miras a eliminar los términos no neutrales. En segundo lugar, cree una lista de palabras prohibidas en el desarrollo de productos. En tercer lugar, combine la orientación interna de la empresa que incluya consejos prácticos y accesibles que se puedan poner en práctica de inmediato (por ejemplo, una guía de referencia de vocabulario inclusiva) con herramientas sencillas, como la función «lenguaje inclusivo» disponible en Microsoft Office, que sugiere alternativas neutrales a lenguaje sesgado utilizado en las comunicaciones profesionales. Por último, elija embajadores que sean muy visibles en la empresa para apoyar sus iniciativas lingüísticas inclusivas.

Todos somos cada vez más conscientes de la importancia del idioma para crear culturas de trabajo inclusivas y equitativas. Las palabras importan, y muchas palabras y frases pasadas parecen anticuadas e incluso impactantes hoy en día. Sin embargo, el vocabulario profesional de hoy en día todavía está plagado de términos excluyentes. Para crear una cultura verdaderamente inclusiva, es fundamental que analices detenidamente cómo las personas de todas las áreas de tu empresa utilizan el idioma.

Muchos grupos se ven perjudicados por el lenguaje excluyente. Por ejemplo, los términos sesgados por el género que favorecen la participación masculina y simbolizan el dominio masculino son comunes en el lugar de trabajo, a pesar de la disponibilidad de alternativas neutrales en cuanto al género. Considera eso un presidente de la junta se identifica normalmente como presidente cuando bastaría con «silla», y que la gente a menudo hace distinciones innecesarias como «jefa» en lugar de simplemente «gerente» o «jefa».

Nuestro idioma también puede excluir a muchos otros grupos de trabajadores. Hasta hace muy poco, pocos habrían levantado una ceja si se usara «lista negra» para describir un rechazo, mientras que «lista blanca» se usara para describir la aprobación. En un mundo en el que se describe a las personas como negras o blancas en función de su tono de piel, una asociación negativa consistente con la palabra «negro» puede actuar como una señal inconsciente que perjudica a los colegas negros. Las personas con problemas de salud mental también enfrentan una batalla cuesta arriba para abordar las connotaciones negativas de descriptores mal utilizados como «mental», «loco», «TOC» y «psicópata» en conversaciones casuales. Y los colegas que no son «nativos digitales» se ven obligados a luchar suposiciones de que no son expertos en tecnología y lenguaje que menosprecia su adaptabilidad tecnológica, como «dino», «momento senior» y «surfista plateado».

Usar un lenguaje excluyente no se trata solo de ofender a los demás; las investigaciones han dejado en claro sus efectos nocivos. Por ejemplo, el lenguaje cargado de género refuerza las suposiciones inexactas sobre los roles que los hombres y las mujeres deben ocupar —y pueden alcanzar con éxito— en el lugar de trabajo. Uno un estudio reciente reveló una conexión clara entre cómo el uso de un lenguaje de género refuerza las narrativas en torno a los roles de género, y va un paso más allá al sugerir que la elección de usar estas palabras específicas podría estar impulsada inconscientemente por estereotipos dañinos. Y colegas no binarios lucha por ser aceptado en lugares de trabajo que no han adoptado pronombres y otro vocabulario que afirme su identidad.

Estas son cuatro maneras en que usted, como líder, puede fomentar el uso de un lenguaje inclusivo en su empresa.

Revise las ofertas de trabajo para garantizar la neutralidad del idioma.

Las ofertas de trabajo a menudo contienen un lenguaje no neutral que atrae a ciertos tipos de solicitantes y repele a otros. Por ejemplo, simplemente el uso de la palabra «competitivo» ha demostrado disuadir a más mujeres que los hombres de solicitar un trabajo, y un lenguaje con sesgo de género también puede contribuir a la infrarrepresentación de las mujeres en STEM. Términos como «hacker» o «ninja» en las ofertas de trabajo no solo son difíciles de identificar para muchas personas, sino que también son innecesarias porque hay disponibles alternativas neutrales y más comprendidas («programador», «ingeniero de software», «desarrollador», etc.). Además, el lenguaje relacionado con los estereotipos de edad en los anuncios de trabajo, como «debe ser un nativo digital», ha sido vinculados a prácticas discriminatorias.

Asegúrese de que sus reclutadores y gerentes de contratación disminuyan la velocidad y presten atención al lenguaje que usan al redactar las ofertas de trabajo, con miras a eliminar los términos no neutrales. Para ayudar con este proceso de revisión, están disponibles nuevos productos de inteligencia artificial, y Google ya ofrece a sus usuarios cotidianos ayuda con un lenguaje neutral en cuanto al género sugiriendo alternativas a los términos de género.

Crea una lista de palabras prohibidas en el desarrollo de productos.

El lenguaje utilizado en la marca de productos se dirige a los clientes a través de sus muchos puntos de contacto, desde la distribución hasta el marketing y las aprovisionamiento. Las empresas globales se encuentran en una posición privilegiada para dar forma a la sociedad, tanto de manera positiva como negativa, a través del lenguaje que utilizan en el desarrollo de productos. Por ejemplo, piense en la muñeca Barbie Teen Talk de 1992, que fue ampliamente criticada por su mensaje grabado, «¡La clase de matemáticas es dura!», y cómo se consideraba que era un elemento disuasorio en la vida temprana de las niñas que buscaban STEM.

Con este fin, mantenga una lista en evolución de palabras prohibidas para el ciclo de desarrollo del producto, incluidos términos como «ancianos», «horas de trabajo», «cabrón» o «loco», con consideración también a las frases clave (como «¡la clase de matemáticas es dura!») que refuerzan estereotipos inútiles. Luego, cree puntos de control en el ciclo del producto para detectar regularmente esos términos y frases para detectarlos pronto. Somos optimistas de que, con el tiempo, estas listas garantizarán que el lenguaje excluyente no tenga cabida en el desarrollo de productos de las principales empresas.

Crea una guía para un lenguaje inclusivo.

La adaptación al uso de un lenguaje inclusivo nos ofrece la oportunidad de crecer y convertirse en mejores comunicadores. También ayuda a los líderes y empleados a convertirse en mejores aliados. Combine la orientación interna de la empresa que incluya consejos prácticos y accesibles que se puedan poner en práctica de inmediato (por ejemplo, una guía de referencia de vocabulario inclusiva) con herramientas sencillas, como la función de «lenguaje inclusivo» disponible en Microsoft Office, que sugiere alternativas neutrales a los sesgados idioma utilizado en las comunicaciones profesionales. Estas guías y herramientas deben usarse en conjunto, ser fácilmente accesibles para los empleados y permitir la participación y la creación conjunta en toda la organización.

La implementación de este tipo de orientación y herramientas tendrá grandes beneficios para los líderes. En primer lugar, significa que los empleados pueden disfrutar de la libertad de llevar a cabo su día de trabajo en una cultura que utiliza un lenguaje respetuoso. Esto reduce la carga cognitiva y disminuye la tensión psicológica, que se sabe que mejora el rendimiento. En segundo lugar, dado que un lenguaje no inclusivo puede repeler a las poblaciones marginadas de una empresa, invertir en la selección de dicha guía es una inversión para atraer y retener talentos diversos.

Aproveche el efecto mensajero.

Elija embajadores que sean muy visibles en la empresa para apoyar sus iniciativas lingüísticas inclusivas. Pueden ser colegas que están en la cima de la organización o aquellos que tienen un amplio poder blando. Hacer que una persona visible realice una acción hace que los demás sean mucho más propensos a seguir su ejemplo.

Haga que estos embajadores lo mantengan simple y se concentren en cambios pequeños pero poderosos. Por ejemplo, pídales que normalicen la práctica de que los participantes de la reunión se presenten con su nombre, cargo y pronombres. Del mismo modo, enséñeles sobre cómo denunciar el uso indebido del idioma cuando lo vean. La corrección suave, en privado y en el momento, es una forma poderosa de dar retroalimentación. Por ejemplo, intenta decir: «Hola John, sé que no querías decir nada con eso, pero preferiría que dijéramos ‘Bien hecho, todos’ en lugar de ‘Bien hecho, tíos’».

A medida que elabora los planes lingüísticos inclusivos de su empresa, tenga en cuenta que las mejores prácticas cambian constantemente. Un enfoque inspirado e informado por personas de todos los niveles de la organización puede ayudarlo a mantenerse al día con las últimas evoluciones y preferencias lingüísticas. También te pondrá en el pie derecho para salir adelante y liderar este importante movimiento.

Odessa S. Hamilton, Elle Bradley Cox, Grace Lordan Odessa S. Hamilton, Lindsay Kohler, Elle Bradley Cox, Grace Lordan

Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.