Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Cómo hacer las paces con sentirse menos ambicioso

No siempre puedes estar al máximo rendimiento. Reconocer cuándo retirarte puede ayudarte a tener éxito a largo plazo.
Cómo hacer las paces con sentirse menos ambicioso
Cómo hacer las paces con sentirse menos ambicioso

Estás acostumbrado a considerarte un profesional de alto rendimiento, y puede resultarte incómodo que tu identidad se ponga en tela de juicio a través de tus propios deseos y acciones. Pero reducir tus ambiciones no significa necesariamente que te estés deshaciendo de tu pasado o convirtiéndote en un vago. En realidad, puede significar que por fin has reconocido lo que hace falta para que el logro y la ambición sean sostenibles. En este artículo, el autor esboza tres estrategias que puedes utilizar para hacer las paces con tu deseo de reducir tus ambiciones, aunque entre en conflicto con tu visión anterior de ti mismo como profesional motivado.

• • •

Al comienzo de cada nuevo año, nos inundan con consejos sobre cómo planificar tu desarrollo profesional para los próximos 12 meses o abordar objetivos importantes que has estado posponiendo. Pero, ¿y si realmente no es ése tu objetivo este año?

Cada vez con más frecuencia, algunos de mis clientes me comentan su deseo de reducir sus ambiciones profesionales, al menos de momento. De hecho, un reciente informe de Gallup mostraba que el estrés entre los trabajadores ha alcanzado un máximo histórico y que sólo un tercio de los trabajadores están “prosperando en su bienestar”. Con el estrés de la pandemia y los ajustes que todos hemos tenido que hacer profesionalmente, no es de extrañar que algo tenga que ceder.

Pero el deseo de reducir la jornada suele ir acompañado de sentimientos de ambivalencia o incluso de vergüenza. Al fin y al cabo, a pesar de que tantos profesionales han experimentado una sensación de malestar en los últimos años, la narrativa del éxito en la vida empresarial sigue teniendo un único argumento: Trabajar duro para ascender, conseguir más clientes, ser más conocido y ascender en la jerarquía.

En consecuencia, desear un ritmo menos frenético en el trabajo, y quizás asumir menos clientes y responsabilidades, puede parecer profesionalmente peligroso. Colegas y clientes han expresado su preocupación por la posibilidad de que reducir el ritmo, incluso durante uno o dos años, les haga perder relevancia o ser olvidados por los clientes. Y emocionalmente, la idea de dar un paso atrás puede parecer una traición a su yo del pasado, que había trabajado tan duro para construir el flujo constante de referencias y nuevos negocios que ahora está rechazando.

Sus preocupaciones son razonables: la investigación de Sylvia Ann Hewlett sobre las mujeres que intentan reincorporarse al mercado laboral después de una excedencia por maternidad pone de manifiesto el sorprendente nivel de dificultad que encuentran, incluso si la excedencia ha sido breve y sus credenciales anteriores han sido satisfactorias. No es imposible imaginar que cualquier profesional -hombre o mujer- pueda experimentar un reto similar al reincorporarse al trabajo tras un año sabático, o quizá incluso tras un periodo de trabajo menos intenso.

Pero a pesar de los posibles riesgos profesionales, si te sientes quemado o sobrecargado, es importante reconocer cuándo has chocado (o estás a punto de chocar) contra un muro. Aquí tienes tres estrategias que puedes utilizar para hacer las paces con tu deseo de reducir tus ambiciones, aunque entre en conflicto con tu visión anterior de ti mismo como profesional motivado.

Piensa en oleadas.

Como describo en mi libro The Long Game: How to Be a Long-Term Thinker in a Short-Term World (El juego largo: cómo ser un pensador a largo plazo en un mundo a corto plazo), los profesionales -por razones comprensibles- tienden a seguir duplicando las estrategias que les han resultado eficaces en el trabajo. (No es una mala estrategia en general, pero se convierte en un lastre si no eres capaz de reconocer los momentos en que deberías cambiar de comportamiento. (Trabajar en red es maravilloso, pero el valor marginal de hacer una nueva conexión es bajo cuando tus evaluaciones de rendimiento están sufriendo debido, digamos, a la falta de énfasis en tus habilidades para hablar en público).

El secreto, por tanto, es entender cómo “pensar en oleadas” y reconocer cuándo es el momento de centrarse en otra estrategia. Esto se aplica dentro del ámbito profesional (por ejemplo, reasignar tu tiempo de las reuniones de networking a las clases de oratoria) y también fuera de él. Para muchos profesionales, puede haber llegado el momento, después de años o décadas de trabajar duro, de reasignar la energía a la salud, si se ha dejado de lado, o a un hijo con problemas, como está haciendo ahora uno de mis clientes, o a intereses externos.

Reconoce que no hay una línea temporal universal.

A estas alturas, todos conocemos los peligros de la “trampa de la comparación”, en la que controlamos nuestro progreso -y a veces nos distraemos- comparándonos con compañeros y colegas. Este comportamiento puede ser útil a veces, ya que nos permite vislumbrar nuevas posibilidades para nosotros mismos y nos estimula a competir sanamente. Pero más a menudo, puede desencadenar la autorrecriminación. ¿Por qué no me he hecho socio cuando Rob ya lo ha hecho? ¿Por qué no puedo conseguir un cliente de siete cifras como hizo Donna, o publicar un libro como hizo Marco el año pasado? ¿Qué me pasa?

La advertencia de que “cada uno corre su propia carrera” puede sonar simplista, pero es cierta. En una llamada reciente con una colega, estaba descorazonada porque varios proyectos empresariales no avanzaban tan rápido como le gustaría. Mientras tanto, su mejor amiga -y socia- había fallecido inesperadamente hacía sólo unos meses. Otra clienta estaba lista para pasar a la acción en una serie de objetivos profesionales cuando una catástrofe natural azotó su comunidad. Se dedicó casi a tiempo completo a las tareas de socorro, pero estaba nerviosa por las repercusiones en su negocio.

Es comprensible querer seguir adelante con los objetivos que nos hemos fijado previamente, sobre todo cuando parece que todos los demás que conocemos lo están consiguiendo más rápido. Pero tenemos que darnos un respiro y reconocer que el calendario de casi todo el mundo descarrilará en algún momento, sólo que no sabemos cuándo ni de qué manera concreta.

Tomarte un tiempo para reducir la marcha ahora, si lo necesitas, puede parecerte un paso atrás, pero puede darte la energía y la claridad que necesitas para avanzar más rápida y eficazmente en el futuro. De hecho, como tanta gente está reevaluando prioridades y expectativas tras la pandemia, éste puede ser el momento perfecto para recargar las pilas, porque habrá menos gente que te “supere” en la trayectoria profesional tradicional que en otros momentos históricos, por lo que salir de la cinta de correr puede resultarte menos estresante.

Comprende las condiciones para el crecimiento.

El éxito suele parecer un juego de volumen: Más tiempo haciendo contactos, presentando propuestas y machacándote en la oficina te llevará al éxito. Pero a veces -especialmente si ya te has agotado y tu capacidad para rendir de la forma tradicional está comprometida- lo que necesitas no es más. Lo que necesitas es diferente.

Hace casi una década, me tomé un mes libre en el trabajo (y escribí sobre el proceso para HBR). Tomarse un descanso prolongado (y estar relativamente “fuera de la red”) conllevaba sacrificios. Todavía en los primeros días de mi negocio, me estresaban enormemente las implicaciones económicas de no trabajar, porque todavía no había creado ninguna fuente de ingresos pasivos. Y no estar en contacto significaba que tendría que renunciar a lo que en aquel momento eran ingresos importantes de clientes con los que tenía un contrato mensual.

Pero una década después, el dinero parece insignificante en retrospectiva, y el recuerdo de pasar un mes viajando por la India vale mucho más para mí. E incluso a corto plazo, descubrí un beneficio inesperado. Apenas unos días después de regresar, escribí un artículo -sobre cinco cosas que deberías dejar de hacer en el trabajo- que surgió directamente de la autorreflexión que me suscitó el viaje sobre cómo quería conducir mi vida. Se convirtió en un éxito inesperado y, a pesar de publicarse a mediados de diciembre, en uno de los artículos más populares del año.

Permitirte diferentes aportaciones, ya sea un viaje de un mes al extranjero o un año de apartarte de la mentalidad de la rutina y centrarte en otras áreas de tu vida y tu bienestar, conduce a diferentes resultados. Aunque puede que te quedes “corto” en ciertas métricas en las que estás acostumbrado a calificarte, también puedes encontrar inspiración en nuevas áreas o destilar nuevas ideas que podrían llegar a ser significativas para ti y para otros en el futuro.

Estás acostumbrado a considerarte un profesional de alto rendimiento, y puede resultarte incómodo que esa identidad se cuestione a través de tus propios deseos y acciones. Pero reducir tus ambiciones no significa necesariamente que te estés deshaciendo de tu pasado o convirtiéndote en un vago. En realidad, puede significar que por fin has reconocido lo que se necesita para que los logros y la ambición sean sostenibles.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.