Cómo establecer límites con un colega conversador

Seis consejos para reclamar su tiempo (sin alienar a sus compañeros de trabajo).
Como definir limites com um colega tagarela
Como definir limites com um colega tagarela

Puede que pienses que estás siendo generoso o paciente al escuchar a un compañero de trabajo conversador hablar sin cesar, pero simplemente estás dejando que el resentimiento se apodere que es tóxico para tu bienestar emocional y productividad. El autor ofrece consejos para establecer límites con un colega hablador de una manera compasiva y diplomática que aún le permite hacer su trabajo: 1) Anímese a su solicitud, 2) conduzca hacia un cierre, 3) perfeccione el arte de la interrupción, 4) venga desde su perspectiva, 5) dirija el diálogo a un momento determinado, y 6) tener una conversación general.


Charlotte llegó a nuestra sesión de entrenamiento agotada y angustiada. «No puedo soportarlo más», resopló, levantando las manos. Charlotte explicó que había tenido otra reunión con su homólogo parlanchín en el equipo de ciencia de datos. Si bien en general disfrutaba trabajando con este colega, Charlotte se sintió frustrada porque sus sesiones de planificación regularmente duraban de 20 a 30 minutos durante el tiempo programado, lo que provocó que llegaría tarde a sus otras citas. El colega de Charlotte tendía a divagar y hablar y hablar en círculos sobre sus análisis, sin permitir que nadie más se enterara.

Puede que te relaciones con la situación de Charlotte; en algún momento de nuestras carreras, todos nos hemos encontrado con un colega hablador. Puede ser la persona que constantemente te hace pings en el servicio de mensajería del trabajo durante todo el día, que pasa por tu escritorio sin avisar para hacer un monólogo sobre su fin de semana, o es la que te llama diciendo que necesitan charlar durante 10 minutos (lo que se convierte en una hora).

Como entrenadora de Charlotte, estaba claro para mí que necesitaba establecer límites con su homólogo de ciencia de datos, pero cuando mencioné eso, Charlotte estaba preocupada. «Sé que me está haciendo perder el tiempo, y eso es molesto. Pero no quiero ser grosero ni mezquino cortándolo. Aún tengo que trabajar con él y no puedo dejar que me odie». La resistencia de Charlotte no me sorprendió y es común entre muchos de los profesionales y líderes a los que entreno. Como personas de alto rendimiento que también son muy sensibles (lo que llamo luchadores sensibles), están muy en sintonía con la dinámica emocional y son empáticos con las necesidades de los demás. Si bien estas cualidades pueden hacer que los luchadores sensibles sean líderes fuertes, también pueden transformarse en agradables a las personas y evitar conflictos.

Si teme que establecer límites con el que habla demasiado en su vida lo ofenda o rompa su relación de otra manera, considere el costo de continuar tolerando este comportamiento. Puede que pienses que estás siendo generoso o paciente al escucharlos de punta, pero simplemente estás dejando que el resentimiento se apodere que es tóxico para tu bienestar emocional y productividad. Si bien las personas hablan demasiado por muchas razones (ego, ansiedad y desorganización, por nombrar algunas), tienes la responsabilidad contigo mismo y con el resto de tu equipo de establecer límites de una manera compasiva y diplomática que aún te permita hacer tu trabajo. Aquí hay algunas maneras de hacerlo.

Prevéncete a su solicitud

Tómese un momento para pensar en los colegas locuaces con los que trabaja regularmente. Identificar a estas personas con anticipación le permite anticipar y prepararse mejor para las interacciones con ellas. Al comienzo de su reunión o conversación, indique claramente sus límites. Específicamente, hágales saber cuánto tiempo tiene disponible para hablar. Podrías decir: «Solo tengo 10 minutos para charlar en este momento» o «Tengo una parada difícil en la parte superior de la hora». No es necesario que proporciones una explicación de por qué tienes que bajarte. Su necesidad de descansar, tomarse un descanso o realizar sus tareas es suficiente justificación. Es importante que se adhiera a sus límites, terminando en el momento en que dijo que lo necesitaba, por ejemplo. Si no lo hace, le enseña a la otra persona que está bien no respetar sus solicitudes ni tomarlas en serio.

Conduzca hacia un cierre

Supongamos que le ha dicho a su colega que tiene otra reunión en la parte superior de la hora. A medida que se aproxime a la marca de 45 minutos de su reunión, marque explícitamente y comience a resumir. Eso podría sonar como: «Me quedan 15 minutos para charlar. Con el tiempo que nos queda, pasemos a discutir los próximos pasos. Mis conclusiones clave de esta conversación son que tú manejarás X y yo manejaré Y.» También puede utilizar un enfoque de coaching, haciendo una pregunta a la otra persona como: «Hoy estamos llegando al final de nuestro tiempo. Al terminar, dígame: ¿qué es lo que sobresale de nuestra sesión de lluvia de ideas de hoy?»

Perfecciona el arte de la interrupción

Interyectar puede ser difícil, pero no es imposible. Comience cortésmente con frases como: «¿Puedo participar para compartir mis pensamientos aquí?» o «Antes de seguir adelante, déjame agregar…» También puedes agregar gestos con las manos, levantando suavemente la mano o el dedo índice. Si se reúne virtualmente, escriba en el chat que tiene algo que compartir para que el líder de la reunión pueda llamarlo. Desactivar el sonido es también otra señal de que le gustaría hablar. Puede haber ocasiones en las que tenga que intervenir con más fuerza. Aquí puedes usar una técnica de asertividad conocida como el récord roto. Esto implica decir una frase repetidamente en un tono imparcial. Por ejemplo, puede decir el nombre de la persona («John, John, John, disculpe, pero tengo que volver al trabajo») o una expresión («Tengo que detenerlo allí. Tengo que detenerte allí»).

Ven desde tu perspectiva

Cuándo establecer límites, es importante usar el lenguaje «I» para expresar sus pensamientos y sentimientos y tomar posesión de su perspectiva. Eso significa empezar a hablar con un idioma en primera persona (yo, yo, mi) frente a un idioma de segunda persona (tú, tuyo, tú mismo). En la práctica, esto puede sonar así:

  • Tengo una fecha límite y no puedo charlar en este momento.
  • Para estar en mi mejor momento, realmente necesito tiempo para concentrarme. Gracias por respetarlo.
  • Me siento sobrecargado en este momento y no tengo el espacio cerebral para contribuir a esta conversación de la manera que me gustaría. ¿Podemos conectarnos la semana que viene?
  • Sé que en el pasado he podido ofrecer apoyo en torno a este tema, pero tengo nuevas prioridades que requieren mi atención.
  • Estoy nervioso por decir esto, pero estoy haciendo un esfuerzo por comunicarme de manera más auténtica y tengo que compartir que siento que nuestras conversaciones están desequilibradas. ¿Podemos discutir cómo solucionarlo?

Diálogo directo a un momento determinado

Los colegas que hablan en su lugar de trabajo a menudo pueden acudir a usted para hacerle preguntas, en busca de asesoramiento y orientación. Si este es el caso, cree sistemas para agilizar las solicitudes que se le presenten para que no se le interrumpa en todo momento. A muchos de mis clientes les resulta beneficioso crear «horas de oficina», bloques de tiempo designados en los que los miembros del equipo pueden pasar por discusiones improvisadas, solucionar problemas y más. De esa manera, la próxima vez que su colega se acerque a usted, puede decir: «Es un gran tema del que me encantaría hablar más. ¿Por qué no lo traes a mis horas de oficina el lunes a las 3 p.m. Tengo ese tiempo reservado para asuntos como este?»

Tener una conversación general

La capacidad de hablar de su colega puede eventualmente justificar una conversación de retroalimentación más amplia. Esto es crucial si la charla está teniendo un impacto negativo enorme en usted o en su equipo, lo que resulta en tardanzas, pérdida de productividad o una mala experiencia del cliente, por ejemplo. Si este es el caso, comience por aprovechar la oportunidad para restablecer las expectativas de su relación laboral. Revise sus horas y disponibilidad, cómo estructura las agendas de las reuniones y las condiciones que ambos necesitan para hacer su mejor trabajo.

Si bien establecer límites con los demás, incluidos tus compañeros de trabajo, puede ser difícil, es un ejercicio para desarrollar tu confianza. Cada vez que estableces un límite, te demuestras a ti mismo que tus deseos, preferencias y energía son importantes y deben valorarse tanto como los de cualquier otra persona.


Related Posts