Cómo dominar el juego de las políticas de oficina

Razones por las que Tesla no es una empresa disruptiva, aunque lo parezca
Razones por las que Tesla no es una empresa disruptiva, aunque lo parezca

A nadie le gustan las políticas de oficina. De hecho, la mayoría intentamos evitarlas a toda costa. Sin embargo, la realidad es que las empresas son, por naturaleza, organizaciones políticas. Esto significa que quién quiera sobrevivir y prosperar en el trabajo no podrá quedarse al margen, observando desde labanda. No significa que tenga que jugar sucio, pero sí hay que averiguar cómo influira los que nos rodean.

En nuestra investigación sobre las políticas de oficina, pedimos a los expertos que proporcionasen ideas y consejos prácticos para moverse sobre el terreno del juego político de cualquier organización. Juntas, estas piezas ofrecen una base sólida para aprender las reglas de intervención.

Primero, es importante entender por qué resulta tan inevitable participar en las políticas de oficina. El trabajo implica tratar con gentey las personas somos, tanto si queremos reconocerlo como si no, seres emocionales con deseos contradictorios, necesidadesy sesgos e inseguridades subyacentes(a menudo inconscientes). Nuestras relaciones con los compañeros de trabajo, con los que colaboramos y competimos para ascensos, proyectos codiciados o la atención del jefe, pueden ser muy complejas. No todos son amigos o enemigos; muchas personas se encuentran entre medias. De hecho, hay más gente de la que se imagina que miente para avanzar o cotillea para intercambiar información, descargar sus frustraciones y formar vínculos con los compañeros cuando no se fían de sus líderes. Si juntamos todo esto, tenemos un ambiente laboral altamente cargado.

¿Qué podemos hacer para navegar en este enrevesado laberinto con éxito?

Empecemos con un enfoque para los tres escenarios más comunes: cuando nos sentamos enfadados por una decisión que nos afecta; cuando necesitemos hacer críticas en un foro público; y cuando un compañero pierde las formas con nosotros. Disponer de unos principios de comportamiento en los que apoyarse es útil cuando uno vive alguna de estas situaciones y el contexto de la situación determinará cómo ha de proceder.

Mientras que estos escenarios son comunes, existen otros muchos camposminados que deberá cruzar en su organización. Tal vez lidie con un jefe maniático del control o quizás se encuentre inmerso en las políticas de un negocio familiar, aunque usted realmente no formeparte de la familia. Incluso el ejecutivo más experimentado, que ha trabajado largo y tendido para fomentar la confianza y amasar capital político, puede tomar medidas equivocadas y echar por tierra años de esfuerzos en un instante. Tal vez haya cometido algún error muy público que requiere una disculpa. Es importante reconocer los fallos propios, arreglar el error y recuperar el respeto.

Las mujeres, además, se enfrentan a unos retos propios de su género cuando a políticas de oficina se refiere. Las investigaciones demuestran que las mujeres tienen mayores probabilidades que los hombres de ponerse nerviosas e incomodarse en reuniones cuando emergen conflictos interpersonales y otros retos políticos. Las ejecutivas creen que las políticas presentan para ellas un dilema particular: por un lado, se sienten incómodas involucrándose en comportamientos de quid pro quo y maniobras políticas. Por otro lado, reconocen que resulta prácticamente imposible operar por encima de la riña política. Algunas de las prácticas más eficaces que ayudan a las mujeres a volverse más expertas políticamente incluyen identificar a un sponsor en la compañía, tratar las políticas como un juego, hacer algunos “deberes políticos” antes de las reuniones importantes y aprender a presionar por sí solas. Después de todo, las mujeres y hombres más expertos saben promocionarse sin quedar como imbéciles.

Sin importar el reto, una de las maneras más seguras de mejorar su destreza política es reforzar su inteligencia emocional. Este es un diferenciador clave entre los empleados estrella y el resto de la manada. Si reconoce cualquiera de estos signos en usted mismo, no espere a que sea demasiado tarde para abordar el problema. Al final del día, recuerde: cuando se trata de destacar dentro de su organización y hacerse con un papel de liderazgo más grande, nunca se tiene demasiada experiencia para fingirlo hasta que selogra.


por
trad. Teresa Woods

Dana Rousmaniere es la editora gerente de los Insight Centers de Harvard Business Review. Síganla en Twitter: @danarousmaniere

Related Posts
Maximizing Your Return on People

Los compradores políticamente conservadores evitan los genéricos y los nuevos productos

En las zonas ideológicamente conservadores de los Estados Unidos, los compradores de supermercados tienden a preferir las marcas establecidas sobre los sustitutos genéricos y son menos propensos que los compradores en otras áreas para probar nuevos productos, de acuerdo con un estudio de los datos del escáner dirigidos por Vishal Singh, de la Universidad de Nueva York. Un aumento de aproximadamente 10% en las métricas que reflejan el conservadurismo se asocia con [...]
Leer más
Maximizing Your Return on People

Seguro a cualquier velocidad

corredores de automóviles aficionados son en realidad más racional sobre el riesgo de que la mayoría de nosotros, de acuerdo con un estudio realizado por María Riddel, de la Universidad de Nevada, Las Vegas, y Sonja Kolstoe, de la Universidad de Oregon. Las encuestas muestran que son menos propensos a la “sesgo posibilidad” -un temor exagerado de los acontecimientos negativos de baja probabilidad y un exagerado [...]
Leer más