Cómo desarrollar una ética laboral sólida

En nuestros primeros años de carrera, puede ser un desafío descubrir qué son los comportamientos y no son aceptables en diferentes entornos profesionales. Los empleadores ahora esperan más trabajadores de nivel de entrada y quieren ver que tiene una buena ética de trabajo. Entonces, ¿qué es la ética de trabajo? La ética de trabajo se refiere a un conjunto de principios morales, valores y actitudes sobre cómo actuar en el trabajo. A menudo rodea qué comportamientos son comúnmente aceptables y apropiados (o no). Las cualidades como la confiabilidad, la productividad, la propiedad y el apoyo del equipo demuestran integridad profesional, o un fuerte compromiso con el comportamiento ético en el trabajo. En contraste, el trabajo de baja calidad, la tardanza o la falta de atención a los detalles demuestran una mala ética de trabajo. Si eres nuevo en el lugar de trabajo, una buena manera de comenzar es observando. Preste atención a cómo se comportan sus compañeros de trabajo en reuniones para obtener una mejor comprensión de su "etiqueta", así como a los estilos de comunicación de diferentes personas y equipos. Otra parte esencial de la creación de una buena ética de trabajo es adoptar una actitud de "hazlo como tú poseerlo". Puedes hacer esto siendo proactivo de pequeñas, pero poderosas, de manera.

Cómo desarrollar una ética laboral sólida

Más de 50,000 líderes se mantienen al día con el futuro de los negocios.

Reportes radicalmente breves que ahorran 2,000+ horas de investigación

Estás aprendiendo en buena compañía

logo amazon
logo salesforce
logo mercadolibre
logo google
logo femsa
logo aeromexico

por Tutti Taygerly , Tutti Taygerly

Resumen.   

Al principio de nuestros años de carrera, puede resultar difícil determinar qué comportamientos son y qué no son aceptables en los diferentes entornos profesionales. Los empleadores ahora esperan más trabajadores de nivel inicial y quieren asegurarse de que tiene una buena ética de trabajo. Entonces, ¿qué es la ética laboral?

  • La ética laboral se refiere a un conjunto de principios, valores y actitudes morales en torno a cómo actuar en el trabajo. A menudo gira en torno a qué comportamientos son normalmente aceptables y apropiados (o no).
  • Cualidades como la fiabilidad, la productividad, la propiedad y el apoyo al equipo demuestran integridad profesional o un firme compromiso con el comportamiento ético en el trabajo. Por el contrario, el trabajo de baja calidad, la tardanza o la falta de atención a los detalles demuestran una mala ética laboral.
  • Si es nuevo en el lugar de trabajo, una buena forma de empezar es observando. Preste atención a cómo se comportan sus compañeros de trabajo en las reuniones para entender mejor su «etiqueta» y los estilos de comunicación de las diferentes personas y equipos. Otra parte esencial de construir una buena ética de trabajo es adoptar una actitud de «hágalo como si fuera suyo». Puede hacerlo siendo proactivo de formas pequeñas pero poderosas.

• • •

¿Se ha preguntado alguna vez cómo comportarse de manera adecuada en el trabajo? A lo largo de su carrera, y especialmente en los primeros años, es difícil averiguar qué comportamientos y actitudes son y qué no son aceptables en los diferentes entornos profesionales. Cuanto más atraviese empresas e industrias, más clara será su comprensión. Sin embargo, cuando acaba de empezar, puede ser difícil precisar estos comportamientos.

Aun así, los empleadores están ahora esperando más trabajadores de nivel inicial. Los títulos de instituciones prestigiosas no son suficientes. UN Encuesta sobre perspectivas laborales para 2022 descubrió que el 87% de los empleadores dice que la profesionalidad es muy importante, pero solo el 44% de los nuevos graduados la dominan. Las empresas y los gerentes de contratación quieren ver su motivación, actitud positiva y compromiso o dedicación. En otras palabras, quieren asegurarse de que tiene una buena ética de trabajo.

Como profesional al principio de su carrera, esto es fundamental para su éxito a largo plazo. Entonces, ¿cómo puede desarrollar una buena ética de trabajo más rápido?

¿Qué es la ética laboral? ¿Cuáles son las cualidades de una buena y una mala ética laboral?

Ética laboral se refiere a un conjunto de principios, valores y actitudes morales en torno a cómo actuar en el trabajo. Si bien esto puede variar según la organización y la cultura empresarial, hay algunas cualidades universales de una buena y mala ética laboral. A lo largo de mis 22 años en tecnología, y ahora, como entrenador ejecutivo que enseña a los líderes cómo ampliar sus equipos, he identificado cuatro cualidades que ejemplifican una buena ética de trabajo:

  • Fiabilidad y confiabilidad: Debe cumplir los plazos a tiempo, actuar de manera adecuada en las reuniones virtuales y presenciales y navegar por diferentes estilos de comunicación. Tiene que cumplir con estos comportamientos con regularidad.
  • Productividad: Tiene que gestionar sus prioridades de forma coherente y encontrar formas inteligentes de utilizar su tiempo, completar las tareas importantes y ofrecer resultados de alta calidad.
  • Propiedad y autonomía: Tiene que poner en práctica la iniciativa y demostrar que puede seguir la dirección de los demás, aprender y mejorar.
  • Colaboración y apoyo al equipo: Debe tener la previsión de mirar más allá de su función individual y establecer relaciones de trabajo positivas con los demás. Respalde las responsabilidades de su equipo y actúe como un jugador de equipo.

Las cuatro cualidades demuestran integridad profesional o la práctica de demostrar un fuerte compromiso con el comportamiento ético en el trabajo.

Por el contrario, algunos ejemplos de mala ética laboral incluyen:

  • Baja calidad de trabajo
  • Tardanza constante
  • Falta de atención a los plazos
  • Centrarse en sus propias metas a expensas de las metas generales del equipo o la empresa
  • Abuso y acoso, ya sea de la forma más explícita o inconsciente, microagresiones y sabotaje de otros.

Cómo construir una ética de trabajo sólida

Aunque muchos rasgos que reflejan una fuerte ética laboral pueden resultarnos naturalmente, ellos puede también se aprenderá, desarrollará y perfeccionará. He aquí algunos consejos sobre cómo empezar.

Siga el ejemplo de sus compañeros, mentores y jefes.

Cuando es la «persona nueva» en el trabajo, la mejor manera de aprender es observar. Preste atención a cómo se comportan sus compañeros de trabajo en las reuniones para entender mejor su «etiqueta» y los estilos de comunicación de las diferentes personas y equipos.

Algunos lugares de trabajo, por ejemplo, exigen que los empleados preparen las agendas antes de las reuniones y son estrictos en cuanto a la puntualidad. Otros son más informales. Algunas empresas tienen prácticas de comunicación formales en torno a las actualizaciones de estado, mientras que otras simplemente le piden que envíe un mensaje rápido de Slack. Del mismo modo, según el lugar donde trabaje, los plazos pueden ser rígidos o flexibles. Observar a los demás y seguir sus pasos le ayudará a darse cuenta de lo que la empresa y los directivos consideran una buena ética de trabajo.

Además, puede ser proactivo y ponerse en contacto con su gerente o con un compañero de incorporación durante los primeros días de trabajo. Pregúnteles «cómo se hacen las cosas» en su empresa. Podría decir: «¿Sería útil para nosotros ponernos al día todos los días durante las dos primeras semanas? Como soy nuevo en esta organización, me encantaría que me guiara sobre lo que es apropiado y las expectativas que tiene de mí en lo que respecta a cómo se hace el trabajo». Esta interacción demostrará a su equipo que tiene una actitud positiva y que está dispuesto a seguir el ejemplo de los demás.

Desarrolle la autodisciplina.

Para ser confiable, confiable y productivo en el lugar de trabajo, necesita autodisciplina. Por supuesto, todos tenemos períodos en los que somos menos productivos, posponer más las cosas, y están trabajando para superar el estrés. Sin embargo, la autodisciplina es el proceso de entender cómo trabajamos, incluido conocer nuestros ritmos de trabajo y dónde podemos esforzarnos. La autodisciplina es una habilidad que le hará parecer más profesional a sus compañeros de trabajo y jefes.

Desarrollar la autodisciplina implica entender el autocontrol, así como cómo mantener su energía. Piense en las tareas que le resultan más fáciles de realizar (las que le dan energía) y las que le parecen más difíciles (las que lo agotan). Luego, piense en qué tareas tienen el mayor impacto en la empresa, qué tareas le ayudarán a alcanzar sus objetivos y qué tareas tienen menor prioridad. Dedique la mayor parte de su tiempo a tareas que le den energía y que también tengan un impacto en la empresa o que contribuyan a sus objetivos.

Al evaluar las tareas que le resultan más difíciles de realizar, considere la posibilidad de hacer algunos ajustes sencillos para optimizar su energía, como colaborar con un compañero de trabajo o darse una recompensa cuando las haya completado.

Vuelva a priorizar cada día y empiece con fuerza.

Si gestiona su tiempo de manera inteligente y constante, se forjará una reputación de profesionalismo e integridad. Es una habilidad que lo ayudará a ofrecer un trabajo de alta calidad, incluso entre prioridades que cambian rápidamente y en entornos de trabajo acelerados.

Al principio de cada día, dedique unos minutos a identificar las cosas que necesita terminar. El truco consiste en encontrar un equilibrio entre las tareas que son urgentes y que hay que terminar hoy y las tareas que contribuyen a proyectos a largo plazo, pero igualmente importantes. Utilice estrategias como boxeo en el tiempo para organizar su agenda. Asegúrese de dedicar tiempo suficiente para cumplir sus plazos inmediatos, pero también de dedicar algo de tiempo a avanzar en esos proyectos más grandes, incluso 30 minutos cada mañana puede marcar la diferencia.

Muchos de nosotros cometemos el error de posponer nuestro trabajo más duro. Si este es su caso, intente trazar algunos hitos que debe alcanzar y para cuándo entregar los resultados de manera oportuna. Cuanto más ejercite este músculo realizando tareas pequeñas e importantes todos los días, más fuerte se volverá su rigor mental.

Piense como un propietario.

Una parte esencial de construir una buena ética de trabajo es adoptar una actitud de «hágalo como si fuera suyo». Puede hacerlo siendo proactivo de formas pequeñas pero poderosas.

Por ejemplo, si algo no tiene sentido para usted (el propósito de una tarea, la ejecución de una tarea o un objetivo poco claro), haga preguntas para que quede más claro. Podría decir: «Creo que entiendo cómo este proyecto nos ayudará a cumplir nuestro objetivo inicial, pero me cuesta entender cómo contribuye a los objetivos más amplios de la organización. Creo que saber esto me ayudará a trabajar mejor y a ofrecer mejores resultados para usted y para el equipo. ¿Puede darme alguna orientación?» Del mismo modo, si tiene alguna sugerencia sobre otra forma de hacer las cosas, hable más alto, pero hágalo con respeto.

Siga esforzándose por entender la cantidad correcta de autonomía eso se siente bien tanto para usted como para su jefe.

Mantenga los intereses del equipo por encima de los suyos.

Es fácil concentrarse en las tareas del día a día y en lo que se necesita para que lo asciendan o lo recompensen en el trabajo. Pero no sea el lobo solitario que entra, hace su trabajo, y reprende a los demás cuando no cumplen con los plazos.

En cambio, considere un enfoque diferente. Cuando alguien lo decepcione, piense en cómo puede apoyarlo para que todo el equipo se beneficie. Abrace al jugador de equipo que lleva dentro y pruebe cosas diferentes estrategias para trabajar sin problemas con sus compañeros, como mantener una conversación valiente para entender sus diferentes perspectivas, o reconocer que si su idea no se adoptó, no significa que no fuera valiosa, probablemente no fuera adecuada en ese momento.

En última instancia, su objetivo debe ser adoptar una actitud positiva. Recuerde que la colaboración aumentará en gran medida el impacto del trabajo que realiza. También se ganará una reputación de fiabilidad. Cuando mantiene los intereses del equipo por encima de los suyos, demuestra al equipo y a la empresa que le importa el panorama general y que juega en equipo.

La práctica de estas cinco estrategias desarrollará una sólida ética de trabajo, lo que le permitirá contratarlo más fácilmente para futuros trabajos. Desarrolla su reputación y sienta las bases para una carrera exitosa.