Cómo decir «no» después de decir «sí»

Una guía para desconocer con gracia.
Como dizer “não” depois de dizer “sim”
Como dizer “não” depois de dizer “sim”

Resumen:

Ya sea que te hayas sobrereservado, te hayas dado cuenta de que tienes un conflicto o no puedas o no quieras participar en un proyecto, es esencial que no te comprometas con gracia. Hacerlo mantendrá intacta tu reputación y tus relaciones sólidas. El autor ofrece seis consejos para ayudarte a decir que no después de haber dicho que sí con tacto y profesionalidad: 1) Considera el costo. 2) Cambia tu perspectiva. 3) Sé diplomático pero sincero. 4) Preserva la relación. 5) Ofrece una alternativa. 6) Aprende de ella.


Imagínate: un colega te pregunta si puedes presidir un nuevo comité que está empezando. Sin siquiera detenerse a pensar, las primeras palabras que salen de tu boca son: «Claro. ¡Me encantaría!» Avanza y estarás viendo correos electrónicos acumulados en tu bandeja de entrada y una ráfaga de citas en tu calendario. De repente te das cuenta de que estás demasiado delgada. Sabes que tienes que decir que no después de decir que sí, pero dudas en renunciar a la obligación después de haber dado tu palabra.

Decir que no nunca es fácil, pero es particularmente difícil después de haber dicho sí a un compromiso. Es posible que te preocupe que retroceder queme puentes, haga que te perciban como escamoso o poco confiable, o te lleve a ser etiquetado como un pobre jugador de equipo. Estos temores se intensifican para los «luchadores sensibles» (personas altamente sensibles y de alto rendimiento) que tienden a pensar demasiado situaciones y pasar un momento difícil establecer límites.

Si puedes relacionarte, entonces la idea de retractarte de tu acuerdo y enfrentar la peor parte de la decepción o la ira de otra persona hacia ti puede ser demasiado para soportar. Esta reacción tiene sentido, ya que estudios muestran que el cerebro no hace distinción entre un posible rechazo social y el dolor físico. En cambio, aprieta los dientes y sigue adelante con el compromiso, a veces a expensas de su propio bienestar, lo que resulta contraproducente. No solo te produce un exceso de estrés, sino que otros pueden sentir que estás distraído, abrumado o resentido.

Ya sea que te hayas sobrereservado, te hayas dado cuenta de que tienes un conflicto o no puedas o no quieras participar en un proyecto, es esencial que no te comprometas con gracia. Hacerlo mantendrá intacta tu reputación y tus relaciones sólidas. He aquí cómo decir que no después de haber dicho que sí con tacto y profesionalismo.

Considera el costo.

Antes de dar la noticia, asegúrate de que dar marcha atrás sea la decisión correcta. Tenga en cuenta el costo de oportunidad. Por ejemplo, digamos que has dicho sí a una nueva iniciativa de tu jefe, pero ahora tienes dudas sobre participar. Evalúe qué tan importante es el proyecto para las prioridades empresariales clave. Si la iniciativa te da exposición a otras partes de la empresa o te permite construir capital social o nuevas habilidades, entonces valdría la pena el sacrificio. Sin embargo, si los costos superan los beneficios (como el impacto en su vida personal o en sus proyectos actuales), entonces es mejor retirarse.

Cambia tu perspectiva.

Si estás paranoico que decir que no después de haber dicho que sí te hará parecer irresponsable, acepta el hecho de que sería egoísta e inapropiado seguir adelante con la tarea sabiendo que no puedes completarla. Puede que sientas que estás siendo generoso y servicial al estar de acuerdo, pero si no puedes cumplir tus promesas, no es una receta para un alto rendimiento, felicidad personal o relaciones sólidas. Además, ten en cuenta los rasgos positivos que muestras cuando te eches atrás con gracia. Usted ejemplifica la priorización sólida, la gestión del tiempo y la comunicación transparente, todas cualidades de liderazgo poderoso.

Sé diplomático pero sincero.

Cuando llegue el momento de entregar tu mensaje, sé firme y claro sin dar explicaciones excesivamente. En otras palabras, procura ser directo, reflexivo y, sobre todo, honesto. Por ejemplo, si te retiras del comité de tu amigo, esto es lo que podrías decir: «Cuando dije que podía unirme al comité el mes pasado, creí plenamente que tenía suficiente ancho de banda para hacer un gran trabajo. Después de echar un vistazo más de cerca a mi calendario, me di cuenta de que me he extendido demasiado y que hay varios compromisos profesionales que no puedo mover. Esto significa que no podré participar como presidente».

Proporcionar una breve explicación o justificación de su razonamiento puede ayudar a que su retirada sea mejor recibida. Por ejemplo, podrías explicar: «Sé que hablamos de que me uniera como presidenta de comité, pero cuando acepté no esperaba que me asignaran un gran proyecto en el trabajo. Por eso, necesito rechazar». En el caso de retirarme de la iniciativa con tu jefe, podrías compartir: «He tenido la oportunidad de revisar mis prioridades y este nuevo proyecto me impediría contribuir a mis responsabilidades laborales fundamentales al más alto nivel. Esa no sería la decisión correcta, ni la mejor, para mí ni para el equipo, así que tengo que cambiar respetuosamente mi sí por un no».

Preservar la relación.

Es apropiado disculparse y asumir la responsabilidad por cualquier error, malentendido o simplemente extenderse demasiado. Después de todo, la otra persona contaba contigo y puede que haya estado haciendo planes en torno a tu participación. En el caso de retirarse del comité, podría decir: «Lamento las molestias que esto pueda causar. Significa mucho que hayas pensado en mí por esta oportunidad y estoy apoyando para que sea un éxito. Me muero por escuchar cómo va todo». Expresar gratitud y terminar con un tono positivo demuestra cuidado y compasión.

Ofrezca una alternativa.

Proponga un cronograma diferente o reprogramarlo para una nueva fecha si realmente quiere ayudar. Realice un cheque de lluvia y deje la puerta abierta para decir que sí en el futuro diciendo: «Después de revisar mi agenda, necesito cambiar mi decisión y rechazar esta invitación ahora mismo. Pero, por favor, tenme en cuenta para el futuro. ¿Volverías a contactar en unos meses?»

También puedes evitar dejar a la persona en una estacada sugiriendo una alternativa. Tal vez le ofrezca presentar a la persona a un compañero de trabajo que pueda ayudar o a un contratista que podría contratar. Tal vez redirija a la persona a un recurso que pueda ayudarla, como una comunidad, un podcast o un material de capacitación que pueda satisfacer sus necesidades o resolver su problema.

Aprende de ello.

Retirarse de los compromisos no es divertido ni cómodo, pero puede proporcionar una valiosa lección y un ímpetu para superar las tendencias agradables a las personas que pueden obstáculo para tener más éxito. Aprovecha esto como una oportunidad de aprendizaje para desarrollar un mayor discernimiento en torno a lo que aceptas (o no) en el futuro. En el futuro, trata de decir sí solo a las oportunidades que te entusiasman y a las que tienes espacio.

No importa lo atento que seas, es posible que tengas que retroceder ocasionalmente en una promesa que has hecho o cambiar de opinión. No lo convierta en un hábito, pero aborde la situación con sensibilidad y consideración para obtener el mejor resultado posible.

Related Posts
Cree el mejor sistema de calendario para su familia

Cree el mejor sistema de calendario para su familia

Los padres que trabajan necesitan un sistema sólido de calendario familiar para reducir el estrés y disminuir las malas sorpresas evitables. No hay una manera correcta de hacer un seguimiento de la agenda de su familia, pero hay algunos principios básicos que pueden guiarlo a la hora de configurar un sistema que funcione de manera eficaz y les ayude a todos a sentirse como si estuvieran en el mismo equipo. Decida sobre una ubicación central, acuerda cómo se agregan los eventos y toca la base todos los días. Cuando estés al tanto de estos conceptos básicos, prueba más experimentos como actividades de prebloqueo que a menudo se deslizan a través de las grietas.

Leer más