Cómo construir relaciones reales en el trabajo

Cómo construir relaciones reales en el trabajo

Resumen.    Hacer su trabajo es solo una parte de su trabajo. El resto se reduce a ser visto, oído y conocido, nada de lo cual es posible sin relaciones sólidas. Pero la oficina híbrida ha hecho que la construcción de relaciones sea aún más incómoda de lo que solía ser. En este artículo, el autor ofrece consejos útiles sobre cómo iniciar conversaciones cuando está en la oficina y cómo aprovechar esas conversaciones cuando vuelve a ver a la misma persona. Como él escribe, «romper el silencio es el paso más difícil porque es lo más fácil de pensar demasiado:¿Estoy molestando a esta persona? Pregunta una voz en nuestra cabeza.¿Qué pensará esta persona de mí? Otra voz se pregunta. ¿Qué digo siquiera? Añade una tercera voz. En poco tiempo, la duda se hunde y la oportunidad se escapa. Cuanto más fácil hagamos para romper el silencio, más probabilidades tenemos de hacerlo. La buena noticia es que las oportunidades de transformar a extraños en conocidos están a nuestro alrededor, todo el tiempo».

Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Por Gorick Ng

¿Entrar en la oficina se siente incómodo? Podría, especialmente si ha estado trabajando a distancia o se encuentra rodeado de más escritorios y sillas vacíos que gente en el trabajo. En todo caso, la experiencia puede empezar a parecerse mucho al primer día de escuela, pero todos los días: ¿Dónde debo sentarme? ¿Qué digo? ¿Cómo hago amigos?

Establecer relaciones profesionales puede resultar aún más abrumador si es introvertido o es nuevo en su organización, especialmente si todos sus demás compañeros de trabajo ya se conocen en tres dimensiones. Pero, como he aprendido al entrevistar a más de 500 profesionales de todos los sectores y tipos de trabajo para mi libro Las reglas tácitas, construir relaciones en un entorno híbrido es más fácil de lo que parece. Todo comienza con analizar el consejo, que de otro modo sería abrumador y poco útil, de «¡Expóngase ahí!» en pasos más pequeños que cualquiera puede dar:

Paso #1: Rompa el silencio

Este es el paso más difícil porque es lo más fácil de pensar demasiado:¿Estoy molestando a esta persona? Pregunta una voz en nuestra cabeza.¿Qué pensará esta persona de mí? Otra voz se pregunta. ¿Qué digo siquiera? Añade una tercera voz. En poco tiempo, la duda se hunde y la oportunidad se escapa.

Cuanto más fácil hagamos para romper el silencio, más probabilidades tenemos de hacerlo. La buena noticia es que las oportunidades de transformar a extraños en conocidos están a nuestro alrededor, todo el tiempo.

  • ¿Trabajar en una oficina con un modelo de «hoteles» o «escritorios compartidos» en el que los empleados puedan elegir dónde se sientan? Intente ubicarse cerca de áreas de mucho tráfico, como entradas, salas de reuniones, cocinas y baños. Hacerlo puede facilitar encontrarse con gente, hacer contacto visual, asentir con la cabeza, sonreír y decir «Hola» o «Buenos días», que es como comienza la construcción de relaciones.
  • ¿Invitado a una reunión, ayuntamiento, happy hour o evento? Intente llegar un minuto antes, de pie o sentado al lado de un extraño que no parezca ocupado, hacer contacto visual, extender una mano y decir: «Hola, creo que no nos hemos conocido. Estoy _______. ¡Encantado de conocerlo!»
  • ¿Acaba de terminar una reunión? Supere la necesidad de salir corriendo de inmediato y, en su lugar, acérquese a alguien y ponga un «Soy _______» seguido de un «Me encantó su comentario sobre _______».
  • ¿Viaja por trabajo? Intente preguntar: «¿A alguien le gustaría compartir un paseo?» y utilice el tiempo de viaje compartido para iniciar una conversación.
  • ¿Tiene algo de tiempo antes de entrar en la oficina? Intente enviar un mensaje a un colega que acaba de conocer virtualmente y decirle: «Estaré en la oficina mañana. ¡Me encantaría ponerle una cara a un nombre si está por aquí!»

Estas oportunidades no son solo estrategias para personas introvertidas o tímidas. Son los secretos de los constructores de relaciones más eficaces. Mire a su alrededor antes de su próxima reunión y pronto se dará cuenta, por ejemplo, de que el momento en que algunos se entierran en sus teléfonos también es el momento en que otros inician relaciones.

Paso #2: Convierte «Hola» en «Hola de nuevo».

La primera vez que hace algo siempre es incómoda. La segunda vez siempre es más fácil. Si le ha dicho «hola» a un extraño, ya ha superado el paso más incómodo y se ha dado permiso para volver a decir «hola». Esta es su oportunidad de transformar a sus conocidos en aliados.

  • ¿Tiene un momento cuando regrese a su ordenador? Considere enviar un correo electrónico como: «Gracias por la divertida conversación. Me encanta que los dos seamos _______. Tengo ganas de volver a cruzarnos y espero trabajar juntos pronto».
  • ¿Los vuelve a ver en el pasillo? Sonría y deje caer un «¡Hola de nuevo!» y luego haga un seguimiento de lo que haya hablado, ya sea «¿Cómo estuvo la boda?» o «¿Cómo estuvo la presentación?»
  • ¿Los ve en una llamada grupal? Envíales un mensaje con un mensaje «Encantado de volver a verlo» o envíales un mensaje privado de aliento si pierden sus palabras.
  • ¿Encontró información que pueda ser relevante para ellos? Reenvíe el sitio web, el correo electrónico, el podcast, el vídeo, el artículo o el libro blanco con un mensaje «Me acabo de encontrar con esto y me acordé de nuestra conversación sobre _______».
  • ¿Encontró una oportunidad que pudiera interesarles? Compártelo con un mensaje de «Me invitaron a este evento y pensé en usted. Compruébelo si le interesa».
  • ¿Conoce a dos personas que puedan ayudarse mutuamente? Ofrezca una introducción diciendo: «¿Ha conocido a _______? También es _______. Avíseme si le sería útil charlar y puedo preguntarle si está interesada».

Paso #3: Convierte «Hola de nuevo» en «Vamos a charlar».

La mayoría de las personas con las que se cruza profesionalmente seguirán siendo conocidas. Esto es natural. Después de todo, solo tenemos un número limitado de horas en un día y solo un número limitado de relaciones que podemos mantener a la vez. Pero, cuando nos encontramos con unos pocos especiales que van varios pasos por delante de nosotros y están ansiosos por pagar, tenemos la oportunidad de aprender y evitar sus errores. Aquí hay cuatro opciones para transformar a los aliados en mentores:

  • ¿Necesita una segunda opinión? Intente preguntar por su entrada diciendo: «Estoy trabajando en _______ y me encantaría saber su perspectiva sobre _______, ya que usted es el experto en _______».
  • ¿No está seguro de qué camino tomar? Intente preguntar por su consejo diciendo: «Estoy intentando _______ y me encantaría que me diera un consejo sobre _______. ¿Podría tener unos minutos para charlar?»
  • ¿Interesado en seguir sus pasos? Intente preguntar por su historia diciendo: «Me encantaría seguir sus pasos dado el _______. ¿Podría tener unos minutos para charlar? Estoy disponible en los siguientes horarios…»
  • ¿Está trabajando en un proyecto que se superponga con sus intereses y experiencia? Intente preguntar por su participación diciendo: «Estoy contratando asesores que guíen la dirección de _______. Inmediatamente pensé en usted».

Paso #4: Convierta «Vamos a charlar» en «Construyamos una relación».

Algunas personas que conocerá se convertirán en «mentores» que dan consejos. Otros se convertirán en «patrocinadores» que abren puertas. Esta persona tiene el poder de invitarlo a reuniones a puerta cerrada, atraerlo a proyectos de alto perfil e incluso abogar por su promoción.

Conozca a alguien de último año que parezca invertir en usted y en su carrera.

  • Primero, intente compartir su metas. Por ejemplo: «Mientras reflexiono sobre dónde me gustaría estar dentro de cinco años, me encantaría seguir sus pasos y _______. ¿Cuál es su consejo sobre lo que debo empezar a hacer, dejar de hacer y seguir haciendo para alcanzar ese objetivo?»
  • A continuación, intente compartir su progreso. Por ejemplo: «Acabo de hacer mi evaluación de rendimiento y quería hacerle saber que terminó diciendo exactamente lo que habíamos predicado y discutido. Mi gerente me dijo _______. El próximo trimestre tengo previsto _______. No es necesario que responda. Solo quería mantenerlo informado y darle las gracias por _______».
  • En el camino, intente compartir algunos de sus luchas también. Por ejemplo, «Estaba reflexionando sobre _______ y sentía que podría haber hecho un mejor trabajo con _______. ¿Lo estoy pensando de la manera correcta o qué haría diferente si estuviera en mi posición?»

. . .

Como hijo de una madre inmigrante soltera que pasó su carrera trabajando en una fábrica de costura, siempre me dijeron que bajara la cabeza y dejara que mi arduo trabajo hablara por sí solo. Pero, tras analizar las diferencias entre los profesionales que construyen carreras satisfactorias de los profesionales que tropiezan y no saben por qué, ahora tengo una perspectiva diferente: en el mundo empresarial, hacer su trabajo es solo una parte de su trabajo. El resto se reduce a ser visto, oído y conocido, nada de lo cual es posible sin relaciones sólidas.

Si bien no todas las relaciones que inicie llevarán a una relación a largo plazo, como mínimo tendrá otra cara amistosa en su próxima reunión, otra persona a la que transmitir ideas y otra persona a la que acudir en caso de necesidad. Haga que su próxima visita a la oficina sea más que un simple viaje al trabajo.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.