Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


Clumsy Feedback es un regalo mal envuelto

Pero los líderes inteligentes aún saben cómo recibirlo.

Los miembros de tu equipo te ofrecen regalos, no solo en ocasiones especiales, sino durante todo el año. Estos regalos no son tangibles y no están envueltos en bonitas cajas con bonitos lazos. Estos regalos están bien envueltos en un cumplido o, más a menudo, no tan bien envueltos en una crítica o queja.

Los líderes efectivos abren estos regalos, independientemente del envoltorio, para saber qué están haciendo y que está afectando negativamente a otros miembros de su equipo. Por ejemplo, cuando tu jefe dice: «Hiciste un gran trabajo en esa presentación», el cumplido es el envoltorio. Puedes pasar el envoltorio y abrir el regalo para aprender más diciendo algo como: «Gracias. Tengo curiosidad, ¿qué hice que fuera genial? Quiero asegurarme de seguir haciéndolo».

Muchos de nosotros juzgamos un regalo por su envoltorio, así que cuando está mal envuelto, cuando tiene mal aspecto, suena mal o se siente mal, no lo abrimos. Si, en una reunión de evaluación del desempeño, su informe directo dice: «Mi división habría alcanzado todos nuestros números este año si hubiera tenido más apoyo de la alta dirección», puede ignorar el comentario o responder con un comentario desdeñoso. Pero cuando respondes de esta manera, rechacas algunas de las oportunidades de aprendizaje más valiosas que puedes recibir.

¿Por qué rechazamos estos regalos potencialmente valiosos?

  • Están redactados vagamente. Investigación muestra que los líderes consideran que las valoraciones negativas son más útiles si son específicas. Pero los obsequios suelen ser vagos a propósito, por lo que los donadores sienten que están tomando menos riesgos. Debido a que equiparamos la vaguedad con ser menos útiles, es menos probable que abramos el regalo.
  • Son una sorpresa. Los regalos no suelen venir acompañados de un mensaje como: «Me gustaría darte algunos comentarios». Simplemente se meten en la conversación sin previo aviso. Cuando parecen estar fuera de tema o se sienten inesperados, estamos menos interesados en explorar el regalo y menos preparados para responder.
  • Se sienten desconsiderados o amenazantes. La misma investigación muestra que también es menos probable que los líderes consideren la retroalimentación si se da de manera desconsiderada. Un regalo como «Mi división habría alcanzado todos nuestros números este año si hubiera tenido más apoyo de la alta dirección» puede parecer desagradecido o picante. Eso nos lleva a responder a la defensiva; o ignoramos el regalo o lo rechazamos diciendo algo como: «Estamos aquí para hablar de tu actuación, no de la mía». Queremos que nuestros comentarios negativos sean entregados a la perfección; si no lo es, dejamos que nuestra propia actitud defensiva socave nuestra capacidad de aprender y mejorar.

¿Cómo abres los regalos en lugar de rechazarlos? Pruebe estos pasos:

  • Observa cuando la gente dice cosas que te llevan a sentirte molesto, sorprendido o amenazado. Cuando te sientes así, es muy probable que te hayan dado un regalo mal envuelto.
  • Concéntrate en el potencial, no en la entrega. Cuando te enfocas en cómo se entregó el regalo, es fácil descartarlo como fuera de tema, desagradecido o llorón. Pero rechazar un regalo no hace que el problema subyacente desaparezca; simplemente impide que te des cuenta de ello y seas capaz de abordarlo. Hay un dicho talmúdico: «¿Quién es sabio? El que aprende de todos». Suspenda su juicio sobre el envoltorio y concéntrese en su oportunidad de aprender.
  • Responde con curiosidad. Esto te lleva a abrir el regalo diciendo algo como: «Pensé que te estaba apoyando por completo, pero parece que no lo estaba haciendo. ¿Qué estaba haciendo o no haciendo que pensabas que no te apoyaba?» Cuando respondes con curiosidad y compasión, aprendes cosas que antes la gente no estaba dispuesta a discutir contigo. Analizar estos problemas anteriormente indiscutibles le permite resolver problemas que antes no se podían resolver.

Cuando aceptas el regalo de una persona, sin importar lo mal que esté envuelto, respondiendo con curiosidad y compasión, estás dando un regalo a cambio. Estás creando la confianza necesaria para hablar de cosas que realmente importan y que te llevarán a mejores resultados. Este tipo de regalo no tiene precio.


Escrito por
Roger Schwarz




Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.