Circuitos sobrecargados: por qué las personas inteligentes tienen un rendimiento inferior

La vida de la oficina moderna y una condición cada vez más común denominada “rasgo por déficit de atención” están convirtiendo a ejecutivos estable en los subistas frenéticos.
Circuitos sobrecargados: por qué las personas inteligentes tienen un rendimiento inferior
Resumen.

Reimpresión: R0501E

Los ejecutivos frenéticos que se mueren a través de las reuniones, pierden la noción de sus citas y tocan el botón de «cerrar la puerta» en el ascensor no están locos, solo enloquecidos. Sufren de un fenómeno neurológico recientemente reconocido que el autor, un psiquiatra, llama rasgo de déficit de atención, o ADT. No es una enfermedad; es puramente una respuesta al entorno hipercinético en el que vivimos. Pero se ha convertido en una epidemia en las organizaciones actuales.

Cuando un gerente está tratando desesperadamente de lidiar con más insumos de los que posiblemente pueda, el cerebro y el cuerpo quedan encerrados en un circuito reverberante mientras los lóbulos frontales del cerebro pierden su sofisticación, como si se añadiera vinagre al vino. El resultado es un pensamiento en blanco y negro; la perspectiva y los tonos de gris desaparecen. Las personas con ADT tienen dificultades para mantenerse organizadas, establecer prioridades y administrar el tiempo, y sienten un bajo nivel constante de pánico y culpa.

La ADT se puede controlar mediante la ingeniería del entorno y de la propia salud física y emocional. Tómate tiempo cada pocas horas para un «momento humano», un intercambio cara a cara con una persona que te gusta. Duerme lo suficiente, cambia a una buena dieta y haz ejercicio adecuado. Divide las tareas grandes en tareas más pequeñas y mantén despejada una sección de tu espacio de trabajo. Trate de mantener una parte del día libre de citas y de correo electrónico.

El autor recomienda que las empresas inviertan en servicios que contribuyan a crear un ambiente positivo. Los líderes también pueden ayudar a prevenir la ADT al hacer coincidir las habilidades de los empleados con las tareas. Cuando los gerentes asignan objetivos que extienden demasiado a las personas o piden a los trabajadores que se concentren en lo que no son buenos, el estrés aumenta. La ADT es una amenaza muy real para todos nosotros. Si no lo gestionamos, nos administrará a nosotros.


La idea en resumen

Los ejecutivos frenéticos que se mueren de reuniones, pierden citas y tocan el botón de «cerrar la puerta» del ascensor no están locos, solo enloquecidos. Sufren de un fenómeno neurológico recientemente reconocido llamado rasgo de déficit de atención (ADT). Marcada por la distracción, el frenesí interior y la impaciencia, ADT evita que los gerentes aclare las prioridades, tomen decisiones inteligentes y administren su tiempo. Esta condición insidiosa convierte a los artistas talentosos en acosadas personas con bajo rendimiento. Y está alcanzando proporciones epidémicas.

La ADT no es una enfermedad ni un defecto de carácter. Es la respuesta natural de nuestro cerebro a las crecientes demandas de nuestro tiempo y atención. A medida que los datos inundan cada vez más nuestros cerebros, perdemos nuestra capacidad de resolver problemas y manejar lo desconocido. La creatividad se marchita; los errores se multiplican. Algunos enfermos eventualmente se derriten.

¿Cómo controlar el impacto devastador de ADT en el rendimiento? Fomenta las emociones positivas conectándote cara a cara con personas que te gustan a lo largo del día. Cuida físicamente tu cerebro durmiendo lo suficiente, comiendo saludablemente y haciendo ejercicio con regularidad. Organizarse para ADT, designar parte de cada día para pensar y planificar, y configurar tu oficina para fomentar el funcionamiento mental (por ejemplo, mantener despejada parte de tu escritorio en todo momento).

Estas estrategias pueden parecer una obviedad. Pero te ayudarán a derrotar al demonio ADT antes de que pueda atacar.

La idea en la práctica

Cómo puedes combatir la ADT

Promover emociones positivas

Las emociones negativas, especialmente el miedo, pueden obstaculizar el funcionamiento productivo del cerebro. Para promover sentimientos positivos, especialmente durante momentos muy estresantes, interactúa directamente con alguien que te guste al menos cada cuatro o seis horas. En entornos donde las personas están en contacto físico con personas de su confianza, el funcionamiento del cerebro tararea. Al conectarte cómodamente con tus colegas, ayudarás al centro «ejecutivo» de tu cerebro (responsable de la toma de decisiones, la planificación y la priorización de la información) a rendir al máximo.

Cuida físicamente tu cerebro

Dormir bien, una buena dieta y hacer ejercicio son fundamentales para no tener ADT. Dormirás lo suficiente si puedes despertarte sin despertador. Comes bien si evitas el azúcar y la harina blanca y consumes más frutas, cereales integrales, verduras y proteínas en su lugar. Estás haciendo suficiente ejercicio si das una caminata rápida o subes y bajas unas escaleras varias veces al día.

Organizarse para ADT

En lugar de ser absorbido por los vórtices del correo electrónico o del correo de voz a primera hora de la mañana, atiende una tarea crítica. Con el papeleo, aplique la regla de OHIO («manéjelo solo una vez»): Cada vez que toque un documento, actúe sobre él, lo archiva o lo tira. Realice un trabajo crucial durante las horas del día en las que rinda al máximo. Utiliza cualquier pequeña estrategia que te ayude a funcionar bien mentalmente, ya sea escuchar música o caminar mientras trabajas, o garabateando durante las reuniones. Y antes de irte por el día, enumera de tres a cinco puntos prioritarios que tendrás que abordar mañana.

Qué puede hacer su empresa

En las empresas que ignoran los síntomas de ADT, los empleados tienen un rendimiento inferior, crean desorden y reducen atajos. Los errores descuidados, las enfermedades y la rotación aumentan, a medida que las personas malgastan su capacidad intelectual. Para contrarrestar la ADT y aprovechar la capacidad intelectual de los empleados, invierta en servicios que fomenten un ambiente positivo y productivo. Ejemplo:

La importante empresa de software SAS Institute crea un ambiente de trabajo cálido, conectado y relajado al ofrecer a los empleados ventajas como una jornada laboral de siete horas que termina a las 5:00; un gran gimnasio y guardería en las instalaciones; y una cafetería que ofrece sillas para bebés y sillas altas para que los padres puedan almorzar con sus hijos. ¿La payoff? Los empleados devuelven los favores con una alta productividad. Además, la rotación de SAS nunca supera el 5%, lo que permite a la empresa ahorrar millones en contratación, formación y despido.

David golpea sus dedos sobre su escritorio mientras escanea el correo electrónico en la pantalla de su computadora. Al mismo tiempo, habla por teléfono con un ejecutivo que está al otro lado del mundo. Su rodilla rebota hacia arriba y hacia abajo como un martillo neumático. Se muerde el labio intermitentemente y busca a su compañera constante, la taza de café. Está tan involucrado en la multitarea que ha olvidado la cita a la que su calendario de Outlook le recordó hace 15 minutos.

Jane, vicepresidenta sénior, y Mike, su CEO, tienen oficinas contiguas para que puedan comunicarse rápidamente, pero parece que la comunicación nunca ocurre. «Cada vez que entro a la oficina de Mike, su teléfono se enciende, mi celular se apaga, alguien llama a la puerta, de repente se vuelve a su pantalla y escribe un correo electrónico, o me habla de un nuevo tema que quiere que aborde», se queja Jane. «Estamos trabajando de plano solo para mantenernos a flote, y no estamos logrando nada importante. Me está volviendo loca».

David, Jane y Mike no están locos, pero ciertamente están locos. Su experiencia se está convirtiendo en la norma para los gerentes con exceso de trabajo que sufren —como muchos de sus colegas y posiblemente como usted— a causa de un fenómeno neurológico muy real pero no reconocido al que llamo rasgo de déficit de atención, o ADT. Causada por la sobrecarga cerebral, la ADT es ahora una epidemia en las organizaciones. Los síntomas principales son la distracción, el frenesí interior y la impaciencia. Las personas con ADT tienen dificultades para mantenerse organizadas, establecer prioridades y administrar el tiempo. Estos síntomas pueden socavar el trabajo de un ejecutivo dotado de otro modo. Si David, Jane, Mike y millones como ellos se entendieran a sí mismos en términos neurológicos, podrían manejar activamente sus vidas en lugar de reaccionar a los problemas a medida que ocurren.

Como psiquiatra que ha diagnosticado y tratado a miles de personas en los últimos 25 años por una afección médica llamada trastorno por déficit de atención o TDA (ahora conocido clínicamente como trastorno por déficit de atención e hiperactividad), he observado de primera mano cómo está creciendo rápidamente un segmento de la población adulta desarrollando esta nueva condición relacionada. El número de personas con ADT que ingresan a mi práctica clínica se ha multiplicado por diez en la última década. Desafortunadamente, la mayoría de los remedios para la sobrecarga crónica propuestos por los consultores de gestión del tiempo y los entrenadores ejecutivos no abordan las causas subyacentes de la ADT.

A diferencia de la TDA, un trastorno neurológico que tiene un componente genético y puede agravarse por factores ambientales y físicos, la ADT surge enteramente del medio ambiente. Al igual que el atasco, ADT es un artefacto de la vida moderna. Es provocado por las exigencias de nuestro tiempo y atención que se han disparado en las últimas dos décadas. A medida que nuestras mentes se llenan de ruido (eventos sinápticos irreflexibles que no significan nada), el cerebro pierde gradualmente su capacidad de atender plena y minuciosamente cualquier cosa.

Los síntomas de la ADT aparecen gradualmente en una persona. El enfermo no experimenta una sola crisis, sino una serie de emergencias menores mientras se esfuerza cada vez más por mantenerse al día. Al asumir la responsabilidad de «aguantar» y no quejarse a medida que aumenta la carga de trabajo, los ejecutivos de ADT hacen todo lo que pueden para manejar una carga que simplemente no pueden gestionar tan bien como les gustaría. Por lo tanto, el enfermo de ADT siente un bajo nivel constante de pánico y culpa. Enfrentando una marea de tareas, el ejecutivo se vuelve cada vez más apresurado, cordial, perentorio y desenfocado, mientras finge que todo está bien.

Para controlar el ADT, primero tenemos que reconocerlo. Y debemos controlarlo, si queremos ser efectivos, como individuos y líderes organizativos. En las siguientes páginas, ofreceré un análisis de los orígenes de ADT y proporcionaré algunas sugerencias que pueden ayudarte a administrarlo.

primos déficit de atención

Para comprender la naturaleza y el tratamiento de la ADT, es útil conocer algo de su primo, el ADD.

El TDA, que suele considerarse una discapacidad de aprendizaje en los niños, también afecta a alrededor del 5% de la población adulta. Los investigadores que utilizan resonancias magnéticas han descubierto que las personas con TDA sufren un volumen ligeramente reducido en cuatro regiones cerebrales específicas que tienen diversas funciones, como modular las emociones (especialmente la ira y la frustración) y ayudar en el aprendizaje. Una de las regiones, formada por los lóbulos frontal y prefrontal, genera pensamientos, toma decisiones, establece prioridades y organiza actividades. Si bien los medicamentos utilizados para tratar el TDA no cambian la anatomía del cerebro, alteran la química cerebral, lo que a su vez mejora la función en cada una de las cuatro regiones y, de este modo, refuerza drásticamente el rendimiento de los pacientes con TDA.

La ADD confiere tanto desventajas como ventajas. Las características negativas incluyen una tendencia a procrastinar e incumplir los plazos. Las personas con TDA luchan contra la desorganización y la tardanza; pueden ser olvidadizas y alejarse mentalmente en medio de una conversación o mientras leen. Su rendimiento puede ser inconsistente: brillante en un momento e insatisfactorio al siguiente. Los enfermos de TDA también tienden a demostrar impaciencia y perder la concentración a menos que, curiosamente, estén bajo estrés o manejen múltiples insumos. (Esto se debe a que el estrés conduce a la producción de adrenalina, que es químicamente similar a los medicamentos que usamos para tratar el TDA). Por último, las personas con TDA a veces también se automedican con alcohol excesivo u otras sustancias.

En el lado positivo, las personas con TDA suelen poseer talentos y dones raros. Sin embargo, esos regalos suelen pasar desapercibidos o no se desarrollan debido a los problemas causados por los síntomas negativos de la afección. Los enfermos de ADD pueden ser extraordinariamente creativos y originales. Son inusualmente persistentes en determinadas circunstancias y a menudo poseen un toque empresarial. Muestren ingenio y fomentan ese rasgo en los demás. Suelen improvisar bien bajo presión. Debido a que tienen la capacidad de realizar múltiples aportaciones simultáneamente, pueden ser líderes fuertes en tiempos de cambio. También tienden a recuperarse rápidamente tras los contratiempos y aportan energía fresca a la empresa todos los días.

Los ejecutivos con ADD suelen obtener resultados incoherentes. A veces fracasan miserablemente porque están desorganizados y cometen errores. En otras ocasiones, se desempeñan de manera brillante, ofreciendo ideas y estrategias originales que conducen a un rendimiento al más alto nivel.

David Neeleman, CEO de JetBlue Airways, tiene ADD. La escuela era una tortura; incapaz de concentrarse, odiaba estudiar y procrastinaba sin cesar. «Sentía que debía estar fuera haciendo cosas, avanzando, pero aquí estaba, atascado estudiando estadísticas, lo que sabía que no tenía aplicación en mi vida», me dijo Neeleman. «Sabía que tenía que tener una educación, pero en la primera oportunidad de empezar un negocio, me fui de la universidad». Escaló rápidamente en el mundo corporativo, aprovechando sus fortalezas (pensamiento original, alta energía, capacidad para sacar lo mejor de las personas) y obtener ayuda con la organización y la gestión del tiempo.

Como la mayoría de las personas con TDA, Neeleman a veces podía ofender con sus palabras contundentes, pero sus ideas eran lo suficientemente buenas como para cambiar la industria de las aerolíneas. Por ejemplo, inventó el billete electrónico. «Cuando propuse esa idea, la gente se rió de mí, diciendo que nadie iría al aeropuerto sin un boleto de papel», dice. «Ahora todo el mundo lo hace y ha ahorrado a la industria millones de dólares». Parece apropiado que alguien con TDA invente una manera de evitar tener que recordar traer un boleto de papel. Neeleman cree que la ADD es una de las claves de su éxito. Lejos de arrepentirse de tenerlo, lo celebra. Pero entiende que debe administrar su ADD con cuidado.

El rasgo de déficit de atención se caracteriza por los síntomas negativos del TDA. Sin embargo, en lugar de enraizarse en la genética, la ADT es puramente una respuesta al entorno hipercinético en el que vivimos. De hecho, la cultura moderna requiere que muchos de nosotros desarrollemos la ADT. Nunca en la historia se le ha pedido al cerebro humano que rastree tantos puntos de datos. En todas partes, las personas confían en sus teléfonos móviles, correos electrónicos y asistentes digitales en la carrera para recopilar y transmitir datos, planes e ideas de forma más rápida y rápida. Se podría argumentar que el principal valor de la era moderna es la velocidad, que el novelista Milan Kundera describió como «la forma de éxtasis que la tecnología ha otorgado al hombre moderno». Adictos a la velocidad, la exigimos incluso cuando no podemos ir más rápido. James Gleick señaló con ira en Más rápido: la aceleración de casi todo que el botón «cerrar la puerta» de los ascensores suele ser el que tiene la pintura desgastada. A medida que el cerebro humano lucha por mantenerse al día, vacila y luego cae en el mundo de la ADT.

Este es tu cerebro

Si bien los escáneres cerebrales no pueden mostrar diferencias anatómicas entre las personas con cerebros «normales» y las personas que padecen ADT, los estudios han demostrado que a medida que se le pide al cerebro humano que procese cantidades vertiginosas de datos, su capacidad para resolver problemas de forma flexible y creativa disminuye y aumenta el número de errores. Para averiguar por qué, hagamos un breve viaje neurológico.

Bendecidos con la corteza más grande de toda la naturaleza, los dueños de este órgano de un billón de células hoy ejercen una presión singular sobre los lóbulos frontal y prefrontal, a los que me referiré en este artículo simplemente como lóbulos frontales. Esta región gobierna lo que se denomina, con bastante acertación, funcionamiento ejecutivo (EF). EF guía la toma de decisiones y la planificación; la organización y priorización de la información y las ideas; la gestión del tiempo; y otras tareas gerenciales sofisticadas y exclusivamente humanas. Mientras nuestros lóbulos frontales sigan a cargo, todo va bien.

Debajo de los lóbulos frontales se encuentran las partes del cerebro dedicadas a la supervivencia. Estos centros profundos gobiernan funciones básicas como el sueño, el hambre, el deseo sexual, la respiración y la frecuencia cardíaca, así como las emociones crudamente positivas y negativas. Cuando te va bien y estás operando al máximo nivel, los centros profundos envían mensajes de emoción, satisfacción y alegría. Aumentan tu motivación, te ayudan a mantener la atención y no interfieren con la memoria de trabajo, la cantidad de puntos de datos que puedes controlar a la vez. Pero cuando te enfrentas a la sexta decisión después de la quinta interrupción en medio de una búsqueda de la novena información faltante el día en que el tercer acuerdo se ha derrumbado y la duodécima petición imposible ha aparecido de forma impedida en la pantalla de tu computadora, tu cerebro comienza a entrar en pánico, reaccionando como si esa sexta decisión fuera un tigre sediento de sangre y devorador de hombres.

Como especialista en discapacidades de aprendizaje, he descubierto que la discapacidad más peligrosa no es ninguna afección diagnosticable formalmente como dislexia o TDA. Es miedo. El miedo nos cambia al modo de supervivencia y, por lo tanto, impide el aprendizaje fluido y la comprensión matizada. Ciertamente, si un tigre de verdad está a punto de atacarte, la supervivencia es el modo en el que quieres estar. Pero si tratas de hacer frente de forma inteligente a una tarea sutil, el modo supervivencia es muy desagradable y contraproducente.

Cuando los lóbulos frontales se acercan a la capacidad y empezamos a temer que no podamos seguir el ritmo, la relación entre las regiones superiores e inferiores del cerebro da un giro ominoso. Miles de años de evolución han enseñado al cerebro superior a no ignorar las señales de angustia del cerebro inferior. En el modo de supervivencia, las zonas profundas del cerebro asumen el control y comienzan a dirigir las regiones superiores. Como resultado, todo el cerebro queda atrapado en una trampa neurológica 22. Las regiones profundas interpretan los mensajes de sobrecarga que reciben de los lóbulos frontales de la misma manera que interpretan todo: primitivamente. Disparan furiosamente señales de miedo, ansiedad, impaciencia, irritabilidad, ira o pánico. Estas señales de alarma atraen la atención de los lóbulos frontales, obligándolos a perder gran parte de su poder. Debido a que las señales de supervivencia son irresistibles, los lóbulos frontales se atascan enviando mensajes a los centros profundos diciendo: «Mensaje recibido. Intentando trabajar en ello pero sin éxito». Estos mensajes perturban aún más los centros profundos, que envían mensajes de angustia aún más poderosos a los lóbulos frontales.

Mientras tanto, en respuesta a lo que sucede en el cerebro, el resto del cuerpo, en particular los sistemas endocrino, respiratorio, cardiovascular, musculoesquelético y nervioso periférico, ha pasado al modo de crisis y ha cambiado su fisiología básica de paz y tranquilidad a alerta roja. El cerebro y el cuerpo están encerrados en un circuito de reverberación mientras los lóbulos frontales pierden su sofisticación, como si se añadiera vinagre al vino. En este estado, EF vuelve al pensamiento en blanco y negro de mente simple; la perspectiva y los tonos de gris desaparecen. La inteligencia se atenua. En un intento inútil de hacer más de lo posible, el cerebro reduce paradójicamente su capacidad de pensar con claridad.

Este evento neurológico ocurre cuando un gerente está tratando desesperadamente de lidiar con más insumos de los que posiblemente pueda. En el modo de supervivencia, el gerente hace juicios impulsivos, corriendo airadamente para cerrar cualquier asunto que tenga a mano. Se siente obligado a controlar el problema de inmediato, a extinguir el peligro percibido para que no lo destruya. Le roban su flexibilidad, su sentido del humor, su capacidad para lidiar con lo desconocido. Olvida el panorama general y los objetivos y valores que defiende. Perdió su creatividad y su capacidad de cambiar de planes. Desesperadamente quiere matar al tigre metafórico. En estos momentos es propenso a derretirse, a hacer una rabieta, a culpar a los demás y a sabotearse a sí mismo. O puede ir en la dirección opuesta, cayendo en la negación y evitando totalmente los problemas que lo atacan, solo para ser devorado. Esto es ADT en su peor momento.

En el modo de supervivencia, al gerente se le roba su flexibilidad, su sentido del humor y su capacidad para lidiar con lo desconocido. Desesperadamente quiere matar al tigre metafórico.

Aunque la ADT no siempre alcanza proporciones tan extremas, sí hace estragos entre los trabajadores apresurados. Debido a que no hay dos cerebros iguales, algunas personas afrontan la enfermedad mejor que otras. Sin embargo, independientemente de lo bien que parezcan funcionar los ejecutivos, nadie tiene un control total sobre su funcionamiento ejecutivo.

Gestión de ADT

Desafortunadamente, la alta dirección ha visto hasta ahora los síntomas de la ADT a través de la lente distorsionadora de la moralidad o el carácter. Los empleados que parecen incapaces de seguir el ritmo se consideran deficientes o débiles. Consideremos el caso de un ejecutivo que vino a verme cuando estaba completamente sobrecargado. Le sugerí que hablara de la situación con su superior y pidiera ayuda. Cuando mi cliente lo hizo, le dijeron que si no podía manejar el trabajo, debería pensar en renunciar. Aunque sus evaluaciones de desempeño fueron estelares y se había ganado elogios por ser una de las personas más creativas de la organización, se le permitió irse. Debido a que la firma buscó preservar el mito de que ninguna paja rompería nunca la espalda de su gente, no podía tolerar que el gerente afirmara que se le estaba rompiendo la espalda. Después de salir por su cuenta, floreció.

¿Cómo podemos controlar los efectos desenfrenados de la ADT, tanto en nosotros mismos como en nuestras organizaciones? Si bien el TDA a menudo requiere medicación, el tratamiento de la ADT ciertamente no lo hace. La ADT solo se puede controlar mediante la ingeniería creativa del entorno y la salud física y emocional de uno. He descubierto que las siguientes medidas preventivas contribuyen en gran medida a ayudar a los ejecutivos a controlar los síntomas de la ADT.

Promueve las emociones positivas.

El paso más importante para controlar la ADT no es comprar un BlackBerry superturboalimentado y llenarlo de tareas pendientes, sino crear un entorno en el que el cerebro pueda funcionar al máximo. Esto significa crear una atmósfera emocional positiva y sin temor, porque la emoción es el interruptor de encendido/apagado del funcionamiento ejecutivo.

El paso más importante para controlar la ADT es crear un entorno en el que el cerebro pueda funcionar al máximo.

Existen razones neurológicas por las que la ADT ocurre menos en entornos donde las personas están en contacto físico y donde confían y respetan mutuamente. Cuando te conectas cómodamente con un colega, incluso si estás lidiando con un problema abrumador, los centros profundos del cerebro envían mensajes a través del centro de placer al área que asigna recursos a los lóbulos frontales. Incluso cuando estás bajo un estrés extremo, esta sensación de conexión humana hace que el funcionamiento ejecutivo tararee.

Por el contrario, las personas que trabajan en aislamiento físico tienen más probabilidades de sufrir ADT, ya que cuanto más aislados estamos, más estresados nos sentimos. Fui testigo de un ejemplo dramático del peligro de un entorno desconectado y del poder curativo de uno conectado cuando consulté para uno de los departamentos universitarios de química más importantes del mundo. En la antigua cultura del departamento, la ADT era desenfrenada, exacerbada por una ética que prohibía a alguien pedir ayuda o incluso afirmar que algo andaba mal. La gente no confiaba la una en la otra; trabajaba sola en proyectos, lo que generaba más desconfianza. La mayoría de las personas sufría dolor emocional, pero implícita en la cultura del departamento estaba la noción de que un gran dolor generaba grandes ganancias.

A finales de la década de 1990, uno de los estudiantes graduados más dotados del departamento se suicidó. Su nota de suicidio culpaba explícitamente a la universidad por empujarlo más allá de su límite. La cultura del departamento era literalmente letal.

En lugar de tratar de barrer la tragedia bajo la alfombra, el presidente del departamento y su sucesor actuaron audaz y creativamente. Inmediatamente cambiaron la estructura del sistema de supervisión para que a cada estudiante de posgrado y postdoctorado se le asignaran tres supervisores, en lugar de uno solo con un control mortal sobre la carrera del aprendiz. El departamento organizó buffets informales quincenales que permitían a las personas conectarse. (Incluso el químico más solitario salió de su escondite en busca de comida, uno de los grandes conectores de la vida). Los jefes de departamento llegaron a cambiar la arquitectura del edificio principal del departamento, derribar muros y agregar áreas comunes y un bar de espresso con un piano de cola. Proporcionaron conferencias e información escrita a todos los estudiantes sobre las señales de peligro del desgaste mental y ofrecieron procedimientos confidenciales para los estudiantes que necesitaban ayuda. Estas medidas, junto con las reuniones periódicas que incluían a profesores superiores y administradores universitarios, condujeron a una cultura más humana y productiva en la que los estudiantes y el profesorado se sintieron plenamente comprometidos. El desempeño del departamento siguió siendo de primera categoría y la investigación creativa floreció.

La conclusión es la siguiente: Fomentar las conexiones y reducir el miedo fomentan la capacidad intelectual. Cuando haces tiempo al menos cada cuatro o seis horas para un «momento humano», un intercambio cara a cara con una persona que te gusta, le estás dando a tu cerebro lo que necesita.

Cuida físicamente tu cerebro.

Dormir, una buena dieta y hacer ejercicio son fundamentales para no tener ADT. Aunque esto suena como una obviedad, muchos de nosotros abusamos de nuestro cerebro al descuidar los principios obvios de atención.

Puede tratar de sobrellevar la ADT durmiendo menos, con la vana esperanza de que pueda hacer más cosas. Esto es lo opuesto a lo que tienes que hacer, ya que la ADT se establece cuando no duermes lo suficiente. Existe amplia documentación que sugiere que la privación del sueño genera una serie de problemas, desde la toma de decisiones deficiente y la reducción de la creatividad hasta el comportamiento imprudente y la paranoia. Variamos en cuanto a la cantidad de sueño que necesitamos; una buena regla general es que duermes lo suficiente si puedes despertarte sin un despertador.

La dieta también desempeña un papel crucial en la salud cerebral. Muchas personas trabajadoras inhalan habitualmente carbohidratos, lo que provoca niveles de glucosa en sangre en el yo-yo. Esto conduce a un círculo vicioso: las fluctuaciones rápidas de los niveles de insulina aumentan aún más el deseo de hidratos de carbono. El cerebro, que depende de la glucosa para obtener energía, queda saturado o sin aliento, lo cual no permite un funcionamiento cognitivo óptimo.

Al cerebro le va mucho mejor si el nivel de glucosa en sangre puede mantenerse relativamente estable. Para ello, evite los carbohidratos simples que contengan azúcar y harina blanca (bollería, pan blanco y pasta, por ejemplo). Confíe en los carbohidratos complejos que se encuentran en las frutas, los cereales integrales y las verduras. La proteína es importante: en lugar de empezar el día con café y un danés, prueba con té y un huevo o un trozo de salmón ahumado sobre tostada de trigo. Tome un multivitamínico todos los días, así como ácidos grasos omega-3 suplementarios, una fuente excelente de los cuales es el aceite de pescado. Los omega-3 y el complejo E y B contenidos en los multivitamínicos promueven una función cerebral saludable e incluso pueden evitar la enfermedad de Alzheimer y los males inflamatorios (que pueden ser el punto de partida para las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y el cáncer). También modera tu consumo de alcohol, porque demasiado mata las células cerebrales y acelera el desarrollo de pérdida de memoria e incluso demencia. A medida que cambias tu dieta para promover una función cerebral óptima y una buena salud general, tu cuerpo también perderá kilos de más.

Si crees que no puedes permitirte el tiempo para hacer ejercicio, piénsalo de nuevo. Sentarse en un escritorio durante horas y horas disminuye la agudeza mental, no solo por la reducción del flujo sanguíneo al cerebro, sino también por otras razones bioquímicas. El ejercicio físico induce al cuerpo a producir una serie de sustancias químicas que le encantan al cerebro, como endorfinas, serotonina, dopamina, epinefrina y norepinefrina, así como dos compuestos recientemente descubiertos, el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) y el factor de crecimiento nervioso (NGF). Tanto el BDNF como el NGF promueven la salud y el desarrollo celular en el cerebro, evitan los estragos del envejecimiento y el estrés y mantienen al cerebro en óptimas condiciones. Nada estimula la producción de BDNF y NGF tan robustamente como el ejercicio físico, lo que explica por qué quienes hacen ejercicio regularmente hablan de la decepción y la lentitud que experimentan si pierden el ejercicio durante unos días. Compensará con creces el tiempo que invierte en la cinta de correr con una mayor productividad y eficiencia. Para defenderse de los síntomas de la ADT mientras estás en el trabajo, levántate de tu escritorio y sube y baja unas escaleras varias veces o camina enérgadamente por un pasillo. Estos esfuerzos rápidos y sencillos presionarán el botón de reinicio de tu cerebro.

Organízate para ADT.

Es importante desarrollar tácticas para organizarse, pero no en el sentido de propósitos vacíos de Año Nuevo. Más bien, tu objetivo es ordenar tu trabajo de la manera que más te convenga, para que la desorganización no te impida alcanzar tus metas.

Primero, diseña estrategias para ayudar a tus lóbulos frontales a mantener el control. Estas pueden incluir dividir las tareas grandes en tareas más pequeñas y mantener despejada una sección de tu espacio de trabajo o escritorio en todo momento. (No necesitas tener una oficina ordenada, solo una sección ordenada de tu oficina). Del mismo modo, podría intentar mantener una parte del día libre de citas, correos electrónicos y otras distracciones para tener tiempo de pensar y planificar. Debido a que el correo electrónico es una forma maravillosa de posponer las cosas y prepararse para ADT al mismo tiempo, podría considerar mantener «horas de correo electrónico» específicas, ya que no es necesario responder a todos los correos electrónicos de inmediato.

Cuando empieces el día, no te dejes atrapar por vórtices de correo electrónico o correo de voz ni ocuparte de tareas menores que te consumen el tiempo pero que no te dan un golpe. En su lugar, atiende una tarea crítica. Antes de partir por el día, haz una lista de no más de cinco elementos prioritarios que requerirán tu atención mañana. Las listas cortas te obligan a priorizar y completar tus tareas. Además, mantenga a raya los torrentes de documentos. Uno de mis pacientes, un ejecutivo con TDA, usa la regla de OHIO: solo manéjelo una vez. Si toca un documento, actúa sobre él, lo archiva o lo tira. «No lo pongo en un montón», dice. «Las pilas son como las malas hierbas. Si los dejas crecer, se apoderan de todo».

Preste atención a las horas del día en las que sienta que se desempeña al máximo; haga su trabajo más importante y guarde el trabajo de rutí para otros momentos. Configure su oficina de manera que ayude al funcionamiento mental. Si te enfocas mejor con la música, usa música (si es necesario, usa auriculares). Si piensas mejor de pie, trabaja de pie o camina con frecuencia. Si garabatear o tocar los dedos te ayuda, busca una manera de hacerlo sin molestar a nadie, o consigue un juguete para llevar a las reuniones. Estas pequeñas estrategias suenan mundanas, pero se dirigen al diablo ADT que reside en detalles que distraen.

Protege tus lóbulos frontales.

Para mantenerse fuera del modo de supervivencia y evitar que la parte inferior del cerebro usurpase el control, reduzca la velocidad. Tómate el tiempo que necesites para comprender lo que está pasando, escuchar, hacer preguntas y digerir lo que se ha dicho para no confundirte y provocar pánico en tu cerebro. Empodera a un asistente para que te apode; insiste en que te diga que dejes de enviar correos electrónicos, que cuelgues el teléfono o salgas de la oficina.

Si empiezas a sentirte abrumado, prueba los siguientes trucos para aclarar la mente. Realiza una tarea fácil de escribir, como restablecer el calendario en tu reloj o escribir una nota sobre un tema neutral. Si sientes ansiedad por comenzar un proyecto, saca una hoja de papel o enciende tu procesador de textos y escribe un párrafo sobre algo que no esté relacionado con el proyecto (una descripción de tu casa, tu coche, tus zapatos, cualquier cosa que conozcas bien). También puedes abordar la parte más fácil de la tarea; por ejemplo, escribe solo el título de una nota al respecto. Abre un diccionario y lee algunas definiciones, o dedica cinco minutos a hacer un crucigrama. Cada una de estas pequeñas tareas calma la parte inferior del cerebro engañándola para que apague los mensajes alarmistas y devuelve el control total a tus lóbulos frontales.

Por último, prepárate para el próximo ataque de ADT colocando la barra lateral «Controla tu ADT» cerca de tu escritorio donde puedas verlo. Saber que estás preparado disminuye la probabilidad de un ataque, porque no eres susceptible al pánico.

Circuitos sobrecargados: por qué las personas inteligentes tienen un rendimiento inferior

Controla tu ADT

Qué pueden hacer los líderes

Con demasiada frecuencia, las empresas inducen y exacerban la ADT en sus empleados exigiendo un pensamiento rápido en lugar de un pensamiento profundo. Las empresas también piden a los empleados que trabajen en varios proyectos e iniciativas superpuestos, lo que da como resultado un pensamiento de segunda categoría. Peor aún, las empresas que piden a sus empleados que hagan demasiado a la vez tienden a recompensar a quienes dicen sí a la sobrecarga mientras castigan a quienes optan por concentrarse y decir que no.

Además, las organizaciones cometen el error de obligar a sus empleados a hacer más y más con menos y menos eliminando al personal de soporte. Estas empresas terminan perdiendo dinero a largo plazo, ya que cuanto más tiempo tenga que dedicar un gerente a ser su propio asistente administrativo y cuanto menos sea capaz de delegar, menos eficaz será en hacer el importante trabajo de hacer avanzar la organización. Además, las empresas que ignoran los síntomas de la ADT en sus empleados sufren sus efectos negativos: los empleados tienen un rendimiento inferior, crean desorden, recortan atajos, cometen errores descuidados y malgastan su capacidad intelectual. A medida que la demanda sigue aumentando, un entorno tóxico y de alta presión provoca altas tasas de enfermedad y rotación de empleados.

Para contrarrestar la ADT y aprovechar la capacidad intelectual de los empleados, las empresas deben invertir en servicios que contribuyan a crear un ambiente positivo. Una empresa que ha realizado un excelente trabajo en este sentido es SAS Institute, una importante empresa de software de Carolina del Norte. La famosa compañía ofrece a sus empleados una larga lista de ventajas: un gimnasio de 36,000 pies cuadrados en las instalaciones; una jornada laboral de siete horas que termina a las 5 p.m.; la guardería más grande de Carolina del Norte; una cafetería que ofrece sillas para bebés y sillas altas para que los padres puedan almorzar con sus hijos; días de enfermedad ilimitados ; y mucho más. El ambiente de SAS es cálido, conectado y relajado. El efecto sobre el resultado final es profundamente positivo; el rotación nunca supera el 5%. La empresa ahorra los millones que otras empresas de software gastan en reclutamiento, capacitación e indemnización (se estima que es al menos 1,5 veces el salario en la industria del software). Los empleados devuelven los favores con una alta productividad. Las fuerzas de ADT que destrozan a otras organizaciones nunca ganan impulso en SAS.

Los líderes también pueden ayudar a prevenir la ADT al hacer coincidir las habilidades de los empleados con las tareas. Cuando los gerentes asignan objetivos que extienden demasiado a las personas o piden a los trabajadores que se concentren en lo que no son buenos en lugar de en lo que hacen bien, el estrés aumenta. Por el contrario, los gerentes que comprenden los peligros de ADT pueden encontrar formas de mantenerse a sí mismos y a sus organizaciones en el buen camino. David Neeleman de JetBlue, por ejemplo, ha identificado descaradamente y públicamente en qué no es bueno y ha encontrado formas de lidiar con sus deficiencias, ya sea delegando o empoderando a su asistente para que lo dirija. Neeleman también modela este comportamiento para todos los demás miembros de la organización. Su apertura sobre los desafíos de su TDA da permiso a otros para hablar sobre sus propias dificultades de déficit de atención y obtener el apoyo que necesitan. También anima a sus directivos a hacer coincidir a las personas con tareas que se ajusten a sus estilos cognitivo y emocional, sabiendo que ningún estilo es el mejor. Neeleman cree que ayudar a las personas a aprovechar sus puntos fuertes no es solo una marca de una gestión sofisticada; también es una forma excelente de aumentar la productividad y la moral de los trabajadores.• • •

La ADT es una amenaza muy real para todos nosotros. Si no lo gestionamos, nos administra. Pero comprender la ADT y sus estragos nos permite aplicar métodos prácticos para mejorar nuestro trabajo y nuestra vida. Al final, el paso más crítico que un líder ilustrado puede dar para abordar el problema de la ADT es nombrarlo. El sacar a ADT del armario y describir sus síntomas elimina el estigma y elimina la condena moral que durante tanto tiempo las empresas han lanzado erróneamente a los empleados sobrecargados. Al dar permiso a las personas para pedir ayuda y permanecer atentas a las señales de estrés, las organizaciones contribuirán en gran medida a fomentar entornos de trabajo más productivos, equilibrados e inteligentes.


Escrito por
Edward Hallowell



Related Posts
La diversidad como estrategia

La diversidad como estrategia

IBM amplió los mercados minoritarios dramáticamente mediante la promoción de la diversidad en su propia fuerza laboral. El resultado: un círculo virtuoso de crecimiento y progreso.
Leer más

La innovación real requiere más que un presupuesto de I+D

La innovación es mucho mayor que la I+D. Implica tres capacidades distintas: Descubrimiento, Incubación y Aceleración (DIA). Los líderes corporativos deben reconocer que el desarrollo de aplicaciones empresariales, modelos de ingresos y mercados para nuevos productos a menudo requiere tanto tiempo y recursos, y merece tanto énfasis como inventar las tecnologías mismas.

Leer más

Coronavirus está ampliando la brecha digital corporativa

La dramática velocidad de la transformación del modelo operativo impulsada por el coronavirus está planteando desafíos verdaderamente existenciales para las empresas tradicionales y para los muchos empleados que dependen de ellas para obtener ingresos. Esto se debe a que un esfuerzo de transformación digital existente que está creando ventajas competitivas para empresas selectas se ha introducido en el ámbito del propio lugar de trabajo. Las empresas que ya están muy lejos de esta transformación harán la transición sin problemas, ya que el trabajo en persona es menos necesario o incluso preferible, mientras que muchas otras lucharán. Esto está creando una nueva brecha digital que profundizará las fracturas en nuestra sociedad. ¿Pueden los negocios y el gobierno salvarnos de ese futuro?

Leer más

¿Cuándo debe disculparse un líder y cuándo no?

Para un líder, una disculpa pública es siempre un movimiento de alto riesgo. Comprender qué disculpas pueden y no pueden hacer lo que no pueden ayudarlo a evitar tanto el terreno de Stonewalling y la contrición innecesaria.
Leer más
E Pluribus Computum

E Pluribus Computum

Aunque las computadoras se han extendido a todos los rincones de la organización, aunque las personas se han convertido en más conocedoras y entusiasmadas con ellos, muchas de sus promesas no se han cumplido. La computación del usuario final, que permite a los usuarios desarrollar sus propias aplicaciones, es potencialmente el mayor impacto de cualquier desarrollo en el campo de la computadora. Pero para muchas organizaciones [...]
Leer más

Investigación: Cuando las juntas amplían su definición de diversidad, las mujeres y las personas de color pierden

A medida que más empresas anuncian la diversidad cognitiva o experiencial como objetivo para sus consejos de administración, el número de mujeres y minorías que actúan como directoras se ha estancado. Los investigadores examinaron las revelaciones obligatorias por delegación y realizaron entrevistas con los directores de la junta directiva y los reclutadores. Encontraron pruebas de que las juntas están cada vez más interesadas en contratar nuevos directores con una gama más amplia de habilidades técnicas y formación profesional, y que el enfoque en la diversidad demográfica ha disminuido. Al mismo tiempo, la inclusión de mujeres y minorías en los consejos de administración ha sido plana o, en algunos casos, ha disminuido.

Leer más

Newsletter

Avanza tu carrera profesional, con el resumen semanal de las publicaciones, un libro de negocio resumido en 10 minutos y entrevistas con líderes de negocio