Para mejores negociaciones, elimine «pero» de su vocabulario

Resumen.   

Es difícil pensar en una palabra que desencadene más reactividad y drene más confianza de la conversación que «pero». Observe la frecuencia con la que lo oye (y lo dice) cuando negocia o discute. Observe cómo esta palabra cambia la temperatura y el tono en el momento. Para evitar el daño que inflige el «pero», el autor ofrece tres trucos: 1) Concéntrese en lo que se dice antes del «pero», 2) Reemplace «pero» por curiosidad y 3) Deténgase antes del «pero». Cada uno de estos movimientos requiere coraje, paciencia y práctica — y el retorno de la inversión es impresionante.

Deje de dar malos consejos profesionales a la gente

Resumen.   

Seamos honestos: un buen consejo (incluso los viejos y buenos consejos) es difícil de encontrar. A pesar de que vivimos en la era del conocimiento, la mayoría de nosotros seguimos tomando malas decisiones en nuestras carreras. Esto no es porque haya escasez de consejos, es porque a menudo recibimos malos consejos y los seguimos. Entonces, ¿cómo podemos mejorar en la orientación de nuestros colegas?

  • Considere el contexto. Si bien contar su propia experiencia puede ser útil, su consejo será mucho más impactante si puede adaptarlo a la situación del solicitante de consejo. El contexto y las circunstancias cambian con el tiempo, al igual que el lugar de trabajo. Si no es consciente de esto, puede terminar proporcionando «palabras sabias» irrelevantes.
  • Ayude al buscador de consejos a alinear sus deseos con sus necesidades. Si alguien es bueno para conseguir lo que quiere, pero lo que quiere es no lo que necesitan, entonces corren más rápido en la dirección equivocada. Sabiendo esto, haga preguntas al solicitante de consejo que aclaren sus objetivos a largo plazo.
  • Sea ingenioso. Debería ver sus consejos como parte de la ecuación general. Si no está bien posicionado para darles consejos, recuerde que las presentaciones, las conexiones, el apoyo y el patrocinio pueden ser aún más útiles.

¿Cuáles son sus puntos ciegos y sus puntos ciegos en la toma

Resumen.   

Muchos de nosotros abordamos la toma de decisiones desde la misma perspectiva una y otra vez. Utilizamos las mismas herramientas y hábitos siempre, aunque las decisiones sean muy diferentes. Pero seguir la misma estrategia para todos los problemas limita sus habilidades. Para tomar mejores decisiones, tiene que salirse de estos patrones y ver las cosas de otra manera, aunque le resulte incómodo.

En primer lugar, debe comprender sus propios puntos fuertes en la toma de decisiones y sus puntos ciegos. Debe identificar los errores mentales o los sesgos cognitivos que tienden a interponerse en su camino. Una vez que lo haga, podrá comprobar y cuestionar mejor esos sesgos, ajustar su enfoque y lograr una comprensión más holística de la situación, garantizando mejor que está resolviendo todo el problema.

Cómo convertirse en un mejor oyente

Afilar estas siete habilidades.
Como se tornar um ouvinte melhor

¿De verdad estás escuchando?

Los líderes mayores pueden aislarse de los primeros signos de peligro y oportunidad. Aquí es cómo superar eso.

Qué hacen realmente los grandes oyentes

Se trata de más que mantenerse en silencio.

Escuchar a la gente

En su clásico artículo de 1957, Ralph G. Nichols y Leonard A. Stevens explican por qué escuchar es un componente clave en la comunicación empresarial y por qué tanta gente tiene problemas con ello. En este extracto, describen cómo las emociones pueden afectar a lo que oímos y ofrecen dos formas de entrenarse para sacar más partido a las conversaciones.