Aprovechar la nueva tecnología para impulsar la resiliencia de la cadena de suministro

Aprovechar la nueva tecnología para impulsar la resiliencia de la cadena de suministro

Herramientas como la impresión en 3D, las simulaciones y la IA están cambiando el cálculo de los costes laborales.

Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


por Suketu Gandhi

Las principales razones por las que las empresas occidentales subcontrataban la fabricación a Asia eran sus bajos costes y su fuerza laboral cada vez más cualificada Pero las interrupciones de las cadenas de suministro mundiales han puesto de relieve los riesgos de esta estrategia de cadena de suministro. Sin embargo, la aparición de nuevas tecnologías para la fabricación y el funcionamiento de las cadenas de suministro está creando oportunidades para reubicar la producción más cerca de los mercados y hacer que las cadenas de suministro sean más resilientes.

• • •

La ubicación de la mano de obra barata dio forma en gran medida a las cadenas de suministro mundiales actuales. Pero eso ha cambiado drásticamente en los últimos cinco años. La tecnología por fin está lista para reemplazar la mano de obra humana en una amplia gama de actividades de la cadena de suministro, lo que proporcionará a las empresas más oportunidades de operar donde quieran y reducirá su dependencia de Asia.

Las empresas más inteligentes están estudiando con ahínco cómo pueden emplear una serie de nuevas tecnologías para hacer que su cadena de suministro de principio a fin sea mucho más resiliente y, al mismo tiempo, competitiva y rentable. Los que tengan éxito adoptarán un enfoque de inteligencia artificial más inteligencia humana (IA + HI). Revisarán lo que los clientes realmente valoran y acercarán primero las cadenas de suministro de los productos con márgenes más altos a sus hogares.

El desafío actual

Las cadenas de suministro globales actuales se diseñaron para funcionar con una alta fiabilidad, al menor coste posible, en un entorno de estado estacionario. Lamentablemente, las cadenas de suministro últimamente no son confiables (por ejemplo, las escasez de microchips) y caro (por ejemplo, más alto mano de obra, materias primas, y envío marítimocostes), principalmente porque las condiciones no han sido nada estables. Las actuales tensiones geopolíticas entre las democracias occidentales y las autocracias de Rusia y China han llevado a pedir a las empresas que reduzcan la vulnerabilidad mediante una reestructuración radical de sus extensas cadenas de suministro, unestrategia defendido por la secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen.

Las empresas llevan mucho tiempo expresando su interés en la relocalización, la cercanía a la costa (cambiar a proveedores más cercanos a los mercados atendidos) y apuntalamiento de amigos (con proveedores ubicados en países con valores compartidos), todos los cuales ofrecen ciertas ventajas logísticas, estratégicas y de imagen de marca. El principal obstáculo han sido los costes laborales, la disponibilidad de mano de obra y la profunda experiencia en fabricación. El grupo más grande y asequible de mano de obra de fabricación cualificada se encuentra en China y otros países asiáticos de bajo coste.

Pero los avances de la tecnología están empezando a reducir estas barreras.

Nuevas tecnologías

Estas son algunas de las novedades que están empezando a marcar la diferencia. Están haciendo posible localizar fábricas asequibles más cerca de casa. También están mejorando las operaciones y reduciendo el tiempo que se tarda en capacitar a los trabajadores de meses a días en tareas como el montaje de diversos productos, eléctricos o mecánicos, en la misma línea de montaje.

AI + HOLA. La madurez de la IA, en particular la capacidad de los humanos para utilizarla, ofrece nuevas formas de salir de la trampa de los costes. Avances importantes en cobots — robots que interactúan directamente con los humanos en las instalaciones de fabricacióncombine la IA y la TI para reducir los costes laborales y, al mismo tiempo, conservar el valor de la supervisión humana.

Impresión 3D. Avances en la fabricación aditiva (impresión 3D) hacen posible que las empresas produzcan cada vez más una amplia gama de componentes y productos de forma asequible. Les permiten acortar los procesos de fabricación en las fábricas más cercanas a casa, lo que reduce la dependencia de numerosos y lejanos proveedores.

Tecnología de reconocimiento. En los procesos de fabricación manual, como el ensamblaje de motores de automóviles, impulsados por la IA tecnología de reconocimiento de acciones combina vídeo en directo con análisis para garantizar que los trabajadores siguen correctamente los pasos complicados sin cometer errores. El resultado es un mejor control de calidad, una mayor productividad y conjuntos de datos que se pueden utilizar para mejorar los procesos.

Soluciones de fabricación digital. Estos sistemas realizar un seguimiento de la fabricación de productos en todas las estaciones de trabajo, permitir que los trabajadores ingresen datos en tiempo real, ofrecer una trazabilidad de principio a fin y asegurarse de que solo las piezas de alta calidad se trasladan a

Simulación tridimensional. Incluyen aplicaciones del metaverso, como El omniverso de Nvidia . Permiten a los fabricantes construir gemelos digitales de sus procesos y simule la distribución de la fábrica, el diseño de la estación de trabajo y el diseño de ensamblaje.

Tecnología logística. Inversión está llegando a esta área, especialmente en herramientas para la gestión de almacenes, hacer coincidir las cargas de carga con la capacidad de transporte y rutas rentables. El ritmo de inversión de las firmas de capital riesgo sugiere que la financiación de capital riesgo para la «tecnología de suministro» superará a la de la tecnología financiera antes de finales de esta década.

Para aprovechar al máximo estas tecnologías inteligentes que ahorran mano de obra, las empresas deberían empezar por hacer estas tres cosas:

1. Reconsidere lo que los clientes realmente valoran.

Comience con un análisis profundo de lo que los clientes querrán, dónde y cuándo. Muchos productos son complejos en formas que los consumidores no valoran, pero cuya producción requiere mucha mano de obra, cuestiones que importaban menos cuando las cadenas de suministro eran estables y los costes laborales bajos. Al darse cuenta de esto, algunas empresas están optando por fabricar productos en lotes más pequeños según las preferencias de los clientes. Algunos están encontrando formas de adaptar o rediseñar los productos para la producción automatizada sin sacrificar el valor percibido o efectivo para el usuario final.

Pensemos en un fabricante de herramientas industriales que había visto cómo sus productos se hacían cada vez más complejos con muchos subcomponentes, como motores, interruptores, controladores y cableado, y muchas materias primas como resinas, plásticos y cobre. Antes de llevar la fabricación de Asia y acercarse a la preponderancia de las ubicaciones de sus clientes en Norteamérica y Europa, la empresa analizó detenidamente lo que realmente les importaba a sus clientes. Descubrió que, sobre todo, los usuarios querían un motor que durara mucho tiempo y una herramienta que pudiera sobrevivir en un entorno operativo hostil. La empresa pudo eliminar muchos de los elementos superfluos de sus productos, lo que hizo que la fabricación fuera más fácil de automatizar y menos costosa, al tiempo que ofrecía los atributos que sus clientes deseaban.

2. Reequilibre la inteligencia artificial con la agencia humana.

La IA, la analítica y la robótica pueden reducir en gran medida la dependencia del esfuerzo humano para mover los productos a través de las cadenas de valor y hacerlo con mayor velocidad, fiabilidad y eficiencia. Pero el objetivo no debe ser sacar a los seres humanos por completo de los procesos, sino liberarlos para que hagan lo que mejor sabe hacer: emitir juicios críticos basados en su experiencia y conocimientos. Por ejemplo, estas tecnologías pueden permitir a los trabajadores dedicar más tiempo a investigar y aprender de los fallos del sistema y a averiguar cómo hacer que el sistema sea más robusto.

Piense en un fabricante de dispositivos médicos. En su industria, la seguridad es la prioridad número uno y hacer llegar el producto al cliente rápidamente es la número dos. Hay tensión entre estas prioridades. La reubicación ayudaría a acelerar la llegada de los productos a los clientes, pero aumentaría los costes laborales. Así que la empresa adoptó el aprendizaje automático y cámaras de última generación para inspeccionar si había anomalías en los productos y en el proceso de fabricación. Los mejores expertos en humanos de la empresa identifican entonces las causas.

3. Lleve primero los productos más nuevos con márgenes más altos a casa.

Cuando las empresas empezaron a trasladar la fabricación a países de bajo coste, por lo general se centraban primero en sus productos de gran volumen y con menores márgenes. Ahora, a medida que trasladan la producción más cerca de casa y de los clientes, deberían empezar con sus productos con márgenes más altos por tres razones.

En primer lugar, dado que los productos con márgenes más altos suelen ser más complejos (como los dispositivos médicos), el uso de las nuevas tecnologías para producirlos y gestionar sus cadenas de suministro puede generar los máximos beneficios.

En segundo lugar, ante las incertidumbres actuales en las cadenas de suministro mundiales, las empresas deberían tener en cuenta los riesgos de interrupciones en la cadena de suministro de todos sus productos y dar prioridad a la repatriación de los que ofrecen la mayor rentabilidad.

En tercer lugar, los márgenes reducidos no dejan espacio financiero para la experimentación, el aprendizaje y los gastos de capital iniciales necesarios para maniobrar en un mundo de nuevas tecnologías y costes laborales más altos. Como resultado, es difícil presentar argumentos comerciales a favor de una mudanza y las empresas siguen paralizadas en su lugar. Pero cuando se considera la reubicación en términos de la cantidad total del margen repatriado, en lugar del ahorro total de costes, el argumento de negocio se vuelve convincente. Y a medida que una empresa mejora continuamente su competencia de fabricación con productos con márgenes más altos, puede centrar su atención en reubicar la fabricación de productos con márgenes más bajos.

Admito que hacer todos estos cambios llevará tiempo. Las empresas no podrán reducir drásticamente su dependencia de los proveedores en China y otros países lejanos de la noche a la mañana. Pero si entiende de forma agresiva las capacidades de estas tecnologías e invierte de forma agresiva en ellas, las empresas podrán reforzar la resiliencia de sus cadenas de suministro en los próximos meses y años.

Suketu Gandhi es codirectora de la Práctica Global de Operaciones Estratégicas de Kearney.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.