Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


A medida que crezca el riesgo climático, también lo harán los costes para las pequeñas empresas

Resumen.    A medida que aumenta el riesgo climático, las empresas de todo tipo tendrán que dedicar más de sus presupuestos a prepararse y responder a las catástrofes. Invertir en gestión de riesgos puede ayudar a compensar estos costes, pero muchas empresas, especialmente las pequeñas, pueden no tener la flexibilidad financiera para hacerlo. En agosto de 2018, los autores encuestaron a 273 empresas afectadas por el huracán Harvey (y evaluaron los informes crediticios de 5000) después de que llegara al sudeste de Texas en 2017 para ver cómo respondían. Con estos datos, los autores arrojan luz sobre las implicaciones a largo plazo de los desastres para las empresas y comparten lecciones para los responsables políticos y los propietarios de negocios sobre la mejor manera de preparar a las empresas para los riesgos futuros.
A medida que crezca el riesgo climático, también lo harán los costes para las pequeñas empresas

Por Benjamin Collier

Para hacer frente a los crecientes riesgos climáticos, las empresas tendrán que reservar una parte cada vez mayor de sus flujos de caja. Los huracanes, los incendios forestales y el aumento del nivel del mar imponen costes a las empresas, tanto en la preparación como en la respuesta a estas catástrofes. A medida que aumenten los riesgos, esos costes solo aumentarán con el tiempo.

La gestión de riesgos puede ayudar a minimizar el coste del cambio climático. Estrategias sólidas de gestión del riesgo por capas de herramientas de financiación (seguros, reservas y préstamos) para abordar diferentes aspectos del riesgo. Hacerlo facilita la recuperación al proporcionar a las empresas los fondos que necesitan en caso de desastre.

Pero invertir en la gestión de riesgos también impone costes inmediatos. El seguro requiere el pago de la prima por adelantado. Las reservas de efectivo requieren mantener fondos reservados para un día difícil. Planear financiar las reparaciones con crédito requiere que las empresas mantengan flexibilidad financiera — mantener la holgura suficiente en sus finanzas como para acceder a un préstamo en el futuro.

Como resultado, las empresas con problemas de liquidez luchan por adaptarse. Las pequeñas empresas en particular suelen operar con márgenes reducidos y se apresuran a financiar los gastos del día a día, como comprar inventario o cumplir con la nómina. Muchos no sienten que pueden darse el lujo de dedicar recursos a la gestión de riesgos. Pero sin ella, las empresas pueden enfrentarse a desafíos adicionales que encarecerán la recuperación tras una conmoción.

Para explorar estas dinámicas, estudiamos cómo afectó el huracán Harvey a las empresas tras azotar el sudeste de Texas en 2017. Harvey fue el evento más caro — causar 125 000 millones de dólares en daños económicos — en el El año de desastre más costoso para EE. UU. en cuatro décadas. Los científicos del clima estiman que la tormenta estaba a punto Un 30% más severo debido al cambio climático, lo que lo convierte en un ejemplo de cómo aumentan los riesgos de tormentas severas.

Los datos

Estudiamos el efecto de Harvey en las empresas locales mediante dos métodos: realizar una encuesta y analizar los informes crediticios comerciales.

En agosto de 2018, aproximadamente un año después de Harvey, encuestamos a 273 empresas en la zona afectada, desde el Gran Houston hasta Corpus Christi, en la costa del Golfo. Las empresas encuestadas eran similares en edad y tamaño a otras empresas de la región. Nuestra encuesta hizo preguntas detalladas sobre las pérdidas en las que incurrieron, cómo las pagaron y cómo progresaba su recuperación.

Para complementar la encuesta, analizamos los informes crediticios de unas 5000 empresas en la zona de desastre y comparamos su información con la de 3000 empresas de todo EE. UU. que no se encontraban en el camino de Harvey. Si bien la encuesta ofrece una visión amplia de las experiencias y estrategias de recuperación de las empresas, los informes crediticios proporcionan métricas que suelen utilizar los prestamistas, los propietarios, los socios de la cadena de suministro y otros para evaluar la salud financiera de la empresa, como si paga sus deudas a tiempo.

¿Qué perdieron las empresas?

Nuestra encuesta hizo preguntas a los participantes sobre sus pérdidas por parte de Harvey. Las empresas informaron de una serie de complicaciones, pero las más llamativas fueron las pérdidas de ingresos. Casi el 90% de las empresas encuestadas informaron haber perdido ingresos debido a Harvey, generalmente en el rango de cinco cifras. Estas pérdidas de ingresos se debieron a interrupciones de los empleados, una menor demanda de los clientes, interrupciones de los servicios públicos y/o problemas de la cadena de suministro.

Menos empresas (alrededor del 40%) sufrieron daños materiales en sus edificios, máquinas o inventario. Si bien es menos común, las pérdidas por daños a la propiedad eran más costosas en promedio que la pérdida de ingresos. Sin embargo, los daños a la propiedad agravaron el problema de la pérdida de ingresos al mantener la empresa cerrada: un 27% con daños a la propiedad cerrada durante más de un mes y un 17% cerrado durante más de tres meses. Como resultado, las pérdidas de ingresos fueron aproximadamente el doble para las empresas que sufrieron daños a la propiedad.

Los informes crediticios de las empresas después de Harvey también muestran signos de angustia. Harvey hizo que muchas empresas se retrasaran en el pago de sus deudas. En las zonas más inundadas, la tormenta aumentó los saldos morosos un 86% en comparación con los niveles anteriores a Harvey. Este efecto se limita principalmente a los morosos a corto plazo (menos de 90 días de retraso); no encontramos un aumento significativo de los impagos de préstamos o las quiebras. Es probable que este patrón refleje los importantes esfuerzos de las empresas para evitar el incumplimiento de sus deudas.

¿Cómo gestionaban las empresas los ingresos y las pérdidas inmobiliarias?

Una estrategia integral de gestión de riesgos utiliza tradicionalmente los seguros para transferir riesgos graves, como los daños a la propiedad relacionados con huracanes. Pero el seguro no cubre algunas pérdidas, incluidas las pérdidas de ingresos debido a la menor demanda, las interrupciones de los empleados y los problemas de la cadena de suministro. Los préstamos abordan las pérdidas de gravedad moderada; las reservas de efectivo abordan las pérdidas a pequeña escala. Esta estratificación se debe principalmente al coste; por ejemplo, mantener grandes reservas de efectivo tiene un gran coste de oportunidad. También requiere una planificación por adelantado y una diligencia financiera.

Esta estrategia de gestión del riesgo por niveles (asegurar los grandes riesgos, pedir prestado a los moderados y usar efectivo para los pequeños) no es lo que hacían la mayoría de las empresas. Solo el 15% de las empresas encuestadas afectadas por este huracán récord recibieron un pago del seguro. Esta baja cobertura de seguro se debe a que las empresas no tienen seguro por daños por inundaciones y vientos (por ejemplo, tenían un seguro que excluía la cobertura de estos peligros) y/o empresas que aseguraban su propiedad, pero no sus exposiciones de ingresos.

Los préstamos también desempeñaron un papel pequeño: el 27% de las empresas encuestadas utilizaron el crédito para financiar la recuperación. Las empresas a menudo no habían mantenido la flexibilidad financiera suficiente para pedir prestado tras el desastre, ya que se denegó a la mitad de los que solicitaron nuevo crédito. Los préstamos para catástrofes a bajo interés de la Administración de la Pequeña Empresa son la única ayuda del gobierno federal que se ofrece directamente a las empresas, pero, una vez más, las empresas no tenían las finanzas para ser aprobadas. En total, solo se aprobó un tercio de las empresas encuestadas que solicitaron un préstamo para catástrofes.

Los datos del informe crediticio muestran de manera similar la importancia de la capacidad crediticia conservada cuando ocurre un desastre. Las empresas que no tenían saldos de deudas empezaron a pedir prestado después de Harvey. Las empresas que tenían saldos de deuda existentes, por otro lado, solicitaron crédito adicional, pero al final sus saldos disminuyeron, una señal de que los bancos consideraban que sus finanzas eran demasiado arriesgadas.

Como resultado, en lugar de utilizar préstamos y pagos de seguros, las empresas suelen financiar su recuperación internamente. Más de la mitad de las empresas afectadas dependieron de los ingresos continuos o de las reservas de efectivo para pagar las reparaciones. Casi la misma cantidad recurrió a la financiación «informal»: el propietario de la empresa o los familiares y amigos del propietario invirtieron dinero en la empresa después de Harvey para mantenerla a flote.

¿Cuáles son las implicaciones a largo plazo?

Nuestros hallazgos ofrecen una imagen de las empresas que se enfrentan a grandes gastos, pero sin una buena forma de pagarlos. Estas estrategias de afrontamiento pueden aumentar el coste del evento. Por ejemplo, la morosidad crediticia empañan los informes crediticios de una empresa durante años.

Además, confiar en la ayuda financiera de amigos y familiares puede tener efectos a largo plazo en el éxito y el crecimiento del negocio. La financiación informal erosiona las protecciones que separan las finanzas de la empresa de las del propietario, como responsabilidad limitada. Concluye la investigación existente que los propietarios de negocios que utilizan la financiación informal persiguen proyectos de menor riesgo (y, por tanto, menor rentabilidad) de lo que lo harían de otra manera La preocupación por perder el dinero de un amigo o familiar ahoga la inversión del empresario en el futuro de la empresa y provoca un crecimiento más lento.

Los desafíos de la recuperación se hacen evidentes en las respuestas de las empresas encuestadas: el cuarenta y ocho por ciento no se había recuperado por completo un año después. Pero la gestión de riesgos parece mejorar la recuperación: las empresas de nuestro estudio que tenían al menos una forma de financiación de riesgo tenían casi el doble de probabilidades de haberse recuperado que las que no tenían ninguna.

Lecciones para los responsables políticos

Muchos de los desafíos relacionados con los desastres son peores para las empresas con restricciones de financiación previas al evento, como el acceso limitado al crédito. Los efectos pueden ser especialmente pronunciados en las empresas propiedad de minorías. Las investigaciones muestran que, en tiempos normales, las empresas propiedad de minorías que solicitan crédito son es menos probable que reciban la cantidad de crédito que buscan y que son más probabilidades de cerrar después de un desastre importante. Las restricciones de financiación tienden a reducir la gestión de riesgos porque los fondos disponibles se utilizan para necesidades inmediatas en lugar de planificar eventos inciertos en el futuro. Reducir las restricciones de financiación se ha mostrado para impulsar el establecimiento y el crecimiento de las empresas, y nuestros hallazgos sugieren que las políticas de expansión del crédito también pueden hacer que las empresas sean más resistentes al clima.

Nuestra investigación también ofrece nuevas ideas sobre por qué las políticas actuales de ayuda en caso de catástrofe, que se centran en prestar a las empresas tras una pérdida, tienen un alcance limitado. Muchas empresas no han mantenido la flexibilidad financiera para financiar la recuperación con un préstamo de cinco o seis cifras tras un desastre. Para ayudar a más empresas y sus comunidades a recuperarse, necesitamos políticas que fomenten una amplia gama de herramientas de financiación de riesgo. Las políticas que dan prioridad a la preparación financiera, como incentivar el ahorro de emergencia y el seguro, pueden ser especialmente valiosas.

Lecciones para propietarios de negocios

Nuestros resultados destacan la importancia de organizar la financiación de riesgos por adelantado. Combinar el seguro con otras fuentes de fondos, como el crédito no utilizado o los ahorros «difíciles», ayuda a garantizar que se pueda acceder al dinero rápidamente en situaciones de necesidad. Puede ser difícil priorizar estos colchones dadas las demás exigencias financieras de una empresa, pero tener acceso al efectivo es fundamental en caso de desastre. Estos amortiguadores son aún más importantes dados los desafíos creados por la pandemia de la COVID-19 y las continuas interrupciones de la cadena de suministro.

Establecer colchones financieros a corto plazo no es posible para todas las empresas, pero incluso las empresas con problemas de liquidez pueden tener un plan. Proactivamente planificación de interrupciones reduce la incertidumbre cuando se produce una crisis, por ejemplo, estableciendo la responsabilidad de los empleados por las funciones críticas y planificando escenarios con los proveedores clave. Muchas de las empresas que encuestamos no tenían un plan de continuidad del negocio; las que sí lo tenían tenían un 30% más de probabilidades de haberse recuperado por completo tras Harvey, incluso si no contaban con otra gestión de riesgos. La Administración de la Pequeña Empresa ofrece recursos para empezar con este tipo de planes.

. . .

Los riesgos climáticos aumentan el coste de hacer negocios para muchas empresas e invertir en la gestión de riesgos es más importante que nunca. Las crecientes amenazas climáticas pueden ser especialmente desafiantes para las pequeñas empresas, ya que se enfrentan a más restricciones financieras que las grandes empresas. Una gestión de riesgos adecuada puede reducir sustancialmente el coste de un desastre, pero requiere disciplina financiera y una planificación cuidadosa. El seguro funciona bien para algunos tipos de pérdidas (como daños graves a la propiedad), pero no cubrirá la pérdida de ingresos en la mayoría de los casos. Mantener la capacidad de endeudamiento disponible y crear reservas de efectivo son necesarios para cubrir las lagunas en los seguros. La recuperación sostenible durante una crisis depende de contar con un conjunto diverso de herramientas de financiación antes ocurre un desastre.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.