Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


5 razones para dejar tu trabajo, incluso en tiempos de crisis

5 razones para dejar tu trabajo
5 razones para dejar tu trabajo

Marlo Lyons

En un mercado laboral tenso, especialmente cuando siguen proliferando las noticias de despidos a gran y pequeña escala, puede parecer desaconsejable buscar un nuevo trabajo si tienes empleo. Pero si no estás comprometido con tu trabajo, eso se acabará notando, lo que podría poner en peligro tu carrera. Cuando te das cuenta de que pasas 40 horas semanales sintiéndote insatisfecho, siempre es mejor controlar tu destino que esperar a que otros decidan tu suerte por ti. Considera qué pasos puedes dar para volver a comprometerte o si un nuevo trabajo te hará sentir más realizado. El autor presenta cinco señales de que merece la pena buscar un nuevo trabajo en otro lugar.

•••

Cuando no eres completamente feliz en tu trabajo, es difícil saber cuándo es suficiente. ¿Pasará tu insatisfacción? ¿Merece la pena dedicar tiempo y esfuerzo a buscar otro trabajo y arriesgarse a ir a un sitio nuevo que quizá no sea mejor?

Mientras los despidos siguen acumulándose en EE.UU. y las empresas se preparan para una mayor incertidumbre económica, puede que tengas dudas sobre si quedarte o irte si sientes el impulso de buscar algo nuevo. He aquí cinco señales inequívocas de que no merece la pena permanecer en tu organización actual, aunque estemos entrando en un mercado laboral ajustado.

El ambiente es tóxico.

Cuando vas a trabajar, ¿te sientes bien contigo mismo y con lo que haces? ¿Tu trabajo obstaculiza tu salud mental, perturba tu sueño o te impacienta con tus seres queridos? Si te hablan con desprecio o te degradan de un modo que no se considera una retroalimentación normal o te encuentras quejándote a familiares y amigos de tu trabajo, es posible que no puedas arreglar a tu jefe o la cultura de tu empresa.

Antes de empezar a buscar algo nuevo, observa tus palabras y acciones para determinar si estás contribuyendo a la toxicidad. Si estás cotilleando o quejándote, viendo intenciones negativas detrás de cada decisión, mostrando una mala actitud o poniendo obstáculos que impiden a los demás lograr sus objetivos, entonces considera primero cómo puedes cambiar tu propio comportamiento para ver si los cambios personales repercuten en el comportamiento de los demás a tu alrededor.

Si no estás haciendo ninguna de esas cosas, entonces intenta averiguar qué está haciendo que la cultura sea tóxica y determina si se puede solucionar. Si crees que los problemas están muy arraigados y que es improbable que cambien, la mejor opción será salir de la situación.

Tus valores están siendo violados.

Si te sientes frustrado con algunos elementos de tu trabajo, es probable que al menos uno de tus valores esté siendo violado. Por ejemplo, si cenar en familia cada noche es importante para ti, y tu jefe interrumpe constantemente tus veladas con necesidades no urgentes, eso es una violación de ese valor.

La mejor forma de comprender si se están vulnerando tus valores es identificarlos y definirlos. Tal vez para ti sea importante ser capaz de resolver problemas complejos, o dirigir un equipo. Una vez que tengas definido cada valor, clasifícalos. Asigna a cada uno un número del uno al cinco: uno significa que no vives ese valor en absoluto en tu trabajo, cinco significa que ese valor se cumple todos los días. Revisa los que estén clasificados como tres o menos. ¿Hay algo que puedas hacer para solucionar el incumplimiento de esos valores? En cuanto a la cena familiar, quizá puedas decirle a tu jefe que no estarás disponible durante la cena cuando estés con tu familia y que sólo podrás estarlo después para necesidades urgentes. Si no pueden respetar ese tiempo, puede que el trabajo ya no sea congruente con tus valores.

Tus habilidades no se utilizan ni se desarrollan.

La mayoría de la gente quiere sentir que utiliza sus habilidades y que tiene un impacto. Piensa en las habilidades que tienes y en las que necesitarás desarrollar para avanzar en tu carrera. Por ejemplo, si quieres utilizar tus habilidades para la resolución de problemas, pero no tienes la oportunidad de trabajar en problemas cada vez más complejos, ¿puedes pedir a tu jefe un trabajo más complejo o formar parte de las reuniones en las que se debaten estas cuestiones? O si quieres dirigir un equipo, ¿existe la posibilidad de pasar a desempeñar un papel de liderazgo en algún momento? Si respondes que no a este tipo de preguntas, es posible que te quedes estancado en tu carrera si te quedas.

No se te dan oportunidades para ser visible.

Realizar el trabajo es sólo una parte de la ecuación que suma el éxito a largo plazo y el avance en tu carrera. Si tu jefe te proporciona oportunidades de visibilidad trabajando en proyectos de alto perfil o interfuncionales, los demás podrán ver tus habilidades y capacidades.

Cuando la gente sabe quién eres y lo que eres capaz de lograr, estás creando conciencia de tu marca. A medida que tu marca crezca, se te reconocerá como líder de opinión y contribuyente de éxito a los objetivos empresariales. Esa visibilidad, combinada con unos resultados estelares, podría conducirte a nuevas oportunidades o a un ascenso. Si tu jefe te mantiene oculto, sin dejarte hacer presentaciones a tus jefes o compañeros ni participar en reuniones de alto nivel, entonces es imposible crear conciencia de marca sobre quién eres y qué puedes hacer, lo que dificultará el crecimiento en la organización.

Te sientes con poca energía.

Cuando te levantas el lunes por la mañana, ¿te da pavor ir a trabajar? A la mayoría de la gente le gustaría que los fines de semana duraran más, pero si sueles ser una persona que va más allá y ahora haces lo mínimo, lo más probable es que te sientas insatisfecho. Si el trabajo te parece rutinario o poco interesante, o te sientes frustrado con otros aspectos del puesto la mayoría de los días, puede que el trabajo ya no sea el adecuado para ti. Si no hay nada que puedas hacer para reenergizarte, como levantar la mano para un nuevo proyecto interesante o encontrar una forma de conectar con el trabajo que ya estás haciendo, un nuevo empleo puede ser la mejor forma de reenergizar tu interés por el trabajo.

.

. . .

Todas las señales anteriores apuntan a una cosa: falta de compromiso con tu trabajo. Eso se acabará notando, lo que podría poner en peligro tu carrera profesional. Cuando te des cuenta de que pasas 40 horas semanales sintiéndote insatisfecho, siempre es mejor controlar tu destino que esperar a que otros decidan tu suerte por ti. Considera qué pasos puedes dar para volver a comprometerte o si un nuevo trabajo te hará sentir más realizado.


Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.