4 maneras en que cada empleado puede contribuir a la cultura de la empresa

Aparece para otras personas (sin resentimiento).

4 maneras en que cada empleado puede contribuir a la cultura de la empresa

Más de 50,000 líderes se mantienen al día con el futuro de los negocios.

Reportes radicalmente breves que ahorran 2,000+ horas de investigación

Estás aprendiendo en buena compañía

logo amazon
logo salesforce
logo mercadolibre
logo google
logo femsa
logo aeromexico
Resumen.   

Su gente construye y refuerza una gran cultura empresarial, es decir, usted, sus compañeros y sus compañeros de equipo. Los contribuyentes individuales sin poder de supervisión pueden tener un impacto enorme dentro de sus propias esferas de influencia. De hecho, hay varias cosas que puede hacer, incluso al principio de su carrera, para construir una cultura de la que se sienta orgulloso de formar parte.

  • Conoce a las personas a nivel personal. Sea la persona que hace todo lo posible para entablar amistad con los nuevos miembros del equipo, muchos de los cuales pueden sentirse fuera de lugar al unirse a su organización de forma remota o al adaptarse a un entorno híbrido.
  • Celebra a los demás (y sé creativo). Recuerde a su equipo los cumpleaños y aniversarios de trabajo de los demás, o aliente a las personas a unirse para mostrar su apoyo cuando un colega experimente un evento importante en la vida.
  • Preséntate para la gente sin resentimiento. Encuentra un equilibrio entre decir «no» y «sí», y cuando digas «sí», hazlo con cuidado y no con resentimiento.
  • Dé el ejemplo. Muchas empresas necesitan que los empleados se unan a grupos de recursos para empleados, proyectos a corto plazo o comités a largo plazo centrados en construir un mejor lugar de trabajo Considera unirte a uno de estos esfuerzos.


A la mayoría de nosotros nos encantaría trabajar en un entorno vibrante, diverso y afectuoso en el que se nos valore como personas integrales, lo que significa que nuestras prioridades en la vida cuentan con el mismo apoyo que nuestras prioridades laborales. A menudo dejamos que los «poderes fácticos» conviertan este sueño en realidad, creyendo que la cultura de la empresa es algo establecido por el liderazgo e implementado por los gerentes y los equipos de recursos humanos. Asumimos que sus valores, junto con las políticas y decisiones que toman, determinan los comportamientos y las prioridades que debemos seguir los empleados.

Si bien hay algo de verdad en estas suposiciones, es igualmente cierto que su gente construye y refuerza una gran cultura empresarial, es decir, usted, sus compañeros y sus compañeros de equipo. Los contribuyentes individuales sin poder de supervisión pueden tener un impacto enorme dentro de sus propias esferas de influencia. De hecho, hay varias cosas que puede hacer, incluso al principio de su carrera, para incorporar valores en el lugar de trabajo integral en su organización.

Conoce a las personas a nivel personal.

Lo primero y más fundamental que puede hacer es conocer a sus colegas como personas, no solo como compañeros de trabajo, y apoyarlos. Sea la persona que hace todo lo posible para entablar amistad con los nuevos miembros del equipo, muchos de los cuales pueden sentirse fuera de lugar al unirse a su organización de forma remota o al adaptarse a un entorno híbrido. Invítelos a comer o a charlar con un café virtual. Sugiera a otras personas con las que les vendría bien conectarse o, si está en la oficina, tome la iniciativa de presentarlos usted mismo.

Lo mismo ocurre con aquellos colegas con los que puede haber perdido contacto en los últimos años. Comunícate por correo electrónico o Slack con un mensaje como: «¡Hola, [nombre]! Me preguntaba si te gustaría tomar un café y ponerte al día. Admiro mucho el trabajo que has estado haciendo, pero siento que no hemos tenido la oportunidad de conectarnos».

Estos pequeños gestos pueden marcar la diferencia. Sus colegas comenzarán a verlo como un aliado positivo, un recurso o, mejor aún, un amigo, todo lo cual puede aumentar su influencia y su potencial de crecimiento. Además, cuantos más amigos hagas, más feliz te presentarás en tu trabajo. Recuerda que «tener un mejor amigo en el trabajo» es quizás el mejor indicador de satisfacción a largo plazo y compromiso.

Después de todo, si usted y sus compañeros de trabajo van a pasar de 40 a 50 horas a la semana juntos, es mejor que disfruten de la compañía.

Celebra a los demás (y sé creativo).

Reconocer y celebrar a los miembros del equipo por su trabajo es una excelente manera de dar ejemplo y desarrollar una cultura positiva, aunque solo sea dentro de su departamento. Tus acciones indicarán que estás prestando atención, que notas las contribuciones de otras personas y que eres un defensor de su trabajo.

También hay varias cosas pequeñas (pero poderosas) que puede hacer para demostrar a sus colegas que los percibe y valora como personas completas. Puede recordar a su equipo los cumpleaños y aniversarios de trabajo de los demás, o puede animar a las personas a que se unan para mostrar su apoyo cuando un colega experimenta un evento importante en la vida. Estos gestos, aunque simples, pueden crear una cultura genuina del cuidado. Piénsalo de esta manera: si nadie hace un seguimiento de las fechas, recoge el dinero para comprar un pastel y pide a la gente que firme una tarjeta bien pensada, ¡no hay fiesta!

Los lugares de trabajo pueden albergar baby showers, happy hours, almuerzos de trabajo en equipo e incluso grupos de apoyo para quienes atraviesan momentos difíciles. Los gerentes no siempre tienen que liderar la carga. A menudo, es más poderoso si las actividades de fomento de la cultura crecen de manera orgánica a partir de empleados individuales.

Preséntate para la gente sin resentimiento.

Cuando su gerente ofrece adaptaciones adicionales a uno de sus colegas (por la razón que sea), es la naturaleza humana volverse resentido o celoso. Por ejemplo, una persona joven, sana y soltera sin hijos puede en ocasiones encontrarse trabajando hasta tarde o tomando horas extrañas para compensar las necesidades de sus colegas mayores. Si te encuentras en este tipo de situación, puedes considerarte víctima de esta historia, o puedes reescribir el guion y verte a ti mismo como un paso adelante para apoyar a alguien necesitado.

Después de todo, todos somos humanos. Todos experimentamos obstáculos y podemos aplicarnos mejor en ciertos momentos que en otros. Si te alejas y miras la situación a través de una lente empática, te darás cuenta de que nunca puedes saber realmente por lo que está pasando otra persona, ya sea que trabajes con ellos todos los días o los pases por la acera.

Esto no quiere decir que debas ser un felpudo. Mereces que se atiendan tus necesidades tanto como cualquier otra persona. Más bien, el objetivo es establecer límites saludables, pero liderar con empatía. Encuentra un equilibrio entre decir «no» y «sí», y cuando digas «sí», hazlo con cuidado y no con resentimiento. Considere cuánto puede estar ayudando a un colega apoyándolo alegremente durante un momento difícil. En algún momento, necesitarás que otros te colmen. ¿Por qué no contribuir a una cultura laboral integral que haga que el apoyo mutuo sea más probable?

Dé el ejemplo.

Muchas empresas necesitan que los empleados se unan a grupos de recursos para empleados, proyectos a corto plazo o comités a largo plazo centrados en construir un mejor lugar de trabajo Al participar en estos esfuerzos, también se ayuda a sí mismo construyendo su red interna, desarrollando habilidades de comunicación, demostrando su voluntad de asumir más responsabilidad y, por supuesto, mejorar su lugar de trabajo. Además, se establece como un modelo a seguir confiable y atento, especialmente para los nuevos en la empresa.

Si usted es una persona con seguridad laboral y una buena reputación, puede dar un paso más al practicar abiertamente el autoempoderamiento en el trabajo y, por lo tanto, alentar a otros a hacer lo mismo. Ejemplos de esto podrían incluir tomar un descanso real para el almuerzo, usar su tiempo de vacaciones, ser el primero en aceptar la licencia parental extendida (u otro beneficio que la gente pueda dudar en usar), o incluso darle respetuosamente a su jefe comentarios de que sus correos electrónicos de las 11 de la tarde están causando estrés para el equipo. Sé el líder del equipo que sin pedir disculpas demuestra a los demás que priorizar tu propia salud y bienestar está bien y, a menudo, es necesario.

Hay muchos consejos que empujan a los gerentes a hacerse cargo cuando se trata de desarrollar culturas de equipo positivas. Sin embargo, tú también puedes hacerlo. El cambio no ocurre a menos que alguien dé un paso adelante y esa persona no tiene que ser la jefa. Esa persona necesita ser un líder, y con un poco de iniciativa, creatividad y empatía, ese líder puede ser usted.


Por Scott Behson