Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.


4 formas de lidiar con un compañero de trabajo tóxico

Una mala manzana es todo lo que se necesita para destruir un equipo de alto rendimiento.
4 formas de lidiar con un compañero de trabajo tóxico
Resumen.

Un miembro tóxico del equipo es todo lo que se necesita para destruir a un equipo de alto rendimiento. Pero, ¿qué puedes hacer si la persona tóxica es tu par? Primero, mantenga una conversación sincera y sincera con la persona. Si no intentas hacerlo, te aseguras al 100% de que la relación, en el mejor de los casos, continuará en su estado actual y disfuncional. No te rebajes a su nivel. Cuanto más puedas mantener tu enfoque en los objetivos del equipo, menos probabilidades tendrás de quedar cegado por el pensamiento de ganar/perder. Sé el modelo a seguir de cómo quieres que actúe el equipo. Establezca un estándar con el resto del equipo que apoye la colaboración y el diálogo abierto, no las represalias. Sugiera proactivamente a su jefe que el equipo celebre una reunión para establecer las normas del equipo y comenzar a abordar algunos de los comportamientos y conflictos desafiantes del equipo. Por último, no dejes que este comportamiento tóxico dañe tu salud emocional y física. Asume lo que puedas, deja de ir lo que no puedes influir y haz un cambio de trabajo si es necesario.


Últimamente, hemos escuchado mucho de nuestros clientes sobre compañeros de trabajo y compañeros de equipo «tóxicos». Este problema no es nuevo; ha habido malos compañeros de trabajo desde el comienzo del trabajo organizado. Pero en estos días, su impacto se siente más grande y más destructivo. Las empresas necesitan trabajo en equipo para funcionar. Además, los equipos deben ser más colaborativos, adaptables y proactivos que nunca. Los días de toma de decisiones de arriba hacia abajo han pasado hace mucho tiempo en muchas empresas e industrias, ya que se sustituye por la innovación de base que se desencadenó a través de los compañeros de trabajo en red y comparten información abiertamente a través de las fronteras. Debido a esta nueva dinámica, los compañeros de equipo disfuncionales pueden dañar los resultados de todo un equipo de una forma mucho más difícil de hacer en los viejos modelos de trabajo en silos.

Los comportamientos tóxicos más comunes y destructivos que vemos incluyen:

  • puñaladas, criticar y culpar
  • chismes y difundir rumores
  • estar de acuerdo en reuniones, pero sin seguir adelante
  • información de acaparamiento
  • socavando deliberadamente a otros
  • preocuparse únicamente por las agendas personales (por encima de los objetivos del equipo y de la empresa)

Hemos estudiado miles de equipos y recopilamos datos de todos los sectores, sectores y geografías para saber qué hace que algunos equipos tengan un alto rendimiento y qué hace que otros fracasen. Nuestro investigación indica que el factor más importante para el éxito o el fracaso del equipo es la calidad de las relaciones en el equipo. De hecho, el 70% de la varianza entre los equipos de menor rendimiento, que llamamos equipos saboteadores, y los equipos de mayor rendimiento, o lo que hemos etiquetado equipos leales, se correlaciona con la calidad de las relaciones de equipo, no algunas o la mayoría de las relaciones, sino todos de ellos. Por lo tanto, un miembro tóxico del equipo es todo lo que se necesita para destruir a un equipo de alto rendimiento.

Los miembros del equipo tóxicos son destructivos porque:

Crea drama y distracción innecesarios. Sacan la energía positiva y la capacidad intelectual creativa de la habitación. Los miembros del equipo pierden un tiempo valioso observándoles la espalda, en lugar de innovar abiertamente, asumir riesgos y hablar con franqueza sobre lo que tienen en mente.

Erota la «marca de equipo». Su mal comportamiento representa mal al equipo y crea una impresión negativa en colegas ajenos al equipo. De hecho, en nuestra investigación, las partes interesadas ajenas al equipo están 2.000 veces más probabilidades para ver que los equipos leales son eficaces en la obtención de resultados, en comparación con los equipos saboteadores. Está claro que la disfunción del equipo está muy correlacionada con la marca y los resultados del equipo.

Sacuda los valores del líder y de la empresa. Engendra cinismo cuando las empresas defienden valores y normas de comportamiento, pero no hacen que algunos empleados cumplan los mismos estándares.

Degrada la cultura de equipo. El comportamiento del saboteador se convierte en la norma de facto. Los integrantes del equipo bien intencionados comienzan a reflejar también este mal comportamiento, tratando a un compañero de equipo tóxico con falta de respeto, agarrándose a sus espaldas y manteniéndolos fuera siempre que sea posible.

Si eres el líder del equipo, el camino a seguir está claro. Debes reconocer lo que está sucediendo con el equipo y debes mantener al miembro tóxico del equipo con un nivel de comportamiento más alto. Independientemente de su productividad, resultados, experiencia técnica, inteligencia bruta o experiencia inestimable, no se puede tolerar un comportamiento que arrastra a todos los demás miembros del equipo.

Pero, ¿qué puedes hacer si la persona tóxica es tu par? Muchos empleados nos dicen que se sienten impotentes para cambiar el comportamiento de los compañeros. De hecho, algunos acaban abandonando el equipo o la empresa después de que el impacto se vuelve insufrible para ellos.

Estos son cuatro pasos que puedes seguir para lidiar con un compañero de trabajo tóxico:

Tener una conversación sincera y sincera con la persona. Si no intentas hacerlo, te aseguras al 100% de que la relación, en el mejor de los casos, continuará en su estado actual y disfuncional. No puedes suponer que esta persona se despertará repentinamente y se dará cuenta del error de sus formas, así que intente honestamente proporcionar comentarios productivos. Concéntrate en el impacto que el comportamiento está teniendo en ti. Pide también comentarios sobre tu propio comportamiento. A veces, otros no se dan cuenta del impacto que están teniendo en ti. La investigación muestra que a la mayoría de nosotros nos falta conciencia de sí mismos, especialmente en el trabajo.

Los miembros de equipos leales tienen 106 veces más probabilidades de que se cometan mutuamente que los de los equipos saboteadores, incluso cuando es difícil. Actúa como leal abriendo un diálogo sincero y sincero.

Levanta tu propio juego y mantén tu ego bajo control. No te rebajes a su nivel. Esté atento y gestiona tu respuesta de combate o vuelo. Cuanto más puedas mantener tu enfoque en los objetivos del equipo, menos probabilidades tendrás de quedar cegado por el pensamiento de ganar/perder con este par tóxico. Sé el modelo a seguir de cómo quieres que actúe el equipo. Establezca un estándar con el resto del equipo que apoye la colaboración y el diálogo abierto, no las represalias.

En los equipos leales, los miembros del equipo tienen 35 veces más probabilidades de mostrar un compromiso visible con el éxito de los demás, y 47 veces más probabilidades trabajar duro para generar y mantener la confianza, en comparación con los equipos de saboteadores.

Habla con tu jefe. Sugiera proactivamente a su jefe que el equipo celebre una reunión para establecer las normas del equipo y comenzar a abordar algunos de los comportamientos y conflictos desafiantes del equipo. Esta sesión no debería ser una trucha para llevar al miembro del equipo tóxico a la tarea. Debe ser una interacción real y auténtica, en la que los miembros del equipo puedan conocer las perspectivas de los demás, establecer estándares claros de comportamiento esperado y aumentar la responsabilidad entre pares.

En los equipos leales, los miembros del equipo tienen 73 veces más probabilidades de tener un conjunto de normas y comportamientos en los que viven y 125 veces más probabilidades de abordar rápidamente comportamientos inaceptables de los equipos.

Por último, cuídate. No dejes que este comportamiento tóxico dañe tu salud emocional y física. Asume lo que puedas, deja de ir lo que no puedes influir y haz un cambio si es necesario. Si te has esforzado para desarrollar mejores relaciones con tus compañeros de trabajo saboteadores, y no va a ninguna parte o empeora, considera buscar el consejo de un profesional de RRHH o de un mentor de confianza sobre qué otra cosa podrías probar. Pero si has hecho todo lo que has podido, deberías considerar irte. La vida es demasiado corta para trabajar para sacarte la vida.

Cuando trabajas con un compañero de trabajo tóxico, no hay duda de que estás sufriendo la experiencia. Y es probable que los resultados empresariales también estén sufriendo. Muy a menudo, el dolor proporciona una fuerte motivación para abordar los problemas e impulsar las cosas hacia adelante, pero el trabajo por delante no es fácil, y no vamos a mentirles: Reconstruir relaciones y desarrollar nuevos hábitos requiere mucha energía y coraje. Sin embargo, una vez que te comprometas por completo a cambiar tu difícil relación, es probable que veas mejoras. Sea bien intencionado en sus esfuerzos, y persistente, y cosechará las recompensas.


Escrito por
Abby Curnow-Chavez




Eleva tus habilidades de liderazgo y negocios

Súmate a más de 52,000 líderes en 90 empresas mejorando habilidades de estrategia, gestión y negocios.